Bre­tón, acu­sa­do de ase­si­na­to

Tiempo - - ZOOM -

El cuar­to análisis an­tro­po­ló­gi­co de los hue­sos y dien­tes ha­lla­dos en la ho­gue­ra de Las Que­ma­di­llas ha con­ven­ci­do al juez cor­do­bés Jo­sé Luis Ro­drí­guez Láinz: ya no que­da nin­gu­na du­da de que esos res­tos son de ni­ños, y el pa­dre de los des­apa­re­ci­dos Ruth y Jo­sé, el im­pa­si­ble Jo­sé Bre­tón, ha si­do acu­sa­do del ase­si­na­to de sus hi­jos con los agra­van­tes de ale­vo­sía y pa­ren­tes­co. Ca­be es­pe­rar que el juez ha­ya ac­tua­do mo­vi­do por sus co­no­ci­mien­tos ju­rí­di­cos y no por el in­creí­ble lin­cha­mien­to me­diá- ti­co del aho­ra acu­sa­do for­mal­men­te. Me­dios hay que con­de­na­ron a Bre­tón en sus por­ta­das des­de el pri­mer mo­men­to. Lo mis­mo su­ce­de en las re­des so­cia­les, don­de la gen­te bus­ca en el dic­cio­na­rio atro­ci­da­des pa­ra lla­már­se­las a es­te se­ñor que pa­re­ce he­cho de hie­lo. Es in­du­da­ble que la in­men­sa ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos es­tán con­ven­ci­dos de que Bre­tón es un mons­truo que ase­si­nó y que­mó a sus hi­jos pa­ra des­tro­zar a su ex­mu­jer, pe­ro del pu­ro con­ven­ci­mien­to no se pue­de de­du­cir la cul­pa­bi­li­dad: hay que re­cor­dar el ca­so Wan­nink­hof, en el que se acu­só, juz­gó y con­de­nó a una mu­jer inocen­te. To­do in­di­ca que es­te cri­men es­tá más cla­ro. Pe­ro la ley es la ga­ran­tía de la li­ber­tad co­mún: de­je­mos ac­tuar a la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.