Ade­más de ser va­lien­te hay que des­em­bol­sar los 1.700 eu­ros que cues­ta par­ti­ci­par en la prue­ba

Tiempo - - TENDENCIAS -

la prue­ba se da por con­clui­da cuan­do el na­da­dor to­ca tie­rra (se lle­ga a ro­ca, no a pla­ya) al otro la­do del es­tre­cho. Sal­vo si ha es­co­gi­do la mo­da­li­dad de ida y vuel­ta, en la que pue­de des­can­sar diez mi­nu­tos. “Aun­que muy pocos lo ha­cen”, con­fir­ma Gu­tié­rrez. El fa­mo­so Da­vid Me­ca lle­vó a ca­bo la mo­da­li­dad de ida y vuel­ta y tam­bién, la tri­ple tra­ve­sía. Un 70% de los ins­cri­tos son hom­bres. “He­mos te­ni­do 347 na­da­do­res sin neo­preno y 216 que lo han he­cho con tra­je”, ex­pli­ca Gu­tié­rrez. La ta­sa de aban­dono no es muy al­ta: en­tre un 7% y un 8%. ¿Cuán­to se tar­da? En es­te ca­so no de­pen­de so­lo de la ve­lo­ci­dad del na­da­dor (se pue­de ser muy rá­pi­do y pi­llar co­rrien­tes muy ma­las) sino so­bre to­do de las co­rrien­tes: “Hay na­da­do­res que lo ha­cen en 4 o 5 ho­ras y otros en dos”, aña­de Gu­tié­rrez. El ré­cord lo tie­ne un grie­go que lo hi­zo en 2 ho­ras y 16 mi­nu­tos. Carol, de EEUU, hi­zo pa­só la prue­ba con 64 años, y Fernando Díaz, que tra­ba­ja en la aso­cia­ción, ha cru­za­do en cin­co oca­sio­nes: “Nun­ca he sen­ti­do mie­do, eso no hay que pen­sar­lo, por­que si lo ha­ces es­tás per­di­do. Tú eres al­go muy pe­que­ño, ca­si in­sig­ni­fi­can­te en me­dio del mar, enor­mes bu­ques y pe­ces de cual­quier ti­po. Eso sí, hay que te­ner res­pe­to siem­pre”, co­men­ta Díaz.

Unos 300 bu­ques dia­rios.

Lo de los bu­ques no es una for­ma de ha­blar: es ha­bi­tual que el na­da­dor se cru­ce con enor­mes pa­que­bo­tes, trans­atlán­ti­cos... El es­tre­cho es una au­to­pis­ta ma­rí­ti­ma por la que na­ve­gan, dia­ria­men­te, has­ta 300 bar­cos, eso sin con­tar los fe­rries. ¿Qué su­ce­de cuan­do hay un na- da­dor en el agua? Des­de la aso­cia­ción les avi­san y los bar­cos es­pe­ran a que el na­da­dor se ale­je de su tra­yec­to­ria pa­ra se­guir na­ve­gan­do. Si no atien­den a ra­zo­nes y se apro­xi­man a me­nos de un ki­ló­me­tro (aun­que es­to no sue­le ser lo ha­bi­tual), la or­ga­ni­za­ción pa­ra el cro­nó­me­tro, re­ti­ra al na­da­dor y una vez que el bu­que se ale­ja, se re­to­ma la prue­ba. Ade­más de los bar­cos tam­bién pue­de en­con­trar­se al­gún ani­mal, co­mo del­fi­nes, por ejem­plo... El bar­co guía, que sue­le ir 15 o 20 me­tros de­lan­te del na­da­dor, es el que va re­con­du­cién­do­le en fun­ción de las co­rrien­tes y va equi­pa­do con un equi­po de pri­me­ros au­xi­lios y una bo­te­lla de oxí­geno. Des­de la zo­diac, al la­do del de­por­tis­ta, se le ali­men­ta: el na­da­dor no tie­ne de­re­cho a aga­rrar­se a nin­gu­na de las em­bar­ca­cio­nes, ni si­quie­ra cuan­do se es­tá ali­men­tan­do. ¿Qué pro­ble­mas han te­ni­do has­ta aho­ra los que se han aven­tu­ra­do en es­te re­to? “Ro­ces en los que na­dan con neo­preno, al­gu­na pi­ca­du­ra de me­du­sa, pe­li­gro de hi­po­ter­mia, vó­mi­tos y ma­reos pa­ra los que na­dan sin tra­je. La tí­pi­ca pá­ja­ra”, ex­pli­ca Ro­drí­guez. Es acon­se­ja­ble que la per­so­na que va­ya a rea­li­zar la prue­ba se acos­tum­bre a na­dar en aguas abier­tas. Y no so­lo hay que es­tar pre­pa­ra­do fí­si­ca­men­te, tam­bién psi­co­ló gi­ca­men­te. Por­que, co­mo re­co­no­cen los que han he­cho la tra­ve­sía o los que lo han in­ten­ta­do, lle­ga un mo­men­to en que el cuer­po ya no pue­de más y la men­te le di­ce que pa­re. Por eso hay que en­tre­nar­la: pa­ra in­ten­tar con­ti­nuar un po­co más. Aun­que lo im­por­tan­te no es ter­mi­nar el re­to, sino atre­ver­se con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.