Co­mien­za la re­for­ma mu­ni­ci­pal

Unos (el PP) di­cen que es su­fi­cien­te de mo­men­to. Otros (el PSOE), que no val­drá pa­ra mu­cho, pe­ro en agos­to se ini­cia­rá la re­for­ma de las fi­nan­zas mu­ni­ci­pa­les.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR MI­GUEL CI­FUEN­TES

El Go­bierno, que ha he­cho al­gu­nas co­sas im­por­tan­tes de ca­ra a po­ner or­den en las cuen­tas lo­ca­les y au­to­nó­mi­cas, ha apla­za­do una vez más la pro­me­ti­da re­for­ma to­tal del sec­tor mu­ni­ci­pal. “El Eje­cu­ti­vo de­li­mi­ta com­pe­ten­cias, eli­mi­na du­pli­ci­da­des, en­du­re­ce el con­trol de cuen­tas y li­be­ra de ser­vi­cios im­pro­pios a los ayun­ta­mien­tos. Es­tá muy bien, pe­ro eso es ir ti­ran­do, has­ta que sal­ga­mos de la cri­sis. Se les han da­do dos ba­lo­nes de oxí­geno, uno de 5.000 mi­llo­nes pa­ra pa­gar a pro­vee­do­res y un ajus­te no­ta­ble al al­za del IBI (Im­pues­to de Bie­nes In­mue­bles), que su­po­ne el 30% de sus in­gre­sos, pe­ro no es su­fi­cien­te por­que han per­di­do los ju­go­sos in­gre­sos de la bur­bu­ja inmobiliaria”. Es la opinión de Car­men Ló­pez, con­sul­to­ra se­nior de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas de la con­sul­to­ra Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les (AFI), quien aña­de que es­ta­mos an­te otra opor­tu­ni­dad per­di­da a la es­pe­ra de una nue­va ley de Ré­gi­men Lo­cal y otra de Ha­cien­das Lo­ca­les

“El Go­bierno –di­cen en Ha­cien­da– es­tá dan­do oxí­geno y es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra con du­ros ajus­tes a los ayun­ta­mien­tos. No se pue­de ha­cer otra co­sa. Va­mos a ha­cer tres re­for­mas par­cia­les, en la Ley de Ba­ses de Ré­gi­men Lo­cal y en la Ley de Ha­cien­das Lo­ca­les pa­ra do­tar­los de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, y en el fu­tu­ro re­for­ma­re­mos la Ley Elec­to­ral. Pon­dre­mos sa­la­rios ajus­ta­dos y ra­zo­na­bles a al­cal­des y con­ce­ja­les en la Ley de Trans­pa­ren­cia. Va­mos a aho­rrar, aun­que no mu­cho, al su­pri­mir el 30% de los con­ce­ja­les. Aho­ra to­ca po­ner el con­ta­dor a ce­ro, evi­tar nue­vos agu­je­ros con un con­trol se­ve­ro, des­de el Es­ta­do y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, y ges­tio­nar bien has­ta que sal­ga­mos de la cri­sis”.

“La su­pre­sión de mu­ni­ci­pios y las fu­sio­nes ma­si­vas, la su­pre­sión de dipu­ta- cio­nes, que en al­gún mo­men­to pa­re­cía que iba en se­rio, han pa­sa­do a me­jor vi­da. Las fu­sio­nes vo­lun­ta­rias ni se han da­do ni se da­rán, se in­vi­ta a fu­sio­nar­se, que es co­mo no de­cir na­da. No hay más que ver el bo­rra­dor de la re­for­ma del Go­bierno”, di­ce Car­men Ló­pez.

