Elo­gio de la mi­nús­cu­la

El pro­ble­ma de las ma­yús­cu­las sur­ge cuan­do se uti­li­zan pa­ra es­cri­bir pa­la­bras abs­trac­tas. Se rea­li­za en­ton­ces una es­pe­cie de ce­re­mo­nia de ca­no­ni­za­ción, de ele­va­ción a los al­ta­res, o de mi­ti­fi­ca­ción.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA

no to­men a bro­ma la si­guien­te afir­ma­ción: “El mal uso de las ma­yús­cu­las con­du­ce a la gue­rra”. Es fá­cil en­con­trar ejem­plos: la Pa­tria, la Na­ción, la Raza, la Re­li­gión, el Par­ti­do, la Re­vo­lu­ción, el Es­ta­do han si­do en al­gu­na oca­sión pa­la­bras pe­li­gro­sas. Por eso, hay que ela­bo­rar un es­tric­to pro­to­co­lo pa­ra el uso de las ma­yús­cu­las. Lle­na­re­mos así un va­cío o una irres­pon­sa­bi­li­dad lin­güís­ti­ca di­fí­cil de ex­pli­car. El uso de las ma­yús­cu­las no plan­tea nin­gún pro­ble­ma en nom­bres con­cre­tos: Jo­sé, En­gra­cia, Si­güen­za. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do se uti­li­zan pa­ra es­cri­bir pa­la­bras abs­trac­tas. Se rea­li­za en­ton­ces una es­pe­cie de ce­re­mo­nia de ca­no­ni­za­ción, de ele­va­ción a los al­ta­res, o de mi­ti­fi­ca­ción. Hay una re­li­gión lai­ca de las ma­yús­cu­las que im­po­ne una re­ve­ren­cia cie­ga a lo ma­yus­cu­lea­do, que pue­de lle­gar a la in­mo­la­ción. Ma­da­me Ro­land, una de las he­roí­nas mas con­mo­ve­do­ras de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa, an­tes de ser gui­llo­ti­na­da gri­tó: “Oh, Li­ber­tad, ¡cuán­tos crí­me­nes se co­me­ten en tu nom­bre!”. No hay du­da de que pro­nun­ció la pa­la­bra Li­ber­tad con ma­yús­cu­la.

Así pues, em­pren­do osa­da­men­te la re­dac­ción de un an­te­pro­yec­to de ley pa­ra re­gu­lar el uso de las ma­yús­cu­las. El pri­mer ar­tícu­lo de­ter­mi­na que no se po­drán es­cri­bir pa­la­bras abs­trac­tas con ma­yús­cu­la, sin ha­ber cum­pli­do de­ter­mi­na­dos re­qui­si­tos. El pri­me­ro, con­ver­tir el nom­bre abs­trac­to en un nom­bre co­lec­ti­vo, a ver qué pa­sa. ¿Que no en­tien­de lo que di­go? Pues se lo voy a ex­pli­car. En nom­bre del Pue­blo –vas­co, ca­ta­lán, es­pa­ñol, ir­lan­dés, etc...—se pue­de pe­dir cual­quier co­sa. Se tra­ta de una abs­trac­ción ma­yus­cu­lea­da. Re­du­cir esa abs­trac­ción a nom­bre co­lec­ti­vo su­po­ne ha­blar de los ciu­da­da­nos vas­cos, ca­ta­la­nes, es­pa­ño­les, ir­lan­de­ses, es de­cir, de per­so­nas con­cre­tas, y es­to re­sul­ta más real, más co­ti­diano, más com­pren­si­ble. Na­die ma­ta­ría por el cen­so de una na­ción. Otro ejem­plo: los Mer­ca­dos. Tra­duc- ción co­lec­ti­va: es­te ban­co, el otro, es­te com­pra­dor, aquel fon­do, es­te in­ver­sor hon­ra­do, aquel es­pe­cu­la­dor desapren­si­vo. ¿Van co­gien­do la on­da? Yo prohí­bo a mis alum­nos que ha­blen del Amor y les pi­do que des­cri­ban sus sen­ti­mien­tos res­pon­dien­do a una pre­gun­ta mi­nús­cu­la: ¿qué desea­rías ha­cer con esa per­so­na a la que crees amar? Po­dría con­ti­nuar con los ejem­plos. Hay uno es­pe­cial­men­te eru­di­to que me per­mi­ti­rá ser pe­dan­te. La re­vo­lu­ción fran­ce­sa fue un mo­vi­mien­to po­pu­lar. Por eso, la Asam­blea se de­no­mi­nó Asam­blea del Pue­blo, pe­ro tras un debate de gran en­jun­dia po­lí­ti­ca, aca­bó lla­mán­do­se Asam­blea de la Na­ción. Es­to su­po­nía un pro­ce­so de ale­ja­mien­to con­cep­tual ca­da vez ma­yor, más mi­to­ló­gi­ca­men­te abs­trac­to. Con­ti­núen us­te­des bus­can­do ejem­plos. ¿Qué pre­fie­ren, la Jus­ti­cia o los com­por­ta­mien­tos jus­tos? ¿El Bien o los ac­tos bue­nos? Otro ca­so eru­di­to y be­llo: en grie­go, la pa­la­bra “dios” fue pri­me­ro un ad­je­ti­vo –“di­vino”apli­ca­do a las co­sas ad­mi­ra­bles por su po­der o su be­lle­za. Des­pués al­can­zó la ma­yús­cu­la. Se­gui­ré tra­ba­jan­do en el an­te­pro­yec­to de ley.

39

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.