Hi­llary Clin­ton, el ros­tro de la di­plo­ma­cia ame­ri­ca­na

La se­cre­ta­ria de Es­ta­do tra­ta­rá de po­ner en va­lor su la­bor en la po­lí­ti­ca ex­te­rior de EEUU co­mo un ac­ti­vo pa­ra la re­lec­ción del pre­si­den­te Oba­ma, y lo ha­rá apa­sio­na­da­men­te. Pe­ro ha de­ja­do en­tre­ver que no desea se­guir en su ac­tual pues­to.

Tiempo - - MUNDO - as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

En su es­que­ma po­lí­ti­co no en­tra que el Go­bierno de Teherán dis­pon­ga de bom­bas ató­mi­cas

Es­ta mu­jer in­can­sa­ble que ha re­co­rri­do más de 1.350.000 ki­ló­me­tros a bordo de su Boeing 757 vi­si­tan­do 102 paí­ses es la ima­gen de la di­plo­ma­cia jet. Se de­cía de uno de sus ilus­tres pre­de­ce­so­res, y sin du­da el más co­no­ci­do, Henry Kis­sin­ger, que po­día en­con­trar­se con Mao cuan­do que­ría, en­trar en el Krem­lin a su an­to­jo y des­per­tar al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en­tran­do en su dor­mi­to­rio cuan­tas ve­ces le die­ra la ga­na. Po­día ha­cer esas co­sas y las ha­cía ca­si co­mo un de­por­te ex­hi­bi­cio­nis­ta.

Hi­llary Clin­ton tam­bién pue­de ver al pre­si­den­te chino, Hu Jin­tao, cuan­do quie­ra, pe­ro so­lo lo ve­rá cuan­do lo crea ne­ce­sa­rio; pue­de en­trar en el Krem­lin cuan­do le pa­re­ce y Pu­tin es­ta­ría en­can­ta­do de que lo hi­cie­ra con más fre­cuen­cia, pe­ro so­lo lo ha­ce cuan­do tie­ne pro­ble­mas que dis­cu­tir o des­pa­char; pue­de des­per­tar al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos cuan­do lo crea opor­tuno, pe­ro so­lo lo ha he­cho en con­ta­das oca­sio­nes, cuan­do el pro­ble­ma que tra­ta­ba de re­sol­ver se ha­bía con­ver­ti­do en un in­cen­dio. Lo que nun­ca ha­rá Hi­llary es en­trar en el dor­mi­to­rio de Oba­ma, co­mo hi­zo Kis­sin­ger en el de Nixon o Ford, y no so­lo por­que sa­be que el dor­mi­to­rio es el reino de Michelle.

Sin em­bar­go, con to­dos ellos man­tie­ne un con­tac­to fá­cil y per­ma­nen­te, aun­que muy ten­so cuan­do es ne­ce­sa­rio. Oba­ma ha des­ta­ca­do su leal­tad y efi­ca­cia, unas cua­li­da­des que qui­so po­ner de re­lie­ve en una mu­jer que man­tu­vo con él 22 de­ba­tes a ca­ra de pe­rro cuan­do se dis- pu­taron la can­di­da­tu­ra de­mó­cra­ta a la pre­si­den­cia de EEUU. El día que per­dió la no­mi­na­ción, Hi­llary llo­ró la de­rro­ta con lá­gri­mas in­ten­sas que no qui­so di­si­mu­lar. Pe­ro cuan­do acep­tó la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do que le ofre­ció su exrival pro­me­tió se­guir las coor­de­na­das de po­lí­ti­ca ex­te­rior que mar­ca­ra Oba­ma, aun­que las lle­va­ría a ca­bo con es­ti­lo pro­pio.

Es una mu­jer sin­gu­lar. El vi­si­tan­te del We­lles­ley Co­lle­ge, ex­clu­si­vo co­lle­ge fe­me­nino si­tua­do en las afue­ras de Bos­ton, ve­rá por las pa­re­des de la ins­ti­tu­ción fo­to­gra­fías re­cor­dan­do el bri­llan­te pa­so de la alum­na Hi­llary Rod­ham por esas au­las y en­con­tra­rá quien le di­ga que si te­nía que apren­der­se un poe­ma de me­mo­ria era ca­paz de me­mo­ri­zar to­do el li­bro. Al­go pa­re­ci­do se di­ce de su pa­so por la Uni­ver­si­dad de Ya­le, al afir­mar que “per­te­ne­cía a ese gé­ne­ro de es­tu­dian­tes que si tie­nen que apren­der el ar­tícu­lo de una ley, se apren­den de me­mo­ria el có­di­go en­te­ro”.

