Las ór­de­nes vie­nen de pri­sión

La je­fa­tu­ra del au­to­de­no­mi­na­do Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos, que agru­pa a la ma­yo­ría de los pre­sos de ETA, se ha he­cho con el man­do de la or­ga­ni­za­ción y se re­sis­te a or­de­nar el ce­se de­fi­ni­ti­vo de las ac­ti­vi­da­des de la ban­da.

Tiempo - - ESPAÑA - POR LU­CIO GOI­RÍA

Un se­lec­to gru­po de 20 re­clu­sos de ETA, con Ana Be­lén Egüés co­mo la por­ta­voz his­tó­ri­ca más au­to­ri­za­da e in­flu­yen­te, ha im­pues­to en las pri­sio­nes y en ETA el re­cha­zo a la re­in­ser­ción in­di­vi­dual de los re­clu­sos de la or­ga­ni­za­ción y ha so­li­ci­ta­do la am­nis­tía pa­ra los eta­rras en­car­ce­la­dos. Tam­bién pi­de la au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo vas­co. Las re­so­lu­cio­nes ava­la­das por los in­te­gran­tes de la ci­ta­da co­mi­sión de pre­sos son se­gui­das al pie de la le­tra por los ac­ti­vis­tas de ETA que per­ma­ne­cen en li­ber­tad. Es­te me­dio cen­te­nar de eta­rras, que man­tie­nen a flo­te los res­tos del nau­fra­gio de la ban­da, ca­re­ce de lí­de­res fue­ra de pri­sión con ca­pa­ci­dad pa­ra ela­bo­rar una es­tra­te­gia a me­dio y lar­go pla­zo. Los pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción y de reunión en­tre los li­be­ra­dos de la ban­da han po­si­bi­li­ta­do que la voz de las cár­ce­les, don­de se en­cuen­tran pri­sio­ne­ros los más re­le­van­tes je­fes de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta, sea la que pre­do­mi­ne en ETA. El fu­tu­ro de la ban­da de­pen­de­rá de los in­for­mes que se aprue­ben en las cár­ce­les por los pre­sos de ETA.

La de­ri­va fu­tu­ra de los eta­rras es­tá en ma­nos de una di­rec­ción con­for­ma­da por 20 re­clu­sos en­car­ce­la­dos en pri­sio­nes de Fran­cia y Es­pa­ña. Has­ta el pa­sa­do mes de ju­nio la je­fa­tu­ra del co­lec­ti­vo de pre­sos, con in­fluen­cia di­rec­ta en las de­ci­sio­nes de la ban­da, es­ta­ba in­te­gra­da por Ana­bel Egüés, Xa­vier Ale­gría, Jon Ola­rra Gu­ri­di, Lo­rent­xa Gui­món, Mi­kel Al­bi­zu y So­le­dad Ipa­ra­gui­rre. Va­rios de ellos fue­ron en su día má­xi­mos je­fes del apa­ra­to mi­li­tar de ETA o de sus co­man­dos más san­gui­na­rios.

A ellos se les han agre­ga­do el ex­je­fe del apa­ra­to mi­li­tar Jo­set­xo Ariz­ku­ren, Kan­tau­ri, la ex­di­ri­gen­te de Ja­rrai ( el se­mi­lle­ro de ETA y de los jó­ve­nes que ex­ten­die­ron la ka­le bo­rro­ka) Ana Li­za­rral­de y el par­la­men­ta­rio de la iz­quier­da aber­za­le Jon Sa­la­be­rría. Com­ple­tan la di­rec­ción en las pri­sio­nes Unai Fano; Ain­hoa Mú­ji­ca; Pe­llo Es­ki­sa­bel; Iña­ki Es­par­za; Arant­xa Gar­baio; Jo­sé An­to­nio Ló­pez Ruiz, Ku­ba­ti, el ase­sino de Do­lo­res Ca­ta­ráin, Yo­yes; Al­ber­to Ló­pez de la Ca­lle; Iña­ki Ber­ga­ra; Idoia Mar­tí­nez; Asier Oiar­za­bal, y Oiha­na San Vi­cen­te.

