Las ma­te­má­ti­cas no sue­len en­ga­ñar

Las ci­fras de la deu­da es­pa­ño­la y las di­fi­cul­ta­des au­to­nó­mi­cas ex­pli­can mu­chas co­sas que sin los nú­me­ros de­lan­te son di­fí­ci­les de en­ten­der.

Tiempo - - PORTADA - J.M.V.

hay ve­ces que las ma­te­má­ti­cas son di­fí­ci­les de en­ten­der, pe­ro dos más dos es im­po­si­ble que sean tres o cin­co. Siem­pre son cua­tro. Al­go así pa­sa con las cuen­tas de la deu­da pú­bli­ca. La pri­ma de ries­go afec­ta de for­ma di­rec­ta úni­ca­men­te a la deu­da ya emi­ti­da, pe­ro es­to se trans­mi­te rá­pi­da­men­te tam­bién a lo que los téc­ni­cos lla­man el mer­ca­do pri­ma­rio, que no es otro que el pro­pio Te­so­ro pú­bli­co es­pa­ñol cuan­do con­vo­ca su­bas­tas pa­ra ven­der bo­nos o le­tras. Si la pri­ma de ries­go es­tá al­ta y los mer­ca­dos se­cun­da­rios dan una al­ta ren­ta­bi­li­dad, ¿por qué los com­pra­do­res di­rec­tos de tí­tu­los en pri­me­ra subas­ta tie­nen que re­nun­ciar a tan ju­go­sos be­ne­fi­cios? Ob­via­men­te no re­nun­cian, y en­ton­ces el Es­ta­do se ve obli­ga­do a su­bir el ti­po de in­te­rés que ofre­ce pa­ra que ha­ya al­guien dis­pues­to a com­prar.

Has­ta aho­ra, y a pe­sar de lo mu­cho que se ha ha­bla­do de la pri­ma de ries­go en los úl­ti­mos dos años, las ci­fras no son dra­má­ti­cas ni mu­cho me­nos (ver grá­fi­cos). A 1 de ju­nio úl­ti­mo, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, el ti­po me­dio al que Es­pa­ña es­tá pa­gan­do su deu­da pú­bli­ca se si­túa en el 4,08%, in­te­rés que si bien su­pera en al­go más de me­dio pun­to al de 2009, es­tá por de­ba­jo del que pa­ga­ba el Te­so­ro en­tre los años 2000 y 2008, cuan­do hu­bo ejer­ci­cios en los que el Es­ta­do, de­bi­do a la he­ren­cia re­ci­bi­da de tí­tu­los emi­ti­dos an­tes de la en­tra­da de Es­pa­ña en el eu­ro, pa­ga­ba de me­dia un 5,68% por su deu­da. Un ti­po co­mo el ac­tual no su­pon­dría pe­li­gros in­sal­va­bles pa­ra el pa­go de los in­tere­ses anua­les, pe­ro lo que ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos dos años es que el mon­tan­te to­tal de la deu­da ha subido de ma­ne­ra muy rá­pi­da, y de ahí que la Unión Eu­ro­pea ha­ya obli­ga­do a los dos úl­ti­mos go­bier­nos (el de Za­pa­te­ro y el ac­tual) a aco­me­ter du­rí­si­mos pla­nes de ajus­te pa­ra que el Es­ta­do de­je de gas­tar más de lo que in­gre­sa y Es­pa­ña no ten­ga ne­ce­si­dad de se­guir en­gor­dan­do su sal­do de deu­da.

Rit­mo tre­pi­dan­te.

Se­gún esos mis­mos da­tos del Te­so­ro, el sal­do to­tal de la deu­da del Es­ta­do es­pa­ñol en cir­cu­la­ción se si­tua­ba al co­men­zar el mes de ju­nio en 610.136 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro el pro­pio Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad ha co­mu­ni­ca­do a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros en sus úl­ti­mos do­cu­men­tos de pre­sen­ta­ción (en inglés) que el año 2012 ter­mi­na­rá con un sal­do vi­vo de 628.900 mi­llo­nes. La ci­fra su­po­ne más del do­ble de los 307.168 mi­llo­nes de eu­ros de deu­da del Es­ta­do con que aca­bó 2007, es de­cir, un rit­mo de au­men­to de 64.000 mi­llo­nes por año.

