In­ter­net nos es­tá vol­vien­do lo­cos

Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas con­si­de­ran la cre­cien­te ex­po­si­ción a lo di­gi­tal co­mo uno de los gran­des ma­les de nues­tra era.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR TONY DO­KOU­PIL (News­week)

An­tes de crear el ví­deo vi­ral (un con­te­ni­do au­dio­vi­sual de ín­do­le no co­mer­cial que se dis­tri­bu­ye por la Red de for­ma gra­tui­ta) más exi­to­so de la his­to­ria, Ja­son Rus­sell no era es­pe­cial­men­te co­no­ci­do en In­ter­net. Su cuen­ta de Youtu­be no re­gis­tra­ba trá­fi­co, y sus es­pa­cios de Fa­ce­book y Twit­ter eran una su­ce­sión de fotos de fe­li­ci­dad familiar. Pe­ro en 2012 to­do eso cam­bió.

Ha­cia el mes de mar­zo Rus­sell se en­con­tra­ba pro­mo­cio­nan­do el link a Kony 2012, su per­so­na­lí­si­mo do­cu­men­tal de In­ter­net acer­ca del se­ñor de la gue­rra ugan­dés Jo­seph Kony. La idea era usar las re­des so­cia­les pa­ra ha­cer­le fa­mo­so co­mo pri­mer pa­so pa­ra de­te­ner sus crí­me­nes. Y pa­re­ce que fun­cio­nó: el ví­deo tu­vo un re­co­rri­do me­teó­ri­co por In­ter­net y re­gis­tró 70 mi­llo­nes de vi­si­tas en me­nos de una se­ma­na.

Pe­ro al­go le ocu­rrió a Rus­sell por el ca­mino. En los pri­me­ros cua­tro días de pro­mo­ción del ví­deo dur­mió so­lo dos ho­ras ca­da no­che, y su úni­ca ocu­pa­ción pa­re­cía ser la de ge­ne­rar un tor­be­llino de tuits que ro­za­ban lo gro­tes­co. Así, col­gó una fo­to de la pa­la­bra de ori­gen bí­bli­co que lle­va ta­tua­da, Tims­hel, que se re­fie­re a la elec­ción que ha de ha­cer to­do hom­bre en­tre el bien y el mal; tam­bién man­dó la fo­to de un men­sa­je de mó­vil que le ha­bía en­via­do su ma­dre; y en otro tuit com­pa­ró su vi­da con la com­ple­ja pe­lí­cu­la Ori­gen, “un sue­ño den­tro de un sue­ño”.

Al oc­ta­vo día de es­ta ex­tra­ña odi­sea del si­glo XXI, Rus­sell apa­ren­te­men­te vol­vió al mun­do real. Se qui­tó la ro­pa, fue a un cru­ce muy tran­si­ta­do si­tua­do cer­ca de su ca­sa, en San Die­go, y em­pe­zó a dar­le pu­ñe­ta­zos al sue­lo y a des­po­tri­car con­tra el dia­blo. Es­ta es­ce­na tam­bién se con­vir­tió en un ví­deo vi­ral. Le diag­nos­ti­ca­ron una psi­co­sis reac­ti­va, un ti­po de des­or­den men­tal tran­si­to­rio. Su mu­jer, Danica, hi­zo hin­ca­pié en una en­tra­da de su blog en que en es­te he­cho no ha­bían te­ni­do na­da que ver ni el al­cohol ni las drogas, y que to­do se de­bía a su in­te­rac­ción con lo di­gi­tal, que lo ha­bía des­tro­za­do. Pa­sa­dos al­go más de cua­tro me­ses, Rus­sell ya es­tá en ca­sa, aun­que aún no ha com­ple­ta­do su re­cu­pe­ra­ción. Des­de aquel epi­so­dio sus cuen­tas en las re­des so­cia­les per­ma­ne­cen en si­len­cio.

La con­tro­ver­sia so­bre los po­si­bles efec­tos no­ci­vos de In­ter­net es al me­nos tan vie­ja co­mo los hi­per­víncu­los. Pe­ro in­clu­so en­tre los más con­tra­rios a las nue­vas tec­no­lo­gías la idea de que In­ter­net pu­die­ra cam­biar nues­tra for­ma de sen­tir y de pen­sar se an­to­ja­ba in­ge­nua, e in­clu­so es­tú­pi­da. Aho­ra, sin em­bar­go, em­pe­za­mos a te­ner mon­ta­ñas de prue­bas que lo ra­ti­fi­can. Las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que In­ter­net, tal y co­mo se nos pre­sen­ta hoy -por­tá­til, so­cial, rá­pi­da y al­ta­men­te per­sua­si­vo-, po­dría es­tar pro­vo­can­do no so­lo que fué­ra­mos me­nos in­te­li­gen­tes y más so­li­ta­rios; a eso ha­bría que aña­dir que nos es­ta­ría em­pu­jan­do a la an­sie­dad, a los des­ór­de­nes ob­se­si­vo-com­pul­si­vos y de dé­fi­cit de aten­ción, a las de­pre­sio­nes y has­ta a la psi­co­sis.