Es­ta am­plia­ción en el nú­me­ro de efec­ti­vos del Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos (EPPK, por sus si­glas en eus­ke­ra) tie­ne co­mo fi­na­li­dad con­tro­lar los de­ba­tes en el ma­yor nú­me­ro de cár­ce­les en Es­pa­ña y Fran­cia. De to­dos los in­te­gran­tes des­ta­ca Ana Be­lén Egüés, que ha per­ma­ne­ci­do fi­ja co­mo por­ta­voz y di­ri­gen­te de los pre­sos de la ban­da des­de el año 2004. Egüés fue con­ce­jal de He­rri Ba­ta­su­na en El­dua­yen, Gui­púz­coa. En 2009 al­qui­ló un pi­so en An­doain que fue uti­li­za­do por el san­gui­na­rio co­man­do Do­nos­ti, cu­yos prin­ci­pa­les ac­ti­vis­tas

De aquí a di­ciem­bre, lo que que­da de ETA es­tá in­mer­sa en un debate in­terno so­bre si se disuelve o no

eran Jo­sé Luis Ge­res­ta Mú­ji­ca, Ga­llas­te­gi So­du­pe y Javier Gar­cía Gaz­te­lu, Txa­po­te, que con el tiem­po ac­ce­dió a la je­fa­tu­ra de ETA.

Ana­bel Egüés, que tras su hui­da a Fran­cia se reunió con los má­xi­mos di­ri­gen­tes de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta pa­ra mon­tar el co­man­do Ma­drid, es­tá con­de­na­da a mi­les de años de pri­sión por par­ti­ci­par en va­rios aten­ta­dos en la ca­pi­tal de Es­pa­ña. En aque­lla je­fa­tu­ra de la ban­da es­ta­ban, ade­más de Txa­po­te, Juan An­to­nio Ola­rra Gu­ri­di y Mú­ji­ca Go­ñi. Pa­ra la por­ta­voz del co­lec­ti­vo de pre­sos de ETA, y po­der fác­ti­co en­tre los eta­rras, “las ar­mas tie­nen sen­ti­do y ETA no se ren­di­rá ja­más. La ren­di­ción por la ren­di­ción, va a ser que no”.

Co­mu­ni­ca­do en di­ciem­bre.

Has­ta el pró­xi­mo mes de di­ciem­bre ETA no des­ve­la­rá si de­ci­de fi­ni­qui­tar de­fi­ni­ti­va­men­te sus ac­ti­vi­da­des. En pleno

pro­ce­so de re­fle­xión y de debate in­terno, son los pre­sos eta­rras más ra­di­ca­les quie­nes tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre el des­man­te­la­mien­to de sus es­truc­tu­ras mi­li­ta­res y lo­gís­ti­cas. Tam­bién es­tos re­clu­sos son quie­nes man­tie­nen el con­trol po­lí­ti­co so­bre la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros en­car­ce­la­dos e in­flu­yen en am­plios sec­to­res in­tran­si­gen­tes de la iz­quier­da aber­za­le.

Los es­ca­sos efec­ti­vos que sos­tie­nen en­gra­sa­das las ac­ti­vi­da­des de la ban­da, muy de­bi­li­ta­da tras las cons­tan­tes de­ten­cio­nes de sus prin­ci­pa­les ca­be­ci­llas y cua­li­fi­ca­dos ac­ti­vis­tas, es­tán pen­dien­tes de las con­sig­nas y re­so­lu­cio­nes que les tras­la­dan des­de las cár­ce­les. Man­te­ner la mar­ca ETA se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de quie­nes se nie­gan a ad­mi­tir su de­rro­ta. En la ac­tua­li­dad hay en­car­ce­la­dos al­re­de­dor de 700 ac­ti­vis­tas. De ellos, po­co más de 500 es­tán di­se­mi­na­dos por di­fe­ren­tes cár­ce­les es- pa­ño­las y 150 es­tán re­clui­dos en pe­na­les de Fran­cia.

El nú­cleo du­ro de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta, con as­cen­den­cia so­bre la ca­si to­ta­li­dad de los pre­sos y con au­to­ri­dad en el seno de ETA, pre­ten­de im­pul­sar la ne­go­cia­ción con los Es­ta­dos es­pa­ñol y fran­cés. Una pre­ten­sión des­car­ta­da por los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos que no es­tán dis­pues­tos a nin­gún true­que has­ta

que los te­rro­ris­tas cie­rren la per­sia­na de ETA.