Eso ha te­ni­do un pri­mer efec­to da­ñino so­bre las cuen­tas pú­bli­cas, ya que fren­te a los 13.853 mi­llo­nes de eu­ros que pa­gó el Es­ta­do por los in­tere­ses de la deu­da en 2007, es­te año 2012 ter­mi­na­rá con no me­nos de 26.000 mi­llo­nes de eu­ros, y la ci­fra pue­de cre­cer si las su­bas­tas si­guen au­men­tan­do el pre­cio de sa­li­da de los bo­nos y las le­tras del Te­so­ro. Pe­ro es que ade­más es­tos rit­mos de in­cre­men­to de deu­da y pa­go de in­tere­ses son un cal­do de cul­ti­vo per­fec­to pa­ra los es­pe­cu­la­do­res y los in­ver­so­res ávi­dos de ren­ta­bi­li­da­des fá­ci­les que sa­ben que Es­pa­ña tie­ne que au­men­tar el rit­mo de las su­bas­tas y las can­ti­da­des de bo­nos y le­tras que tie­ne que co­lo­car en los mer­ca­dos to­dos los me­ses, ya que al ha­ber au­men­ta­do mu­cho la deu­da en cir­cu­la­ción, tam­bién se in­cre­men­tan los ven­ci­mien­tos, y cuan­do lle­ga la fe­cha en que un bono o una le­tra ca­du­can, el Es­ta­do tie­ne que pa­gar su im­por­te.

Lla­ma la aten­ción, sin em­bar­go, que si se ob­ser­va cuál es la com­po­si­ción de los te­ne­do­res de deu­da, es de­cir, quié­nes son los que ten­drán que co­brar sus tí­tu­los cuan­do ven­zan, el 40,8% es­tá en ma­nos de bancos es­pa­ño­les, un 11,3% lo tie­ne el Fon­do de Re­ser­va de la Se­gu­ri­dad y otro 16% se re­par­te en­tre ase­gu­ra­do­ras, fon­dos de in­ver­sión y fon­dos de

pen­sio­nes, tam­bién es­pa­ño­les, de­jan­do pa­ra las fa­mi­lias y las em­pre­sas un 2% más, has­ta lle­gar al sor­pren­den­te des­cu­bri­mien­to de que el 69% de la deu­da pú­bli­ca emi­ti­da por el Es­ta­do es­pa­ñol es­tá en ma­nos de in­ver­so­res es­pa­ño­les. ¿No sue­na al­go ra­ro que en­tre no­so­tros nos ha­ga­mos fae­nas? A pri­me­ra vis­ta po­dría pa­re­cer que sí, pe­ro no hay que sa­car con­clu­sio­nes apre­su­ra­das.

Bancos y au­to­no­mías.

Pa­ra em­pe­zar, los bancos es­pa­ño­les tie­nen úl­ti­ma­men­te co­sas más pe­ren­to­rias en las que in­ver­tir su di­ne­ro, co­mo por ejem­plo en au­men­tar sus ni­ve­les de sol­ven­cia has­ta los lí­mi­tes que les ha im­pues­to la Unión Eu­ro­pea. Y ade­más, to­da es­ta cri­sis tie­ne otro efec­to per­ver­so. Has­ta aho­ra, las in­ver­sio­nes en deu­da pú­bli­ca de cual­quier Es­ta­do de la Eu­ro­zo­na se con­si­de­ra­ban tan se­gu­ras que la ban­ca no es­ta­ba obli­ga­da a cu­brir par­te

