¿Quién pin­tó las cue­vas de Al­ta­mi­ra?

Siem­pre creí­mos que fue­ron nues­tros abue­los cro­ma­ño­nes. Pe­ro hoy se pien­sa que las pin­tu­ras son más an­ti­guas. Y que las hi­cie­ron otros.

Tiempo - - CULTURA - POR JAVIER MEMBA

Un ar­tícu­lo apa­re­ci­do ha­ce po­co en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Scien­ce ha res­que­bra­ja­do el pa­ra­dig­ma tra­di­cio­nal cien­tí­fi­co que so­lo atri­bu­ye ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va a los ho­mí­ni­dos de nues­tra es­pe­cie, los sa­piens. El tex­to ha­ce una nue­va cro­no­lo­gía de las pin­tu­ras ru­pes­tres de las cue­vas de Can­ta­bria y As­tu­rias lle­va­da a ca­bo por 11 in­ves­ti­ga­do­res de va­rios cam­pus in­gle­ses y es­pa­ño­les li­de­ra­dos por Alis­tair Pi­ke, de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol. Es­to es re­sul­ta­do de un nue­vo mé­to­do pa­ra la da­ta­ción, crea­do por el pro­pio Pi­ke. Con­sis­te en la me­di­ción de los isó­to­pos de ura­nio en las cal­ci­tas (una cos­tra mi­li­mé­tri­ca, se­di­men­to de mi­le­nios) y no en el vie­jo car­bono 14. El nue­vo pro­ce­di­mien­to ha da­do gran­des sor­pre­sas, por­que atri­bu­ye a las pin­tu­ras una an­ti­güe­dad mu­cho ma­yor de la es­ti­ma­da has­ta aho­ra. De los 17.000 o 18.000 años que se les cal­cu­la­ban has­ta que el equi­po de Pi­ke co­men­zó sus tra­ba­jos en 2008, los re­sul­ta­dos les han per­mi­ti­do re­mon­tar­se unos vein­te mi­le­nios más atrás. Con la nue­va cro­no­lo­gía, el ca­ba­llo del Te­cho de las Ma­nos de la cue­va de Al­ta­mi­ra po­dría ha­ber si­do pin­ta­do ha­ce 37.000

años, y los tra­zos ro­jos –tan se­me­jan­tes a la re­pre­sen­ta­ción de las ga­vio­tas de los pin­to­res de nues­tros días- del Te­cho de los Po­li­cro­mos, po­drían te­ner una an­ti­güe­dad de 35.600.

Tan­to en la cue­va del Cas­ti­llo co­mo en la as­tu­ria­na de Ti­to Bus­ti­llo y el res­to de los cam­pos del tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res, los di­bu­jos po­drían te­ner va­rios mi­les de años más de los que has­ta aho­ra se les atri­buían. Has­ta 40.800 en al­gún ca­so. Al­gún me­dio ha exa­ge­ra­do a to­da ve­lo­ci­dad y las ha de­cla­ra­do las más an­ti­guas de la Hu­ma­ni­dad, pe­ro lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es otra co­sa: si esas pin­tu­ras tie­nen en­tre 35.000 y 40.000 años, es ve­ro­sí­mil que no las hi­cié­se­mos no­so­tros, o sea el ho­mo sa

piens, el hom­bre de Cro­ma­ñón. Es muy po­si­ble que fue­sen nues­tros pri­mos ex­tin­gui­dos, los nean­der­ta­les. Es de­cir: se da­ría a en­ten­der que en las pri­me­ras fa­ses del desa­rro­llo sim­bó­li­co o grá­fi­co de Eu­ro­pa tam­bién pu­die­ron es­tar im­pli­ca­dos los nean­der­ta­les. Por­que en aquel tiem­po los ho­mí­ni­dos de nues­tra es­pe­cie, los sa­piens, aún es­ta­ban en cier­nes.

La ca­pa­ci­dad del neandertal.

“Tra­di­cio­nal­men­te se pen­só que las pin­tu­ras fue­ron rea­li­za­das por po­bla­cio­nes co­mo las nues­tras. Por­que no­so­tros, en la evo­lu­ción hu­ma­na, nos re­ser­va­mos el ad­je­ti­vo de sa­piens, vin­cu­lán­do­lo a la idea de que no­so­tros so­mos los úni­cos re­pre­sen­tan­tes de la es­pe­cie hu­ma­na que te­ne­mos ca­pa­ci­da­des de ca­rác­ter com­ple­jo o mo­derno”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Mar­cos Gar­cía Díaz, de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co y uno de los in­ves­ti­ga­do­res del equi­po.

Den­tro de esas ca­pa­ci­da­des de ca­rác­ter com­ple­jo a las que alu­de el cien­tí­fi­co, que has­ta aho­ra se atri­buían so­lo a nues­tros más re­mo­tos an­ces­tros, se sue­le vin­cu­lar to­do aque­llo que con­cier­ne a la es­fe­ra de lo ideo­ló­gi­co: las re­la­cio­nes so­cia­les, el com­por­ta­mien­to re­li­gio­so y, por su­pues­to, la sim­bo­lo­gía y la crea­ción ar­tís­ti­ca. Na­da más que nues­tra es­pe­cie

Siem­pre se pen­só que so­lo nues­tra es­pe­cie, los sa­piens, era ca­paz de ha­cer arte. Hoy se cues­tio­na esa idea Na­die ha­bía plan­tea­do que las pin­tu­ras de Al­ta­mi­ra fue­sen de ha­ce 40.000 años, del Pa­leo­lí­ti­co Su­pe­rior

era ca­paz de ha­cer arte, he­mos di­cho siem­pre. Pe­ro las nue­vas da­ta­cio­nes han ve­ni­do a cues­tio­nar esa idea, has­ta aho­ra in­dis­cu­ti­da. Po­bla­cio­nes an­te­rio­res a la nues­tra, no ca­li­fi­ca­das co­mo sa­piens, pu­die­ron te­ner un com­por­ta­mien­to tan com­ple­jo co­mo el nues­tro.