El 20 de oc­tu­bre de 2011 la ban­da anun­ció que re­nun­cia­ba al te­rro­ris­mo. Sin em­bar­go, los eta­rras se re­sis­ten a en­tre­gar sus ar­mas y ar­se­na­les y a en

viar al pa­ro a sus es­ca­sos se­gui­do­res que si­guen en ac­ti­vo. En sus de­li­be­ra­cio­nes, el nú­cleo más or­to­do­xo y ma­yo­ri­ta­rio de sus pre­sos “quie­ren ne­go­ciar un apa­ño con los Go­bier­nos es­pa­ñol y fran­cés, con con­ce­sio­nes y reivin­di­ca­cio­nes que sa­ben que no van a con­se­guir”, se­ña­lan en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, des­de don­de aña­den: “Mien­tras los te­rro­ris­tas de ETA no se re­ti­ren de la es­ce­na, los Eje­cu­ti­vos de am­bos Es­ta­dos con­ti­nua­rán con la de­ten­ción de los eta­rras que se man­tie­nen en la clan­des­ti­ni­dad”.

Am­nis­tía.

En es­te con­tex­to, los par­ti­dos po­lí­ti­cos vas­cos y los mi­li­tan­tes de la iz­quier­da aber­za­le que han apos­ta­do por las “vías po­lí­ti­cas, ins­ti­tu­cio­na­les y de­mo­crá­ti­cas”, ana­li­zan con lu­pa los mo­vi­mien­tos que se es­tán dan­do en el in­te­rior de las cár­ce­les. Las dis­cu­sio­nes en­tre los pre­sos eta­rras con­fi­gu­ran la co­rre­la­ción de fuer­zas en el seno de ETA. Has­ta la fe­cha es el nú­cleo du­ro, el ma­yo­ri­ta­rio Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos, quien mar­ca las pau­tas y se re­sis­te a or­de­nar el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Pe­se a ese con­trol, se es­tán am­pli­fi­can­do las vo­ces di­si­den­tes en­tre los re­clu­sos de la ban­da que cues­tio­nan la pe­ti­ción de “am­nis­tía” por­que la con­si­de­ran “in­via­ble” y, aun­que no lo ex­pre­sen abier­ta­men­te en los de­ba­tes que se es­tán desa­rro­llan­do en los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, es­tán en la te­sis de “di­sol­ver” la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta pa­ra a cam­bio “con­se­guir el acer­ca­mien­to a las cár­ce­les del País Vas­co”. Tam­bién es­tán en la te­si­tu­ra de de­le­gar el tra­ba­jo po­lí­ti­co en Sor­tu. Es­te sec­tor no es­tá or­ga­ni­za­do y por lo tan­to no se ha­lla en con­di­cio­nes aún de dar la ba­ta­lla in­ter­na a la co­mi­sión del EPPK. Sin em­bar­go, sal­vo el 5% de los pre­sos de ETA que han apos­ta­do por la re­in­ser­ción y por ello han si­do ex­pul­sa­dos del Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos, el res­to se mues­tra rea­cio a con­de­nar la vio­len­cia eta­rra.

La co­mi­sión de pre­sos, nom­bra­da tam­bién pa­ra “dia­lo­gar con el Go­bierno es­pa­ñol” es­pe­ra una ne­go­cia­ción “téc­ni­ca”, paz por pre­sos, con en­via­dos del Eje­cu­ti­vo pre­si­di­do por Ma­riano Ra­joy. En su agen­da tam­bién re­sal­tan “al­can­zar lo­gros po­lí­ti­cos y que tras el ce­se del te­rro­ris­mo no ha­ya ven­ce­do­res ni ven­ci­dos”. To­da una qui­me­ra, ya que la Ad-

Hay una par­te de los pre­sos que aún creen en la ca­pa­ci­dad de pre­sio­nar al Go­bierno de Es­pa­ña El ac­ce­so a los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios es un nue­vo mo­ti­vo de ten­sión in­ter­na en­tre los pro­pios eta­rras

mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la ha reite­ra­do que no va a ce­der an­te los eta­rras.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, y el pro­pio pre­si­den­te Ra­joy han in­di­ca­do a los eta­rras que la úni­ca vía pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas es la en­tre­ga de las ar­mas y los ar­se­na­les, la re­in­ser­ción y la pe­ti­ción del per­dón y la re­pa­ra­ción a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo. Pa­ra ello el Par­ti­do Po­pu­lar, apo­ya­do por el PSOE y el PNV, ha di­se­ña­do un plan in­te­gral pa­ra la re­in­ser­ción que fle­xi­bi­li­za el tras­la­do de pre­sos eta­rras a cár­ce­les del País Vas­co y de pro­vin­cias li­mí­tro­fes. Es­ta me­di­da es ex­cep­cio­nal y dis­cre­cio­nal del Go­bierno es­pa­ñol.

