El PSOE y la es­tra­te­gia del buen ca­za­dor

Los socialistas sa­ben que ha­cen fal­ta más de sie­te me­ses pa­ra re­cu­pe­rar cua­tro mi­llo­nes de vo­tos per­di­dos en las ge­ne­ra­les. Su ca­len­da­rio in­terno de­pen­de­rá tam­bién de la evo­lu­ción de la si­tua­ción del país. Ofre­cen diálogo al PP, pe­ro ven di­fí­cil un pac­to.

Tiempo - - ESPAÑA - SIL­VIA GA­MO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

En Es­pa­ña par­ti­dos co­mo Iz­quier­da Uni­da (IU) o Unión, Pro­gre­so y De­mo­cra­cia (UPD) pue­den su­bir o ba­jar, pe­ro es muy di­fí­cil que pue­dan lle­gar a go­ber­nar. Eso so­lo lo pue­den ha­cer los dos par­ti­dos que aglu­ti­nan ma­yo­rías, co­mo el PP o el PSOE”. Quien así ha­bla es un di­ri­gen­te so­cia­lis­ta pre­gun­ta­do por el es­tan­ca­mien­to de los socialistas en las en­cues­tas, mien­tras el PP cae en pi­ca­do. En el úl­ti­mo ba­ró­me­tro ofi­cial, el del CIS del mes de abril, los po­pu­la­res caían cua­tro pun­tos, mien­tras que el PSOE ape­nas ga­na­ba un pun­to. Es de­cir, no atraía el vo­to de los de­sen­can­ta­dos, que se lle­van IU y UPD. Lo con­fir­man tam­bién los son­deos de di­fe­ren­tes dia­rios na­cio­na­les, que acen­túan aún más la caí­da del PP y el es­tan­ca­mien­to del PSOE.

“Es­ta­mos mar­ca­dos por nues­tro Go­bierno, sa­li­mos de él ha­bien­do per­di­do cua­tro mi­llo­nes de vo­tos, eso no se re­cu­pe­ra en dos días”, ex­pli­ca el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción de los socialistas, Ós­car Ló­pez. Un análisis en el que coin­ci­den otros socialistas con­sul­ta­dos. El PSOE ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra vol­ver a ga­nar­se la con­fian­za del elec­to­ra­do. Una con­fian­za que pa­sa, se­ña­lan, por dos va­ria­bles. La pri­me­ra, la ma­la ges­tión que el Go­bierno de Ra­joy es­tá ha­cien­do de la cri­sis. La se­gun­da, que la desafec­ción de los ciu­da­da­nos ha­cia los po­lí­ti­cos se aca­be o al me­nos, dis­mi­nu­ya.

La ma­la ges­tión del Go­bierno en es­ta cri­sis, di­cen en el par­ti­do, ha pues­to de ma­ni­fies­to que el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro no lo hi­zo tan mal co­mo al­gu­nos cre­ye­ron. Es más, “el PP se ha­bía creí­do su pro­pia men­ti­ra y van sie­te me­ses de erro­res, don­de ya no va­le lo de la he­ren­cia re­ci­bi­da, eso ya no se lo cree na­die”, ase­gu­ra Ós­car Ló­pez. Ade­más po­ne co­mo ejem­plo, por muy mal que les va­ya en los son­deos, la prue­ba de fue­go que fue­ron las elec­cio­nes an­da­lu­zas y as­tu­ria­nas. Las úni­cas dos co­mu­ni­da­des, jun­to con el País Vas­co, don­de go­bier­nan los socialistas.

