El ca­len­da­rio de los hom­bres de ne­gro

Ca­si na­die du­da ya de que Es­pa­ña aca­ba­rá pi­dien­do a la Unión Eu­ro­pea apo­yo ofi­cial pa­ra la deu­da pú­bli­ca. Los mer­ca­dos lo sa­ben y es­pe­ran sa­car ta­ja­da mien­tras tan­to. Des­pués ven­drán los hom­bres de ne­gro, aun­que en reali­dad so­lo lle­ga­rán re­fuer­zos, por­qu

Tiempo - - ACTUALIDAD - JOSE MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La ex­pre­sión hom­bres de ne­gro ha si­do uti­li­za­da tra­di­cio­nal­men­te pa­ra des­cri­bir a esos equi­pos de agen­tes se­cre­tos de los go­bier­nos cu­ya mi­sión es ocul­tar co­sas al res­to de los mor­ta­les. Sin em­bar­go, a raíz de una in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cristóbal Mon­to­ro, se aso­cian a los ins­pec­to­res de los or­ga­nis­mos eco­nó­mi­cos in­ter­na­cio­na­les en­via­dos a los paí­ses in­ter­ve­ni­dos pa­ra ver si cum­plen con las obli­ga­cio­nes que les han si­do im­pues­tas. Aquí ya exis­ten, pues­to que des­de el mes de ma­yo hay tra­ba­jan­do so­bre el te­rreno fun­cio­na­rios del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), es­cu­dri­ñan­do las cuen­tas de la ban­ca es­pa­ño­la, en pa­ra­le­lo a las vi­si­tas de ins­pec­ción que han he­cho en el úl­ti­mo mes y me­dio equi­pos de tra­ba­jo de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y del Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI) pa­ra com­pro­bar si las cuen­tas que el Go­bierno en­vía es­tán en lo cier­to. Y to­do ello sin te­ner en cuen­ta que los mi­nis­te­rios de Eco­no­mía y Ha­cien­da es­pa­ño­les, al mis­mo tiem­po que pre­pa­ran los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de 2013, de­ben re­dac­tar un presupuesto si­mi­lar, pe­ro pa­ra 2013 y 2014, que tie­nen que en­viar a la Co­mi­sión Eu­ro­pea an­tes del mes de sep­tiem­bre.

Si to­do es­to no tie­ne la apa­rien­cia de una au­tén­ti­ca in­ter­ven­ción, la guin­da la po­ne el he­cho de que el me­mo­ran­do apro­ba­do por la Unión Eu­ro­pea pa­ra pres­tar di­ne­ro a ba­jo in­te­rés (el 1,5%) al Es­ta­do es­pa­ñol pa­ra ca­pi­ta­li­zar los bancos con pro­ble­mas con­tem­pla un es­tric­to con­trol de qué se ha­ce con esos fon­dos y de las cuen­tas ge­ne­ra­les de Es­pa­ña. Por si fal­ta­ba al­go, la Co­mi­sión con­ce­dió a Es­pa­ña ha­ce tres se­ma­nas, con mu­chas con­di­cio­nes, una am­plia­ción de un año pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo de re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co (di­fe­ren­cia ne­ga­ti­va en­tre lo que in­gre­san y gas­tan to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­pa­ño­las) al 3% de la ri­que­za na­cio­nal anual (PIB). En­tre los man­da­tos im­pues­tos es­tán los de me­ter en cin­tu­ra las cuen­tas au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, la obli­ga­ción de in­for­mar tri­mes­tral­men­te a Bru­se­las de có­mo van las co­sas y

Los res­ca­tes an­te­rio­res no han fun­cio­na­do y la UE bus­ca una fór­mu­la nue­va pa­ra apli­car en Es­pa­ña

La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, y el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi (arri­ba), lle­van se­ma­nas ten­san­do la cuer­da de las pri­mas de ries­go de los paí­ses del Sur, por mu­cho que des­pués los mi­nis­tros de Eco­no­mía es­pa­ñol y ale­mán, Luis de Guin­dos y Wolf­gang Schaü­ble (a la de­re­cha) ter­mi­nen ha­bi­tual­men­te sus reunio­nes en­tre apre­to­nes de ma­nos y son­ri­sas, con co­mu­ni­ca­dos con­jun­tos que sue­len te­ner po­ca efi­ca­cia en los mer­ca­dos. dar ex­pli­ca­cio­nes por ade­lan­ta­do de las me­di­das que van a ser in­tro­du­ci­das en los pre­su­pues­tos es­ta­ta­les de los pró­xi­mos dos años.

Re­sis­ten­cia po­lí­ti­ca.

