Eje­cu­ti­vos que cru­zan el es­tre­cho a na­do

Acu­de gen­te de to­do el mun­do e, in­clu­so, hay lis­ta de es­pe­ra. Una aven­tu­ra a na­do que une Ta­ri­fa con la cos­ta de Tán­ger.

Tiempo - - TENDENCIAS - POR LUCÍA MAR­TÍN

El mar es­ta­ba pe­león aque­lla tar­de. Ha­bía vien­to y la em­bar­ca­ción no de­ja­ba de mo­ver­se. Ben­di­ta pas­ti­lla con­tra el ma­reo... Y allí, en me­dio de aque­lla enor­me man­cha de agua, es­ta­ba él, pe­que­ñi­to, na­dan­do sin neo­preno, con un agua a 16 gra­dos y unas co­rrien­tes del de­mo­nio, a unos ocho ki­ló­me­tros de la cos­ta es­pa­ño­la y ya vis­lum­brán­do­se la cos­ta afri­ca­na...”. Di­cen que lo más im­por­tan­te de un re­to no es el mo­ti­vo que te lle­va a ha­cer­lo, sino que en el re­to hay al­go má­gi­co. Aun­que al co­mún de los mor­ta­les le cos­ta­rá en­con­trar la ma­gia que pue­de ha­ber en echar­se a una mar em­bra­ve­ci­da, con co­rrien­tes co­mo ríos, pa­ra na­dar apro­xi­ma­da­men­te 20 ki­ló­me­tros.

El es­tre­cho de Gi­bral­tar sue­le apa­re­cer en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción bá­si­ca­men­te por los mu­chos in­mi­gran­tes que, de­ses­pe­ra­dos, in­ten­tan cru­zar­lo en mal­tre­chas em­bar­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, po­co se sa­be de una sin­gu­lar prue­ba que lle­va or­ga­ni­zán­do­se en Ta­ri­fa, Cá­diz, des­de 1928: el cru­ce del es­tre­cho a na­do. Con o sin neo­preno, por re­le­vos, de ida y vuel­ta o so­lo de ida... Aun­que pue­da pa­re­cer una lo­cu­ra, lo cier­to es que acu­den na­da­do­res de to­do el mun­do y hay lis­ta de es­pe­ra pa­ra re­co­rrer las aguas que se­pa­ran Es­pa­ña de Ma­rrue­cos.

En los ini­cios de la prue­ba eran los pes­ca­do­res los en­car­ga­dos de or­ga­ni­zar­la, pe­ro des­de fi­na­les de los no­ven­ta es ges­tio­na­da por la Aso­cia­ción de Cru­ce a Na­do del Es­tre­cho de Gi­bral­tar (Acneg). Las tra­ve­sías se lle­van a ca­bo des­de ma­yo a oc­tu­bre y el pe­rio­do de ins­crip­ción se abre a pri­me­ros de di­ciem­bre: se apun­ta gen­te de lo más va­rio­pin­ta –eje­cu­ti­vos, fun­cio­na­rios, jó­ve­nes y ma­yo­res, hom­bres y mu­je­res– y el cu­po (se rea­li­zan en­tre ocho y diez al mes) se lle­na en ape­nas 15 días. Y eso que la prue­ba no es es­pe­cial­men­te eco­nó­mi­ca: 1.700 eu­ros des­ti­na­dos a pa­gar el bar­co guía y la zo­diac que acom­pa­ña­rán en to­do mo­men­to al na­da­dor; las ges­tio­nes que la aso­cia­ción de­be rea­li­zar con las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes (que ade­más son va­rias), et­cé­te­ra... Apar­te, un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co que dé fe del per­fec­to es­ta­do de sa­lud del na­da­dor, un se­gu­ro (quien quie­ra con­tra­tar­lo) y alo­ja­mien­to, que se­rá de va­rios días por­que a es­ta prue­ba se sa­be cuán­do se lle­ga pe­ro no cuán­do se par­te. ¿Por qué? Por la cli­ma­to­lo­gía: “El prin­ci­pal pro­ble­ma de es­ta tra­ve­sía son las co­rrien­tes, que sue­len ir del Atlán­ti­co al Me­di­te­rrá­neo, y la cli­ma­to­lo­gía, que es im­pre­vi­si­ble. A ve­ces hay nie­bla y no pue­des sa­lir, por ejem­plo”, ex­pli­ca Ra­fael Gu­tié­rrez, de Acneg. El re­to se ini­cia en Is­la Ta­ri­fa: allí el na­da­dor se zam­bu­lle y el cro­nó­me­tro en­tra en fun­cio­na­mien­to. ¿Dis­tan­cia to­tal que re­co­rre? De­pen­de de dón­de lle­gue, en fun­ción de las co­rrien­tes: 17, 18, 20 ki­ló­me­tros... Se lle­ga a las pro­xi­mi­da­des de Pun­ta Ci­res, en Ma­rrue­cos, y

Acom­pa­ña­do. Un bar­co guía y una ‘zo­diac’ asis­ten al na­da­dor du­ran­te el re­co­rri­do.

Na­dan­do en­tre bu­ques. Es ha­bi­tual que los na­da­do­res se cru­cen con em­bar­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.