Es­pa­ña era una co­la

Cuan­do la co­la an­te una ofi­ci­na del INEM se con­vier­te en una ima­gen ha­bi­tual, aún que­da una le­gión de es­pa­ño­les en cri­sis que for­ma fi­la de­lan­te de los co­me­do­res so­cia­les, de tien­das don­de ven­der sus co­sas o, di­rec­ta­men­te, pi­dien­do vi­sa­dos pa­ra emi­grar.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR FOTOS: MAR­TA TE­NA

Aún en los ma­los tiem­pos que co­rren si bus­ca­mos en In­ter­net fra­ses co­mo “gen­te ha­cien­do co­la” o si­mi­la­res, apa­re­cen mu­chos re­sul­ta­dos re­la­ti­vos a las lar­gas fi­las que se for­man an­tes de Na­vi­dad en la ad­mi­nis­tra­ción de lo­te­ría de Do­ña Ma­no­li­ta, en Ma­drid, o a la hi­le­ra de gen­te que lle­gó a dor­mir en la Gran Vía, tam­bién en la ca­pi­tal, es­pe­ran­do a que abrie­ra la tien­da de una em­pre­sa de te­le­fo­nía mó­vil pa­ra ser los pri­me­ros en com­prar el nue­vo mo­de­lo de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Fue­ra del mun­do vir­tual, la reali­dad es di­fe­ren­te. En la Es­pa­ña de la cri­sis que no pa­re­ce más que agra­var­se tam­bién hay gen­te que ha­ce co­la. Pe­ro no pa­ra com­prar la úl­ti­ma no­ve­dad tec­no­ló­gi­ca. Y, más que es­pe­ran­za, lo que se pal­pa es la re­sig­na­ción de gen­te que ca­da vez más pa­de­ce pe­nu­rias eco­nó­mi­cas. El es­ta­dou­ni­den­se Er­nest He­ming­way des­cri­bió las su­yas pro­pias en Pa­rís en los años 20, en su li­bro Pa­rís era una fies­ta. En la Es­pa­ña ac­tual cues­ta ver una ima­gen tan idí­li­ca co­mo la que plas­mó He­ming­way de su ju­ven­tud pa­ri­si­na. Más que una fies­ta, Es­pa­ña es una co­la.

Con un 24% de des­em­pleo, las fi­las en las puer­tas de cual­quier ofi­ci­na de em­pleo son ya una cons­tan­te y pro­ba­ble­men­te lo se­gui­rán sien­do si se cum­plen pro­nós­ti­cos co­mo los del Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI), que au­gu­ran un 26% de pa­ro a fi­na­les de 2012. Jun­to al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Em­pleo (INEM), hay otras co­las que ex­pli­can la si­tua­ción de gen­te sin tra­ba­jo, sub­si­dio de des­em­pleo ni ayu­da so­cial: la de quie­nes tie­nen que ven­der sus co­sas pa­ra te­ner al­gún in­gre­so, o las de aque­llos que han op­ta­do di­rec­ta­men­te por emi­grar.

Co­me­do­res so­cia­les.

El cen­tro de día de San Vi­cen­te de Paúl en Ma­drid, re­gen­ta­do por las Hi­jas de la Ca­ri­dad, re­par­te ca­da día en­tre 400 y 500 co­mi­das en tres tur­nos. Ha­ce mu­chos me­ses que de­jó de ser no­ti­cia ver a ciu­da­da­nos es­pa­ño­les, que po­drían pa­sar por gen­te de cla­se me­dia, es­pe­ran­do pa­ra en­trar a es­te co­me­dor so­cial en el

cen­tro de la ca­pi­tal. Pe­ro la cos­tum­bre no im­pi­de que ca­da vez más lle­guen has­ta allí per­so­nas que has­ta ha­ce po­co te­nían un tra­ba­jo y una vi­da nor­mal. Y no son los mis­mos, “hay mu­cha gen­te nue­va”, di­ce una de las mon­jas que atien­de un co­me­dor que per­ma­ne­ce­rá “abier­to to­do el ve­rano”.

