Mon­ti y Ra­joy pe­di­rán jun­tos la in­ter­ven­ción

Es­pa­ña e Ita­lia re­ci­bi­rán ayu­da eu­ro­pea pa­ra mo­de­rar el pre­cio de su deu­da pú­bli­ca, pe­ro pa­ra ello tie­nen que so­li­ci­tar­lo for­mal­men­te. Los go­bier­nos de am­bos paí­ses han de­ci­di­do ha­cer­lo de for­ma con­jun­ta.

Tiempo - - ESPAÑA - JO­SÉ MA­RÍA VALS jm­vals.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El se­gun­do res­ca­te de Es­pa­ña, tam­bién lla­ma­do “res­ca­te blan­do”, se­rá pe­di­do por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy jun­to al de Ita­lia, pre­si­di­do por Ma­rio Mon­ti, y con­sis­ti­rá en una in­ter­ven­ción con­jun­ta del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y del Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE) pa­ra com­prar deu­da pú­bli­ca de am­bos paí­ses con el fin de re­du­cir el di­fe­ren­cial con el ti­po de in­te­rés del bono ale­mán a diez años (pri­ma de ries­go). Aun­que la de­ci­sión es­tá to­ma­da y el BCE ya ha co­men­za­do a mo­ver fi­cha, aún que­dan asun­tos pen­dien­tes tan im­por­tan­tes co­mo la apro­ba­ción del pro­pio MEDE por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ale­ma­nia el miér­co­les, día 12, o la fi­ja­ción de las con­di­cio­nes pa­ra la in­ter­ven­ción en la reunión de mi­nis­tros de Eco­no­mía de la zo­na eu­ro (el Eu­ro­gru­po) del pró­xi­mo fin de se­ma­na.

La pe­ti­ción con­jun­ta por par­te de Ita­lia y Es­pa­ña ha ve­ni­do fra­guán­do­se a lo lar­go de los úl­ti­mos dos me­ses y, sal­vo sor­pre­sas de úl­ti­ma ho­ra, se­rá un he­cho, ya que ha si­do pac­ta­da pre­via­men­te con las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, y el se­cre­ta­rio del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se, Timothy Geith­ner, quien pa­só por Eu­ro­pa a fi­na­les de ju­lio pa­ra ase­gu­rar­se de que la cri­sis del eu­ro pro­vo­ca­da por las tur­bu­len­cias de la deu­da ita­lia­na y es­pa­ño­la que­da­rá re­suel­ta an­tes de la úl­ti­ma se­ma­na de la cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra la elec­ción del pró­xi­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Ba­rack Oba­ma as­pi­ra a ser re­le­gi­do pa­ra un se­gun­do man­da­to y es­pe­ra po­der de­cir­les a sus com­pa­trio­tas, an­tes del 6 de no­viem­bre, día de las elec­cio­nes, que sus es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos ase­gu­ran un pe­rio­do de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra a am­bos la­dos del Atlán­ti­co.

Pre­sión de Oba­ma.

Es­te úl­ti­mo pun­to fue tra­ta­do por Geith­ner en las reunio­nes que man­tu­vo en Ale­ma­nia el 30 de ju­lio pa­sa­do con el mi­nis­tro de Fi­nan­zas ger­mano, Wolf­gang Schäu­ble, y el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ma­rio Drag­hi. De am­bos re­ci­bió el com­pro­mi­so de de­jar re­suel­ta la cri­sis an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses y de ello fue­ron in­for­ma­dos por Drag­hi el pro­pio Ra­joy y su ho­mó­lo­go ita­liano, Ma­rio Mon­ti, que se reunie­ron en­tre sí tres días des­pués (el 2 de agos­to), pa­ra au­nar pos­tu­ras y ana­li­zar, en­tre otras co­sas, las ven­ta­jas de so­li­ci­tar con­jun­ta­men­te a Eu­ro­pa la in­ter­ven­ción en sus res­pec­ti­vos mer­ca­dos de deu­da. To­do que­dó ade­más ata­do y bien ata­do tras la lla­ma­da de Ba­rack Oba­ma a Ma­riano Ra­joy del 6 de agos­to, en la que am­bos hi­cie­ron un re­pa­so de los pa­sos a dar pa­ra lle­gar al 6 de no­viem­bre con los de­be­res he­chos.

