Ci­ne pa­ra dar­se de gri­tos

El me­jor ci­ne so­cial es el que te tie­ne ho­ras dis­cu­tien­do a gri­tos con tus ami­gos en la ce­na.

Tiempo - - CULTURA/VISIONES - SANTIAGO RON­CA­GLIO­LO

el es­treno es­pa­ñol de la pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na Ele­fan­te blan­co ha coin­ci­di­do con unas po­co di­plo­má­ti­cas de­cla­ra­cio­nes de la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez. En­tre otras co­sas, la se­ño­ra lla­mó “el pe­la­do ese” a un mi­nis­tro de Es­pa­ña, y se re­go­ci­jó en la cri­sis de su eco­no­mía. En res­pues­ta, pro­li­fe­ra­ron en los dia­rios ibé­ri­cos fotos de la Vi­lla 31 de Bue­nos Aires, la cha­bo­la don­de se am­bien­ta la pe­lí­cu­la. El men­sa­je es: “Sí, Cris­ti­na, aquí to­do va mal, pe­ro a los tu­yos, in­clu­so sin cri­sis, les va peor”.

La ines­pe­ra­da cam­pa­ña de mar­ke­ting de Ele­fan­te blan­co se ali­men­ta de las pé­si­mas re­la­cio­nes en­tre los Go­bier­nos de am­bos paí­ses, pe­ro no se­ría po­si­ble sin el ta­len­to de su di­rec­tor, Pablo Tra­pe­ro, que ha con­se­gui­do al­go muy di­fí­cil: con­tar la po­bre­za.

El pú­bli­co es­tá dis­pues­to a ver pe­lí­cu­las de vam­pi­ros, mons­truos ba­bean­tes y zom­bis, pe­ro no so­por­ta ver po­bres. Ni si­quie­ra nos gus­ta ver­los por la ca­lle: si se nos cru­zan en la ca­lle, tra­ta­mos de fin­gir que no es­tán ahí, arrui­nán­do­nos el pai­sa­je. Si tie­nen que apa­re­cer en una pe­lí­cu­la, son en­car­na­dos por al­gún ac­tor re­con­for­tan­te­men­te No Po­bre, co­mo Ni­co­le Kid­man (!) en La man­cha hu­ma­na. To­do es más fá­cil si no es de ver­dad. Igual que los zom­bis, que nos gus­tan por­que sa­be­mos que son ac­to­res dis­fra­za­dos.

Las co­sas cam­bia­ron, sin em­bar­go, con Fernando Mei­re­lles, di­rec­tor de Ciu­dad de Dios (2002). Mei­re­lles se de­ci­dió a po­ner en pan­ta­lla una cha­bo­la real con sus ha­bi­tan­tes reales. Y con­si­guió una de las pe­lí­cu­las más po­ten­tes de la úl­ti­ma dé­ca­da. Mei­re­lles es un vir­tuo­so de la cá­ma­ra. En Ciu­dad de Dios, las ba­las sil­ban a tu al­re­de­dor. La ban­da so­no­ra es pro­di­gio­sa.

Ele­fan­te blan­co de­fien­de la mis­ma es­tra­te­gia, pe­ro con otras ar­mas: un rit­mo dra­má­ti­co de­mo­le­dor. Y a Ri­car­do Da­rín. Sí: Da­rín siem­pre ha­ce de sí mis­mo. Sin du­da, no po­dría ha­cer de Eduardo Ma­nos­ti­je­ras. Pe­ro, ¿quién quie­re que lo ha­ga? Pocos ac­to­res co­mo él pue­den in­ter­pre­tar un mo­nó­lo­go. Dar un ser­món ¡Re­zar! Y nun­ca de­jar de emo­cio­nar­te. Una vez más, Da­rín ha crea­do a un personaje real que pue­de con­mo­ver­te sin his­trio­nis­mos.

De tan real, Ele­fan­te blan­co pre­di­ce los ti­tu­la­res. La his­to­ria del pa­dre Ni­co­lás pa­re­ce la se­cue­la de otra que aca­ba­mos de se­guir en la pren­sa ar­gen­ti­na y mun­dial: la del obis­po de Mer­lo Fernando Ma­ría Bar­ga­lló. Igual que el personaje de la pe­lí­cu­la, Bar­ga­lló era un cu­ra iden­ti­fi­ca­do con los po­bres has­ta in­vo­lu­crar­se más de lo po­lí­ti­ca­men­te pru­den­te. Y te­nía una aman­te. Las imá­ge­nes am­plia­men­te di­fun­di­das de la pa­re­ja aca­ri­cián­do­se en una pla­ya del Ca­ri­be aca­ba­ron con el obis­po. Pe­ro tras su re­nun­cia, sub­sis­te la pre­gun­ta más es­can­da­lo­sa: ¿quién pa­gó por con­se­guir esas fotos? ¿Qué es más gra­ve? ¿La lu­ju­ria o la ava­ri­cia? ¿O la so­ber­bia? ¿O la in­di­fe­ren­cia?

To­das es­tas desa­so­se­gan­tes pre­gun­tas nos de­ja la pren­sa, y tam­bién Ele­fan­te blan­co. Na­da en es­ta pe­lí­cu­la pon­ti­fi­ca, o re­par­te re­ce­tas, o se rin­de al ma­ni­queís­mo. El me­jor ci­ne so­cial -des­de La ba­ta­lla de Ar­gel- es el que te tie­ne ho­ras dis­cu­tien­do a gri­tos con tus ami­gos en la ce­na. Y créan­me: cuan­do va­yan a ver Ele­fan­te blan­co, de­ben pre­ver una ce­na muy lar­ga.

Pablo Tra­pe­ro, di­rec­tor de Ele­fan­te blan­co, ha con­se­gui­do al­go muy di­fí­cil: con­tar la po­bre­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.