Un in­ven­to po­lí­ti­co de la An­ti­güe­dad

Ha­ce 2.874 años se ce­le­bra­ron ofi­cial­men­te los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

T oda nues­tra ci­vi­li­za­ción la in­ven­ta­ron los grie­gos, des­de nues­tra ma­ne­ra de pen­sar a la de di­ver­tir­nos, de la fi­lo­so­fía al tea­tro, pa­san­do por la úni­ca for­ma de go­bierno que nos pa­re­ce ad­mi­si­ble en Oc­ci­den­te, la de­mo­cra­cia. Y en­tre la he­ren­cia cul­tu­ral que nos ha de­ja­do la an­ti­gua Gre­cia es­tá al­go que erró­nea­men­te cree­mos ca­rac­te­rís­ti­co de nues­tro tiem­po, el de­por­te, exac­ta­men­te con sus mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de fe­nó­meno so­cial que pro­vo­ca pa­ro­xis­mos de en­tu­sias­mo, que mo­vi­li­za a las na­cio­nes, que se con­vier­te en he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca y que mue­ve mu­cho di­ne­ro.

Los grie­gos en­con­tra­ron en el de­por­te una fór­mu­la de pro­tec­ción de la so­cie­dad. El ca­rác­ter grie­go era tre­men­da­men­te com­pe­ti­ti­vo, na­da le era más sa­tis­fac­to­rio que ven­cer a un ad­ver­sa­rio. La for­ma má­xi­ma de com­pe­ti­ción (agón en grie­go, de don­de vie­nen nues­tras pa­la­bras ago­nía y agó­ni­co) era la gue­rra, en la que se lo­gra­ba la glo­ria, pe­ro la gue­rra con­ti­nua en­tre las po­lis, las ciu­da­des-es­ta­do que com­po­nían el ma­pa po­lí­ti­co de la Hé­la­de, la ha­bría he­cho víc­ti­ma fá­cil pa­ra sus ve­ci­nos, ha­bría con­du­ci­do al de­rrum­ba­mien­to de la ci­vi­li­za­ción he­lé­ni­ca.

Pa­ra sus­ti­tuir a la gue­rra se desa­rro­lló el agón de­por­ti­vo, don­de po­día des­fo­gar­se la be­li­co­si­dad de los jó­ve­nes y di­ri­mir­se las ri­va­li­da­des en­tre in­di­vi­duos y po­lis. Por eso la pai­deia (edu­ca­ción) de un grie­go se ba­sa­ba en tres pi­la­res: la gra­ma­ti­ké, o do­mi­nio del len­gua­je me­dian­te es­cri­tu­ra y lec­tu­ra; la mu­si­ké, apren­di­za­je de mú­si­ca, dan­za y li­te­ra­tu­ra; y la gim­nas­ti­ké, prác­ti­ca del de­por­te, que to­ma­ba su nom­bre del ad­je­ti­vo gim­nós (des­nu­do), pues­to que el de­por­te se prac­ti­ca­ba sin ro­pa, per­mi­tien­do que el cuer­po tu­vie­ra la má­xi­ma li­ber­tad y ex­hi­bie­ra su be­lle­za, al­go fun­da­men­tal pa­ra su men­ta­li­dad. El grie­go no ha­cía de­por­te so­lo pa­ra man­te­ner­se en bue­na for­ma fí­si­ca di­ver­tir­se, sino que bus­ca­ba en es­to, co­mo en to­do, la areté, la ex­ce­len­cia. Que­ría do­mi­nar la prác­ti­ca de su de­por­te y re­fren­dar­lo con vic­to­rias an­te ri­va­les de mé­ri­to.

Lo di­cho an­te­rior­men­te lle­va­ba a que se es­ta­ble­cie­ran unos ri­tua­les de com­pe­ti­ción que abar­ca­ran a to­do el mun­do he­lé­ni­co –los bár­ba­ros que lo ro­dea­ban no con­ta­ban pa­ra los grie­gos-. Ade­más se le atri­buía al de­por­te un ori­gen di­vino, pues­to que en la mi­to­lo­gía ha­bía re­la­tos de dio­ses prac­ti­cán­do­lo, con lo cual esas com­pe­ti­cio­nes pan­he­lé­ni­cas se iban a re­ves­tir de un ca­rác­ter sa­gra­do.

Fue el mis­mí­si­mo He­ra­kles, se­gún una le­yen­da que cita Pín­da­ro, quien fun­dó los Jue­gos Olím­pi­cos en ho­nor de su pa­dre Zeus, en un lu­gar lla­ma­do Olim­pia por su cer­ca­nía al mon­te Olim­po, don­de mo­ra­ba el pa­dre de los dio­ses, con­ver­ti­do en el prin­ci­pal cen­tro de cul­to a Zeus. El pro­pio He­ra­kles (Hér­cu­les en la ter­mi­no­lo­gía la­ti­na), des­pués de ter­mi­nar sus famosos Do­ce Tra­ba­jos, que tan­to tu­vie­ron de ago­nes de­por­ti­vos, cons­tru­yó el re­cin­to com­pe­ti­ti­vo de Olim­pia, fi­jan­do de pa­so la me­di­da ideal que de­bía te­ner, el “es­ta­dio” (125 pa­sos) que da nom­bre a es­tos cen­tros de com­pe­ti­ción.