El ca­so Wi­ki­leaks.

El pai­sa­je en el que ha te­ni­do que ser el ros­tro de la di­plo­ma­cia de Es­ta­dos Uni­dos ha si­do par­ti­cu­lar­men­te com­pli­ca­do. La di­plo­ma­cia en una so­cie­dad de la in­for­ma­ción glo­bal, con las nue­vas téc­ni­cas de la co­mu­ni­ca­ción que po­si­bi­li­tan fil­tra­cio­nes ma­si­vas, se con­vier­te en un pol­vo­rín o en un vol­cán. Ocu­rrió con el asun­to de Wi­ki­leaks, la or­ga­ni­za­ción de Ju­lian As­san­ge que fil­tró 250.000 ca­bles con­fi­den­cia­les de las em­ba­ja­das de Es­ta­dos Uni­dos en los dis­tin­tos paí­ses a la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do.

Se di­jo que la ma­yo­ría de esos ca­bles te­nían con­te­ni­dos co­no­ci­dos, pe­ro no es lo mis­mo sos­pe­char al­go que en­con­trar es­cri­to en ne­gro so­bre blan­co la in­for­ma­ción de que Hi­llary Clin­ton sos­pe­cha­ba de la sa­lud men­tal de la pre­si­den­ta ar­gen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez. Ha­blan­do cla­ro, creía que Cris­ti­na es­ta­ba mal de la ca­be­za, por no de­cir lo­coi­de. No cons­ti­tuía nin­gún se­cre­to que Ber­lus­co­ni era un irres­pon­sa­ble, un inú­til y un in­efi­caz, que pa­sa­ba mu­chas no­ches en pi­can­tes ve­la­das de se­xo y drogas. Pe­ro no era lo mis­mo que lo pu­bli­ca­ran los pe­rió­di­cos de me­dio mun­do que el he­cho de que fi­gu­ra­ra en un tex­to con­fi­den­cial es­cri­to por el embajador de Es­ta­dos Uni­dos en Ro­ma. Co­mo tam­po­co es lo mis­mo sos­pe­char de que al rey de Ara­bia Sau­dí y a los al­tos dig­na­ta­rios de su cor­te no les gus­ta­ba un pe­lo el ré­gi­men de los aya­to­lás ira­níes, pe­ro una co­sa muy dis­tin­ta fue sa­ber que el rey Fahd pre­sio­na­ba a Washington pa­ra que de­rri­ba­ra por la fuer­za el ré­gi­men de Teherán.

Y así has­ta ca­si to­dos los paí­ses y bue­na par­te de sus di­ri­gen­tes. Pi­sa­ron ca­llos a ca­si to­do el mun­do. Se­gún una en­cues­ta re­cien­te, la opinión pú­bli­ca ha sa­bi­do ir po­nien­do sor­di­na a lo que eran unas cla­ras in­je­ren­cias en mu­chos ca­sos, aun­que se sa­be que ese ti­po de in­je­ren­cias for­man par­te de los te­ji­dos di­plo­má­ti­cos de los paí­ses más po­de­ro­sos. Uno se pre­gun­ta: ¿qué con­ten­drían, si tam­bién se die­ran a co­no­cer, los ca­bles di­plo­má­ti­cos de Chi­na, Ru­sia, Irán, Cu­ba y un in­ter­mi­na­ble et­cé­te­ra?

La se­ño­ra Clin­ton sa­be, y lo ha di­cho de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, que no re­pre­sen­ta a la na­ción que pue­de re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas del mun­do, pe­ro sin la cual no se re­suel­ve nin­gún pro­ble­ma. Y hay po­cas geo­gra­fías en la Tie­rra sin pro­ble­mas, pe­ro la con­cen­tra­ción más al­ta se si­túa en la zo­na de Orien­te Pró­xi­mo. Ahí, en la tie­rra más san­ta y más sa­gra­da del mun­do, te­ne­mos el eterno con­flic­to en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos, un con­flic­to que pro­yec­ta su ma­yor vi­ru­len­cia en Irán. La se­ño­ra Clin­ton ha te­ni­do que com­bi­nar to­da cla­se de pro­me­sas y pre­sio­nes pa­ra que el pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, no sol­ta­ra a sus ca­zas so­bre los cie­los de Irán y vo­la­ra con mi­si­les el pro­gra­ma nu­clear ira­ní.