Has­ta hoy, el Go­bierno ha ame­na­za­do con gran­des re­for­mas: su­pre­sión de 4.000 mu­ni­ci­pios, el 50% de los ayun­ta­mien­tos (co­mo ha he­cho Gre­cia de un plu­ma­zo); su­pre­sión pri­me­ro y po­ten­cia­ción de las dipu­tacio­nes des­pués, y ame­na­zas de ce­rrar el sec­tor pú­bli­co mu­ni­ci­pal du­pli­ca­do e in­com­pe­ten­te. Lo úni­co que ha cum­pli­do ha si­do po­ner so­bre la me­sa 5.000 mi­llo­nes de eu­ros en prés­ta­mos pa­ra que pa­guen a sus pro­vee­do­res. Por aho­ra, lo úni­co cier­to es un tex­to bo­rra­dor, ya ne­go­cia­do con la Fe­de­ra­ción de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias (FEMP), que el Go­bierno man­da­rá a las Cortes es­te ve­rano, tras apro­bar­lo en un con­se­jo de mi­nis­tros de agos­to.

Ca­tor­ce ar­tícu­los.

Ese tex­to re­for­ma ca­tor­ce ar­tícu­los de la Ley de Ba­ses de Ré­gi­men Lo­cal, que en­tre otras co­sas fi­ja­rán una car­te­ra de ser­vi­cios pú­bli­cos mu­ni­ci­pa­les, mí­ni­ma y obli­ga­to­ria pa­ra to­dos los ayun­ta­mien­tos (re­co­gi­da de ba­su­ras, alum­bra­do pú­bli­co, su­mi­nis­tro de agua, man­te­ni­mien­to vial, ce­men­te­rios, ac­ce­sos a po­bla­cio­nes, pa­vi­men­ta­ción, al­can­ta­ri­lla­do y con­trol ali­men­ta­rio). Si un ayun­ta­mien­to quie­re dar más ser­vi­cios de­be­rá te­ner fi­nan­cia­ción, un presupuesto su­fi­cien­te, y de­mos­trar­lo. Si pres­ta ese ser­vi­cio por de­le­ga­ción de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma o del Es­ta­do, de­be­rá te­ner una fi­nan­cia­ción acre­di­ta­da y com­pro­me­ti­da, de mo­do feha­cien­te, con una me­mo­ria fi­nan­cie­ra. Los ayun­ta­mien­tos de­ja­rán de asu­mir com­pe­ten­cias im­pro­pias (no obli­ga­to­rias pa­ra los mu­ni­ci­pios), que su­po­nen del 30% al 35% de sus gas­tos ac­tua­les, so­bre to­do en sa­ni­dad y edu­ca­ción (man­tie­nen am­bu­la­to­rios y sos­tie­nen es­cue­las pú­bli­cas), con el ob­je­ti­vo de aho­rrar 3.500 mi­llo­nes de eu­ros al año. Se su­pri­mi­rán tam­bién to­das las em­pre­sas pú­bli­cas mu­ni­ci­pa­les que se so­la­pen con las otras ad­mi­nis­tra­cio­nes en sus ser­vi­cios y com­pe­ten­cias. Una so­la ad­mi­nis­tra­ción da­rá el ser­vi­cio de que se tra­te (por ejem­plo las agen­cias de al­qui­ler de vi­vien­da).

Los sa­la­rios de al­cal­des y con­ce­ja­les es­ta­rán ta­sa­dos con­for­me al ta­ma­ño po­bla­cio­nal y se fi­ja­rán en los Pre­su­pues­tos, al tiem­po que el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da re­for­za­rá el con­trol de las cuen­tas mu­ni­ci­pa­les con ba­lan­ces tri­mes­tra­les obli­ga­to­rios a pre­sen­tar al Go­bierno. El in­cum­pli­mien­to aca­rrea­rá san­cio­nes, prohi­bi­ción de en­deu­dar­se, no ac­tua­li­za­ción de va­lo­res ca­tas­tra­les por par­te de Ha­cien­da, re­ten­ción de in­gre­sos y no abono de la par­ti­ci­pa­ción en im­pues­tos es­ta­ta­les. Se ha­bi­li­ta­rá con com­pe­ten­cia na­cio­nal a los in­ter­ven-

