El gran dra­ma es­pa­ñol

Se ha di­fu­mi­na­do, has­ta ca­si des­apa­re­cer, aquel es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo que ac­tuó en la Tran­si­ción co­mo es­tí­mu­lo re­ge­ne­ra­dor y red de se­gu­ri­dad.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

No creo que na­die se ha­ya atre­vi­do a pro­cla­mar­lo an­tes de aho­ra, pe­ro, pa­ra mí, la ver­dad evi­den­te, in­con­clu­sa, es que la Fran­cia real va­lía to­da­vía me­nos que su re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca, el pue­blo fran­cés se ha­bía he­cho in­digno de su ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, el elec­tor va­lía me­nos que el dipu­tado, el ad­mi­nis­tra­do que el ad­mi­nis­tra­dor...”. Manuel Cha­ves No­ga­les mues­tra su amar­gu­ra por la clau­di­ca­ción fran­ce­sa (“ven­ci­dos an­tes de en­trar en lu­cha”) an­te la Ale­ma­nia na­zi ( La ago­nía de Fran­cia; Li­bros del As­te­roi­de). El pe­rio­dis­ta se­vi­llano, en su hui­da de la Es­pa­ña in­ci­vil, se da de bru­ces con una reali­dad que no es­pe­ra­ba: “Nun­ca Fran­cia ha ofre­ci­do al mun­do un es­pec­tácu­lo tan la­men­ta­ble de po­bre­za es­pi­ri­tual, de ram­plo­ne­ría...”. Cha­ves No­ga­les no es un in­ge­nuo; sa­be que por mu­cha que sea la gran­deur de un pue­blo, pa­ra que es­te pros­pe­re de­be ele­gir a sus di­ri­gen­tes en­tre los me­jo­res. No es, no era, un in­ge­nuo; pe­ro sí un ro­mán­ti­co que aún creía en la gran­de­za de los pue­blos. Si vi­vie­ra, de se­gu­ro lla­ma­ría su aten­ción es­ta Es­pa­ña en la que es­ta­mos a pun­to de ver cum­pli­da la uto­pía igua­li­ta­ria y glo­rio­sa que él es­pe­ra­ba en­con­trar en aque­lla Fran­cia ame­na­za­da. Pe­ro al re­vés: es el di­ri­gen­te el que des­cien­de al ni­vel del ciu­da­dano me­dio. Y la Es­pa­ña ilus­tra­da, la so­cie­dad ci­vil, la que de­ben sus­ten­tar esos ciu­da­da­nos, ni es­tá ni se le es­pe­ra.

En Es­pa­ña se ha di­fu­mi­na­do, has­ta ca­si des­apa­re­cer, el es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo (y cons­truc­ti­vo) de la Tran­si­ción, muy útil hoy, de con­ser­var­se, co­mo es­tí­mu­lo re­ge­ne­ra­dor y red de se­gu­ri­dad. Des­de que se glo­ri­fi­có, allá por los años 80-90 del pa­sa­do si­glo, el éxi­to eco­nó­mi­co co­mo va­lor pri­mor­dial, ca­da cual ha ido ca­si siem­pre a lo su­yo. Po­lí­ti­cos, ban­que­ros, sin­di­ca­lis­tas, in­te­lec­tua­les. To­dos. La sen­sa­ción do­mi­nan­te es que la es­ca­sa va­lía de nues­tra cla­se di­ri­gen­te es­tá en el ori­gen de mu­chos de nues­tros ma­les. Pe­ro, no lo ol­vi­de­mos: la po­lí­ti­ca, en su acep­ción más am­plia, sue­le ser un fiel re­fle­jo de la so­cie­dad a la que sir­ve o de­frau­da. El Go­bierno ac­tual es a la vez agen­te pro­vo­ca­dor y víc­ti­ma de un mo­de­lo so­cial e ins­ti­tu­cio­nal sin ape­nas ras­tros de au­to exi­gen­cia. La pe­no­sa opo­si­ción del PP -des­truc­ti­va, fa­ci­lo­na y an­ti­pe­da­gó­gi­ca- ha fa­bri­ca­do un Go­bierno in­cohe­ren­te, in­efi­caz y pro­ba­ble­men­te efí­me­ro. Si Ma­riano Ra­joy lle­gó a la con­clu­sión de que los go­bier­nos de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro eran una ca­tás­tro­fe, de­be­ría ha­ber pre­sen­ta­do una mo­ción de cen­su­ra. Por ho­nes­ti­dad con­si­go mis­mo y con el país. No lo hi­zo; pa­ra evi­tar ries­gos. El gran dra­ma de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la: me­jor que se pu­dran los pro­ble­mas a que me pu­dra yo. Fal­ta co­ra­je, y es­pí­ri­tu real de ser­vi­cio.

Fal­ta co­ra­je.

Ca­so pa­re­ci­do es el de Fe­li­pe Gon­zá­lez, muy lo­cuaz aho­ra pe­ro ca­lla­do co­mo una puer­ta cuan­do, des­de ca­si el prin­ci­pio de los tiem­pos, su opinión so­bre ZP te­nía bas­tan­tes co­sas en co­mún con la de Ra­joy. Gon­zá­lez di­ce aho­ra que Za­pa­te­ro no so­lo no pin­chó la bur­bu­ja inmobiliaria, sino que echó más ga­so­li­na al fue­go. ¿Cuán­do lle­gó a esa con­clu­sión? ¿Qué hi­zo pa­ra im­pe­dir­lo? Po­co. Has­ta lle­gó a re­mar en di­rec­ción con­tra­ria cuan­do, sin es­tar obli­ga­do a dar la ca­ra, de­ci­dió no apo­yar la crea­ción de una co­rrien­te crí­ti­ca en el seno del PSOE. ¿Pa­ra qué me­ter­se en líos? Las opi­nio­nes de Fe­li­pe es­tán lle­nas de sen­ti­do co­mún, pe­ro no se ha ga­na­do el de­re­cho a que­jar­se. A eso lle­ga tar­de. In­clu­so las opi­nio­nes lle­gan con re­tra­so. Co­mo las de Bert­hold Hu­ber, lí­der del pri­mer sin­di­ca­to ale­mán, el IG Me­tall: el sin­di­ca­lis­mo es­pa­ñol es “cóm­pli­ce” de la so­bre­pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res que tie­nen em­pleo en con­tra de los jó­ve­nes que bus­can su pri­mer tra­ba­jo. Tar­de.

Es el mo­men­to de los he­chos, de gen­tes con au­to­ri­dad mo­ral que den un pa­so al fren­te y aglu­ti­nen en torno a una se­rie de prin­ci­pios bá­si­cos una re­le­van­te, plu­ral y re­pre­sen­ta­ti­va por­ción de la opinión pú­bli­ca. No se tra­ta de sus­ti­tuir a los par­ti­dos, sino de exi­gir­les el gran pac­to de Es­ta­do que ne­ce­si­ta es­te país. An­tes que, de nue­vo, sea de­ma­sia­do tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.