A pe­sar de tan­tas y tan crue­les evi­den­cias, las pa­la­bras in­ter­ven­ción y res­ca­te se han con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos ta­búes pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Se ha­bla ya sin am­ba­ges de “res­ca­te a la ban­ca”, con con­si­de­ra­ble en­fa­do de los bancos que no ne­ce­si­tan ser res­ca­ta­dos, y se em­pie­za a ha­blar de “pe­ti­ción de ayu­da” pa­ra que los fon­dos eu­ro­peos de res­ca­te com­pren deu­da pú­bli­ca y ali­vien la ten­sión que ejer­cen los mer­ca­dos so­bre Es­pa­ña y en me­nor me­di­da so­bre Ita­lia. Se­gún han con­fir­ma­do a Tiem­po per­so­nas que co­no­cen de for­ma di­rec­ta el pro­ce­so, el lí­der de la opo­si­ción, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, y el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, han man­te­ni­do en las úl­ti­mas se­ma­nas va­rios con­tac­tos, unas ve­ces di­rec­tos y otras a tra­vés de al­gún mi­nis­tro, en los que am­bos han for­ta­le­ci­do su idea de huir de las pa­la­bras in­ter­ven­ción o res­ca­te. Es qui­zás en lo úni­co en lo que es­tán de acuer­do, por­que un res­ca­te real y to­tal, co­mo el que en su día se lle­vó a ca­bo con Gre­cia, Ir­lan­da o Por­tu­gal, aca­ba­ría pro­ba­ble­men­te con los dos fue­ra de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la.

Con to­do es­te en­tra­ma­do, no es di­fí­cil de en­ten­der que los es­pa­ño­les que pue­den ir de va­ca­cio­nes y los que se que­dan ten­gan un te­ma prio­ri­ta­rio de con­ver­sa­ción: quién, có­mo y cuán­do se pue­de in- ter­ve­nir a Es­pa­ña, y qué con­se­cuen­cias ten­drá eso. De en­tre las cua­tro pre­gun­tas, tres tie­nen una res­pues­ta bas­tan­te cla­ra. Otra, la del cuán­do, es en la que ha cen­tra­do su pe­lea el Go­bierno, ayu­da­do por la opo­si­ción.

Co­men­zan­do por lo fá­cil (el quién), al for­mar par­te del eu­ro, la in­ter­ven­ción o el res­ca­te, co­mo se quie­ra lla­mar, ven­dría de la mano de los ór­ga­nos de la Unión Eu­ro­pea a tra­vés de cual­quie­ra de los dos fon­dos de res­ca­te que tie­ne Eu­ro­pa, o de los dos jun­tos. Pe­ro co­mo en am­bos po­ne una par­te del di­ne­ro el FMI, pues los hom­bres de ne­gro se­rían, igual que en Gre­cia, Por­tu­gal e Ir­lan­da, los in­te­gran­tes de una Troi­ka for­ma­da por el pro­pio Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional, la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, a los que ha­bría que pe­dir per­mi­so in­clu­so pa­ra apro­bar le­yes en el Par­la­men­to.

En el có­mo, tam­bién hay po­cas du­das. Los res­ca­tes to­ta­les lle­va­dos a ca­bo has­ta aho­ra no han da­do los fru­tos bus­ca­dos. Cuan­do los Go­bier­nos grie­go, por­tu­gués e ir­lan­dés vie­ron que no po­dían ven­der en el mer­ca­do su deu­da pú­bli­ca, lo que hi­zo la Unión Eu­ro­pea fue de­cir­les que de­ja­ran de emi­tir­la. A cam­bio les dio unos pa­que­tes de ayu­da (prés­ta­mos) que su­plían el efec­ti­vo que no po­dían lo­grar en los mer­ca­dos y así po­dían se­guir de­vol­vien­do el di­ne­ro a los in­ver­so­res que ha­bían com­pra­do an­tes deu­da pú­bli­ca de los tres paí­ses, y que en una ma­yo­ría aplas­tan­te eran ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, en­tre las que es­ta­ban muy pi­lla­das las ale­ma­nas y las fran­ce­sas.

Vis­ta la ma­la ex­pe­rien­cia de es­te ti­po de ope­ra­cio­nes, en las que Gre­cia ha te­ni­do que ne­go­ciar in­clu­so con la ban­ca pri­va­da internacional que le per­do­nen una par­te de su deu­da o que la cam­bien por otra a 30 años sin co­brar prác­ti­ca­men­te in­tere­ses (lo cual es con­si­de­ra­do por los bancos co­mo una pér­di­da), pa­ra Es­pa­ña, lle­ga­do el ca­so, pa­re­ce que se pon­drá en mar­cha otro mo­de­lo.