En ve­rano de 1996 seis jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) di­fu­mi­na­ron las fron­te­ras en­tre el hom­bre y la má­qui­na al so­me­ter­se a un ex­pe­ri­men­to que les ha­cía vi­vir si­mul­tá­nea­men­te en el mun­do real y en el vir­tual. Lle­va­ban te­cla­dos en los bol­si­llos, ra­dio­trans­mi­so­res en las mo­chi­las y pan­ta­llas por­tá­ti­les co­lo­ca­das fren­te a los ojos. Se lla­ma­ban a sí mis­mos cy­borgs. Pe­ro Sherry Tur­kle, psi­có­lo­ga del MIT, afir­ma que en la ac­tua­li­dad “to­dos so­mos cy­borgs”.

Fun­di­dos con las má­qui­nas.

En ape­nas un lus­tro los es­ta­dou­ni­den­ses se han fun­di­do con las má­qui­nas. Pa­san una me­dia de ocho ho­ras al día fren­te a una pan­ta­lla, que es más tiem­po que el que de­di­can a cual­quier otra ac­ti­vi­dad, in­clui­da la de dor­mir; los ado­les­cen­tes se pa­san de me­dia sie­te ho­ras de­lan­te de la pan­ta­lla los días de co­le­gio, y más de un ter­cio de los usua­rios de smartp­ho­nes es­tán co­nec­ta­dos a In­ter­net has­ta jus­to an­tes de ir­se a la ca­ma.

Por otro la­do, man­dar men­sa­jes de tex­to ya es ca­si co­mo res­pi­rar: el usua­rio me­dio, da igual cuál sea su edad, man­da o re­ci­be en torno a 400 men­sa­jes al mes, cua­tro ve­ces más que en 2007. Aun­que

es­to no es na­da com­pa­ra­do con los sor­pren­den­tes 3.700 men­sa­jes que ges­tio­na un ado­les­cen­te, el do­ble que ha­ce cin­co años. Y más de dos ter­cios de es­tos

cy­borgs nor­ma­li­za­dos re­co­no­cen que a ve­ces sien­ten que su te­lé­fono vi­bra, pe­se a que es­te no lo ha­ga. Los in­ves­ti­ga­do­res lla­man a es­to el sín­dro­me de la

vi­bra­ción fantasma.

“Se tra­ta de un te­ma tan im­por­tan­te y tan im­pre­de­ci­ble co­mo el cam­bio cli­má­ti­co”, sos­tie­ne Su­san Green­field, pro­fe­so­ra de Far­ma­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford que es­tá es­cri­bien­do un li­bro so­bre có­mo la cul­tu­ra di­gi­tal nos es­tá res­cri­bien­do -y no pa­ra bien-.

En­ton­ces, ¿In­ter­net nos es­tá vol­vien­do lo­cos? No la tec­no­lo­gía en sí mis­ma, ni tam­po­co el con­te­ni­do per se. Pe­ro las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes en es­te cam­po apun­tan to­das en la mis­ma di­rec­ción. Pe­ter Why­brow, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Ángeles (UCLA), afir­ma que los or­de­na­do­res son “co­mo co­caí­na elec­tró­ni­ca”, ya que pro­pi­cian es­ta­dos de eu­fo­ria se­gui­dos de otros de­pre­si­vos. Ni­cho­las Carr, cu­yo li­bro

The Sha­llows [lo que po­dría tra­du­cir­se en cas­te­llano co­mo “los su­per­fi­cia­les”], so­bre los efec­tos de In­ter­net en los pro­ce­sos de cog­ni­ción, ha si­do no­mi­na­do al Pu­lit­zer, sos­tie­ne que la Red em­pu­ja a la gen­te a ac­tuar a sa­bien­das de que lo ha­ce en con­tra de sus in­tere­ses “pro­vo­cán­do­le an­sie­dad y com­por­ta­mien­tos com­pul­si­vos”. Por su par­te, Larry Ro­sen, un psi­có­lo­go ca­li­for­niano es­pe­cia­li­za­do en el te­ma, sos­tie­ne que In­ter­net “fa­ci­li­ta e in­clu­so pro­pi­cia las de­men­cias”.