La vía Nan­cla­res.

Los res­pon­sa­bles del Mi­nis­te­rio del In­te­rior tam­bién han apos­ta­do por la de­no­mi­na­da vía Nan­cla­res, que im­pli­ca la re­in­ser­ción in­di­vi­dua­li­za­da, a la que se han su­ma­do va­rios te­rro­ris­tas que han de­nun­cia­do la vio­len­cia de ETA y que ya han si­do ex­pul­sa­dos del EPPK. En la ac­tua­li­dad es­tá re­gu­la­do por ley lo­grar be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios, el cam­bio de gra­do y el ré­gi­men de li­ber­tad con­di­cio­nal. Se ha acer­ca­do a pri­sio­nes vas­cas a los que se han dis­tan­cia­do de ETA, han ro­to con la ban­da y han pe­di­do per­dón y mos­tra­do res­pe­to a las víc­ti­mas.

Fren­te a es­te sec­tor mi­no­ri­ta­rio, pa­ra la ma­yo­ría de eta­rras la pa­la­bra re­in­ser­ción no ca­be en su vo­ca­bu­la­rio, re­cha­zan la vía Nan­cla­res y el arre­pen­ti­mien­to no en­tra en sus pla­nes. Se afe­rran a la crea­ción de una co­mi­sión de la ver­dad, que apo­ya la iz­quier­da aber­za­le, que “equi­pa­re to­das las vio­len­cias” pa­ra di­fu­mi-

nar la de los eta­rras. Los pre­sos de ETA di­ri­gi­dos por Ana Be­lén Egüés, en­tre otros je­fes, elu­den ha­blar de fi­ni­qui­tar la his­to­ria de ETA y de aca­bar con la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Así, el Co­lec­ti­vo de Pre­sos Po­lí­ti­cos Vas­cos pi­de en su úl­ti­mo do­cu­men­to he­cho pú­bli­co la am­nis­tía y la au­to­de­ter­mi­na­ción co­mo fór­mu­la in­te­gral “pa­ra dar sa­li­da a la si­tua­ción de sus pre­sos y el con­flic­to po­lí­ti­co vas­co”. Es­tas son las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del debate in­terno que han lle­va­do a ca­bo en los úl­ti­mos ocho me­ses.

Ade­más, los 20 eta­rras de la co­mi­sión ne­go­cia­do­ra des­ca­li­fi­can la vía Nan­cla

res ase­gu­ran­do que “el arre­pen­ti­mien­to y la de­la­ción son ca­mi­nos que so­lo lle­van a la des­truc­ción de la per­so­na y el mi­li­tan­te”. Res­pec­to a las víc­ti­mas, ex­tien­den la res­pon­sa­bi­li­dad del do­lor ge­ne­ra­do a to­das las par­tes: “La cues­tión de las víc­ti­mas se uti­li­za pa­ra per­pe­tuar el con­flic­to”.

En el cam­po po­lí­ti­co, la di­rec­ción de ETA en las cár­ce­les se ad­hie­re a la es­tra­te­gia de la iz­quier­da aber­za­le y, có­mo ya in­for­mó Tiem­po, fue­ron to­ma­das en con­si­de­ra­ción va­rias de las re­co­men­da­cio­nes for­mu­la­das por los pre­sos pa­ra di­na­mi­zar Sor­tu. Con es­tos an­te­ce­den­tes, el debate so­bre el fu­tu­ro de ETA que con­clui­rá a fi­na­les de 2012 no pa­re­ce que ter­mi­ne con la or­den de “fin de ETA”. Al­gu­nos pre­ten­den per­pe­tuar su exis­ten­cia y su mar­ca aun­que las ar­mas si­gan en­fun­da­das.

27

Aún le­jos. El ala du­ra de ETA con­si­de­ra que el apa­ra­to de Sor­tu aún no les sir­ve pa­ra de­fen­der sus in­tere­ses an­te Es­pa­ña y Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.