Que ca­da vez son más las per­so­nas sin re­cur­sos no es nin­gún se­cre­to. En un in­for­me pu­bli­ca­do el pa­sa­do fe­bre­ro, Cá­ri­tas de­cía es­tar “des­bor­da­da”, por­que en los dos úl­ti­mos años se ha du­pli­ca­do el nú­me­ro de per­so­nas que pi­den ayu­da. El nú­me­ro de ho­ga­res es­pa­ño­les en el um­bral de la po­bre­za ya ron­da el 22% y hay 11,6 mi­llo­nes de per­so­nas en ries­go de ex­clu­sión y 30.000 ya vi­ven en la ca­lle, se­gún la or­ga­ni­za­ción. Por su par­te, la UE ha in­cre­men­ta­do es­te año la apor­ta­ción pa­ra Es­pa­ña del Plan de Ayu­da Ali­men­ta­rio, a tra­vés del que re­par­te ex­ce­den­tes agroa­li­men­ta­rios en­tre la po­bla­ción eu­ro­pea más ne­ce­si­ta­da. Es­pa­ña re­ci­bi­rá 80,4 mi­llo­nes de eu­ros en ali­men­tos, fren­te a los 74,7 de 2011.

Una de las nue­vas en San Vi­cen­te de Paúl es Car­men, de 47 años, que acu­de a co­mer des­de ha­ce dos me­ses, cuan­do se le aca­ba­ron to­das las ayu­das que per­ci­bía des­de que en 2010 per­dió su tra­ba­jo co­mo te­le­ope­ra­do­ra. Es una de las po­cas mu­je­res que hay for­man­do una fi­la de apa­bu­llan­te ma­yo­ría mas­cu­li­na, hoy y to­dos los días. “Ven­go aquí por­que no ten­go pa­ra co­mer”, di­ce sim­ple y lla­na­men­te. De mo­men­to, es­tá tra­mi­tan­do los pa­pe­les pa­ra po­der be­ne­fi­ciar­se de los 375 eu­ros de la ren­ta mí­ni­ma de in­ser­ción y res­pi­ra por­que al me­nos pue­de ir pa­gan­do su pi­so. Sin dar mu­chos de­ta­lles, Car­men ad­mi­te que a ella le fa­lla el col­chón con el que los ex­per­tos ex­pli­can que el ele­va­do pa­ro y la cre­cien­te pre­ca­rie­dad no ha­yan pro­vo­ca­do un in­cen­dio so­cial: las re­des fa­mi­lia­res, que sos­tie­nen a pa­ra­dos y sus fa­mi­lias en­te­ras. “Yo es­toy so­la”, di­ce Car­men, que afir­ma que sus hi­jos ya tie­nen bas­tan­te con pa­sar sus pro­pias pe­nu­rias eco­nó­mi­cas, con tra- ba­jos con con­tra­tos pre­ca­rios don­de “los des­pi­den en­se­gui­da”. Ella bus­ca tra­ba­jo sin des­can­so y pa­ra eso tam­bién acu­de a San Vi­cen­te de Paúl, don­de las pri­me­ras co­las de gen­te se for­man en­tre las 5 y las 9 de la ma­ña­na pa­ra en­trar y con­sul­tar la bol­sa de em­pleo que ofre­ce tra­ba­jos pa­ra lim­piar ca­sas o cui­dar a gen­te ma­yor. “Bus­co de to­do, de te­le­ope­ra­do­ra, pa­ra lim­piar, to­do me­nos pros­ti­tuir­me”, di­ce. A pe­sar de la si­tua­ción, la su­ya per­so­nal y la de la eco­no­mía, Car­men es­tá con­ven­ci­da de que sal­drá ade­lan­te. “Hoy me has pi­lla­do con el áni­mo un po­co ba­jo, pe­ro yo soy po­si­ti­va”.

Los co­me­do­res so­cia­les tam­po­co son un mis­te­rio pa­ra Juan Car­los, de 38 años, con me­nos re­pa­ros que su pa­re­ja pa­ra ir a Cá­ri­tas a por co­mi­da cuan­do la cuer­da se ten­sa de­ma­sia­do. En es­ta oca­sión, sin em­bar­go, es el pri­me­ro de la fi­la que des­de ha­ce tiem­po se for­ma en uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos que tie­ne en el cen­tro de Ma­drid la ca­de­na de com­pra­ven­ta de se­gun­da mano Cash Con­ver­ters. Una de­ce­na de per­so­nas es­pe­ra a que la tien­da abra a las cin­co de la tar­de con em­ba­la­jes más o me­nos dis­cre­tos -des­de bol­sas de la ba­su­ra has­ta ca­jas de car­tón de mar­cas de­por­ti­vas­pa­ra in­ten­tar ven­der aque­llo de lo que pue­den des­pren­der­se. O que es­pe­ran, di­rec­ta­men­te, con la te­le­vi­sión de pan­ta­lla pla­na en los bra­zos.