Pa­san­do de la mi­to­lo­gía a la His­to­ria, los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos tu­vie­ron lu­gar ha­ce cer­ca de tres mi­le­nios, en el año 776 An­tes de Cris­to, se­gún nues­tro ca­len­da­rio, o en el Año Uno de la Pri­me­ra Olim­pia­da, se­gún la da­ta­ción grie­ga, que se ba­sa­ba pre­ci­sa­men­te en la ce­le­bra­ción de los Jue­gos ca­da cua­tro años, pe­rio­do lla­ma­do “olim­pia­da”. Es­ta ca­den­cia fue man­te­ni­da du­ran­te más de 11 si­glos con ad­mi­ra­ble re­gu­la­ri­dad, sin em­bar­go se sa­be que an­tes del 776 A. de C. ya se ce­le­bra­ban com­pe­ti­cio­nes li­ga­das a al­gún ti­po de paz en­tre los grie­gos.

La tregua en­tre to­das las po­lis he­le­nas mien­tras du­ra­ba el cer­ta­men, la paz olím- pi­ca, fue por tan­to un ele­men­to esen­cial de los Jue­gos. Por to­da la Hé­la­de, des­de las co­lo­nias del Me­di­te­rrá­neo Oc­ci­den­tal has­ta las del Mar Ne­gro, los he­ral­dos con­vo­ca­ban a los Jue­gos, y los asis­ten­tes te­nían sal­vo­con­duc­tos has­ta Olim­pia que ha­cían sus per­so­nas sa­gra­das. La vul­ne­ra­ción de la paz olím­pi­ca de­ja­ba a la po­lis transgresora fue­ra del con­cier­to de las na­cio­nes –grie­gas-, lo que ac­tual­men­te equi­val­dría a un blo­queo internacional de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas y co­mer­cia­les.

Las prue­bas.

Los Jue­gos du­ra­ban seis días en los que se su­ce­dían di­fe­ren­tes prue­bas. Las ca­rre­ras, ce­le­bra­das en el es­ta­dio, eran el dro­mos (prue­ba de ve­lo­ci­dad de un es­ta­dio); el díau­lios (ca­rre­ra de dos es­ta­dios); el dó­li­chos (com­pe­ti­ción de fon­do, 24 es­ta­dios), y la ca­rre­ra de ho­pli­tas, en la que se co­rría car­ga­do con el pe­sa­do es­cu­do grie­go, el ho­plón. Las prue­bas de fuer­za eran la lu­cha, el pu­gi­la­to y el pan­cra­cio,

Las ciu­da­des-es­ta­do otor­ga­ban la ciu­da­da­nía a atle­tas des­ta­ca­dos pa­ra que de­fen­die­ran sus co­lo­res, co­mo hoy

com­bi­na­ción de las dos an­te­rio­res, con­si­de­ra­da la más di­fí­cil y glo­rio­sa. Pe­ro la prue­ba rei­na era el pen­tatlón, que in­cluía ca­rre­ra, sal­to, lan­za­mien­to de dis­co y ja­ba­li­na y lu­cha. Las prue­bas ecues­tres se ce­le­bra­ban en el hi­pó­dro­mo, en una pis­ta de 1.540 me­tros, e in­cluían ca­rre­ras de ca­ba­llos, de bi­gas y de cua­dri­gas, que se con­ver­ti­ría en el de­por­te más po­pu­lar, el equi­va­len­te a nues­tro fút­bol.

No se pue­de es­ta­ble­cer con to­tal exac­ti­tud el pro­gra­ma de los Jue­gos, pe­ro en el pri­mer día te­nían lu­gar la re­cep­ción de los par­ti­ci­pan­tes y las pro­ce­sio­nes. Ha­bía un día de­di­ca­do a com­pe­ti­cio­nes in­fan­ti­les, otro de­di­ca­do al cul­to de Zeus, con he­ca­tom­be (sa­cri­fi­cio de 100 bue­yes), y en el úl­ti­mo día se ha­cía la en­tre­ga de tro­feos, las co­ro­nas olím­pi­cas.

