San­gre y cham­pán en Si­ria

Las éli­tes si­rias no de­jan de ce­le­brar fies­tas e ir a la ópe­ra mien­tras el país se aho­ga en san­gre.

Tiempo - - MUNDO - POR JA­NI­NE DI GIO­VAN­NI (News­week)

Jun­to a la pis­ci­na, cuer­pos es­cul­tu­ra­les y bri­llan­tes se con­to­nean al rit­mo de una ver­sión ca­ñe­ra del te­ma de Ade­le So­meo­ne Li­ke You; arri­ba, una irre­sis­ti­ble go­gó ru­sa bai­la fren­te a un gru­po de jó­ve­nes si­rios que be­ben cer­ve­za li­ba­ne­sa de im­por­ta­ción; de­trás de ellos, co­lum­nas de hu­mo ne­gro pro­duc­to de coches bom­ba y de una gue­rra ca­da vez más en­car­ni­za­da. Una mu­jer lle­va un ba­ña­dor ce­ñi­do y sos­tie­ne una pis­to­la de agua. Jue­ga a que per­te­ne­ce a una sha­biha, co­mo se co­no­cen a las mi­li­cias pro­gu­ber­na­men­ta­les a las se res­pon­sa­bi­li­za de una re­cien­te ma­sa­cre en la que han muer­to más de 100 per­so­nas, mu­chas de ellas mu­je­res y ni­ños. “La opo­si­ción nos quie­re ex­ter­mi­nar. Has­ta lo han anun­cia­do en Fa­ce­book”, di­ce la mu­jer, y lue­go vuel­ve en­tre ri­sas a la pis­ci­na, don­de se dis­pa­ra la pis­to­la de agua con­tra sí mis­ma. La pool party se ce­le­bra­ba en el ho­tel Da­ma Ro­se, en Damasco, y aca­ba de em­pe­zar.

Du­ran­te los úl­ti­mos 15 me­ses Si­ria se ha vis­to des­ga­rra­da por la san­grien­ta ba­ta­lla que en­fren­ta al bru­tal ré­gi­men de Ba­char el As­sad con las fuer­zas re­bel­des y que has­ta aho­ra se ha co­bra­do la vi­da de al me­nos 10.000 per­so­nas, se­gún la ONU. Lo que em­pe­zó co­mo una pro­tes­ta con­tra la dic­ta­du­ra se ha con­ver­ti­do en un san­grien­to con­flic­to de tin­tes ét­ni­cos que aho­ra ame­na­za con ex­ten­der­se por los paí­ses ve­ci­nos. La ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas se han cen­tra­do en cu­brir los com­ba­tes que se han li­bra­do en lu­ga­res co­mo Homs o Hu­la, pe­ro ca­si na­die se ha in­tere­sa­do por có­mo ha afec­ta­do la gue­rra a las éli­tes pro As­sad de Damasco. En una re­cien­te es­tan­cia en la ca­pi­tal la con­ver­sa­ción con per­so­nas fa­vo­ra­bles al ré­gi­men per­mi­te cap­tar una in­ten­sa sen­sa­ción de mie­do más o me­nos di­si­mu­la­da por los di­ver­ti­men­tos. Eso, y tam­bién cier­ta sen­sa­ción de irrea­li­dad.

Du­ran­te mu­cho tiem­po Damasco ha si­do un bas­tión pa­ra los se­gui­do­res del ré­gi­men, fun­da­men­tal­men­te alauíes y cris­tia­nos, aun­que tam­bién se cuen­ta al­gún su­ní lai­co. Pa­ra ellos As­sad es una ga­ran­tía de es­ta­bi­li­dad y mu­chos te­men que, en ca­so de que los re­bel­des se ha­gan con el po­der, Si­ria se con­vier­ta en un país mu­cho más re­li­gio­so y con­ser­va­dor, en la lí­nea de Ara­bia Sau­dí o Ye­men. Pe­ro el peor es­ce­na­rio de to­dos es que el ejér­ci­to no con­si­ga aplas­tar la re­be­lión y el con­flic­to se trans­for­me en una gue­rra ci­vil abier­ta y du­ra­de­ra.

En el Da­ma Ro­se, se pu­do es­cu­char du­ran­te mu­chos días la es­tri­den­te mú­si­ca de la party pool y ver a las des­pam­pa­nan­tes jó­ve­nes con sus bi­qui­nis de Vic­to­ria’s Se­cret. Si­ria se ha con­ver­ti­do en un lu­gar es­qui­zo­fré­ni­co; un país don­de las reali­da­des de sus ha­bi­tan­tes han de­ja­do de co­nec­tar en­tre sí.