Valencia hi­zo su úl­ti­ma emi­sión de deu­da con ti­pos que no pa­gan ni Gre­cia, Ir­lan­da o Por­tu­gal

de las mis­mas con pro­vi­sio­nes por ries­go de im­pa­go. Es­to se ha aca­ba­do y con las nue­vas nor­mas de sol­ven­cia se obli­ga a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a con­si­de­rar la deu­da co­mo cual­quier otro ac­ti­vo con su res­pec­ti­vo coe­fi­cien­te de ries­go. Es­to lle­va a una ló­gi­ca re­duc­ción de la de­man­da de tí­tu­los de deu­da o a que pi­dan un in­te­rés más ele­va­do por com­prar­los, ya que van a te­ner que in­mo­vi­li­zar una par­te vía pro­vi­sio­nes.

Y si es­ta si­tua­ción tan com­ple­ja es la que mar­ca las emi­sio­nes de deu­da pú­bli­ca del Es­ta­do, las de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pro­vo­can au­tén­ti­co te­rror en­tre los res­pon­sa­bles de los go­bier­nos regionales, obli­ga­dos a de­vol­ver los bo­nos que emi­tie­ron en años an­te­rio­res y que se que­dan sin di­ne­ro. Dos ejem­plos ilus­tran la cues­tión.

Se­gún el re­gis­tro del Ban­co de Es­pa­ña, la Ge­ne­ra­li­tat de Valencia hi­zo su úl­ti­ma emi­sión de deu­da au­to­nó­mi­ca en ma­yo úl­ti­mo, con­cre­ta­men­te el día 4, con un in­te­rés del 7% a seis me­ses, ti­po que no dan ni si­quie­ra Gre­cia, Por­tu­gal o Ir­lan­da, paí­ses for­mal­men­te in­ter­ve­ni­dos. Ca­ta­lu­ña, por su par­te, hi­zo una emi­sión de bo­nos en abril ase­gu­ra­da por 14 en­ti­da­des fi­nan­cie­ras (Cai­xa­bank, Ca­ta­lun­ya Banc, Banc Sa­ba­dell, Bar­clays, Cai­xa d’En­gin­yers, Deuts­che Bank, BBVA, Un­nim, GVC Gaes­co, Ca­ja­mar, Iber­ca­ja Banc, Cai­xa Ontinyent, Ca­ja 3 y Pri­vat Bank), que co­bra­ron un mí­ni­mo del 6,3% a un año y el 7,2% a dos años en­tre in­te­rés y co­mi­sión.

Pe­ro des­de ha­ce se­ma­nas las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ya no con­si­guen que los bancos les ase­gu­ren las emi­sio­nes de deu­da, por lo que aho­ra, si tie­nen ven­ci­mien­tos y no quie­ren de­cla­rar­se en sus­pen­sión de pa­gos, so­lo les que­da la op­ción de acu­dir al me­ca­nis­mo que el Con­se­jo de Mi­nis­tros del pa­sa­do 13 de ju­lio apro­bó pa­ra que pue­dan aten­der esas ne­ce­si­da­des pe­ren­to­rias de di­ne­ro.

El Es­ta­do les con­se­gui­rá los mi­llo­nes que ne­ce­si­ten (has­ta 18.000 en to­tal) y a cam­bio les so­me­te a un fé­rreo con­trol de sus cuen­tas. Es un me­ca­nis­mo de in­ter­ven­ción a tra­vés de fa­ci­li­tar el en­deu­da­mien­to muy pa­re­ci­do al que po­dría aca­bar pi­dien­do Es­pa­ña a la Unión Eu­ro­pea en las pró­xi­mas se­ma­nas o me­ses. Mien­tras, el pro­ble­ma es­tri­ba en que es­te ti­po de res­ca­tes in­te­rio­res de au­to­no­mías por par­te del Es­ta­do se en­tien­de mal fue­ra de Es­pa­ña y de­te­rio­ra aún más la ya mal­tre­cha ima­gen de las fi­nan­zas his­pa­nas en los pa­si­llos co­mu­ni­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.