Otro di­ri­gen­te re­gio­nal po­ne el ejem­plo de Joa­quín Al­mu­nia, hoy vi­ce­pre­si­den­te y co­mi­sa­rio de Com­pe­ten­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el PSOE tras la de­rro­ta elec­to­ral de 1996. Los socialistas si­guie­ron ca­yen­do en los son­deos has­ta 1998. “El pur­ga­to­rio hay que pa­sar­lo”, ase­gu­ra. Por eso los socialistas con­fían en que, con tiem­po y ha­cien­do una bue­na es­pe­ra, per­mí­ta­se el sí­mil, po­drán vol­ver a ga­nar­se la con­fian­za de los elec­to­res. So­bre to­do, creen, por­que las si­glas del par­ti­do no es­tán to­ca­das. “Los ciu­da­da­nos pue­den es­tar can­sa­dos de al­gu­nas per­so­nas o de al­gu­nos di­ri­gen­tes, pe­ro no del par­ti­do, no de sus si­glas, y eso es muy bueno”, ex­pli­can.

Al­gu­nas vo­ces den­tro de la Eje­cu­ti­va del par­ti­do tie­nen cla­ro que el PSOE de­be es­tar pre­pa­ra­do pa­ra go­ber­nar an­tes de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, que to­can en 2014. “Pa­ra en­ton­ces ya ten­dre­mos que te­ner el par­ti­do uni­do y ha­ber ce­le­bra­do pri­ma­rias o te­ner al par­ti­do co­mo una pi­ña en torno a un so­lo can­di­da­to. Eso de­pen­de­rá de có­mo es­té el país, de quién ten­ga­mos en­fren­te y de mu­chas otras va­ria­bles. De mo­men­to to­ca tra­ba­jar y ha­cer una bue­na opo­si­ción”, ex­pli­ca el ci­ta­do di­ri­gen­te re­gio­nal. Pe­ro que na­die se con­fun­da, ad­vier­ten tam­bién en el par­ti­do, “si al­go sa­be ha­cer bien Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba es el con­trol de los tiem­pos, él sa­be los pa­sos que hay que dar en ca­da mo­men­to, aun­que es­té ca­lla­do”, ase­gu­ra.

Pró­xi­mos exá­me­nes.

Y la pri­me­ra prue­ba de fue­go es­ta­rá en los co­mi­cios de Ga­li­cia y el País Vas­co. Las elec­cio­nes ga­lle­gas se ce­le­bra­rán con to­da pro­ba­bi­li­dad en 2013, cuan­do to­can tam­bién las de Eus­ka­di. Aun­que en es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma se es­pe­cu­la con un ade­lan­to elec­to­ral pa­ra el mes de no­viem­bre. En es­tas elec­cio­nes se con­fir­ma­rá tam­bién si Ru­bal­ca­ba y su equi­po tie­nen ra­zón cuan­do di­cen que ha cam­bia­do la ten­den­cia y han de­ja­do de caer. Aun­que man­te­ner el po­der en el País Vas­co, hoy go­bier­nan los socialistas con el len­da­ka­ri Pat­xi Ló­pez, pa­re­ce com­pli­ca­do por el im­pa­ra­ble as­cen­so de Bil­du. Tam­bién qui­tar­le el po­der al ac­tual pre­si­den­te de la Xun­ta, el po­pu­lar Al­ber­to Nú­ñez Feijóo en Ga­li­cia. Pe­ro to­do es­tá por ver. En Ga­li­cia ade­más se ace­le­ra­rán pri­ma­rias en sep­tiem­bre. La ba­ta­lla po­lí­ti­ca so­cia­lis­ta pue­de es­tar en­tre Pa­chi Váz­quez, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los socialistas ga­lle­gos, o el ex­mi­nis­tro de Fo­men­to Jo­sé Blan­co, siem­pre y cuan­do se ha­ya re­suel­to su impu­tación en el ca­so Cam­peón. In­clu­so pue­de ha­ber al­gún can­di­da­to más en li­za. Aun­que no lle­guen a go­ber­nar, la re­cu­pe­ra­ción del PSOE se me­di­rá tam­bién en el nú­me­ro de es­ca­ños que ga­nen o pier­dan.