A lo lar­go de las úl­ti­mas se­ma­nas, tan­to el Go­bierno es­pa­ñol co­mo el ita­liano han re­pe­ti­do sin ce­sar que no tie­nen abier­ta ne­go­cia­ción al­gu­na con las au­to­ri­da­des eu­ro­peas ni con el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, pe­ro, co­mo re­sal­ta un ana­lis­ta internacional con­sul­ta­do por Tiem­po, “el des­men­ti­do es po­co creí­ble cuan­do Ma­riano Ra­joy y Ma­rio Mon­ti ne­ga­ban la exis­ten­cia de con­tac­tos y cin­co mi­nu­tos des­pués pe­dían pú­bli­ca­men­te al BCE de­ta­lles so­bre las me­di­das que am­bos paí­ses de­be­rían to­mar en ca­so de ayu­da ex­ter­na pa­ra ba­jar el ti­po de in­te­rés de su deu­da pú­bli­ca”. El pro­pio Ra­joy ha de­ja­do la puer­ta abier­ta en va­rias oca­sio­nes. La úl­ti­ma tu­vo lu­gar el pa­sa­do 30 de agos­to, cuan­do tras un al­muer­zo de tra­ba­jo en La Mon­cloa con el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, Fra­nçois Ho­llan­de, el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol de­cla­ró que pen­sa­rá si pi­de o no la in­ter­ven­ción eu­ro­pea en el mer­ca­do de deu­da cuan­do se­pa las con­di­cio­nes.

Y Ale­ma­nia, ¿qué opi­na de es­to? La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, que es­te úl­ti­mo jue­ves se ha reuni­do en Ma­drid con Ma­riano Ra­joy, es­tá pen­dien­te de lo que ha­ga el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de su país, que de­be apro­bar la par­ti­ci­pa­ción ger­ma­na en el Me­ca­nis­mo Eu­ro-

peo de Es­ta­bi­li­dad. Por ello es más cau­ta que al­gu­nos otros al­tos car­gos ale­ma­nes, más dis­pues­tos a de­jar cla­ro que habrá in­ter­ven­ción. Sin ir más le­jos, el re­pre­sen­tan­te de Ale­ma­nia en el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Jörg As­mus­sen, con­fe­sa­ba el pa­sa­do 30 de agos­to que “el BCE po­dría in­ter­ve­nir en el mer­ca­do de deu­da, con­jun­ta­men­te con el MEDE, pe­ro los paí­ses [Ita­lia y Es­pa­ña] de­ben ha­cer una pe­ti­ción for­mal de asis­ten­cia, con con­di­cio­nes”. En es­te sen­ti­do, la pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea ma­ne­ja ya en sus con­vo­ca­to­rias de pró­xi­mas reunio­nes co­mo he­cho cier­to di­cha in­ter­ven­ción.

Una po­si­ción di­vi­di­da.

Sin em­bar­go, la po­si­ción de Ale­ma­nia no es uná­ni­me. El pre­si­den­te del Bun­des­bank, el ban­co cen­tral de ese país, Jens Weid­mann, se mues­tra ab­so­lu­ta­men­te con­tra­rio a la in­ter­ven­ción del BCE en los mer­ca­dos de deu­da y ha lle­ga­do a de­cir que la com­pra de bo­nos de Es­pa­ña e Ita­lia po­dría crear pre­ce­den­tes pe­li­gro­sos y que in­clu­so se­ría el ini­cio de un pro­ce­so que pue­de crear adic­ción, co­mo las drogas. An­ge­la Mer­kel, más pru­den­te en sus afir­ma­cio­nes, ha de­fen­di­do a Weid­mann, pe­ro no ha ne­ga­do ca­te­gó­ri­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de la in­ter­ven­ción en los mer­ca­dos de deu­da de Es­pa­ña e Ita­lia, que con­si­de­ra no so­lo inevi­ta­ble sino po­si­ti­va a lar­go pla­zo pa­ra la es­ta­bi­li­dad de la Eu­ro­zo­na y, por tan­to, de la pro­pia Ale­ma­nia.