Se tra­ta­ría de que los fon­dos de res­ca­te eu­ro­peos, en lu­gar de po­ner en­ci­ma de la me­sa el di­ne­ro pa­ra su­plir el efec­ti­vo que el Te­so­ro se­ría in­ca­paz de lo­grar en los mer­ca­dos, com­pra­rían di­rec­ta­men­te deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la en las bol­sas, lo cual pro­vo­ca­ría una caí­da in­me­dia­ta en la pri­ma de ries­go por un me­ca­nis­mo tan si­nies­tro co­mo sencillo.

Cuan­do mu­chos in­ver­so­res quie­ren des­ha­cer­se de la in­ver­sión en deu­da de un país, co­mo pa­re­ce ocu­rrir úl­ti­ma­men­te con Es­pa­ña, re­sul­ta que quie­nes es­tán dis­pues­tos a com­prar­la po­nen el pre­cio muy al­to. De es­ta for­ma, si al­guien quie­re ven­der cien eu­ros de deu­da es­pa­ño­la, el com­pra­dor le va a exi­gir que se la ven­da a me­nos de 93 eu­ros, por si aca­so hay al­gún pro­ble­ma des­pués pa­ra

co­brar­la. Eso ha­ce que quien la com­pra ob­ten­ga una ren­ta­bi­li­dad de más del 7%, por­que com­pra a me­nos de 93 eu­ros un pa­pel (bono del Es­ta­do es­pa­ñol a diez años) por el que des­pués Es­pa­ña le va a pa­gar cien (la di­fe­ren­cia en­tre es­ta ren­ta­bi­li­dad y la que se con­si­gue del mis­mo mo­do con los bo­nos ale­ma­nes es la fa­mo­sa pri­ma de ries­go).

La com­pra de im­por­tan­tes can­ti­da­des de deu­da pú­bli­ca por par­te de los fon­dos de res­ca­te eu­ro­peos ha­ría que quie­nes quie­ren ven­der la deu­da ya no de­pen­dan de los es­pe­cu­la­do­res que bus­can al­tas ren­ta­bi­li­da­des. Es­tos fon­dos ins­ti­tu­cio­na­les po­drían com­prar a un pre­cio li­ge­ra­men­te su­pe­rior al que fue­ron ven­di­dos ori­gi­nal­men­te los bo­nos por el Te­so­ro es­pa­ñol, por­que con ello ya ase­gu­ra­rían que no pier­den di­ne­ro cuan­do ten­gan que res­ca­tar el va­lor del pa­pel que ad­quie­ren. Con ello, se aca­ba­ría la es­pe­cu­la­ción y ba­ja­ría drás­ti­ca­men­te la pri­ma de ries­go, y Es­pa­ña po­dría se­guir co­lo­can­do su deu­da pú­bli­ca en los mer­ca­dos, en los pla­zos pre­vis­tos y a pre­cios ra­zo­na­bles. ¿Es eso un res­ca­te to­tal de Es­pa­ña? Com­pa­ra­do con los rea­li­za­dos en Gre­cia, Por­tu­gal e Ir­lan­da, no. Pe­ro al igual que es­tos tres ve­ci­nos eu­ro­peos, los

Pe­dir la in­ter­ven­ción siem­pre ha te­ni­do con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas pa­ra quie­nes go­bier­nan

hom­bres de ne­gro, o lo que es lo mis­mo, la Troi­ka, pa­sa­ría a con­tro­lar una par­te im­por­tan­te de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y par­la­men­ta­ria de Es­pa­ña.

Cues­tión de pla­zos.

So­lo que­da pues por res­pon­der la pre­gun­ta del cuán­do. Y ahí sí que hay opi­nio­nes di­ver­sas. So­lo hay que pre­gun­tar en los dis­tin­tos cen­tros de po­der. Por los pa­si­llos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da se da por se­gu­ro que habrá res­ca­te en agos­to. En Eco­no­mía son más pru­den­tes y no dan fe­chas, aun­que tam­po­co nie­gan la po­si­bi­li­dad de que al­go pa­se. En el Con­gre­so, el her­vi­de­ro es aún de ma­yor di­men­sión, por­que in­clu­so en­tre los dos gran­des par­ti­dos hay di­vi­sión de opi­nio­nes. Una par­te ma­yo­ri­ta­ria del PSOE y una mi­no­ri­ta­ria del PP pien­san que, efec­ti­va­men­te, en agos­to habrá in­ter­ven­ción. Pe­ro una par­te mi­no­ri­ta­ria de los dipu­tados socialistas y una ma­yo­ri­ta­ria del PP creen que agos­to es de­ma­sia­do pron­to.