Al­ta­vo­ces, te­le, ví­deo...

Juan Car­los no es­pe­ra hoy de­ma­sia­do di­ne­ro por los dos al­ta­vo­ces de co­che que guar­da en una bol­sa de plás­ti­co. Sa­ca­rá me­nos de lo que ha ob­te­ni­do otras ve­ces en las que ha acu­di­do a es­ta­ble­ci­mien­tos co­mo es­te, que com­pran ar­tícu­los de par­ti­cu­la­res pa­ra vol­ver a ven­der­los - con un so­bre­pre­cio del 10%- a otros par­ti­cu­la­res. An­tes ven­dió su co­che y su mo­to. Y en ca­de­nas ti­po Cash Con­ver­ters, una te­le­vi­sión, un ví­deo, un or­de­na­dor por­tá­til y el mó­vil de su an­ti­gua em­pre­sa. Por to­do no ha sa­ca­do más de 300 eu­ros, la­men­ta es­te téc­ni­co de man­te­ni­mien­to de equi­pos eléc­tri­cos en pa­ro des­de ha­ce seis años, des­pués de que la em­pre­sa ita­lia­na con la que tra­ba­jó en Ita­lia y se mu­dó a Es­pa­ña le des­pi­die­ra. Hoy ya no le que­da nin­gún sub­si­dio al que re­cu­rrir y vi­ve jun­to a su pa­re­ja y su hi­ja pe­que­ña con los 650 eu­ros que ga­na ella tra­ba­jan­do en un su­per­mer­ca­do. Con es­te pa­no­ra­ma, Juan Car­los no du­da en acu­dir a Cá­ri­tas cuan­do no hay más re­me­dio. “A mí no tie­ne que dar­me ver­güen­za, que yo ten­go una cria­tu­ra”, di­ce. Por lo que

res­pec­ta a la ven­ta de sus en­se­res, aún tie­ne va­rios ases en la man­ga: el cas­co, el mono y las bo­tas de mo­to­ris­ta, pa­ra los que es­pe­ra en­con­trar com­pra­do­res par­ti­cu­la­res que los pa­guen me­jor.

Los cas­cos de mo­to­ris­ta abun­dan en el es­ca­pa­ra­te de Cash Con­ver­ters. Tam­bién hay equi­pa­mien­tos mu­si­ca­les y ar­tícu­los tan po­pu­la­res ha­ce ape­nas unos años co­mo geo­lo­ca­li­za­do­res –GPS- pa­ra el co­che. Un em­plea­do ad­mi­te que ha ha­bi­do un im­por­tan­te re­pun­te en la afluen­cia de ven­de­do­res y las co­las en la puer­ta han de­ja­do de ser una ra­re­za. En la com­pa­ñía, de ma­triz aus­tra­lia­na y lí­der mun­dial de la com­pra­ven­ta de se­gun­da mano, no quie­ren li­gar su ex­pan­sión en Es­pa­ña a al­go tan ne­ga­ti­vo co­mo la cri­sis, e in­sis­ten en la pa­ra­do­ja de que Cash Con­ver­ters ven­de más ar­tícu­los de los que com­pra a par­ti­cu­la­res. En 2011, se­gún ci­fras de la com­pa­ñía, las 77 tien­das es­pa­ño­las re­ci­bie­ron unas 1.00o vi­si­tas dia­rias y rea­li­za­ron 4,5 mi­llo­nes de transac­cio­nes. Va­rias las ha he­cho Juan Car­los, que de mo­men­to no ve la luz al fi­nal del tú­nel y que pi­de a los po­lí­ti­cos que de­jen sus dis­cur­sos y “den ayu­das a quie­nes las ne­ce­si­tan”.

Éxo­do.

