Ca­rí­si­ma cul­tu­ra

La es­pec­ta­cu­lar subida del IVA ha­rá de la cul­tu­ra un inal­can­za­ble ar­tícu­lo de lu­jo y fo­men­ta­rá la pi­ra­te­ría.

Tiempo - - ESPAÑA/TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

an­tes de ini­ciar las va­ca­cio­nes, no qui­sie­ra que­jar­me otra vez de la cri­sis, así que tra­ta­ré de elu­dir esa pa­la­bra mal­di­ta y omnipresente. Y aun­que es­tos días no es­te­mos pa­ra mu­chas ale­grías, to­da­vía po­de­mos dis­fru­tar de ex­po­si­cio­nes de pin­tu­ra, fun­cio­nes de tea­tro y, so­bre to­do, fes­ti­va­les de mú­si­ca que for­man par­te de los pla­ce­res más ve­ra­nie­gos. Un par de su­ge­ren­cias: tie­nen to­do el mes de agos­to pa­ra ver lo me­jor de Ed­ward Hop­per en el Thyssen y aún que­dan unos días an­tes de que aca­be la re­pre­sen­ta­ción de Ana Be­lé­nE­lec­tra en el Tea­tro Ro­mano de Mé­ri­da. Pe­ro lo que no de­be­rían per­der­se son los fes­ti­va­les de jazz de Vi­to­ria-Gas­teiz y de San Se­bas­tián, de fla­men­co en el del Can­te de las Mi­nas o el de Gui­ta­rra de Cór­do­ba. Y al me­nos una vez en la vi­da, co­mo si fue­ra de obli­ga­do cum­pli­mien­to, se de­be es­cu­char un con­cier­to en La Al­ham­bra de Gra­na­da.

Des­pués de ha­ber cum­pli­do su­ce­si­va­men­te con to­dos ellos, es­te año me he en­tre­ga­do a los con­cier­tos de los gran­des mú­si­cos que ya triun­fa­ban en la dé­ca­da de los se­sen­ta. Me asom­bra la vi­ta­li­dad de mis vie­jos ído­los y ce­le­bro en­con­trar mu­chos jó­ve­nes en­tre la le­gión de nos­tál­gi­cos que co­rea­mos las can­cio­nes de Bru­ce Springs­teen o Bob Dy­lan, pe­ro nin­guno me ha im­pac­ta­do tan­to co­mo el fa­bu­lo­so con­cier­to de Ian An­der­son (Jeth­ro Tull) en el circo Pri­ce de Ma­drid. Qui­zá da­ba por su­pe­ra­da o in­clu­so ex­tin­gui­da la mez­cla de rock pro­gre­si­vo, sin­fó­ni­co, hard rock, folk, jazz, heavy me­tal y los pro­ver­bia­les so­los de flau­ta del gran mú­si­co es­co­cés. Fue un error por mi par­te pen­sar que la vi­ta­li­dad de un An­der­son se­xa­ge­na­rio no po­día es­tar a la al­tu­ra de la del Boss y, sin em­bar­go, le su­peró. Pa­ra quie­nes se lo ha­yan per­di­do, la­men­ta­ble­men­te, Jeth­ro Tull ya ter­mi­nó su gi­ra por Es­pa­ña, así que si quie­ren ver­lo ten­drán que via­jar a Po­lo­nia, Hun­gría, Gran Bre­ta­ña, Tur­quía, Fran­cia, Ho­lan­da, Ita­lia, No­rue­ga o Es­ta­dos Uni­dos, don­de la le­gen­da­ria ban­da bri­tá­ni­ca se­gui­rá ofre­cien­do sus pró­xi­mos con­cier­tos. Y siem­pre nos que­da­rá Leo­nard Cohen en Ma­drid y Bar­ce­lo­na pa­ra el pró­xi­mo oto­ño.

Hay que apre­su­rar­se por­que ya no es­ta­rá al al­can­ce de cual­quie­ra dar con­cier­tos, gra­bar dis­cos, ha­cer pe­lí­cu­las o ex­po­ner arte, por­que fal­ta­rá el pú­bli­co pa­ra man­te­ner­los. Pre­ten­día evi­tar a to­da cos­ta el ca­tas­tro­fis­mo pe­ro, si na­da lo re­me­dia, a par­tir del 1 de sep­tiem­bre se aca­bó la fies­ta. Se ce­rra­rán más ci­nes, tea­tros, cir­cos y fes­ti­va­les di­ver­sos. De­ma­sia­dos im­pe­di­men­tos. A la caí­da en pi­ca­do del po­der ad­qui­si­ti­vo y al drás­ti­co re­cor­te de las sub­ven­cio­nes, habrá que aña­dir la es­pec­ta­cu­lar subida del IVA a las en­tra­das de to­dos los es­pec­tácu­los, del 8% al 21%, la más al­ta de los paí­ses de la zo­na eu­ro. No pier­do la es­pe­ran­za de que el Go­bierno rec­ti­fi­que una de­ci­sión que en­ca­re­ce­ría la cul­tu­ra has­ta con­ver­tir­la en un inal­can­za­ble ar­tícu­lo de lu­jo, con el ries­go aña­di­do de fo­men­tar la pi­ra­te­ría de can­cio­nes, pe­lí­cu­las y li­bros. La­men­to, una vez más, men­cio­nar es­ta abo­rre­ci­ble cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.