“Lo que ha­ce­mos en nues­tro ar­tícu­lo, co­mo con­se­cuen­cia de los da­tos, es po­ner en cues­tión to­do es­to –con­ti­núa Gar­cía Díaz–. Es po­si­ble que to­dos los ho­mí­ni­dos fue­ran tan sa­piens co­mo no­so­tros. Cues­tio­na­mos el pa­ra­dig­ma tra­di­cio­nal cien­tí­fi­co de que so­lo les per­te­ne­ce un com­por­ta­mien­to com­ple­jo mo­derno a los sa­piens. Y en con­cre­to nos re­fe­ri­mos al hom­bre de Neandertal. Las da­ta­cio­nes han ve­ni­do a cues­tio­nar cla­ra­men­te to­da esa teo­ría, aun­que la ver­dad es que ya ha­bía ha­llaz­gos que ha­cían du­dar de ella. En gru­pos nean­der­ta­les eu­ro­peos de ha­ce 60.000 años han apa­re­ci­do res­tos de co­lo­ran­tes que no te­nían una fun­ción do­més­ti­ca sino ri­tual, ideo­ló­gi­ca”.

Tam­bién se han en­con­tra­do en res­tos de esa mis­ma épo­ca gra­ba­dos que mues­tran lí­neas pa­ra­le­las, rec­tán­gu­los y de­más for­mas que per­mi­tían cues­tio­nar esa ex­clu­si­vi­dad del com­por­ta­mien­to com­ple­jo atri­bui­da a los sa­piens. Es más: ya se con­si­de­ra­ba, prin­ci­pal­men­te en cier­ta ten­den­cia de la in­ves­ti­ga­ción an­glo­sa­jo­na, que los nean­der­ta­les te­nían un pen­sa­mien­to pro­fun­do. Pe­ro no es­ta­ba do­cu­men­ta­do su pen­sa­mien­to ar­tís­ti­co. Eso es lo que ha ve­ni­do a de­mos­trar el tra­ba­jo de Gar­cía Díaz y sus com­pa­ñe­ros. “Rom­pe­mos una lan­za pa­ra que­bran­tar la idea es­ta­ble­ci­da de que sa­piens so­lo son los ho­mo sa­piens. Pues no: los nean­der­ta­les, al me­nos en la con­duc­ta, eran igual de sa­piens”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor. Ese aser­to, que aho­ra se cues­tio­na, se re­mon­ta a la de­fi­ni­ción del

ho­mo sa­piens he­cha por el na­tu­ra­lis­ta sueco Car­los Lin­neo en el si­glo XVIII. Y hoy no to­dos los in­ves­ti­ga­do­res, ni si­quie­ra los fir­man­tes del ar­tícu­lo apa­re­ci­do en Scien­ce, es­tán de acuer­do.

Cau­te­las y di­ver­gen­cias.

El an­tro­pó­lo­go Javier Al­co­lea, in­ves­ti­ga­dor de la Prehis­to­ria ads­cri­to a la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res (Ma­drid) y tam­bién miem­bro del equi­po fir­man­te del cé­le­bre tex­to, no du­da de la ca­pa­ci­dad sim­bó­li­ca de los nean­der­ta­les. Pe­ro no se mues­tra tan ca­te­gó­ri­co co­mo Gar­cía Díaz res­pec­to a la an­ti­güe­dad de los di­bu­jos. “No po­de­mos de­cir a pie jun­ti­llas que las pin­tu­ras de Al­ta­mi­ra son de ha­ce 40.000 años. Es­ta­ría­mos en el ran­go del Pa­leo­lí­ti­co Su­pe­rior. Ha­ce fal­ta con­fir­mar­lo. Es­to se ha plan­tea­do co­mo una hi­pó­te­sis que na­die ha­bía pro­pues­to con an­te­rio­ri­dad. Sí quie­ro de­cir que esas nue­vas da­ta­cio­nes no im­pli­can que las pin­tu­ras fue­ran he­chas por al­guien ajeno a nues­tra es­pe­cie”.

Y es que por mu­cho que los sa­bios, co­mo vie­nen ha­cien­do des­de an­ta­ño, si­gan sin po­ner­se de acuer­do res­pec­to a las ca­pa­ci­da­des de los nean­der­ta­les, no hay nin­gu­na du­da de que con­vi­vie­ron con los sa­piens. In­clu­so hay evi­den­cias in­con­tes­ta­bles que de­mues­tran que en Eu­ro­pa coin­ci­die­ron en el tiem­po y en el es­pa­cio; que in­clu­so hu­bo una hi­bri­da­ción en­tre ellos. “Ca­si con to­da se­gu­ri­dad, las dos es­pe­cies fue­ron in­ter­fe­cun­das. Pe­ro las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas de nues­tra es­pe­cie pa­re­cen un po­co su­pe­rio­res a las de los nean­der­ta­les. Aun­que es­tos tam­bién fue­ron ho­mí­ni­dos muy avan­za­dos, do­ta­dos con ca­pa­ci­da­des muy re­le­van­tes. In­clui­do, se­gu­ra­men­te, el com­por­ta­mien­to sim­bó­li­co. En cier­to mo­do son pri­mos nues­tros. De­be­mos com­par­tir an­ces­tro, pe­ro no des­cen­de­mos de ellos. La evo­lu­ción creó dos ti­pos hu­ma­nos pa­re­ci­dos pe­ro di­fe­ren­tes”.

55

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.