Pe­ro tan­to ella co­mo Oba­ma no es­tán se­gu­ros de que al­gún día le ten­gan que per­mi­tir sol­tar­los e in­clu­so se vean obli­ga­dos a apo­yar­les. En su es­que­ma po­lí­ti­co es­tá el no con­sen­tir que el Go­bierno teo­crá­ti­co de Teherán dis­pon­ga de bom­bas ató­mi­cas ope­ra­ti­vas. Sa­ben que con un ar­se­nal ató­mi­co el fa­ná­ti­co Ah­ma­di­ne­jad po­dría caer en la ten­ta­ción, tan­tas ve­ces anun­cia­da, de bo­rrar del ma­pa a Is­rael. Des­de los pri­me­ros bro­tes de la Pri­ma­ve­ra ára­be, la se­ño­ra Clin­ton ha apos­ta­do por la cau­sa de los re­bel­des que lu­cha­ban por el de­rro­ca- mien­to de unas dic­ta­du­ras as­fi­xian­tes y co­rrup­tas. Cla­ro que las co­sas no han si­do, ni son, tan fá­ci­les co­mo pa­re­cie­ron en Tú­nez. Des­pués lle­gó la fe­roz san­gría li­bia y el trá­gi­co y gro­tes­co fi­nal de Ga­da­fi. Aho­ra es­tá Si­ria, don­de Ba­char el As­sad ma­cha­ca a su pue­blo. Hi­llary Clin­ton es­tá des­ple­gan­do una in­can­sa­ble ac­ti­vi­dad di­plo­má­ti­ca pa­ra que El As­sad se va­ya. El pro­ble­ma es la incertidumbre del fu­tu­ro, co­mo lo es­tá sien­do en Egip­to. Ha­ce unos días es­tu­vo Hi­llary Clin­ton en El Cai­ro, no pa­ró de mo­ver­se ha­blan­do con unos y con otros, pe­ro con la má­xi­ma dis­cre­ción.

Pro­ble­mas en Egip­to.

La se­cre­ta­ria de Es­ta­do es par­ti­da­ria de que los mi­li­ta­res, ca­pi­ta­nea­dos por el ge­ne­ral Hus­sein Tan­taui, ce­dan el po­der, to­do el po­der, al nue­vo pre­si­den­te, Moha­med Mor­si, di­ri­gen­te de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes. Los mi­li­ta­res se re­sis­ten y no pa­re­cen es­tar por la la­bor, quie­ren man­te­ner sus enor­mes pri­vi­le­gios po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. La si­tua­ción pa­ra ella era di­fí­cil, ya que tan­to Mor­si co­mo los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes no quie­ren que el apo­yo de EEUU a su cau­sa sea de­ma­sia­do vi­si­ble, ya que con­lle­va­ría un re­cha­zo en­tre sus vo­tan­tes. So­bre Tan­taui tam­po­co pu­do ha­cer una pre­sión Leal­tad. Cuan­do acep­tó la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do, Hi­llary Clin­ton pro­me­tió se­guir las coor­de­na­das de po­lí­ti­ca ex­te­rior que mar­ca­ra Oba­ma. ro­tun­da y abier­ta, por­que to­dos la acu­sa­rían de in­je­ren­cia. De­jó su men­sa­je sin ame­na­zas. Sa­be que el pro­ble­ma egip­cio no lo po­drá re­sol­ver Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro pa­ra re­sol­ver­lo ade­cua­da­men­te ne­ce­si­ta­rán a Es­ta­dos Uni­dos, ya que bue­na par­te del presupuesto del ejér­ci­to egip­cio de­pen­de de Washington. A Asia, a los dis­tin­tos paí­ses de esa zo­na le ha de­di­ca­do mu­chas ho­ras tra­tan­do de abrir los ca­mi­nos ha­cia la de­mo­cra­cia. Les ha di­cho que la de­mo­cra­cia no es un va­lor oc­ci­den­tal, sino uni­ver­sal.

Fal­tan pocos me­ses pa­ra que ter­mi­ne el pri­mer man­da­to de Oba­ma y Hi­llary tra­ta­rá de po­ner en va­lor su po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mo un ac­ti­vo pa­ra la re­lec­ción del pre­si­den­te. Lo ha­rá apa­sio­na­da­men­te. Lo ha di­cho. Pe­ro ha de­ja­do en­tre­ver que no desea se­guir co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Tie­ne 65 años. Ten­drá 69 cuan­do se ce­le­bren las si­guien­tes elec­cio­nes, en 2016. La ma­yo­ría de los de­mó­cra­tas cree que po­dría ser su me­jor can­di­da­ta a la pre­si­den­cia. ¿Se­gui­rá te­nien­do la am­bi­ción que la man­tu­vo has­ta aho­ra? La res­pues­ta, den­tro de cua­tro años.

AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.