Na­die, o ca­si na­die, nie­ga sin em­bar­go que al fi­nal ha­ya res­ca­te a la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la. ¿El pro­ble­ma? Pues que pa­ra que eso ocu­rra de­be pe­dir­lo el Go­bierno es­pa­ñol. ¿Es­tá dis­pues­to Ma­riano Ra­joy a dar ese pa­so? Has­ta aho­ra, en los tres paí­ses res­ca­ta­dos la pe­ti­ción de ayu­da glo­bal ha ido acom­pa­ña­da de elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das (Ir­lan­da y Por­tu­gal) o de la di­mi­sión en blo­que del Go­bierno (Ita­lia) pa­ra nom­brar otro nue­vo des­de el Par­la­men­to. ¿Ocu­rri­ría aquí lo mis­mo? Pa­re­ce que no. El ca­len­da­rio ha

si­do co­men­ta­do ya por el PSOE y el PP. Am­bos han des­cu­bier­to que el mo­men­to más pe­li­gro­so es el mes de oc­tu­bre y de mo­men­to exis­te un acuer­do tá­ci­to de no ti­rar por la ca­lle de en me­dio.

En agos­to so­lo habrá una subas­ta de bo­nos el día 1, miér­co­les, pro­gra­ma­da sin nin­gu­na ne­ce­si­dad es­pe­cial, úni­ca­men­te pa­ra con­se­guir fon­dos a lar­go pla­zo. Lue­go habrá otras dos, de le­tras (a pla­zos mu­cho más cortos, de tres y seis me­ses). En­tre las tres, Es­pa­ña de­be co­lo­car en los mer­ca­dos a pre­cios ra­zo­na­bles 9.545 mi­llo­nes de eu­ros, al­go que los téc­ni­cos no con­si­de­ran di­fí­cil de lo­grar.

El mo­men­to di­fí­cil.

En sep­tiem­bre, la can­ti­dad a con­se­guir es aún me­nor (8.309 mi­llo­nes), pe­ro en oc­tu­bre el Es­ta­do de­be in­gre­sar me­dian­te emi­sio­nes de deu­da nue­va 27.365 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra de­vol­ver a los in­ver­so­res los 20.226 mi­llo­nes que ven­cen de bo­nos y los 7.139 mi­llo­nes en le­tras. Pa­ra ello, el Te­so­ro tie­ne pre­vis­tas dos su­bas­tas de bo­nos y obli­ga­cio­nes (los días 3 y 17, res­pec­ti­va­men­te), así co­mo dos de le­tras los días 19 y 26 del mis­mo mes. Si en es­tas ope­ra­cio­nes no se lo­gra el di­ne­ro ne­ce­sa­rio, el Go­bierno no ten­dría mas re­me­dio que fir­mar la car­ta de pe­ti­ción de ayu­da. Pe­ro que no cun­da el pá­ni­co. Apar­te de la lle­ga­da de los hom­bres de

ne­gro, si el pac­to tá­ci­to si­gue in­tac­to tras el ve­rano, Ma­riano Ra­joy y Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba se­gui­rán don­de es­tán. Am­bos sa­ben que unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das o una di­mi­sión en blo­que del Go­bierno a la ita­lia­na les arras­tra­ría a los dos.

Se­gún los ana­lis­tas, que son quie­nes in­ter­pre­tan dón­de en­cuen­tran pre­sa los mer­ca­dos pa­ra se­guir mor­dien­do, qui­zás sea me­jor así. No es­tán de acuer­do en los rit­mos ni en el or­den en el que Ra­joy ha aco­me­ti­do el plan de re­for­mas y re­cor­tes. Tam­po­co co­mul­gan con mu­chas de las de­cla­ra­cio­nes de Cristóbal Mon­to­ro, que a ve­ces dis­pa­ran in­ne­ce­sa­ria­men­te las alar­mas, ni en­tien­den có­mo el equi­po eco­nó­mi­co del Go­bierno ha si­do ca­paz de ene­mis­tar­se en tan so­lo seis me­ses con los con­tri­bu­yen­tes, los sin­di­ca­tos, las em­pre­sas y la ban­ca, ade­más de ha­ber des­pis­ta­do mu­chas ve­ces a las au­to­ri­da­des de la UE. Pe­ro man­te­ner un Eje­cu­ti­vo con ma­yo­ría ab­so­lu­ta es una ga­ran­tía pa­ra esas mis­mas au­to­ri­da­des de que si hay que dar una nue­va vuel­ta de tuer­ca en pen­sio­nes, pri­va­ti­za­cio­nes o re­duc­ción de em­pleo pú­bli­co, se da­rá.

El ve­rano, pues, va a ser ca­lien­te. En lo me­teo­ro­ló­gi­co, co­mo to­dos. En lo po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, un po­co más que de cos­tum­bre.

18

Equi­po com­ple­to. Los dos mi­nis­tros, Mon­to­ro y De Guin­dos, con el ase­sor

Ál­va­ro Na­dal y Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.