Pa­no­ra­ma del nue­vo cur­so

So­lo ocho me­ses des­pués de la lle­ga­da del Go­bierno de Ra­joy a Mon­cloa, el equi­po es­tá que­ma­do y nin­guno de sus miem­bros con­si­gue en las en­cues­tas el apro­ba­do.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

per­ma­nen­te­men­te me­ti­do en el lío. “Me­ti­do to­do el día en un ca­ra­jal”. Es­tas son las dos ex­pre­sio­nes que el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, más uti­li­za cuan­do al­guien le pre­gun­ta có­mo van, y có­mo le van, las co­sas. Son, ade­más, ex­pre­sio­nes muy su­yas, re­ve­la­do­ras de un es­ta­do de áni­mo que tie­ne po­co que ver hoy en día con esa otra ac­ti­tud con la que en­tró, con ma­yo­ría ab­so­lu­ta, en el Pa­la­cio de la Mon­cloa, ha­ce aho­ra ocho me­ses.

Eran otros tiem­pos y pro­ba­ble­men­te pen­sa­ba que to­dos se­rían días de vi­nos y de ro­sas por­que, en muy po­co tiem­po, el nue­vo Go­bierno, for­ma­do por los me­jo­res, re­cu­pe­ra­ría in­me­dia­ta­men­te la con­fian­za de los mer­ca­dos, la pri­ma de ries­go se si­tua­ría en mí­ni­mos, la ba­ja­da de im­pues­tos ani­ma­ría el con­su­mo y co­lo­ca­ría una im­por­tan­te ma­sa mo­ne­ta­ria en el mer­ca­do, qui­tán­do­se­la al Es­ta­do don­de, era la teo­ría, nun­ca de­bió es­tar. Pe­ro la reali­dad fue otra muy dis­tin­ta. Ni la con­fian­za vol­vió en se­ma­nas ni en me­ses, sino to­do lo con­tra­rio: au­men­tó la pri­ma de ries­go, se im­plan­ta­ron nue­vos im­pues­tos en con­tra de to­do lo pro­me­ti­do en el pro­gra­ma elec­to­ral, al Es­ta­do se le die­ron ins­truc- cio­nes de re­cau­dar más y más, sin mu­cho éxi­to por­que la eco­no­mía en­tró pron­to en re­ce­sión y, po­co a po­co, em­pe­zó a po­ner­se de ma­ni­fies­to que no ha­bían lle­ga­do al Go­bierno los me­jo­res sino los más ami­gos de Ma­riano Ra­joy, que, ade­más, es­ta­ban pe­lea­dos en­tre sí.

Es­te es el pa­no­ra­ma cuan­do se abre ofi­cial­men­te el cur­so po­lí­ti­co, cuan­do la agen­da internacional em­pie­za a con­fi­gu­rar­se de ca­ra a las pró­xi­mas cum­bres eu­ro­peas (ya han pa­sa­do por Ma­drid, por La Mon­cloa, el pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de, y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel); cuan­do se in­ten­ta ce­rrar el res­ca­te ban­ca­rio de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros; se po­ne en mar­cha, por im­po­si­ción de Bru­se­las, la ter­ce­ra re­for­ma fi­nan­cie­ra en el pla­zo de unos me­ses con la crea­ción de un ban­co ma­lo, al­go a lo que siem­pre se re­sis­tie­ron Ra­joy y Cristóbal Mon­to­ro, un ban­co don­de irán a pa­rar to­dos los pro­duc­tos tó­xi­cos, al tiem­po que se alar­ga la pe­ti­ción del se­gun­do res­ca­te, el del Es­ta­do, el de la deu­da pú­bli­ca, a la es­pe­ra de que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo mue­va fi­cha y con la es­pe­ran­za de que com­pre deu­da en el mer­ca­do se­cun­da­rio mien­tras el re­cién crea­do Fon­do Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (FEEF), en una pri­me­ra eta­pa, lo ha­ga en el mer­ca­do pri­ma­rio, es­pe­ran­do la pues­ta en mar­cha ac­ti­va del MEDE (Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad), al que mu­chos pre­ten­den dar fi­cha ban­ca­ria, fren­te a la opo­si­ción de Ale­ma­nia. es­te es el es­que­ma ge­ne­ral de la si­tua­ción, que el pre­si­den­te del Go­bierno re­co­no­ce, en de­cla­ra­cio­nes a va­rios pe­rió­di­cos eu­ro­peos en­tre ellos, al es­pa­ñol Abc, que no tie­ne na­da que ver con lo que él ha­bía pro­me­ti­do en el pro­gra­ma elec­to­ral, pe­ro que ha si­do la reali­dad la que le ha im­pe­di­do cum­plir con to­das tus pro­me­sas. Una reali­dad que no vio o no qui­so ver, aun te­nien­do los da­tos su­fi­cien­tes co­mo pa­ra verla y con­tan­do, ade­más, con

