Con­se­jos pa­ra un ve­rano se­gu­ro

So­lo en el pri­mer tri­mes­tre del año se han pro­du­ci­do ca­si 32.000 ro­bos con fuer­za en los ho­ga­res. Es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad ex­pli­can qué pre­cau­cio­nes to­mar en va­ca­cio­nes.

Tiempo - - ESPAÑA/TAL COMO SOMOS - POR FERNANDO RUE­DA

Los es­pe­cia­lis­tas di­cen que to­do in­flu­ye y que es­te año, sin du­da, la cri­sis eco­nó­mi­ca es­tá ha­cien­do au­men­tar con­si­de­ra­ble­men­te las ci­fras de cri­mi­na­li­dad en Es­pa­ña con res­pec­to a 2011. En el pri­mer tri­mes­tre de 2012 los da­tos re­fle­jan que se han pro­du­ci­do 31.851 ro­bos con fuer­za en los ho­ga­res –con un au­men­to en to­das las co­mu­ni­da­des me­nos en el País Vas­co- y, pen­dien­tes de los da­tos del se­gun­do tri­mes­tre, los ex­per­tos en se­gu­ri­dad au­gu­ran un com­pli­ca­do mes de agos­to por las sa­li­das de va­ca­cio­nes. Los de­lin­cuen­tes es­pe­ra­rán a que los es­pa­ño­les sal­gan de sus ca­sas pa­ra in­ten­tar ro­bar en ellas, pe­ro tam­bién hay ban­das que ac­túan en el tra­yec­to de los via­jes y en las zo­nas pla­ye­ras. Ade­más es­te año, más que otros, se avi­sa del ries­go de ro­bo en las em­pre­sas. Hay re­me­dios, que son los que acon­se­jan los tres es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por es­te se­ma­na­rio.

Se­gu­ri­dad en el do­mi­ci­lio ha­bi­tual.

De ca­ra a la se­gu­ri­dad en los do­mi­ci­lios, Ra­fael Cucarella, di­rec­tor de Se­gu­ri­dad In­te­gral en la con­sul­to­ría ca­ta­la­na Blue Se­cu­rity, en co­la­bo­ra­ción con Op­con, acon­se­ja lo si­guien­te:

En fun­ción del presupuesto do­més­ti­co, con­vie­ne ins­ta­lar en ca­sa la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de sis­te­mas de se­gu­ri­dad: puer­tas blin­da­das, re­jas, ce­rra­mien­tos de te­rra­zas (una puer­ta blin­da­da o aco­ra­za­da pue­de cos­tar en­tre 800 y 1.800 eu­ros con ins­ta­la­ción in­clui­da)...

Con­vie­ne te­ner cau­te­la an­te su­pues­tos em­plea­dos de los ser­vi­cios de su­mi­nis­tros (agua, gas, elec­tri­ci­dad, etc.) que acu­den al do­mi­ci­lio. Hay que so­li­ci­tar su iden­ti­fi­ca­ción y evi­tar que en­tren en el ho­gar mien­tras se ha­ce la com­pro­ba­ción.

Aun­que so­lo se va­ya a sa­lir unos mi­nu­tos se acon­se­ja ce­rrar las ven­ta­nas y uti­li­zar to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad de las que se dis­pon­ga.

No se de­be dor­mir con las ven­ta­nas y bal­co­nes to­tal­men­te abier­tos. La ma­yo­ría de los ro­bos noc­tur­nos en vi­vien­das con per­so­nas en su in­te­rior se pro­du­cen en­tre la una y las tres de la ma­dru­ga­da, cuan­do el sue­ño sue­le ser más pro­fun­do.

Sa­li­da es­ti­val.

Javier Igle­sias, di­rec­tor de la agen­cia de detectives Rau­sa y Rau­sa, pro­por­cio­na al­gu­nos con­se­jos a la ho­ra de pro­te­ger el ho­gar al sa­lir de va­ca­cio­nes:

Ser muy dis­cre­to, no avi­sar a na­die que se sa­le de va­ca­cio­nes. Al sa­lir car­gar el co­che en el ga­ra­je si es po­si­ble y si no, ha­cer­lo a una ho­ra de po­co mo­vi­mien­to y con el co­che ale­ja­do del por­tal.