En­fren­ta­mien­tos y de­ten­cio­nes.

Por un la­do es­tán unos opo­si­to­res que tra­tan de echar del po­der a As­sad. Los re­bel­des bom­bar­dean la ciu­dad, des­en­ca­de­nan ti­ro­teos y eje­cu­tan aten­ta­dos con co­che bom­ba en pleno atas­co de la ho­ra pun­ta. To­do ello ha desata­do el te­rror en la ca­pi­tal y ha ayu­da­do a con­so­li­dar el odio de sus ha­bi­tan­tes ha­cia los re­bel­des, que se­gún el Go­bierno es­tán apo­ya­dos por po­ten­cias ex­tran­je­ras. Se­gún gru­pos pro de­re­chos hu­ma­nos hay en­fren­ta­mien­tos dia­rios en ba­rrios de la ca­pi­tal co­mo Dou­ma o Bar­zeh, y ca­da día son de­te­ni­das 35.000 per­so­nas.

Por otro la­do exis­te una éli­te pro As­sad que no de­ja de aten­der sus ne­go­cios -in­clui­das las party pools- pe­se a que las ex­plo­sio­nes in­cen­dian el ho­ri­zon­te. Co­mo si la gue­rra se es­tu­vie­ra li­bran­do en al­gún lu­gar re­mo­to, es­tas per­so­nas si­guen be­bien­do cham­pán en el lu­jo­so ba­rrio de Mez­zah y rea­li­zan­do com­pras en sus bou­ti­ques de Ver­sa­ce y Mis­so­ni. Pe­se a los pues­tos de con­trol y al ries­go de se­cues­tros, aún hay quien sa­le de no­che pa­ra ir a ce­nar a ca­sa de ami­gos, o quien con­ti­núa yen­do a la ópe­ra.

“La mú­si­ca, en épo­cas así, ilu­mi­na el al­ma”, ase­gu­ra un miem­bro de la or­ques­ta de la Ópe­ra de Damasco Da la im­pre­sión de que la revuelta no ha afec­ta­do lo más mí­ni­mo las vi­das de la jeu­nes­se do­rée da­mas­qui­na

La jeu­nes­se do­rée [“ju­ven­tud do­ra­da”, en fran­cés] da­mas­qui­na pa­re­ce vi­vir de es­pal­das a la gue­rra. Pe­se a las no­ti­cias so­bre ma­sa­cres per­pe­tra­das por mi­li­cias pro­gu­ber­na­men­ta­les, da la im­pre­sión de que la revuelta no ha afec­ta­do lo más mí­ni­mo a sus vi­das. “To­da­vía voy a que me pei­nen an­tes de ir a una fies­ta, y sue­lo ir a dos por se­ma­na –co­men­ta una jo­ven–. Tam­bién me si­go ha­cien­do la manicura to­das las se­ma­nas. ¡Si­go vi­va! Pue­des ele­gir es­tar ate­mo­ri­za­da to­do el tiem­po o pue­des ele­gir vi­vir”.

Arte en gue­rra.

Ha­ce cua­tro años Damasco fue ele­gi­da ca­pi­tal cul­tu­ral del mun­do ára­be por la Unesco y mu­chas per­so­nas lu­chan por ha­cer va­ler ese tí­tu­lo pe­se a las ma­tan­zas. Así, los mú­si­cos de la Or­ques­ta de la Ópe­ra de Damasco creen que su de­ber es se­guir to­can­do. “Al­gu­nos creen que no de­be­ría­mos in­ter­pre­tar mú­si­ca mien­tras hay gen­te que mue­re en las ca­lles -di­ce un vio­li­nis­ta-. Yo creo que es vi­tal pro­por­cio­nar­les al­go de es­pe­ran­za”. Otra in­tér­pre­te de la or­ques­ta se mues­tra de acuer­do con su com­pa­ñe­ro: “No quie­ro que pa­rez­ca que so­mos la or­ques­ta del

Ti­ta­nic”, ase­gu­ra. En su opinión, ellos tie­nen mu­cho más en co­mún con los mú­si­cos ru­sos que si­guie­ron to­can­do du­ran­te el ase­dio na­zi de Le­nin­gra­do. “La mú­si­ca y el arte, en épo­cas así, ilu­mi­nan el al­ma”.

