Ca­tor­ce días de sep­tiem­bre

Es el mo­men­to de la ver­dad. El fu­tu­ro de Es­pa­ña –pa­ra años– se de­ci­de en unas se­ma­nas de sep­tiem­bre. El res­ca­te, más o me­nos sua­ve, emer­ge co­mo la me­nos ma­la de to­das las op­cio­nes po­si­bles.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

Aho­ra, ca­si to­do de­pen­de de la de­ci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán

ma­riano ra­joy y an­ge­la mer­kel nun­ca se­rían los pro­ta­go­nis­tas de la Vi­das pa­ra­le­las de Plu­tar­co. Sin em­bar­go, el es­pa­ñol y la ale­ma­na com­par­ten más de un ob­je­ti­vo. So­bre to­do, los dos quie­ren ga­nar sus pró­xi­mas y res­pec­ti­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. La can­ci­ller, el pró­xi­mo oto­ño; y el pre­si­den­te es­pa­ñol, en el úl­ti­mo tra­mo de 2015, por­que el in­qui­lino de La Mon­cloa, con ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Par­la­men­to, cri­sis y pro­ble­mas apar­te, no con­tem­pla la hi­pó­te­sis de un ade­lan­to elec­to­ral –que no sea téc­ni­co– en nin­gún ca­so. “Es­toy con­ven­ci­do de que cum­plir con mi de­ber me lle­va­rá a vol­ver a ga­nar las elec­cio­nes”, ex­pli­có Ma­riano Ra­joy en la en­tre­vis­ta que con­ce­dió a cua­tro pe­rió­di­cos eu­ro­peos, Abc in­clui­do.

An­ge­la Mer­kel, pa­ra acu­dir con una cier­ta tran­qui­li­dad a su cita con las ur­nas el 27 de oc­tu­bre de 2013 -en Ale­ma­nia las co­sas se pre­vén con tiem­po- ne­ce­si­ta que Es­pa­ña e Ita­lia de­jen de ser un pro­ble­ma pa­ra sí mis­mos y pa­ra to­dos en los mer­ca­dos. Su es­ce­na­rio ideal, con ese res­ca­te más o me­nos sua­ve, es apar­tar a Es­pa­ña de los mer­ca­dos y de las tur­bu­len­cias por lo me­nos en los pró­xi­mos quin­ce me­ses, has­ta que se ce­le­bren las elec­cio­nes ale­ma­nas. Al mis­mo tiem­po, pre­ten­de pro­te­ger a Ita­lia con la pan­ta­lla es­pa­ño­la y con al­gu­na ayu­di­ta y, si no es su­fi­cien­te, pa­re­ce ser que ten­dría el com­pro­mi­so de Ma­rio Mon­ti de po­ner en ven­ta, de for­ma ur­gen­te, las jo­yas de la co­ro­na de las em­pre­sas pú­bli­cas ita­lia­nas. En de­fi­ni­ti­va, An­ge­la Mer­kel, sal­vo que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán de­ci­da hun­dir el eu­ro el pró­xi­mo día 12, cuan­do tie­ne que pro­nun­ciar­se so­bre el Me­ca­nis­mo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE), es­tá dis­pues­ta a com­prar una cier­ta tran­qui­li­dad du­ran­te al­go más de un año. Des­pués, con ella o sin ellas, lo des­co­no­ci­do.

Ra­joy, Es­pa­ña y tam­bién la Eu­ro­pa del eu­ro se lo jue­gan ca­si to­do en los pró­xi­mos 14 días, que ce­rra­rán una eta­pa el vier­nes 19 de sep­tiem­bre con la reunión del Con­se­jo Eu­ro­peo que de­be­ría adop­tar me­di­das de­ci­si­vas y du­ra­de­ras pa­ra po­ner fin a los epi­so­dios más agu­dos de la cri­sis, que se­gui­rá, pe­ro que po­dría em­pe­zar a es­tar en­cau­za­da. El mo­men­to más im­por­tan­te, sin em­bar­go, lle­ga­rá el miér­co­les 12, con esa es­pe­ra­da de­ci­sión de los ma­gis­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán. Si dic­ta­mi­nan que el MEDE es cons­ti­tu­cio­nal en Ale­ma­nia, el eu­ro, muy pro­ba­ble­men­te, aun­que con di­fi­cul­ta­des, se habrá sal­va­do. Si de­ter­mi­nan que es in­cons­ti­tu­cio­nal, ha­brán fir­ma­do el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción de la mo­ne­da úni­ca tal y co­mo la co­no­ce­mos, y so­lo habrá que fi­jar la fe­cha de su en­tie­rro. An­ge­la Mer­kel, a pe­sar de to­do, de su teó­ri­ca in­fle­xi­bi­li­dad y de sus exi­gen­cias, apues­ta por el eu­ro y por un eu­ro tam­bién con Es­pa­ña e Ita­lia. La ma­yo­ría de los ana­lis­tas y ex­per­tos opi­nan que un fa­llo ne­ga­ti­vo del tri­bu­nal ger­mano de­ja­ría al eu­ro en un ca­lle­jón sin sa­li­da y, ade­más, tam­bién per­ju­di­ca­ría los in­tere­ses de la pro­pia Ale­ma­nia. Los más pe­si­mis­tas es­gri­men la his­to­ria y los gran­des erro­res de cálcu­lo de los ale­ma­nes en el si­glo XX: la mo­vi­li­za­ción de tro­pas que des­en­ca­de­nó la I Gue­rra Mun­dial y la in­va­sión de Po­lo­nia, que pro­vo­có la se­gun­da gran con­tien­da. En am­bos ca­sos, los di­ri­gen­tes ale­ma­nes -que, es cier­to, no eran de­mo­crá­ti­cos y es una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal- pen­sa­ron que sus ór­da­gos no ten­drían res­pues­ta y se equi­vo­ca­ron. Ca­si 100 años des­pués del prin­ci­pio de la I Gue­rra Mun­dial los erro­res se­rían di­fe­ren­tes, pe­ro da­rían pa­so a una si­tua­ción ca­tas­tró­fi­ca en Eu­ro­pa y en bue­na par­te del mun­do. Qui­zá nun­ca unos ma­gis­tra­dos ale­ma­nes ha­yan te­ni­do tan en sus ma­nos el fu­tu­ro de tan­tos paí­ses.

