Es fal­so que Bria­to­re se ha­ya en­fa­da­do con Mar­be­lla

La des­an­ge­la­da inau­gu­ra­ción de su nue­vo club no ha des­ani­ma­do al mi­llo­na­rio, que in­ten­ta re­su­ci­tar la épo­ca do­ra­da de la Cos­ta del Sol.

Tiempo - - GENTE -

Es­to de Pal­ma y su re­ga­ta pue­de ser el prin­ci­pio del fin, aun­que la anun­cia­da es­pan­tá de la Fa­mi­lia Real -que no ate­rri­za­rá has­ta la pri­me­ra se­ma­na de agos­to- ha­ya res­ta­do ten­sión, ner­vio­sis­mo y te­le­les ma­ri­ne­ros. Le­ti­zia ya no se es­con­de ni di­si­mu­la con­tan­do que aquel ve­rano tó­rri­do no le gus­ta, acos­tum­bra­da a las bri­sas nor­te­ñas de Ri­ba­de­se­lla. Se la en­tien­de, yo al me­nos, tras verla va­rios ve­ra­nos do­me­ña­da por la fuer­te tem­pe­ra­tu­ra ca­si as­fi­xian­te con hu­me­dad del 90%. No hay ma­ne­ra de su­pe­rar­la ni sien­do de allí, y Jai­me de Marichalar, en­ton­ces du­que de Lugo, pa­seó des­ma­ya­da­men­te, exá­ni­me, en su pri­mer año ma­llor­quín don­de, ade­más de aba­ti­mien­to, mos­tró unas ca­ni­llas pe­lu­das y blan­cuz­cas im­pro­pias del Me­di­te­rrá­neo, la bahía pal­me­sa­na y la bra­vu­ra com­pe­ti­do­ra.

Aquel agos­to fue el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de las cá­ma­ras des­pia­da­das, siem­pre es­pe­ran­do pi­llar­lo en un re­nun­cio trom­pi­cón. Lo so­por­tó es­toi­ca­men­te, con ar­dor gue­rre­ro que na­die le pre­su­po­nía, echan­do pe­li­llos a la mar, tan in­me­dia­ta. Se en­tre­te­nía acom­pa­ñan­do a la Rei­na en el For­tu­na, al que en­ton­ces no ra­cio­na­ban com­bus­ti­ble, al­ter­na­ba con los de­pues­tos reyes de Gre­cia, acam­pa­dos en un pa­la­cio de Ma­ri­vent por en­ton­ces con el car­tel de “com­ple­to”, co­mo gran par­te de los ho­te­les co­pa­dos por los per­fu­me­ros Puig, que lan­za­ron olo­ro­sa­men­te al es­pa­ñol y me­ta­lúr­gi­co Rabanne, así lo lla­ma­ba des­pec­ti­va­men­te ma­de­moi­se­lle Chanel, que era de ar­mas to­mar, na­da que ver con la más pán­fi­la Schia­pa­re­lli, to­da una se­ño­ra lue­go abue­la de Ma­ri­sa Be­ren­son, que se de­ja ver su­per­hin­cha­da pe­ro man­te­nien­do su tras­lú­ci­da mi­ra­da azul por la aba­ra­ta­da Cos­ta del Sol a la que Fla­vio Bria­to­re in­ten­ta re­lan­zar cap­tan­do nue­vos nom­bres, re­cla­mos que aña­dir al pal­ma­rés que aque­llo siem­pre tu­vo, y hoy es­tá en­lo­da­do con los ma­la­yos.

Re­cuer­dos de los 90.

Eran los tiem­pos de los du­ques de Wind­sor, De­bo­rah Kerr, la pe­li­rro­ja de Las mi­nas del rey Salomon, con ca­sa a pie del In­co­sol hoy ce­rra­do a cal y can­to por em­bar­gos. Man­te­nía la esen­cia de los Vi­lla­ver­de y tam­bién de Mo­na Jiménez, mu­ñi­do­ra en­tre len­te­ja y len­te­ja del man­te­ni­do ro­man­ce en­tre Isa­bel Preysler, en­ton­ces ha­bi­tual de la zo­na, y el ya muy re­cu­pe­ra­do Mi­guel Bo­yer. Qué tiem­pos aque­llos de ve­ra­nos, guar­dias y per­se­cu­cio­nes ca­si mor­ta­les en pos de es­ta inex­tin­gui­ble em­pe­ra­triz del cuo­re. Ma­dru­ga­das con Lo­la Flo­res can­tan­do en La Ta­ber­na del Ca­sino -que no tie­ne nin­gún gla­mour ni im­po­ne eti­que­ta pa­ra vi­si­tar­lo-. Me da­ba el al­ba con las De Al­ba oyen­do los

JE­SÚS MARIÑAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.