El res­ca­te y el fi­nal po­lí­ti­co de Ma­riano Ra­joy

La in­ter­ven­ción del país, que tie­ne co­mo fe­cha lí­mi­te oc­tu­bre, cuan­do el Te­so­ro afron­te el ven­ci­mien­to de 27.000 mi­llo­nes de deu­da, sen­ten­cia­rá la ca­rre­ra del pre­si­den­te del Go­bierno.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

la se­ma­na pa­sa­da el tí­tu­lo de es­ta cró­ni­ca ( Del gran ajus­te al gran res­ca­te, Tiem­po nú­me­ro 1.564) da­ba a en­ten­der que, a pe­sar de los du­ros re­cor­tes apro­ba­dos por el Con­se­jo de Mi­nis­tros por un to­tal de 65.000 eu­ros en dos años, y a pe­sar tam­bién de que se apro­ba­ría por el Eu­ro­gru­po la pri­me­ra en­tre­ga de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros, de un mon­tan­te de has­ta un to­tal de 100.000 mi­llo­nes, pa­ra el res­ca­te del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, na­da ha­cía pen­sar que la si­tua­ción crí­ti­ca de la eco­no­mía es­pa­ño­la me­jo­ra­ría, da­da la des­con­fian­za de los mer­ca­dos res­pec­to a que Es­pa­ña es­té en con­di­cio­nes de ha­cer fren­te a su deu­da pú­bli­ca (de­be­mos na­da más y na­da me­nos que 900.000 mi­llo­nes de eu­ros, ci­fra equi­va­len­te al Pro­duc­to In­te­rior Bru­to); da­das las po­cas po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la y, so­bre to­do, da­da la des­con­fian­za cre­cien­te de Eu­ro­pa ha­cia el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, por el tiem­po que ha per­di­do en ha­cer fren­te a las me­di­das que le ve­nía pi­dien­do Bru­se­las, por la for­ma de lle­var las ne­go­cia­cio­nes y por una po­lí­ti­ca in­for­ma­ti­va con­fu­sa, con­tra­dic­to­ria y equi­vo­ca­da. efec­ti­va­men­te, en uno de esos in­nu­me­ra­bles vier­nes ne­gros por los que ha te­ni­do que pa­sar el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, un vier­nes car­ga­do de los peo­res pre­sa­gios al día si­guien­te de que el Par­la­men­to apro­ba­se, con so­lo los vo­tos del Par­ti­do Po­pu­lar, to­da una ba­te­ría de re­cor­tes y ajus­tes por un to­tal de 65.000 mi­llo­nes de eu­ros, y re­cién apro­ba­do el res­ca­te ban­ca­rio por el Eu­ro­gru­po en Bru­se­las, la pri­ma de ries­go se co­lo­ca­ba por en­ci­ma de los 610 pun­tos, el bono es­pa­ñol a diez años se co­lo­ca­ba a un in­te­rés del 7,29% y la bol­sa vi­vía uno de los ma­yo­res hun­di­mien­tos de los úl­ti­mos años: ca­si un 6%. Y por si fue­ra po­co, la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, sin co­mu­ni­car­le na­da pre­via­men­te al Go­bierno, anun­cia­ba ofi­cial­men­te que pe­día el res­ca­te del Es­ta­do es­pa­ñol an­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer fren­te a sus com­pro­mi­sos eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros, mien­tras Mur­cia y Ca­ta­lu­ña se po­nían en la co­la.

Ni los du­ros ajus­tes que han pro­vo­ca­do la to­ma de las ca­lles de me­dio país por cien­tos de mi­les de fun­cio­na­rios (bom­be­ros, po­li­cías, tra­ba­ja­do­res de la sa­ni­dad, em­plea­dos pú­bli­cos...) y de ciu­da­da­nos in­dig­na­dos que es­tán vien­do có­mo dis­mi­nu­ye pro­gre­si­va­men­te su ni­vel de vi­da y en­tran en la vía del em­po­bre­ci­mien­to, ni el es­tric­to cum­pli­mien­to de las ór­de­nes de Bru­se­las pa­ra com­ba­tir el dé­fi­cit pú­bli­co han tran­qui­li­za­do a los mer­ca­dos, preo­cu­pa­dos, aho­ra, más por la fal­ta de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la y por la apa­ri­ción del fantasma de la re­ce­sión que, se­gún el pro­pio Go­bierno, con­ti­nua­rá el año que vie­ne, que por los des­equi­li­brios fis­ca­les y el au­men­to del dé­fi­cit pú­bli­co. Un dé­fi­cit

pú­bli­co que a pe­sar de su­frir una pró­rro­ga de un año por Bru­se­las no pa­re­ce que pue­da cum­plir­se, de­bi­do so­bre to­do al ex­ce­si­vo en­deu­da­mien­to de las au­to­no­mías.

