Fla­vio Bria­to­re abrió su Bi­llio­nai­re Club de Mar­be­lla con en­tra­das a 1.000 eu­ros con de­re­cho a cham­pán

Tiempo - - GENTE -

so­llo­zos del gran An­to­nio, el bai­la­rín, que ha­bían mar­gi­na­do so­cial­men­te, co­mo no hi­cie­ron por otras fae­nas con Ma­no­lo La­pi­que o Car­los Go­ya­nes en ple­nos años 90, aun­que Fernando Pra­do y Co­lón de Car­va­jal hu­yó a Mé­xi­co mu­cho an­tes por lo del Ban­co de Medina, pre­cur­sor de ac­tua­les cri­sis. Son se­lec­ti­vos en la mar­gi­na­ción y el ge­nial bai­la­rín, su­pe­ra­dor de Ga­des y Cor­tés, fue ex­pul­sa­do de es­te apa­ren­te pa­raí­so por ha­blar a cal­zón qui­ta­do de su re­la­ción con la du­que­sa Ca­ye­ta­na, hoy a pun­to de lle­gar tras pri­me­ras se­ma­nas va­ca­cio­na­les en el más fres­co aun­que des­tem­pla­do San Se­bas­tián. Cu­rro Romero y Car­men Te­llo la es­tán es­pe­ran­do en su cá­li­do ado­sa­do de Las Yu­cas aho­ra que no hay se­cre­tis­mo que pre­ser­var, bien lo sa­be ese ejem­plo de bue­nas ma­ne­ras que es Fernando Mar­tí­nez de Iru­jo.

El ocio co­mo en­tre­te­ni­mien­to pla­ye­ro, son pocos los que an­te la cri­sis sa­can bar­cos a la mar, pe­ro apa­re­ce otra ma­re­ja­da: cir­cu­ló que Fla­vio Bria­to­re ha­bía ro­to ama­rras con Mar­be­lla por la des­an­ge­la­da aper­tu­ra de su Bi­llio­nai­re Club ca­ri­sí­si­mo, don­de abrió a 1.000 eu­ros la en­tra­da con de­re­cho has­ta a una bo­te­lla de cham­pán fran­cés. Cun­de la cri­sis, ase­gu­ran que exis­te, pe­ro un so­lo­mi­llo cues­ta 180 eu­ros(¡!) en El Lío ibi­cen­co de Ri­car­do Ur­gell, los abo­nos pa­ra el re­cien­te día del Or­gu­llo Gay ma­dri­le­ño subían a 500 y una me­sa en Pa­chá no se con­si­gue por me­nos de 5.000. Sue­na a dis­pa­ra­te o que Dios nos co­ja con­fe-

sa­dos. Por­que si las ta­ri­fas cre­cen y se des­man­dan, el per­so­nal ani­ma­dor no pa­re­ce de re­ci­bo. Des­cen­so en pal­ma­rés so­cial ge­ne­ral­men­te dis­cri­mi­na­to­rio. Y si en Pal­ma Le­ti­zia no apa­re­ció en la 31ª Co­pa del Rey, ha­cien­do cau­sa co­mún con el mo­nar­ca, coin­ci­di­rán

Ele­na y Cris­ti­na, ya Ur­dan­ga­rin no se le es­pe­ra, ni ga­nas, por­que le pre­pa­ra­ban una cen­ce­rra­da. “Es­to que ves aquí, Fa­bio, oh do­lor”, po­drán cla­mar los ma­llor­qui­nes an­te la lis­ta de vips a su com­pe­ti­ción náu­ti­ca an­ta­ño ca­pi­ta­nea­da por el Rey y don Fe­li­pe, has­ta en­fren­ta­dos ti­món en mano.

Di­fí­cil ve­rano.

El so­be­rano no es­con­día en­fa­dos si le ga­na­ban y pro­tes­ta­ba an­te An­to­nio,

Ma­riano y En­ri­que Puig, los per­fu­me­ros bar­ce­lo­ne­ses que in­ven­ta­ron las prue­bas que pa­tro­ci­na­ron du­ran­te 25 años. Eran so­por­te, ai­rea­mien­to y en­se­ña agos­te­ña de ha­za­ñas de nues­tros ro­yal­ties, ge­ne­ral­men­te acom­pa­ña­dos por Ha­rold de No­rue­ga o, en plan con­vi­da­dos de pie­dra, por Cons­tan

tino y Ana Ma­ría de Gre­cia, que des­de que sus hi­jos hi­cie­ron ma­tri­mo­nios

mi­llo­ne­tis de­ja­ron aquel ten­so re­duc­to familiar don­de do­ña Sofía era cual Pe­né­lo­pe, ven­ga a des­te­jer es­pe­ran­do -grie­gas y pa­cien­tes al fin-, an­he­lan­do, el im­po­si­ble amor idea­li­za­do. Jo­sé

Luis de Vilallonga y el doc­tor Ko­vacs co­no­cen los en­tre­si­jos de aquel tiem­po más fe­liz aca­so pa­ra la re­ga­ta y la tan­da de per­so­na­li­da­des que se apro­xi­ma­ban a los so­be­ra­nos do­blan­do es­pi­na­zo en ser­vi­lis­mo cor­te­sano ali­via­do por los aires cos­te­ños. Los Thyssen no fal­ta­ban nun­ca y for­ma­ban al­bo­ro­ta­do­ra pi­ña con los du­ques de Badajoz y la in­fan­ta

Pi­lar te­nía en­ton­ces cuer­po de jo­ta . Fe­li­pe se ha de­ja­do ver un mo­men­to sin lu­cir el em­ble­má­ti­co po­lo ma­ri­ne­ro, tan­tas ve­ces cri­ti­ca­do por­que ser­vía de pu­bli­ci­dad des­ca­ra­da y su­bli­mi­nal tam­bién di­fun­di­da por el aca­pa­ra­dor aún du­que de Pal­ma, co­mo si no bas­ta­sen sus trapicheos en las ins­ta­la­cio­nes de Ma­ri­vent em­pa­ñan­do la ima­gen del so­be­rano y sue­gro. Lo si­túan en Washington, aca­so con al­gu­na es­ca­pa­da a Las Ve­gas, pe­ro afir­man que el mo­nar­ca no quie­re ver­lo ni en pin­tu­ra. Pe­ro ni ha­blar de di­vor­cio, Cris­ti­na es­tá cie­ga. Es cons­cien­te de có­mo y cuán­to da­ñó a la ins­ti­tu­ción. La lle­ga­da de Cris­ti­na y su pro­le es im­po­si­ción ma­ter­nal, in­ten­tan­do una ima­gen ven­di­ble de con­cor­dia familiar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.