Uti­li­zar re­lés de tiem­po pa­ra que se en­cien­dan ra­dio, te­le­vi­sión o luz de vez en cuan­do. Man­te­ner las per­sia­nas ba­ja­das, pe­ro no ce­rra­das del to­do.

No ol­vi­dar co­nec­tar la alar­ma al mar­char­se. Exis­ten sis­te­mas con los que se pue­den ver imá­ge­nes en tiem­po real de la ca­sa. Si no se dis­po­ne de alar­ma, lo me­jor es sus­cri­bir un buen se­gu­ro de ho­gar.

Se­ría bueno que pa­sa­ra al­gún ve­cino, co­no­ci­do o familiar un par de ve­ces a la se­ma­na pa­ra su­bir o ba­jar las per­sia­nas y va­ciar el bu­zón.

Ra­fael Cucarella, por su par­te, aña­de otras re­co­men­da­cio­nes pa­ra man­te­ner un buen ni­vel de se­gu­ri­dad des­de el mo­men­to en que se aban­do­na el ho­gar y du­ran­te el tiem­po que se es­tá fue­ra:

No hay que di­vul­gar el pro­yec­to del via­je. In­for­mar so­bre los des­ti­nos y fe­chas de las va­ca­cio­nes en las re­des so­cia­les es muy pe­li­gro­so.

Es re­co­men­da­ble de­jar ro­pa ten­di­da si la ca­sa tie­ne ten­da­les en la fa­cha­da.

Con­vie­ne in­for­mar a al­gún ve­cino de que la vi­vien­da se va a que­dar va­cía pa­ra que, si oye rui­dos o mo­vi­mien­tos ex­tra­ños, avi­se a la po­li­cía o nos lo­ca­li­ce.

No se de­be guar­dar el ta­lo­na­rio de che­ques jun­to a otra do­cu­men­ta­ción en la que apa­rez­ca la pro­pia fir­ma.

No se de­ben lle­var en­ci­ma gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro en efec­ti­vo.

Si se via­ja en tren o au­to­bús hay que vi­gi­lar las ma­le­tas, es­pe­cial­men­te en las pa­ra­das in­ter­me­dias.

En los ves­tí­bu­los y zo­nas co­mu­nes de los ho­te­les y en es­pa­cios de gran­des aglo­me­ra­cio­nes no hay que des­cui­dar los bol­sos, car­te­ras y otros ob­je­tos per­so­na­les.

Hay que des­con­fiar de los re­que­ri­mien­tos de des­co­no­ci­dos (avi­sos de man­chas en la ro­pa, in­di­ca­cio­nes de ave­rías en el co­che, et­cé­te­ra) y no par­ti­ci­par en jue­gos de azar en la ca­lle ya que, ge­ne­ral­men­te, se tra­ta de ti­mos.

El ve­rano en las em­pre­sas.

Ca­da vez son ma­yo­res los de­li­tos que se co­me­ten en las em­pre­sas du­ran­te el ve­rano. Vi­cen­te Fer­nán­dez, di­rec­tor de Se­cu­rity Analy­sis In­te­lli­gen­ce (SAI), con­si­de­ra que en la ma­yo­ría de las em­pre­sas, tan­to pe­que­ñas co­mo me­dia­nas, nor­mal­men­te exis­te un pe­rio­do de stand by du­ran­te el ve­rano. “Es una épo­ca –ex­pli­ca- en la que se rea­li­zan con­tra­ta­cio­nes tem­po­ra­les pa­ra cu­brir pues­tos du­ran­te las va­ca­cio­nes, se rea­li­zan ges­tio­nes de in­for­ma­ción co­mo backups (copias de se­gu­ri­dad) que du­ran­te los me­ses de más ac­ti­vi­dad no se pue­den ha­cer por una cues­tión de ope­ra­ti­vi­dad. En oca­sio­nes, el per­so­nal de se­gu­ri­dad tam­bién se en­cuen­tra de va­ca­cio­nes, sien­do sus­ti­tui­do por per­so­nal que no co­no­ce bien las vul­ne­ra­bi­li­da­des de la em­pre­sa. Se tra­ta de un tiem­po en el que las me­di­das de se­gu­ri­dad se en­cuen­tran en la si­tua­ción más débil pa­ra el pro­pie­ta­rio y más ven­ta­jo­sa pa­ra cual­quier pro­fe­sio­nal del ro­bo”. Co­mo con­se-

cuen­cia de to­do ello, Fer­nán­dez pro­po­ne las si­guien­tes me­di­das de se­gu­ri­dad:

Man­te­ni­mien­to y pues­ta en mar­cha pre­ven­ti­va de to­dos los sis­te­mas de se­gu­ri­dad (cá­ma­ras, sen­so­res, dis­po­si­ti­vos mag­né­ti­cos, ce­rra­du­ras, et­cé­te­ra); cam­bio de cla­ves de ac­ce­so y pa­la­bras cla­ve con las em­pre­sas de se­gu­ri­dad CRA (Cen­tral Re­cep­to­ra de Alar­mas), con el fin de evi­tar que per­so­nas co­no­ce­do­ras de las cla­ves de ac­ce­so ha­gan uso de ellas apro­ve­chan­do la au­sen­cia de los res­pon­sa­bles o pro­pie­ta­rios.

In­ven­ta­rio de ca­da uno de los en­se­res de una em­pre­sa, así co­mo pues­ta en co­no­ci­mien­to de los em­plea­dos de di­cho re­cuen­to.

Evi­tar o re­tra­sar el anun­cio del pe­rio­do de va­ca­cio­nes, siem­pre que sea po­si­ble en fun­ción del ti­po de ne­go­cio.

Evi­tar de­jar can­ti­da­des con­si­de­ra­bles de di­ne­ro o ma­te­rial cos­to­so en el in­te­rior de la em­pre­sa o ne­go­cio.

En cuan­to a la in­for­ma­ción sen­si­ble, res­trin­gir los ac­ce­sos a la mis­ma, sien­do re­co­men­da­ble el tras­la­do fí­si­co de do­cu­men­tos y so­por­tes in­for­má­ti­cos a lu­ga­res más se­gu­ros.

Rea­li­zar copias de se­gu­ri­dad en los días pre­vios a las va­ca­cio­nes, des­tru­yen­do to­da la in­for­ma­ción in­ne­ce­sa­ria y evi­tar es­tas ac­cio­nes a lo lar­go del pe­rio­do va­ca­cio­nal.

Im­ple­men­ta­ción de se­ñue­los. Se re­co­mien­da la ad­qui­si­ción de ca­jas de se­gu­ri­dad, ar­chi­va­do­res, dis­cos du­ros o in­clu­so or­de­na­do­res in­ser­vi­bles lle­nos de in­for­ma­ción in­vá­li­da, que se­rán uti­li­za­dos co­mo re­cla­mo pa­ra cual­quier la­drón en una in­tru­sión. Co­lo­ca­dos es­tra­té­gi­ca­men­te pue­den ser los úni­cos sus­traí­dos, da­do que una per­so­na du­ran­te un ro­bo no dis­po­ne de tiem­po há­bil pa­ra com­pro­bar el con­te­ni­do de los mis­mos.

En el ca­so de em­pre­sas o ne­go­cios que que­den com­ple­ta­men­te va­cíos, se re­co­mien­da la uti­li­za­ción de tem­po­ri­za­do­res de elec­tri­ci­dad que ac­ti­ven lu­ces al­ter­nas e in­clu­so or­de­na­do­res que eje­cu­ten ac­ti­vi­dad no­to­ria (mú­si­ca o rui­do).

Ac­ti­va­ción de des­vío de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de nú­me­ros de aten­ción al clien­te, evi­tan­do un con­tes­ta­dor ad­vir­tien­do del pe­rio­do de va­ca­cio­nes y lo­gran­do que siem­pre que­de cons­tan­cia de que al­guien con­tes­ta la lla­ma­da. En mu­chos ca­sos, los la­dro­nes rea­li­zan un son­deo te­le­fó­ni­co dia­rio a dis­tin­tas ho­ras pa­ra com­pro­bar los ho­ra­rios del per­so­nal y la au­sen­cia del mis­mo.

En ca­so de la ne­ce­si­dad de per­so­nal de su­plen­cia, hay que re­ca­bar in­for­ma­ción de tal per­so­na con res­pec­to a tra­ba­jos an­te­rio­res o in­clu­so si va a te­ner ac­ce­so a in­for­ma­ción o ma­te­rial im­por­tan­te. Se pue­de pe­dir al tra­ba­ja­dor un cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.