La preo­cu­pa­ción de los mer­ca­dos, aho­ra, es la fal­ta de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la, que ha­ce di­fí­cil que el Es­ta­do pue­da ha­cer fren­te al pa­go de los in­tere­ses de la deu­da, ya que los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos que el Go­bierno ha ade­lan­ta­do pa­ra el año que vie­ne, y que ser­vi­rán pa­ra la ela­bo­ra­ción de los nue­vos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, son más pe­si­mis­tas de lo que se es­pe­ra­ba. La eco­no­mía se­gui­rá en re­ce­sión en 2013, con un des­cen­so del PIB del 0,5%, se­gún las pre­vi­sio­nes in­clui­das en el cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co pre­sen­ta­do jun­to al te­cho de gas­to pa­ra el pró­xi­mo año, que re­du­ce la caí­da de la eco­no­mía pa­ra es­te año has­ta el 1,5%. en cual­quier ca­so, el eje­cu­ti­vo ha em­peo­ra­do así sus pre­vi­sio­nes pa­ra 2013, que apun­ta­ban a un cre­ci­mien­to del 0,2% en 2013. Ade­más, ha re­ba­ja­do las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to del PIB del 1,4% al 1,2% en 2014. Por su par­te, la pre­vi­sión de la ta­sa de des­em­pleo tam­bién em­peo­ra del 24,2% al 24,3% en 2013. Pa­ra es­te año la pre­vi­sión de pa­ro es del 24,6% y se si­gue apla­zan­do la crea­ción de em­pleo a 2014. Y, a la es­pe­ra de la evo­lu­ción de la pri­ma de ries­go, el Go­bierno ha he­cho unas pre­vi­sio­nes pa­ra pa­gar los in­tere­ses de la deu­da que son di­fí­cil­men­te asu­mi­bles, y que, en las me­jo­res con­di­cio­nes, po­drían ele­var­se has­ta los 40.000 mi­llo­nes de eu­ros, el 4% del PIB, 11.000 mi­llo­nes más que es­te año.

Al­go tan desproporcionado que pue­de lle­var, irre­me­dia­ble­men­te, a pe­dir el res­ca­te del país que, se­gún ana­lis­tas y ex­per­tos, tie­ne co­mo fe­cha lí­mi­te el mes de oc­tu­bre, en el que el Te­so­ro Pú­bli­co tie­ne que ha­cer fren­te al ven­ci­mien­to de 27.000 mi­llo­nes de eu­ros de deu­da. De to­das for­mas, ese res­ca­te que pa­re­ce inevi­ta­ble ten­dría que pre­pa­rar­se du­ran­te el mes de agos­to, te­nien­do en cuen­ta que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo no es­tá dis­pues­to a in­ter­ve­nir en el mer­ca­do se­cun­da­rio com­pran­do deu­da pú­bli­ca o do­tan­do al sis­te­ma de li­qui­dez, con lo que la pri­ma de ries­go tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de re­la­jar­se.

Un res­ca­te, por otra par­te, que se lle­va­ría por de­lan­te al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, que, des­pués de sie­te me­ses en el po­der, ha si­do in­ca­paz de evi­tar, al­go que tam­bién es­tu­vo a pun­to de lle­var­se por de­lan­te al Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez

Za­pa­te­ro. Con el res­ca­te es­tá sen­ten­cia­da la vi­da po­lí­ti­ca de Ma­riano Ra­joy...

El res­ca­te pa­re­ce inevi­ta­ble ya que el BCE no es­tá dis­pues­to a in­ter­ve­nir en el mer­ca­do se­cun­da­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.