Pe­se a que du­ran­te años la opinión de los ne­ga­cio­nis­tas ha pre­va­le­ci­do, el año que vie­ne la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­quia­tría con­tem­pla­rá en sus ma­nua­les el des­or­den de adic­ción a In­ter­net. Paí­ses co­mo Chi­na, Tai­wán o Co­rea del Sur lo han re­co­no­ci­do ha­ce po­co y de he­cho afron­tan el pro­ble­ma co­mo una cri­sis sa­ni­ta­ria na­cio­nal. En es­tos lu­ga­res, de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas (en­tre los que des­ta­ca ca­si un ter­cio del to­tal de ado­les­cen­tes) son adic­tos a In­ter­net, ya sea a los jue­gos en red, a las apues­tas on-li­ne o a las re­des so­cia­les. Así, se leen no­ti­cias co­mo la de la pa­re­ja que de­jó mo­rir de ham­bre a su be­bé mien­tras ali­men­ta­ba a un be­bé vir­tual, o el de un jo­ven que ma­tó a gol­pes a su ma­dre des­pués de que es­ta le pi­die­ra que se des­co­nec­ta­ra de In­ter­net.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con el iPho­ne. Un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford rea­li­za­do so­bre la ba­se de 200 per­so­nas ha de­ter­mi­na­do que uno de ca­da diez usua­rios es “com­ple­ta­men­te adic-

El ce­re­bro de los adic­tos a In­ter­net pre­sen­ta si­mi­li­tu­des con el de dro­ga­dic­tos o al­cohó­li­cos

to” a di­cho te­lé­fono, mien­tras que el 94% re­co­no­ce al­gún ti­po de­pen­den­cia fuer­te con res­pec­to al apa­ra­to. In­clu­so un 3% con­fe­só que ja­más de­ja­ría que otro to­ca­ra su iPho­ne.

Qui­zá na­da de es­to re­sul­te sor­pren­den­te, pe­ro el pro­ble­ma es­tá en que es­tos com­por­ta­mien­tos no son del to­do vo­lun­ta­rios. El da­to que ofre­cía un es­tu­dio de 2011 acer­ca de que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses me­no­res de 45 años que tra­ba­jan en gran­des em­pre­sas duer­men con la Black­berry al al­can­ce de la mano no re­fle­ja una elec­ción li­bre. Tam­po­co el he­cho, re­co­gi­do por otro es­tu­dio de ese mis­mo año, de que el 80% de los tra­ba­ja­do­res lle­ven de va­ca­cio­nes el por­tá­til o el smartp­ho­ne pa­ra po­der se­guir en con­tac­to con su ac­ti­vi­dad la­bo­ral.

Es­cá­ner ce­re­bral.

Es fá­cil pen­sar que so­mos no­so­tros los que ele­gi­mos usar es­tas tec­no­lo­gías, pe­ro lo cier­to es que nos ve­mos em­pu­ja­dos a ellas por la ex­pec­ta­ti­va de re­com­pen­sas a cor­to pla­zo. Ca­da pi­ti­do que in­di­ca la en­tra­da de un nue­vo men­sa­je pue­de re­pre­sen­tar una opor­tu­ni­dad so­cial, pro­fe­sio­nal o se­xual, y el so­ni­do en sí mis­mo ya re­pre­sen­ta una pe­que­ña re­com­pen­sa, una di­mi­nu­ta des­car­ga de do­pa­mi­na. “Cuan­do se acu­mu­lan, el efec­to es po­ten­te y di­fí­cil de re­sis­tir”, afir­ma Ju­dith Do­nath, del MIT.

En 2008 el in­ves­ti­ga­dor de la UCLA Gary Small de­mos­tró que la ex­po­si­ción a In­ter­net tie­ne efec­tos en el ce­re­bro. Hi­zo un ex­pe­ri­men­to en el que pa­só un es­cá­ner ce­re­bral a do­ce usua­rios ha­bi­tua­les de In­ter­net y a do­ce que no lo eran. La di­fe­ren­cia fue no­ta­ble, pues los pri­me­ros mos­tra­ban al­te­ra­cio­nes im­por­tan­tes, so­bre to­do en el cór­tex pre­fron­tal. Pe­ro lo real­men­te asom­bro­so vino des­pués, cuan­do se pi­dió a las do­ce per­so­nas que ape­nas usa­ban In­ter­net que du­ran­te una se­ma­na es­tu­vie­ran co­nec­ta­das cin­co ho­ras dia­rias. Cuan­do les vol­vió a pa­sar el es­cá­ner, Small des­cu­brió que “ha­bían re­con­fi­gu­ra­do su ce­re­bro”.

