Maes­tro, ejem­plo, com­pa­ñe­ro

Tiempo - - ZOOM -

Pa­ra Tiem­po ha si­do no so­lo un ho­nor sino un es­tí­mu­lo y una lec­ción con­tar, du­ran­te los úl­ti­mos años, con un co­la­bo­ra­dor ilustre que se lla­ma­ba Gre­go­rio Pe­ce­sBar­ba. To­dos sa­be­mos que fue uno de los lla­ma­dos “pa­dres de la Cons­ti­tu­ción” (ya so­lo que­dan vi­vos tres de los sie­te) y que bue­na par­te de lo me­jor de la Car­ta Mag­na, so­bre to­do en lo que se re­fie­re a de­re­chos y li­ber­ta­des, se de­be a su sa­bi­du­ría. Sus to­pe­ta­zos ju­rí­di­cos con Fra­ga fue­ron, en aquel tiem­po, pro­vi­den­cia­les pa­ra el cé­le­bre y ex­tin­to con­sen­so. Tam­bién sa­be­mos que pre­si­dió el Con­gre­so de los Dipu­tados con ar­tes de Muy Ho­no­ra­ble Mr. Spea­ker de los Co­mu­nes, y que dis­fru­tó co­mo po­cas ve­ces ejer­cien­do el rec­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad Car­los III. Pe­ro ca­da vez que un ar­tícu­lo su­yo apa­re­cía en nues­tras pá­gi­nas, en el Turno de pa­la­bra, en­ten­día­mos có­mo to­do lo an­te­rior no so­lo era com­pren­si­ble sino jus­to. Gre­go­rio era el es­pí­ri­tu pu­ro de la to­le­ran­cia, del res­pe­to a los de­más y de la jus­te­za en la pa­la­bra: ja­más pu­bli­ca­mos un tex­to su­yo que se li­mi­ta­se a de­cir “es­to me pa­re­ce bien o mal”: siem­pre ar­gu­men­ta­ba, ex­pli­ca­ba, de­fen­día su po­si­ción con ra­zo­nes. Muy pocos ha­cen ya eso. Apren­di­mos mu­chí­si­mo de él. No le ol­vi­da­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.