Ra­joy y Es­pa­ña tie­nen po­co, muy po­co mar­gen de ma­nio­bra. El pre­si­den­te del Go­bierno, co­mo ya em­pie­zan a ad­mi­tir in­clu­so en el PP y ha­blan del asun­to sin ta­pu­jos va­rios mi­nis­tros, es­tá abo­ca­do a so­li­ci­tar al­gún ti­po de res­ca­te/ayu­da pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la. El Go­bierno pue­de en­re­dar­se o no en un debate no­mi­na­lis­ta so­bre si es res­ca­te, ayu­da o co­la­bo­ra­ción. Es inú­til y es­té­ril y ahí es­tá el ejem­plo, aho­ra ri­dícu­lo, de aquel Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro que du­ran­te me­ses evi­tó pro­nun­ciar la pa­la­bra cri­sis y con­si­guió que una par­te de su Go­bierno tam­po­co la men­cio­na­ra. Por su­pues­to, aque­llo ni evi­tó ni dul­ci­fi­có la cri­sis, y aho­ra el res­ca­te, con con­di­cio­nes, lle­ga­rá lo lla­men Ra­joy y sus mi­nis­tros co­mo lo lla­men. Es inevi­ta­ble.

Los da­tos del dé­fi­cit de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral en el pri­mer se­mes­tre son te­rri­bles. La caí­da de la re­cau­da­ción es dra­má­ti­ca y ace­le­ra la ne­ce­si­dad de ayu­das ex­ter­nas. Una caí­da

del 21% de los in­gre­sos por im­pues­tos di­rec­tos y co­ti­za­cio­nes so­cia­les, uni­da a otra del 71% en los in­di­rec­tos, no es sos­te­ni­ble, y to­da­vía me­nos por un país que de­be acu­dir a los mer­ca­dos pa­ra ob­te­ner re­cur­sos al mis­mo tiem­po que ha­ce fren­te a sus ven­ci­mien­tos. La si­tua­ción es in­fer­nal y lo úni­co que la em­peo­ra­ría se­ría una rup­tu­ra o una sa­li­da del eu­ro, co­mo al­gu­nos han ba­ra­ja­do y otros han su­su­rra­do a al­gu­nos oí­dos gu­ber­na­men­ta­les. En un país sin ma­te­rias pri­mas ni re­cur­sos ener­gé­ti­cos pro­pios se­ría la cró­ni­ca de una ruina anun­cia­da o, co­mo han re­pe­ti­do los eco­no­mis­tas Ga­ri­cano y

Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de -que qui­zá so­ña­ron con al­gún pues­to gu­ber­na­men­tal-, se­ría un re­tro­ce­so a la Es­pa­ña mí­se­ra de los años cin­cuen­ta del si­glo XX. Ra­joy tie­ne ya po­cas op­cio­nes y de­be ju­gar­las con ur­gen­cia. Pre­ten­de ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes en 2015 y, aun­que no es sencillo, pue­de ha­cer­lo, pe­ro ca­si to­do de­pen­de de lo que pa­se en es­tos ca­tor­ce días de sep­tiem­bre de­ci­si­vos, tam­bién pa­ra

An­ge­la Mer­kel, que tal vez pa­re­ce más fle­xi­ble con una ja­rra de cer­ve­za des­co­mu­nal en las ma­nos.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Relax. Pa­ra acu­dir con cier­ta tran­qui­li­dad a su cita con las ur­nas

en 2013, An­ge­la Mer­kel, que tal vez pa­re­ce más fle­xi­ble con una ja­rra de cer­ve­za en­tre las ma­nos, ne­ce­si­ta que Ita­lia y Es­pa­ña de­jen de ser un

pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.