Sal­to ade­lan­te

Tiempo - - PORTADA/OPINIÓN - ELI­SA BE­NI

mo­vi­mien­tos pre­de­ter­mi­na­dos. El Go­bierno jue­ga a sa­bien­das de cuán­do lle­ga el ja­que. Lo ha­ce a cá­ma­ra len­ta, co­mo si lo es­tu­vie­ra pen­san­do, co­mo si no su­pie­ra de so­bra cuál es el si­guien­te. Des­en­ca­ja­dos, re­ti­ran las pie­zas ven­ci­das, los peo­nes sa­cri­fi­ca­dos, mien­tras en la pren­sa ex­tran­je­ra ya es­pe­cu­lan con la caí­da del pro­pio Ra­joy en el in­cen­dio.

Los mer­ca­dos no creen en la eco­no­mía, el Go­bierno no cree en él mis­mo, Es­pa­ña en­te­ra se sien­te des­creí­da y ató­ni­ta. ¿Por qué no cam­bian el jue­go? ¿No hay na­die ca­paz de cam­biar de par­ti­da, in­clu­so de cam­biar de jue­go o de rom­per el ta­ble­ro? Al­go dis­tin­to. Una so­lu­ción que rom­pa la iner­cia que nos su­me en es­ta es­pi­ral ha­cia el desas­tre.

Los mer­ca­dos no se sa­tis­fa­cen con la in­mo­la­ción apre­su­ra­da y cha­pu­ce­ra que da ti­je­re­ta­zos don­de más due­le. Quie­ren al­go de­fi­ni­ti­vo, arro­ja­do. Esa fa­mo­sa re­for­ma es­truc­tu­ral pa­ra adel­ga­zar el Es­ta­do pa­ra la que no

Los mer­ca­dos no se sa­tis­fa­cen con la in­mo­la­ción apre­su­ra­da y cha­pu­ce­ra que da ti­je­re­ta­zos

ha ha­bi­do ni la más re­mo­ta ini­cia­ti­va en sie­te me­ses. Tam­po­co pue­den ha­cer­la so­los. Es ta­rea de to­da la so­cie­dad es­pa­ño­la, de to­dos los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos. Una re­edi­ción de un gran pac­to de la que sur­gie­ra una nue­va ar­ma­zón en alea­ción li­ge­ra de la es­truc­tu­ra del Es­ta­do.

No es una idea fá­cil de pro­po­ner ni de lle­var a la prác­ti­ca. De­be es­tar ins­pi­ra­da por un es­pí­ri­tu de ser­vi­cio al país, por un afán de al­zar­se por en­ci­ma del par­ti­dis­mo y de las pre­ben­das de ca­da uno que no se ha vis­to des­de la Tran­si­ción. El fru­to de ese es­fuer­zo, tal vez, es lo que de­man­dan los mer­ca­dos. Y es lo que pi­den los ciu­da­da­nos. Eso se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.