Pac­to im­po­si­ble y res­ca­te in­mi­nen­te

Es­pa­ña es un país sa­tu­ra­do de ru­mo­res, la ma­yo­ría ca­tas­tró­fi­cos, co­mo des­cri­bía Pla a Ma­drid en tiem­pos de la Re­pú­bli­ca. Aho­ra, ca­si to­dos apun­tan a cuán­do se­rá res­ca­ta­da la eco­no­mía es­pa­ño­la.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

En Ale­ma­nia chi­rría que Es­pa­ña de­ba res­ca­tar a Ca­ta­lu­ña, que tie­ne el mis­mo PIB que Por­tu­gal

ma­riano ra­joy lo nie­ga y lo des­car­ta por­que es su obli­ga­ción has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, pe­ro in­clu­so al­gu­nos de sus mi­nis­tros ha­blan sin ocul­tar­se de­ma­sia­do del res­ca­te de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Los ru­mo­res más ca­tas­tró­fi­cos abun­dan en hi­pó­te­sis ex­tre­mas, co­mo una qui­ta de la deu­da es­pa­ño­la o la sa­li­da del eu­ro. Re­mo­to pe­ro no im­po­si­ble. Con los peo­res ru­mo­res, han lle­ga­do tam­bién las pri­me­ras crí­ti­cas in­ter­nas a Ra­joy. Jo­sé Luis Fei­to, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos y de la Co­mi­sión de Eco­no­mía de la CEOE, se que­ja­ba al prin­ci­pio de la le­gis­la­tu­ra de que al­gu­nos mi­nis­tros del Go­bierno ha­cían “so­cia­lis­mo de de­re­chas, lo peor”. Fei­to, téc­ni­co co­mer­cial del Es­ta­do co­mo Luis de Guin­dos, miem­bros de esos cuer­pos de éli­te en don­de le gus­ta bus­car a Ra­joy a sus co­la­bo­ra­do­res, es aho­ra mu­cho más ta­jan­te. “No es que va­ya­mos ha­cia el desas­tre, es que es­ta­mos in­mer­sos en el desas­tre. En Eu­ro­pa no nos creen”, afir­ma­ba ha­ce unos días en una reunión con ex­per­tos en la que cer­ti­fi­ca­ba la si­tua­ción co­ma­to­sa de la eco­no­mía es­pa­ño­la, mien­tras la pri­ma de ries­go as­cen­día a las cum­bres de los 650 pun­tos bá­si­cos, las bol­sas se hun­dían y una tras otra las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas -Valencia, Mur­cia, Ca­ta­lu­ña- op­ta­ban por la vía es­pa­ño­la del res­ca­te in­terno. Es de­cir, ape­la­ban al re­cién crea­do Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­co del Es­ta­do. Nie­gan que sea un res­ca­te, pe­ro esa es una vie­ja can­ción po­co re­co­men­da­ble. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro la in­ter­pre­tó cuan­do elu­día ha­blar de cri­sis y Ra­joy ha tro­pe­za­do en la mis­ma pie­dra al ob­se­sio­nar­se en no lla­mar res­ca­te a las ayu­das so­li­ci­ta­das pa­ra las en­ti­da­des ban­ca­rias con pro­ble­mas.

Fe­li­pe Gon­zá­lez ha si­do el úl­ti­mo en re­cla­mar un gran acuer­do na­cio­nal, se lla­me pac­to o no. El re­fe­ren­te siem­pre son los Pac­tos de la Mon­cloa. El acuer­do pa­re­ce im­po­si­ble. Ma­riano Ra­joy no es par­ti­da­rio. Cree que le bas­ta su ma­yo­ría ab­so­lu­ta y en el PP re­pro­chan al PSOE que re­cla­me pac­tos cuan­do es­tá en la opo­si­ción. Es la his­to­ria in­ter­mi­na­ble. Ha­ce po­co más de un año, el PP, en­ton­ces opo­si­ción, plan­tea­ba un pac­to con­tra la cri­sis. Exi­gía, cla­ro, con­di­cio­nes. Za­pa­te­ro no las acep­tó y to­do que­dó en na­da. Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba tam­bién ha ofre­ci­do su co­la­bo­ra­ción al Go­bierno, que tam­bién tie­ne al­gu­nas con­di­cio­nes, pe­ro a Ra­joy ni tan si­quie­ra se le ha pa­sa­do por la ima­gi­na­ción exa­mi­nar el asun­to.