Una no­che se ce­le­bra un con­cier­to de mú­si­ca clá­si­ca en el ba­rrio de Mez­zah, en el lu­jo­so ho­tel Art Hou­se, que po­dría pa­sar por un es­ta­ble­ci­mien­to de lu­jo en Be­verly Hills de no ser por­que an­tes de que em­pie­ce el es­pec­tácu­lo se guar­da un mi­nu­to de si­len­cio por “los muer­tos de la gue­rra”. La vio­li­nis­ta Ma­ria Ar­naout in­ter­pre­ta pie­zas de Bach, Gluck y Beet­ho­ven pa­ra una dis­tin­gui­da au­dien­cia com­pues­ta por hom­bres de as­pec­to bohemio y mu­je­res con ves­ti­dos de no­che y za­pa­tos del di­se­ña­dor

fran­cés Ch­ris­tian Lou­bou­tin, que po­see una re­si­den­cia de ve­ran0 en el país y por cu­yos di­se­ños sien­te de­bi­li­dad As­ma el As­sad, la pri­me­ra da­ma si­ria.

Tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca.

Ba­char Ha­fez el As­sad, de 46 años, es to­do un enig­ma. Pe­se a que sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas son es­ca­sas, su ros­tro es­tá en to­das par­tes: hay re­tra­tos del pre­si­den­te en la ma­yo­ría de los edi­fi­cios pú­bli­cos, y el cen­tro de la ca­pi­tal es­tá lleno de pós­ters gi­gan­tes con su ca­ra.

Tí­mi­do co­mo un ni­ño, afir­mó que no se­gui­ría el ca­mino de su pa­dre y se man­ten­dría al mar­gen de la po­lí­ti­ca. Es­tu­dió Me­di­ci­na en Damasco y Lon­dres, es­pe­cia­li­zán­do­se en Of­tal­mo­lo­gía. Pe­ro cuan­do Bas­sel, el pri­mo­gé­ni­to de la di­nas­tía, fa­lle­ció en 1994 en un ac­ci­den­te de trá­fi­co, Ba­char tu­vo que dar un pa­so al fren­te. En 2000 he­re­dó de su pa­dre la pre­si­den­cia del país y con­tra­jo ma­tri­mo­nio con As­ma al Akh­ras, una be­lla jo­ven si­rio-bri­tá­ni­ca cria­da en el Reino Uni­do. Mu­chos creen que As­ma se mi­ró en el es­pe­jo de Diana de Ga­les y tra­tó de ga­nar­se la simpatía del pue­blo gra­cias a sus la­bo­res ca­ri­ta­ti­vas y a su

gla­mour. “An­tes de que em­pe­za­ra to­do es­to el pue­blo la ama­ba”, con­fie­sa un opo­si­tor al ré­gi­men. El ru­mor que co­rre en Damasco es que en los pri­me­ros días de la revuelta As­ma tra­tó de aban­do­nar el país con sus hi­jos, pe­ro que se lo im­pi­dió Maher, co­man­dan­te de la Guar­dia Re­pu­bli­ca­na y her­mano de Ba­char el As­sad.

Una abra­sa­do­ra ma­ña­na de sá­ba­do en Bar­zeh, una de las zo­nas más vio­len­tas de la pe­ri­fe­ria de Damasco, unos hom­bres de­po­si­tan los ca­dá­ve­res de 50 sol­da­dos en ataú­des de ma­de­ra en un hos­pi­tal mi­li­tar. Los en­vuel­ven en ban­de­ras si­rias y mar­chan en cor­te­jo ha­cia el ce­men­te­rio. Y es que las tác­ti­cas de gue­rri­lla de los opo­si­to­res se es­tán re­be­lan­do le­ta­les: el di­rec­tor del hos­pi­tal, que ha­bla ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to, di­ce que ca­da se­ma­na mue­ren en torno a un cen­te­nar de sol­da­dos. En el sép­ti­mo pi­so del hos­pi­tal el ma­yor Fi­ras Jabr des­can­sa en una ca­ma ba­jo la mi­ra­da de su pro­me­ti­da. Ha per­di­do su pier­na y su bra­zo de­re­chos en una ex­plo­sión. Cuen­ta que du­ran­te la ba­ta­lla de Homs unos “com­ba­tien­tes ex­tran­je­ros” le ten­die­ron una em­bos­ca­da. “Yo ten­go dos amo­res -ase­gu­ra, tra­tan­do de po­ner­se de pie- mi pro­me­ti­da y Si­ria”.

