Con­trac­tu­ra

Tiempo - - OPINIÓN -

Na­die ha con­se­gui­do con­ven­cer a los in­de­pen­den­tis­tas de que per­te­ne­cen a es­te país

exis­te. ese sen­ti­mien­to exis­tía an­tes del fran­quis­mo y exis­te aho­ra. Hay per­so­nas en Ca­ta­lu­ña y en el País Vas­co que quie­ren la in­de­pen­den­cia de es­tas re­gio­nes de la na­ción es­pa­ño­la. Es así. Es lí­ci­to. Pa­re­ce de pe­ro­gru­llo, pe­ro tras dé­ca­das de re­frie­ga hay que po­ner­lo ne­gro so­bre blan­co pa­ra que no con­fun­da­mos que los me­dios vio­len­tos pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo no sir­ven con que el ob­je­ti­vo en sí de­ba ser cri­mi­na­li­za­do.

Hay in­de­pen­den­tis­tas. Na­die ha con­se­gui­do con­ven­cer­les de que per­te­ne­cen a es­te país, de que lo con­for­man con tan­to o ma­yor vi­gor que otros pue­blos es­pa­ño­les. No so­lo no les he­mos con­ven­ci­do, sino que a fuer­za de con­traer­nos, con­trac­tu­rar­nos, so­li­vian­tar­nos y ten­sio­nar­nos, he­mos con­se­gui­do re­afir­mar­les en la idea de que no les que­re­mos, de que sus di­fe­ren­cias nos so­bran, de que no apre­cia­mos su reali­dad.

Así nos va. Una cues­tión que sal­ta de si­glo a si­glo y que nos cons­ti­tu­ye en la di­vi­sión co­mo un pue­blo en per­ma­nen­te re­vi­sión. Re­lá­jen­se. Hay in­de­pen­den­tis­tas. Es­tán en su de­re- cho. Se­gui­rán ha­cien­do ges­tos pa­ra de­mos­trar­lo y en ma­yor me­di­da en tan­to en cuan­to ne­gue­mos o cri­mi­na­li­ce­mos in­clu­so la po­si­bi­li­dad de reivin­di­car­se co­mo ta­les.

Apren­da­mos al­gu­na vez. Los to­ros, se­ño­res ul­tra­na­cio­na­lis­tas es­pa­ño­les, hay que co­ger­los por los cuer­nos. Ca­na­dá de­ci­dió ha­cer­lo en el te­ma de Que­bec y plas­mar de­fi­ni­ti­va­men­te las con­di­cio­nes le­ga­les de una po­si­ble in­de­pen­den­cia. El sen­ti­mien­to exis­te y, en vez de com­ba­tir­lo, le cons­tru­yen un mar­co le­gal. La Ley so­bre la Cla­ri­dad lo con­vier­te en el pri­mer Es­ta­do de­mo­crá­ti­co que ad­mi­te por ley la po­si­bi­li­dad de su di­vi­sión. Y no so­lo no se ha ro­to sino que ha te­ni­do un efec­to be­né­fi­co pa­ra la uni­dad.

Si quie­ren si­gan dan­do ala­ri­dos y si al­gu­na vez lo­gran en­ten­der que no sir­ve pa­ra na­da, en­ton­ces, va­yan al fi­sio y sá­quen­se esa con­trac­tu­ra.

in­de­pen­den­cia: “Con un Es­ta­do pro­pio, con­se­gui­ría­mos dos co­sas: au­men­tar nues­tra ca­li­dad de vi­da y que las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro fue­ran más po­si­ti­vas y op­ti­mis­tas”.

A un ni­vel más prác­ti­co, uno de los ca­pí­tu­los lle­va por tí­tu­lo La lo­gís­ti­ca: el pe­tró­leo de la Ca­ta­lu­ña del si­glo

XXI. Y di­ce: “Cuan­to más lo­gís­ti­cos, más li­bres. No hay nin­gu­na ciu­dad de Eu­ro­pa que ten­ga el Puer­to, de car­ga y cru­ce­ros, el ae­ro­puer­to y un po­lí­gono in­dus­trial co­mo el de la Zo­na Fran­ca, con 60.000 tra­ba­ja­do­res, tan jun­tos. El Prat po­dría ser el pri­mer ae­ro­puer­to de car­ga de Eu­ro­pa so­lo cons­tru­yen­do una cuar­ta pis­ta den­tro del mar pa­ra po­der tra­ba­jar las 24 ho­ras”. Y en cuan­to a cru­ce­ros, Bar­ce­lo­na as­pi­ra a ser “el pri­mer puer­to del mun­do”.

Pa­ra el des­pe­gue ca­ta­lán, el CCN echa mano de los da­tos que el ex pre­si­den­te de ERC, Jo­sep Lluís Ca­rod-Ro­vi­ra, pu­bli­ca­ba en su obra 2014. Que par­li el po­ble ca­ta­là (2014. Que ha­ble el pue­blo ca­ta­lán): “En un cor­to ra­dio, Bar­ce­lo­na dis­po­ne de una do­ce­na de uni­ver­si­da­des y de im­por­tan­tes in­fraes­truc­tu­ras tec­no­ló­gi­cas, co­mo el su­per­compu­tador Ma­renos­trum y el la­bo­ra­to­rio de luz del sin­cro­tón. Es la úni­ca ciu­dad que tie­ne dos es­cue­las de ne­go­cios en­tre las 10 pri­me­ras del mun­do. So­mos la pri­me­ra re­gión agroa­li­men­ta­ria de to­da Eu­ro­pa”.

S&P trun­có la vi­sión idí­li­ca.

En su afán por pa­re­cer­se a Fin­lan­dia, los in­de­pen­den­tis­tas re­cuer­dan la afir­ma­ción de Finn Er­ling Kdy­land, pre­mio No­bel de Eco­no­mía en 2004, que en una con­fe­ren­cia en Bar­ce­lo­na, en 2010, ase­gu­ró que “no se­ría sor­pren­den­te que un Go­bierno ca­ta­lán in­de­pen­dien­te tu­vie­se más fa­ci­li­dad pa­ra de­mos­trar su cre­di­bi­li­dad que el Go­bierno es­pa­ñol an­te los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros que com­pran deu­da pú­bli­ca”.

Y se afe­rran tam­bién a las teo­rías de la de­ca­na de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, Elisenda Paluzie, que re­fuer­za es­tas te­sis: “En una Ca­ta­lu­ña so­be­ra­na, la sol­ven­cia se re­for­za­ría más por­que des­apa­re­ce­ría el ex­po­lio fis­cal y se ha­ría una po­lí­ti­ca fi­nan­cie­ra pro­pia adap­ta-

Bar­ce­lo­na es la úni­ca ciu­dad con dos es­cue­las de ne­go­cios en­tre las diez me­jo­res del mun­do

En la UE. Ar­tur Mas, en la fo­to con Jo­sé Manuel Du­rão Barroso, po­dría di­ri­gir la pre­si­den­cia ro­ta­to­ria de la UE si Ca­ta­lu­ña fue­se país miem­bro.

ELI­SA BE­NI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.