Lo que tie­nen cla­ro des­de la di­rec­ción so­cia­lis­ta de Fe­rraz, en Ma­drid, es que es­tán ha­cien­do una bue­na opo­si­ción. “El PSOE y Ru­bal­ca­ba es­tán apli­can­do

una co­sa que se lla­ma cohe­ren­cia. Es­ta­mos dan­do al­ter­na­ti­vas, ape­lan­do a que ha­ya diálogo, aun­que el PP no es­tá por la la­bor”, ex­pli­ca Ós­car Ló­pez. Fren­te a al­gu­nas vo­ces que pi­den un pac­to po­lí­ti­co en­tre las prin­ci­pa­les fuer­zas ma­yo­ri­ta­rias, co­mo el ex­pre­si­den­te del Go­bierno Fe­li­pe Gon­zá­lez, el PSOE lo ve muy com­pli­ca­do. Ru­bal­ca­ba ha mos­tra­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes su ca­ra más pac­tis­ta y me­nos du­ra en el Par­la­men­to. Ca­ra que le ha va­li­do la crí­ti­ca de una par­te de su par­ti­do, que le re­cla­ma­ba más du­re­za y con­tun­den­cia con el Go­bierno. Él su­po rec­ti­fi­car a tiem­po y cam­bió par­te de su dis­cur­so en el pleno en el que se apro­ba­ron los re­cor­tes ha­ce un par de se­ma­nas. Un cam­bio que fue aplau­di­do por su par­ti­do.

Pac­to en­tre par­ti­dos.

Sin em­bar­go, a pe­sar del diálogo y de la mano que ha ten­di­do el PSOE al Go­bierno, lo­grar un acuer­do en­tre am­bos par­ti­dos pa­re­ce mi­sión im­po­si­ble. “Van sie­te me­ses de erro­res, de no que­rer es­cu­char a na­die y de apro­bar re­for­mas por de­cre­to. No­so­tros te­ne­mos vo­lun­tad de diálogo, po­de­mos sen­tar­nos a ha­blar, pe­ro el PSOE no va a apo­yar nun­ca la re­for­ma la­bo­ral, la am­nis­tía fis­cal o el úl­ti­mo de­cre­to de re­cor­tes del Go­bierno”, afir­ma el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción so­cia­lis­ta. Así las co­sas, un pac­to de Es­ta­do o un Go­bierno de con­cen­tra­ción, co­mo han lle­ga­do a in­si­nuar al­gu­nos, pa­re­ce ca­da día más le­jano. Un pac­to que, por otro la­do, el PP no ne­ce­si­ta pa­ra lle­var a ca­bo to­do lo que se pro­pon­ga, pues­to que tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Con­gre­so. Pe­ro es cons­cien­te del cos­te elec­to­ral que tie­ne apro­bar es­tas me­di­das im­po­pu­la­res en el Par­la­men­to en so­li­ta­rio, sin ni si­quie­ra con­tar con el apo­yo de al­gu­nos gru­pos na­cio­na­lis­tas, co­mo CiU o el PNV.

Ana­lis­tas y so­ció­lo­gos pi­den un pac­to en­tre las fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra me­jo­rar, por un la­do, la de­te­rio­ra­da ima­gen de Es­pa­ña an­te los mer­ca­dos e in­ver­so­res, y, por otro, pa­ra cal­mar a una so­cie­dad ca­da vez más en­fa­da­da y más dis­tan­te con sus po­lí­ti­cos. Una so­cie­dad que has­ta aho­ra se ha­bía man­te­ni­do cal­ma­da, pe­ro que es­tá em­pe­zan­do a dar so­bra­das mues­tras de su har­taz­go en la ca­lle. Unos sín­to­mas que preo­cu­pan tam­bién al PSOE. “Siem­pre he­mos es­ta­do acom­pa­ñan­do las pro­tes­tas en la ca­lle, lo he­mos he­cho con la mar­cha de los mi­ne­ros y en otras oca­sio­nes. Sin em­bar­go, sí es preo­cu­pan­te el des­ape­go que tie­nen los ciu­da­da­nos ha­cia sus po­lí­ti­cos”, afir­ma el nú­me­ro tres del PSOE, Ós­car Ló­pez.

Es­pe­ra. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, y su equi­po es­pe­ran re­cu­pe­rar la con­fian­za de sus vo­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.