Juan Car­los tam­po­co des­car­ta vol­ver a emi­grar, y no se­ría el úni­co, ni mu­cho me­nos. Las Es­ti­ma­cio­nes de Po­bla­ción Ac­ti­va que ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) mues­tran que ya son más los es­pa­ño­les que se mar­chan que los ex­tran­je­ros que lle­gan. En pocos años, Es­pa­ña ha pa­sa­do de con­tro­lar sus flu­jos mi­gra­to­rios a ver có­mo sus ciu­da­da­nos son aho­ra los que se van. En 2011, sa­lie­ron 269.513 per­so­nas y en­tra­ron 195.539, en un rit­mo de sa­li­da que se acen­tuó en el pri­mer se­mes­tre de 2012, con un 44% más que en el mis­mo pe­rio­do de 2011. Los prin­ci­pa­les paí­ses re­cep­to­res han si­do el Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Ecua­dor, Sui­za y Ve­ne­zue­la.

En una ma­ña­na de ju­lio, en la puer­ta del con­su­la­do de la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en Ma­drid, ha­cen co­la pa­ra con­se­guir un vi­sa­do tu­ris­tas, es­tu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res en in­ter­cam­bio y gen­te que es­pe­ra su vi­sa­do de tra­ba­jo. Mar­ta, in­ves­ti­ga­do­ra de 35 años que tra­ba­ja des­de ha­ce seis años en el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Vas­cu­lar de Pit­ts­burgh (Pen­sil­va­nia) es­pe­ra pa­ra re­no­var el su­yo y de mo­men­to no ve na­da pro­ba­ble el re­torno. “Cla­ro que me gus­ta­ría vol­ver, aho­ra, que pue­da, es otra co­sa”, di­ce. Ha­ce tiem­po creó una aso­cia­ción en su cen­tro de tra­ba­jo que da la bien­ve­ni­da a mé­di­cos e in­ge­nie­ros es­pa­ño­les que, co­mo ella ha­ce años, prue­ban suer­te fue­ra. Di­ce que no de­jan de lle­gar de­bi­do a que “aquí no hay si­tio pa­ra la cien­cia”.

Una novata en EEUU se­rá Aroa, de 25 años, que ha ve­ni­do des­de Pon­fe­rra­da pa­ra re­co­ger el vi­sa­do que le per­mi­ti­rá tra­ba­jar un año en Mia­mi cui­dan­do a las hi­jas de una fa­mi­lia que, se­gún el con­tra­to que ha fir­ma­do con una em­pre­sa de in­ter­me­dia­ción -al­go im­pres­cin­di­ble-, le pa­ga­rá un cur­so de inglés por va­lor de unos 500 dó­la­res (400 eu­ros), le da­rá alo­ja­mien­to y ma­nu­ten­ción y una pa­ga de 200 dó­la­res (165 eu­ros) se­ma­na­les. Ha­cien­do cuen­tas, ga­na­rá ca­si más de lo que ga­na­ba has­ta aho­ra tra­ba­jan­do co­mo te­le­ope­ra­do­ra, el úni­co sec­tor don­de “hay sa­li­das” y en el que tra­ba­jan los es­ca­sos ami­gos y com­pa­ñe­ros de es­tu­dios que tie­nen un em­pleo.

Ella es téc­ni­co su­pe­rior de Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas y ha tra­ba­ja­do en una en­ti­dad ban­ca­ria has­ta que se ter­mi­nó su con­tra­to. “Con la cri­sis ya sa­bes có­mo es­tán los bancos”, co­men­ta. Sa­be el inglés que apren­dió el año pa­sa­do en In­gla­te­rra, tam­bién cui­dan­do ni­ños, cuan­do se con­vir­tió en la más osa­da de sus ami­gos -“más mie­do­sos”-, y vuel­ve a mar­char­se por­que “aquí la si­tua­ción es­tá bas­tan­te mal”. Re­gre­sa­rá, pe­ro con los ojos pues­tos en el ex­tran­je­ro. Con el inglés que apren­da es­pe­ra po­der me­ter la ca­be­za en el cam­po del co­mer­cio internacional, ya sea tra­ba­jan­do fue­ra o en Es­pa­ña... pe­ro ven­dien­do a otros paí­ses.

Es­pe­ra. Co­las a la en­tra­da del co­me­dor so­cial San Vi­cen­te de Paúl de Ma­drid (iz­da.) y an­tes de la aper­tu­ra de una tien­da de com­pra­ven­ta.

Emi­grar. Con­su­la­do en Ma­drid de Es­ta­dos Uni­dos, uno de los prin­ci­pa­les paí­ses re­cep­to­res de emi­gran­tes es­pa­ño­les, se­gún el INE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.