Esa mi­ra­da

Tiempo - - ZOOM -

No voy a caer en la vul­ga­ri­dad de ci­tar a Ru­bén Da­río cuan­do nos re­la­ta­ba la tristeza de una prin­ce­sa que ha­bía per­di­do la ri­sa y tal. Hay que tra­ba­jar más, se­ño­res pe­rio­dis­tas. Yo, que por es­te pe­da­zo de tío ma-to be­le­nes­te bes­ca­men­te, he ha­lla­do una des­crip­ción su­ya que no se pue­de su­pe­rar, vean si no: “Tie­ne la co­lor os­cu­ra, tie­ne la su voz ve­la­da, la su ca­be­za es pe­que­ña y al­go bra­qui­ce­fa­la­da. Tie­ne cla­ros los ca­be­llos, tie­ne la bar­ba afei­ta­da, bre­ve el na­so, no­ble el bel­fo, la su fren­te des­pe­ja­da; y una mi­ra­da tan dulce, tan tris­te, tan ape­na­da, que hay que pre­gun­ta­lle al ve­lle: ¿qué tie­nes en la mi­ra­da?”. Así des­cri­bía don Pe­dro Mu­ñoz Se­ca las tris­te­zas de Cris­tiano Ro­nal­do en La ven­gan­za de don Men­do. Ven pa­cá que te con­sue­le yo, za­gal. Ay, ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.