to­res mu­ni­ci­pa­les (des­apa­re­ce­rán los in­ter­ven­to­res po­lí­ti­cos nom­bra­dos a de­do y sin opo­si­ción) y los 8.112 ayun­ta­mien­tos ten­drán 21.338 con­ce­ja­les me­nos que hoy a par­tir de las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 2015. Es­ta úl­ti­ma me­di­da, se­gún Car­men Ló­pez, “no aho­rra na­da, es pu­ra cos­mé­ti­ca, la mi­tad de los ayun­ta­mien­tos de Es­pa­ña no pa­ga al al­cal­de ni a los con­ce­ja­les”.

Pa­ra to­das es­tas re­for­mas, aun­que par­cia­les, se aven­tu­ra una tor­tuo­sa tra­mi­ta­ción par­la­men­ta­ria y un du­do­so fu­tu­ro. Mien­tras en el PP ase­gu­ran que han “ido al grano, lo que exi­ge el ajus­te eco­nó­mi­co, la cri­sis de las fi­nan­zas pú­bli­cas, y que [las me­di­das] ter­mi­nan con el la­be­rin­to y los so­la­pa­mien­tos de com­pe­ten­cias”, el PSOE quie­re un tra­je nue­vo de arri­ba aba­jo, in­clui­da la fi­nan­cia­ción. Gas­par Za­rrías, res­pon­sa­ble mu­ni­ci­pal del par­ti­do, se man­tie­ne en sus tre­ce de que se ne­ce­si­ta una re­for­ma com­ple­ta del sec­tor, do­tar­lo de un buen di­se­ño y fi­nan­cia­ción, con­trol y com­pe­ten­cias, o se­rá el cuen­to de nun­ca aca­bar. Su crí­ti­ca prin­ci­pal es que ata­ca com­pe­ten­cias mu­ni­ci­pa­les, ma­nia­ta a los ayun­ta­mien­tos y no ha­ce un di­se­ño de fu­tu­ro.

Re­for­ma, ¿pa­ra cuán­do?

Con es­te en­fren­ta­mien­to pre­vio no pa­re­ce que ha­ya po­si­bi­li­da­des de una re­for­ma se­ria que adel­ga­ce a me­dio pla­zo el ta­ma­ño del ter­cer es­ca­lón de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. Y si la hay se­rá cor­ta, es­ca­sa y sin pro­fun­di­dad, aun­que des­de Ha­cien­da man­tie­nen que “las ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les del fu­tu­ro in­me­dia­to se­rán más efi­cien­tes y ba­ra­tas por­que las pró­xi­mas re­for­mas lo fa­ci­li­tan”.

El PP con­fía en que el PSOE res­pal­da­rá la re­for­ma de la Ley de Ba­ses de Ré­gi­men Lo­cal. El vi­ce­pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Mu­ni­ci­pios y Pro­vin­cias y pre­si­den­te de la Dipu­tación de Za­mo­ra, Fernando Mar­tí­nez Maí­llo, cree que los socialistas ter­mi­na­rán por su­mar­se a la re­for­ma pro­pues­ta por el Go­bierno, que pon­drá fin a las com­pe­ten­cias im­pro­pias que tan­tos pro­ble­mas fi­nan­cie­ros crean a los ayun­ta­mien­tos.

Mar­tí­nez Maí­llo qui­ta im­por­tan­cia al he­cho de que no ha­ya un acuer­do en­tre los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos en el seno de la FEMP, en torno al do­cu­men­to del Go­bierno, cu­yo an­te­pro­yec­to apro­ba­rá de in­me­dia­to el Con­se­jo de Mi­nis­tros, y ase­gu­ra que los con­sen­sos po­drían lle­gar du­ran­te la tra­mi­ta­ción par­la­men­ta­ria de la nue­va ley. Con to­do, el vi­ce­pre­si­den­te de la FEMP la­men­ta que el acuer­do no ha­ya si­do po­si­ble aho­ra por­que lo que plan­tea el Par­ti­do So­cia­lis­ta es el to­do o la na­da. “El Go­bierno ha plan­tea­do una re­for­ma que afec­ta a 14 ar­tícu­los, es una re­for­ma im­por­tan­te y el PSOE lo que plan­tea es una re­for­ma glo­bal, no so­lo de la Ley de Ba­ses, sino in­clu­so de la de fi­nan­cia­ción lo­cal”, ex­pli­ca.