En­tre las éli­tes pro As­sad exis­te la creen­cia de que hay un “ter­cer ele­men­to” en las re­vuel­tas, los com­ba­tien­tes ex­tran­je­ros de ideo­lo­gía sa­la­fis­ta que pre­ten­de­rían im­plan­tar un go­bierno teo­crá­ti­co. “¡Nues­tro úni­co ami­go es Pro­pa­gan­da. Car­te­les del pre­si­den­te Ba­char el As­sad y el lí­der li­ba­nés de Hez­bo­lá, Has­san Nas­ra­llah, en el ba­rrio de Nuz­hah de Homs. Ru­sia!”, afir­ma un par­ti­da­rio del ré­gi­men tras la ex­plo­sión de un co­che bom­ba. “¡Es­tos com­ba­tien­tes ex­tran­je­ros es­tán re­ven­tan­do nues­tro país! ¡Si­ria pa­ra los si­rios!”, cla­ma.

Re­cha­zo a los cam­bios.

Ma­ria Saa­deh, edu­ca­da en Fran­cia y ele­gi­da par­la­men­ta­ria, no da cré­di­to a las atro­ci­da­des co­me­ti­das por las tro­pas de El As­sad con­tra ci­vi­les en Hu­la y Homs. “¿Al­guien cree que nues­tro pre­si­den­te se­ría ca­paz de ma­sa­crar a su pro­pia gen­te?”, se pre­gun­ta in­cré­du­la. Vi­ve en un ele­gan­te edi­fi­cio de los años vein­te si­tua­do en el dis­tri­to fran­cés de la ciu­dad y su ca­sa se­ría dig­na de sa­lir en la por­ta­da de una re­vis­ta de in­terio­ris­mo. Al pre­gun­tar­le por la po­si­bi­li­dad de cam­bios, se li­mi­ta a con­tes­tar que “no es el mo­men­to”.

En una ce­na en ca­sa de una in­flu­yen­te fa­mi­lia de Mez­zah, Ah­med, el hi­jo, de 17 años, lle­va un po­lo ro­sa de mar­ca Lacoste. Se mues­tra con­tra­rio a que se re­pro­duz­ca en Si­ria la ines­ta­bi­li­dad que ge­ne­ra­ron las re­vo­lu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en Tú­nez, Li­bia o Egip­to. Co­mo Saa­deh, él tam­po­co cree que es­te sea el mo­men­to pa­ra im­pul­sar cam­bios en el ré­gi­men de Ba­char el As­sad. Opi­na, ade­más, que si es­tos lle­ga­ran a pro­du­cir­se, no de­be­rían es­tar in­flui­dos por paí­ses ex­tran­je­ros. “¿Por qué de­be­ría­mos no­so­tros acep­tar lec­cio­nes de de­mo­cra­cia de Ara­bia Sau­dí, que es la que es­tá pro­por­cio­nan­do ar­mas a la opo­si­ción? Allí ni si­quie­ra per­mi­ten a las mu­je­res con­du­cir”. Fue­ra, la gen­te ha­ce co­la pa­ra pro­veer­se de com­bus­ti­ble y la in­fla­ción se ha dis­pa­ra­do has­ta el 60%.

“Si­go yen­do a na­dar y a co­rrer to­dos los días”, ase­gu­ra Wael, un ri­co em­pre­sa­rio an­sio­so por re­ba­tir la idea de que la revuelta es una gue­rra ci­vil o un con­flic­to sec­ta­rio. Él es chií, pe­ro mu­chos de su fa­mi­lia son su­níes y te­nía ami­gos cris­tia­nos, ar­me­nios y alauíes. “Es­to no es una gue­rra. Nues­tro ré­gi­men es fuer­te. El 70% de la po­bla­ción lo res­pal­da”. Su mu­jer, Na­dia, ase­gu­ra que los re­bel­des ame­na­zan a la gen­te pa­ra que se unan a ellos y, en ca­so de ne­gar­se, les que­man los ne­go­cios. “Por eso yo apo­yo al Go­bierno”, afir­ma.

Cuan­do se les pre­gun­ta si es­tán asus­ta­dos, lo nie­gan. “No ten­go mie­do en ab­so­lu­to -di­ce Wael-. La se­ma­na pa­sa­da ce­le­bré una fies­ta en mi te­rra­za a la que acu­die­ron 20 per­so­nas. Es­tá­ba­mos re­la­ja­dos y fu­má­ba­mos nar­gui­le. Es­cu­chá­ba­mos dis­pa­ros a lo le­jos, pe­ro pa­re­cían ve­nir de muy le­jos”.

Con­tras­tes. Arri­ba, un re­bel­de du­ran­te un ata­que a Alep­po. Aba­jo, bo­da en un

ho­tel de lu­jo de Damasco.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.