Des­de ha­ce ya va­rias se­ma­nas, las agen­cias de ca­li­fi­ca­ción han co­men­za­do a cues­tio­nar­se si la no­ta da­da a Eu­ro­pa en su con­jun­to y a Ale­ma­nia en par­ti­cu­lar pue­de se­guir sien­do en el fu­tu­ro la más al­ta del ranking (AAA), cuan­do al­gu­nos paí­ses co­mo Ita­lia y Es­pa­ña, ter­ce­ra y cuar­ta eco­no­mía de la Eu­ro­zo­na, res­pec­ti­va­men­te, si­guen cues­tio­na­dos por los mer­ca­dos. El pa­sa­do lu­nes, día 3, sin ir más le­jos, Moody’s pa­só a la UE de la pers­pec­ti­va es­ta­ble a la ne­ga­ti­va, aun­que man­tu­vo la tri­ple A de mo­men­to.

El ar­gu­men­to uti­li­za­do por los ana­lis­tas de la agen­cia es que la evo­lu­ción de la sol­ven­cia del gru­po de paí­ses que com­po­nen la UE de­be re­la­cio­nar­se con la de sus com­po­nen­tes. En es­te sen­ti­do con­si­de­ra que la pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va que man­tie­ne pa­ra Ale­ma­nia, Fran­cia, Reino Uni­do y Ho­lan­da (el 45% de la eco­no­mía del con­jun­to) es una ra­zón su­fi­cien­te pa­ra la ad­ver­ten­cia y el cam­bio de su pers-

pec­ti­va glo­bal. Hay que re­cor­dar en es­te pun­to que Moody’s cam­bió la pers­pec­ti­va del ra­ting de Ale­ma­nia y Ho­lan­da en ju­lio de­bi­do al de­te­rio­ro del es­ce­na­rio del eu­ro. En fe­bre­ro ya ha­bía pues­to la de Fran­cia en ne­ga­ti­vo. Y en di­ciem­bre del año pa­sa­do la ha­bía cam­bia­do pa­ra el Reino Uni­do. Sin du­da, es­ta ex­ten­sión de po­si­bles caí­das en la ca­li­fi­ca­ción de sol­ven­cia, que ya afec­ta a los gran­des (in­clui­da Ale­ma­nia), ha in­flui­do en el Go­bierno ger­mano a la ho­ra de ana­li­zar si es po­si­ti­va o ne­ga­ti­va la in­ter­ven­ción en los mer­ca­dos, a la que se ha opues­to fron­tal­men­te has­ta ha­ce bien po­co.

Pe­ro, ¿có­mo se­ría es­ta in­ter­ven­ción de Eu­ro­pa en los mer­ca­dos de deu­da pú­bli­ca de Ita­lia y Es­pa­ña? El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo se ha mos­tra­do par­ti­da­rio de com­ba­tir es­ta cri­sis com­pran­do tí­tu­los de más cor­to pla­zo de los dos paí­ses afec­ta­dos. Su pre­si­den­te, Ma­rio Drag­hi, en una com­pa­re­cen­cia a puer­ta ce­rra­da en el Par­la­men­to Eu­ro­peo ha de­fen­di­do es­ta mis­ma se­ma­na la ad­qui­si­ción de deu­da de has­ta tres años de paí­ses cues­tio­na­dos por el mer­ca­do. El má­xi­mo res­pon­sa­ble del BCE con­si­de­ra que es­tos pla­zos no van con­tra las re­glas de la en­ti­dad, que le im­pi­den fi­nan­ciar a los Go­bier­nos de la Eu­ro­zo­na. De lle­var­se a

ca­bo es­to, las com­pras se­rían pun­tua­les en el mer­ca­do se­cun­da­rio de deu­da, de­jan­do el mer­ca­do pri­ma­rio pa­ra el MEDE. Y, ¿qué sig­ni­fi­ca es­to?