La glo­ria de los cam­peo­nes se tra­du­cía en una gran po­pu­la­ri­dad, y era can­ta­da en los epi­ni­cios, can­tos triun­fa­les que com­po­nían poe­tas famosos co­mo Si­mó­ni­des o Ba­quí­li­des de Ceos, o Pín­da­ro de Te­bas, au­tor de las Odas olím­pi­cas, Pí­ti­cas, Ne­meas e Ist­mi­cas, de­di­ca­das a los di­fe­ren­tes jue­gos pan­he­lé­ni­cos (ver re­cua­dro). En ellas exal­ta­ba los va­lo­res aris­to­crá­ti­cos de la gens, pe­ro tam­bién los per­so­na­les de va­lor, es­fuer­zo y pie­dad (re­fe­ri­da a la de­vo­ción a los dio­ses y los an­te­pa­sa­dos), y ha­bía una cons­tan­te co- mu­nión en­tre lo fí­si­co y lo es­pi­ri­tual. Pa­ra ser par­ti­ci­pan­te o atle­ta (del grie­go ath­la, cer­ta­men) ha­bía que ser hom­bre li­bre y, por su­pues­to, grie­go, aun­que las po­lis in­ven­ta­ron la ar­gu­cia de dar la ciu­da­da­nía a de­por­tis­tas ex­tran­je­ros, pa­ra que de­fen­die­ran sus co­lo­res... exac­ta­men­te igual que aho­ra. Los atle­tas no com­pe­tían por di­ne­ro, no ga­na­ban en los Jue­gos más que una co­ro­na, pe­ro las po­lis les da­ban a los triun­fa­do­res que ha­bían de­ja­do al­to su pa­be­llón gran­des pre­mios en me­tá­li­co, y tam­bién suel­dos vi­ta­li­cios, exen­ción de im­pues­tos o pre­ben­das co­mo bue­nas en­tra­das en el tea­tro.

Co­mo tam­bién su­ce­de aho­ra, ha­bía acer­bas crí­ti­cas de los in­te­lec­tua­les al pa­go de es­tas for­tu­nas a los de­por­tis­tas. Du­ran­te el pro­ce­so con­tra Só­cra­tes en el que la acu­sa­ción pi­dió la pe­na de muer­te, el fi­ló­so­fo sos­tu­vo que en vez de ese cas­ti­go lo que me­re­cía era que la po­lis se en­car­ga­ra de su man­te­ni­mien­to, por es­ti­mar que ha­cía más bien a la so­cie­dad que los atle­tas. Sin em­bar­go los Jue­gos te­nían tam­bién una ver­tien­te cul­tu­ral, pues los es­cri­to­res, ora­do­res y fi­ló­so­fos acudían allí a pre­sen­tar sus obras. Tu­cí­di­des cuen­ta que allí oyó leer sus li­bros al gran his­to­ria­dor de la An­ti­güe­dad, He­ro­do­to, aun­que tam­bién con­cu­rrían to­do ti­po de char­la­ta­nes e ilu­mi­na­dos.

Era ob­vio el tras­fon­do po­lí­ti­co de los Jue­gos Olím­pi­cos, no so­la­men­te por el he­cho de fre­nar la gue­rra y fa­vo­re­cer las re­la­cio­nes pan­he­lé­ni­cas, sino por­que las po­lis con vo­ca­ción he­ge­mó­ni­ca bus­ca­ban mos­trar su su­pe­rio­ri­dad a tra­vés de sus atle­tas. Du­ran­te las pri­me­ras olim­pia­das, los be­li­co­sos es­par­ta­nos eran los ven­ce­do­res inevi­ta­bles, pe­ro cuan­do ha­cia el año 600 A. de C. ba­jó su do­mi­nio de­por­ti­vo, Es­par­ta se re­ti­ró de los Jue­gos, pa­ra que sus hom­bres no se des­mo­ra­li­za­ran si no eran los ga­na­do­res, y pu­die­ran de­di­car­se en ex­clu­si­va a la gue­rra.

Y no so­lo ha­cían po­lí­ti­ca las ciu­da­de­ses­ta­do, tam­bién los in­di­vi­duos que que­rían em­pren­der una ca­rre­ra pú­bli­ca se apro­ve­cha­ban de los Jue­gos Olím­pi­cos. El be­llo Al­ci­bía­des, una de las es­tre­llas más fas­ci­nan­tes de la po­lí­ti­ca en la An­ti­güe­dad, cu­ya pasión por man­dar le lle­vó a mu­dar su leal­tad de Ate­nas a Es­par­ta, y de Es­par­ta a Per­sia, uti­li­zó muy cons­cien­te­men­te sus triun­fos en las ca­rre­ras de ca­rros (la com­pe­ti­ción más po­pu­lar de los Jue­gos, en la que el ga­na­dor era el pro­pie­ta­rio de los ca­ba­llos) pa­ra al­can­zar una po­pu­la­ri­dad que le da­ba in­fluen­cia en la Asam­blea.

Ber­lus­co­ni no in­ven­tó na­da cuan­do pa­só de pre­si­dir el club de fút­bol Milan a la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.