un equi­po que ha fun­cio­na­do me­jor en la opo­si­ción que en el po­der. A so­lo ocho me­ses ese equi­po es­tá que­ma­do, nin­guno de sus miem­bros con­si­gue en las en­cues­tas la mí­ni­ma ca­li­fi­ca­ción de apro­ba­do y las pe­leas in­ter­nas han al­can­za­do, en va­rias oca­sio­nes es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, ca­rác­ter de con­flic­to abier­to. la inexis­ten­cia de un vi­ce­pre­si­den­te que pon­ga or­den y coor­di­ne to­dos los mi­nis­te­rios eco­nó­mi­cos y la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca del Go­bierno, en ma­nos del to­do­po­de­ro­so Al­ber­to Na­dal; el tra­di­cio­nal en­fren­ta­mien­to en­tre el mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cristóbal Mon­to­ro, y el de Eco­no­mía y Com­pe­ten­cia, Luis de Guin­dos, que Ra­joy qui­so re­sol­ver anun­cian­do que él, per­so­nal­men­te, pre­si­di­ría la Co­mi­sión De­le­ga­da de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, lo que aña­día más com­pli­ca­ción a un pro­ble­ma que es­tá sin re­sol­ver; las ten­sio­nes en­tre el mi­nis­tro de Ha­cien­da y el de In­dus­tria, Jo­sé Manuel So­ria, so­bre la re­for­ma ener­gé­ti­ca en las que, in­clu­so, ha sa­li­do a re­lu­cir la gue­rra su­cia en la que se han lle­ga­do a uti­li­zar los in­tere­ses del en­torno familiar y pro­fe­sio­nal de Mon­to­ro en las ener­gías ver­des, a tra­vés de Aben­goa; las in­cur­sio­nes del mi­nis­tro de Asun­tos

Ex­te­rio­res, Jo­sé Manuel

Gar­cía-Mar­ga­llo, en te­mas eco­nó­mi­cos eu­ro­peos y en el pro­yec­to Mar­ca Es­pa­ña; y, úl­ti­ma­men­te, los nu­me­ro­sos con­flic­tos abier­tos por el mi­nis­tro del In­te­rior, Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, dan la idea de un Go­bierno des­coor­di­na­do, en el que la vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, tie­ne que apa­gar to­dos los fue­gos.

A to­do es­to hay que aña­dir la fal­ta de coor­di­na­ción en­tre par­ti­do y Go­bierno, la fal­ta de sin­to­nía en­tre la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría y la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do, Ma­ría Do­lo­res de

Cos­pe­dal, que si­gue si­mul­ta­nean­do su car­go ins­ti­tu­cio­nal con la pre­si­den­cia de Cas­ti­lla-La Man­cha, y la re­cien­te in­cor­po­ra­ción del vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Javier Are­nas, a la se­de de Gé­no­va co­mo coor­di­na­dor ge­ne­ral, en lo que es un in­ten­to de re­for­zar al par­ti­do a la es­pe­ra de que, en la pri­me­ra cri­sis de Go­bierno (pro­ba­ble­men­te des­pués de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de Eus­ka­di y Ga­li­cia, ade­lan­ta­das al pró­xi­mo 21 de oc­tu­bre) pue­da en­trar a for­mar par­te de la co­mu­ni­ca­ción, uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas del ac­tual Ga­bi­ne­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.