Y es que, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res chi­nos que se pu­bli­có en enero, el ce­re­bro de los adic­tos a In­ter­net se pa­re­ce al de los dro­ga­dic­tos y al de los al­cohó­li­cos, pues am­bos mues­tran “ano­ma­lías en la ma­te­ria blanca”. Es­te es­tu­dio se hi­zo en ba­se a los re­sul­ta­dos de otros ex­pe­ri­men­tos, lle­va­dos a ca­bo tam­bién por in­ves­ti­ga­do­res chi­nos, en los que se acha­ca a la adic­ción a In­ter­net “ano­ma­lías es­truc­tu­ra­les en la ma­te­ria gris”, que de­cre­ce­ría en­tre el 10% y el 20% en aque­llas zo­nas del ce­re­bro res­pon­sa­bles de los pro­ce­sos del ha­bla, la me­mo­ria, el con­trol de la mo­tri­ci­dad o las emo­cio­nes. Y lo peor es

que es­te en­co­gi­mien­to no se de­ten­dría: cuan­to más tiem­po se es­tu­vie­ra on-li­ne, ma­yor se­ría la atro­fia ce­re­bral.

Pe­se a que la una­ni­mi­dad de las con­clu­sio­nes de los es­tu­dios no es ab­so­lu­ta, en los úl­ti­mos cin­co años es­tos es­ta­ble­cen una re­la­ción di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal en­tre la in­ten­si­dad con que al­guien es­tá in­ser­to en la vo­rá­gi­ne vir­tual y su sen­sa­ción de in­fe­li­ci­dad. Y lo peor es que los efec­tos son du­ra­de­ros. Un re­cien­te es­tu­dio so­bre el con­su­mo ado­les­cen­te de In­ter­net en Es­ta­dos Uni­dos ha re­la­cio­na­do el tiem­po co­nec­ta­do a la Red con des­ór­de­nes men­ta­les en la pri­me­ra ju­ven­tud. Un re­cien­te ar­tícu­lo de la re­vis­ta Pe­dia­trics ha­bla de un nue­vo fe­nó­meno, la Fa­ce­book de­pres­sion.

Los ado­les­cen­tes y los jó­ve­nes son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles a es­ta di­so­lu­ción del yo real en lo di­gi­tal. Su pro­ble­ma es que in­ten­tan con­so­li­dar su per­so­na­li­dad a unas eda­des en que es­tán en La re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da

Pe­dia­trics ha­bla de un nue­vo fe­nó­meno, la

de­pre­sión Fa­ce­book un pro­ce­so for­ma­ti­vo. La con­se­cuen­cia pue­de ser la in­ser­ción en una es­pi­ral an­gus­tio­sa en la que ca­da mo­men­to es sus­cep­ti­ble de ser gra­ba­do en una web cam, y en la que ca­da error es mul­ti­pli­ca­do y am­plia­men­te di­fun­di­do.

Lo peor es que nues­tra de­pen­den­cia de In­ter­net po­dría es­tar pro­pi­cian­do des­ór­de­nes men­ta­les ca­da vez más com­ple­jos. Elias Abou­jaou­de, de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, ha rea­li­za­do ha­ce po­co un ex­pe­ri­men­to en el que se ha­cía no­tar que dis­po­ner de al­ter egos di­gi­ta­les pue­de fa­ci­li­tar la apa­ri­ción de des­ór­de­nes de per­so­na­li­dad múl­ti­ple. Pa­ra de­mos­trar­lo el in­ves­ti­ga­dor hi­zo pa­sar un test pa­ra de­tec­tar es­te ti­po de tras­torno men­tal a un eje­cu­ti­vo con una enor­me in­cli­na­ción a ju­gar al pó­ker on-li­ne. Los re­sul­ta­dos fue­ron es­ca­lo­frian­tes: pa­re­cía que ese eje­cu­ti­vo hu­bie­ra in­ven­ta­do los des­ór­de­nes de per­so­na­li­dad.

¿Hay al­go que po­da­mos ha­cer? Al­gu­nos di­rán que no, en­tre otras co­sas por­que se ha­rán la pre­gun­ta de qué vino an­tes, la irrup­ción des­es­ta­bi­li­za­do­ra de lo di­gi­tal en nues­tras vi­das o, por el con­tra­rio, las al­mas ro­tas, que crea­ron un tor­be­llino tec­no­ló­gi­co a su ima­gen y se­me­jan­za. Pe­ro el tiem­po de la pa­si­vi­dad o la com­pla­cen­cia ha de que­dar atrás. To­da­vía es­ta­mos a tiem­po de con­tro­lar In­ter­net: lo que es­tá en jue­go es na­da más y na­da me­nos que nues­tras pro­pias men­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.