Re­co­no­ce que lo que re­cla­man los socialistas “se­ría lo ideal, el má­xi­mo”, pe­ro ad­vier­te de que la cri­sis es lo ur­gen­te, que es an­tes que lo ideal. “Lo que te­ne­mos en­fren­te es una re­for­ma pun­tual que bus­ca ra­cio­na­li­zar gas­tos, evi­tar du­pli­ci­da­des y ha­cer que ca­da ad­mi­nis­tra­ción ten­ga una com­pe­ten­cia cla­ra y de­ter­mi­na­da”, di­ce. Y sien­do eso lo que hay, lo que el Go­bierno ha pro­pues­to, en­tien­de el Par­ti­do Po­pu­lar en la FEMP que es su­fi­cien­te cam­po abo­na­do pa­ra avan­zar en la me­jo­ra fi­nan­cie­ra de los mu­ni­ci­pios. “Por lo tan­to –agre­ga Mar­tí­nez Maí­llo– cree­mos que hay po­si­bi­li­da­des de ha­cer propuestas” en el fu­tu­ro a la ini­cia­ti­va del Go­bierno, co­mo ya ha he­cho la FEMP, y se su­ma­rán al­gu­nas com­par­ti­das por los socialistas. Eso ha­ce que con­fíe en que “sí po­dría ha­ber acuer­dos par­cia­les [con el PSOE] en torno a la pro­pia re­for­ma del Eje­cu­ti­vo”.

Me­jo­ra de la fi­nan­cia­ción.

Mar­tí­nez Maí­llo ve una opor­tu­ni­dad en la re­for­ma del Go­bierno pa­ra afron­tar con éxi­to el au­tén­ti­co ca­ba­llo de ba­ta­lla de los con­sis­to­rios: la fi­nan­cia­ción, pues la pro­pia ley eli­mi­na com­pe­ten­cias im­pro­pias, lo que “au­to­má­ti­ca­men­te lle­va apa­re­ja­do la me­jo­ra de la fi­nan­cia­ción lo­cal”. La fu­tu­ra ley es­ta­ble­ce la su­pre­sión de las com­pe­ten­cias mu­ni­ci­pa­les en edu­ca­ción, en lo to­can­te a la lim­pie­za de los co­le­gios, o en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio en lo que res­pec­ta al man­te­ni­mien­to de los con­sul­to­rios. “Eso re­pre­sen­ta­rá pa­ra las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les un aho­rro enor­me”, sub­ra­ya Mar­tí­nez Maí­llo, quien re­cuer­da que es­ta­ble­ce co­mo re­qui­si­to que tan­to el Go­bierno co­mo las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, cuan­do le­gis­len y otor­guen com­pe­ten­cias lo­ca­les, in­clu­yan obli­ga­to­ria­men­te una me­mo­ria eco­nó­mi­ca y fi­nan­cia­ción pa­ra esa com­pe­ten­cia que de­le­gan.

El pre­si­den­te de la Dipu­tación de Za­mo­ra lo tie­ne cla­ro: “Cuan­do se de­le­ga­ban com­pe­ten­cias, mu­chas ve­ces no se otor­ga­ban re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Aun­que no se to­ca la ley de fi­nan­cia­ción, es­ta ley la me­jo­ra por la vía in­di­rec­ta”.

Me­nos com­pe­ten­cias. Los ayun­ta­mien­tos (en la fo­to, el de Boa­di­lla del Mon­te, Ma­drid) per­de­rán com­pe­ten­cias y gas­ta­rán me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.