Ser­gi Aro­la, em­pa­re­ja­do a Ma­ko­ke Ma­ta­mo­ros, con­tó que va vien­to en po­pa su res­tau­ran­te del Ho­tel W

Tiempo - - GENTE -

pa­re­ce que im­po­si­ble an­te la ti­ran­tez de Le­ti­zia y las in­fan­tas.

Ma­ri­vent se ha con­ver­ti­do en una bom­ba de re­lo­je­ría con ten­sión in

cres­cen­do. No pa­re­ce lo más idó­neo pa­ra el relax y la me­di­ta­ción, so­bre to­do co­no­cien­do el pe­la­je de pre­sun­tos

ce­le­bri­ties lle­va­dos co­mo ani­ma­do­res, al­gu­nos has­ta co­mo DJ. Fue­ron el ca­so del ya har­tan­te Ma­rio Va­que­ri­zo, que ha opa­ca­do a su es­po­sa Alas­ka, que de­be de es­tar pa­san­do lo su­yo an­te tal des­pla­za­mien­to ar­tís­ti­co(¿?). Lle­va­ron de com­ple­men­to, tam­bién con mú­si­ca en­la­ta­da en mano, a la in­sul­sa

Bim­ba Bo­sé ya Da­vid Del­fín, que de­ja de di­se­ñar im­po­si­bles pa­ra in­ten­tar mo­ver es­que­le­tos.

Cri­sis en la Cos­ta del Sol.

Un re­ba­jan­te dis­pa­ra­te di­si­pa­dor de esos trein­ta años de his­to­ria don­de po­der acer­car­se a los mue­lles del Náu­ti­co, gi­rar en el adu­la­dor en­torno de los Reyes, Sofía fiel al inal­te­ra­ble an­cho

ban­dó echa­do so­bre la fren­te. No que­da­ba na­da fa­vo­re­ce­dor, to­do hay que de­cir­lo, pe­ro era co­mo un mas­ca­rón de proa inal­te­ra­ble a los vien­tos, las in­fluen­cias y el run­rún tan per­sis­ten­te, in­clu­so le­jos del Ma­drid ofi­cia­lis­ta que mon­ta­ba cam­pa­men­to y se de­ja­ba ver -es­pe­cial­men­te ce­nan­do en Fla­ni­gan de Por­to Por­tals- en torno a los Reyes co­mo an­ta­ño ha­cían las mes­na­das.

Nos acer­ca­ban re­la­ti­va­men­te: en­con­trá­ba­mos un ta­lan­te afa­ble, pró­xi­mo, desaho­ga­dor, dis­pues­to a la con­fi­den­cia y el chas­ca­rri­llo y en uno de nues­tros en­cuen­tros a Le­ti­zia le gus­tó un rom­bo de jo­ye­ría hin­dú en la­pis­lá­zu­li y tur­que­sa que col­ga­ba al cue­llo de mi ca­de­na. Aca­bé ofre­cién­do­se­lo an­te sus mues­tras de pro­tes­ta y re­cha­zo. Nun­ca se lo vi pues­to, to­do hay que de­cir­lo, co­mo hay que des­men­tir que Bria­to­re se ha­ya en­fa­da­do con Mar­be­lla a los 15 días de abrir su Bi­llio­nai­re.

An­dan tan a la ba­ja co­mo nues­tra eco­no­mía y Mi­la Xi­mé­nez con Ki­ko Hernández -¡va­ya par de ge­me­las!vie­ron el con­cier­to del mí­ti­co Ar­man­do Man­za­ne­ro, Es­ta tar­de vi llo­ver, igual que Ele­ni­ta Ta­bla­da lo pre­fi­rió al de Da­vid Bis­bal, que tam­bién ac­tua­ba esa no­che, cau­sán­do­le es­pas­mos. Or­ga­ni­za la em­pre­sa Star­li­te con­vo­ca­do­ra de un irre­pe­ti­ble Fren­te de Ju­ven­tu­des, ban­de­ras al vien­to, con Tony Be­nett, Paul An­ka, Ju­lio Igle­sias, Rap­hael, Mi­guel Bo­sé y que tam­bién mon­ta la ga­la de An­to­nio Ban­de­ras a quien su ma­dre, la sim­par do­ña Ana, si­gue lla­man­do Jo­sé An­to­nio, una tier­na ma­ne­ra de aniñar­lo. La enor­me ca­na­rio­na Sandra San Juan rom­pió con Eva Longoria, que hi­zo la pri­me­ra cita be­né­fi­ca ha­ce dos ve­ra­nos y da su apo­yo al ac­tor sin má­cu­la, no co­mo otras. Pue­de su­po­ner un re­sur­gir y pro­pon­go bau­ti­zar el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.