Es­pa­ña em­pie­za a que­dar­se sin al­ter­na­ti­vas, mien­tras co­mien­zan a des­fi­lar por el Con­gre­so de los Dipu­tados al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas -di­rec­tos e in­di­rec­tos- del fias­co de Ban­kia, con Mi­guel Ángel Fer­nán­dez Ordóñez (MAFO) y Ro­dri­go Ra­to de es­tre­llas. MAFO, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, sa­cu­dió al Go­bierno de Ra­joy, aun­que pa­ra eso tu­vie­ra que ex­pli­car que no era ne­ce­sa­rio que Ra­to de­ja­ra la en­ti­dad. Ban­kia, es cier­to, fue el de­to­nan­te de la ac­tual cri­sis de Es­pa­ña en los mer­ca­dos. Nun­ca que­da­ron cla­ros los mo­ti­vos por los que el Go­bierno qui­so apar­tar a Ra­to. La ex­pli­ca­ción ofi­cial de­cía que era po­co pre­sen­ta­ble ayu­dar a un ban­co pre­si­di­do por uno de lo su­yos. El re­sul­ta­do ha si­do peor y aho­ra el ex­je­fe del FMI es un apes­ta­do po­lí­ti­co, cuan­do ha­ce unos me­ses los ru­mo­res ha­bla­ban de él co­mo ese Ma­rio Mon­ti es­pa­ñol, que siem­pre pue­de lle­gar en al­gún mo­men­to.

Es­pa­ña es aho­ra el gar­ban­zo ne­gro del eu­ro y, co­mo de­cía Luis de Guin­dos ha­ce bas­tan­tes se­ma­nas, la ba­ta­lla fi­nal del eu­ro se ven­ti­la en la vie­ja piel de to­ro. Na­die se fía de Es­pa­ña. Em­pre­sa­rios y fi­nan­cie­ros es­pa­ño­les que bus­can di­ne­ro en el mer­ca­do pa­ra sus pro­yec­tos o pa­ra sus ne­ce­si­da­des lo com­prue­ban to­dos los días. Ha­blan con in­ver­so­res ex­tran­je­ros, pe­ro siem­pre ob­tie­nen la mis­ma res­pues­ta: “Cuan­do es­to se arre­gle, ya vol­ve­ré”. Al mis­mo tiem­po, el di­ne­ro es­pa­ñol tam­bién sa­le del país en bus­ca de se­gu­ri­dad. Bar­clays, Ci­ti­bank, Deuts­che Bank y los sui­zos UBS y Credit Suis­se ha­cen su pe­que­ño agos­to en Es­pa­ña con sus ser­vi­cios pa­ra co­lo­car fon­dos -to­do le­gal- en cual­quier par­te del mun­do.

El desáni­mo, al mis­mo tiem­po, ha pren­di­do en­tre una gran par­te de los es­pa­ño­les, in­clui­dos em­pre­sa­rios, ban­que­ros y mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Las pro­tes­tas por los ajus­tes em­pie­zan a ge­ne­ra­li­zar­se, pe­ro, co­mo apun­tan los ex­per­tos, las nue­vas me­di­das del Go­bierno no son las gran­des re­for­mas que ne­ce­si­ta el país. La crí­ti­ca prin­ci­pal apun­ta que Ma­riano Ra­joy no quie­re abor­dar la gran re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal del país, en­tre otras ra­zo­nes, por­que tam­bién afec­ta a los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Eso es lo que ex­pli­ca que, a pe­sar de los ajus­tes, el gas­to cre­ció has­ta los

377.000 mi­llo­nes en 2011 y que en 2012 to­da­vía pue­da ser su­pe­rior y al­can­zar los 385.000 mi­llo­nes de eu­ros, co­mo cal­cu­la el ana­lis­ta Da­niel La­ca­lle.

La gran in­cóg­ni­ta aho­ra es si el res­ca­te, a es­tas al­tu­ras y sea co­mo sea, ser­vi­rá pa­ra al­go. No ha fun­cio­na­do co­mo se pre­veía en otros paí­ses y hay que bus­car otras vías. Ade­más, to­do se com­pli­ca por el es­ce­na­rio au­to­nó­mi­co. En Ale­ma­nia, por ejem­plo, no pue­den en­ten­der có­mo la cua­si res­ca­ta­da Es­pa­ña pue­de ha­cer lo pro­pio con Ca­ta­lu­ña, que tie­ne el mis­mo PIB que Por­tu­gal. Su­rrea­lis­mo es­pa­ñol. To­da la Unión Eu­ro­pea res­ca­tó a Por­tu­gal y Es­pa­ña so­la a Ca­ta­lu­ña, en don­de

Ar­tur Mas y CiU quie­ren apro­ve­char el epi­so­dio pa­ra re­cla­mar ade­más, más so­be­ra­nía. No es po­pu­lar de­cir­lo, pe­ro ni An­ge­la Mer­kel, ni Ale­ma­nia ni el BCE tie­nen la cul­pa de los pro­ble­mas de Es­pa­ña, que tam­bién em­pie­zan a ser su­yos. Aho­ra de­ba­ten si les con­vie­ne ayu­dar al dís­co­lo Sur o ten­sar más la cuer­da, mien­tras los ago­re­ros re­cuer­dan que ya Ale­ma­nia se lan­zó al abis­mo dos ve­ces en el si­glo XX. En Es­pa­ña, mien­tras, pro­li­fe­ran los ru­mo­res ca­tas­tró­fi­cos, co­mo de­cía Pla.

Po­lé­mi­ca. Aun­que no sea muy po­pu­lar

de­cir­lo, ni An­ge­la Mer­kel ni Ale­ma­nia tie­nen la cul­pa de los pro­ble­mas de

Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.