Do­ble vía de in­ter­ven­ción.

Bá­si­ca­men­te, lo que se abri­ría es una do­ble vía de in­ter­ven­ción pa­ra re­la­jar los ti­pos de in­te­rés de la deu­da de Ita­lia y Es­pa­ña. En mo­men­tos de gran ten­sión de pre­cios en el mer­ca­do se­cun­da­rio, que es el que fi­nal­men­te mar­ca las pri­mas de ries­go de am­bos paí­ses, el BCE ten­dría la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir tí­tu­los (le­tras y obli­ga­cio­nes de has­ta tres años) de for­ma ma­si­va, lo que evi­ta­ría la es­pe­cu­la­ción y ha­ría ba­jar los ti­pos que ma­ne­jan los in­ver­so­res en sus ope­ra­cio­nes de com­pra­ven­ta de tí­tu­los. Ade­más, pa­ra ase­gu­rar una co­rrec­ta fi­nan­cia­ción de am­bos paí­ses, cuan­do las cir­cuns­tan­cias de pre­cios lo re­quie­ran, el Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad po­dría com­prar tí­tu­los de deu­da de Ita­lia y Es­pa­ña a lar­go pla­zo di­rec­ta­men­te en las su­bas­tas or­ga­ni­za­das por los Te­so­ros res­pec­ti­vos, o lo que es lo mis­mo, in­ter­ven­dría en el mer­ca­do pri­ma­rio.

To­do ello, se­gún fuen­tes co­no­ce­do­ras de las con­ver­sa­cio­nes con­sul­ta­das por Tiem­po, ga­ran­ti­za­ría a Ita­lia y Es­pa­ña la po­si­bi­li­dad de man­te­ner a lar­go pla­zo un ti­po me­dio de su deu­da pú­bli­ca en el en­torno del 4%, muy pró­xi­ma a la ac­tual, pa­ra lo cual se­ría in­dis­pen­sa­ble re­du­cir el ti­po de las emi­sio­nes a diez, vein­te o trein­ta años por de­ba­jo del 6% que es­tán pa­gan­do aho­ra en mu­chas de las su­bas­tas. Y ade­más, de­be ha­cer­se pron­to, pues­to que pa­ra 2013 Ita­lia se en­fren­ta a ven­ci­mien­tos de deu­da de unos 120.000 mi­llo­nes de eu­ros y Es­pa­ña va a te­ner que emi­tir más de 70.000 mi­llo­nes pa­ra cu­brir los su­yos. Los ana­lis­tas y los res­pon­sa­bles de Eco­no­mía y Fi­nan­zas de am­bos paí­ses ya han ad­ver­ti­do a la UE y al BCE que no in­ter­ve­nir a tiem­po de for­ma con­jun­ta en las emi­sio­nes a cor­to y a lar­go po­dría lle­var ade­más a una des­com­pen­sa­ción de la car­te­ra, con el pe­li­gro de au­men­tar de­ma­sia­do el pe­so de los tí­tu­los a cor­to pla­zo so­bre los emi­ti­dos a diez, vein­te o trein­ta años, con lo que se ali­men­ta la ten­sión, ya que ha­bría que ha­cer más su­bas­tas to­dos los años.

El pro­pio Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ha di­cho en va­rias oca­sio­nes du­ran­te los úl­ti­mos días que pa­ra po­der cum­plir ade­cua­da­men­te su man­da­to de pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad del eu­ro y de los pre­cios den­tro de su zo­na de in­fluen­cia de­be con­tar con la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar lo que Ma­rio Drag­hi lla­ma “he­rra­mien­tas ex­cep­cio­na­les” pa­ra mo­men­tos que así lo re­quie­ran. Has­ta aho­ra, el BCE se ha li­mi­ta­do a dar li­qui­dez a los bancos de la Eu­ro­zo­na y ha in­ter­ve­ni­do in­di­rec­ta­men­te en los mer­ca­dos acep­tan­do tí­tu­los de deu­da co­mo con­tra­par­ti­da pa­ra dar prés­ta­mos a ba­jo in­te­rés a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. So­lo en al­gu­na oca­sión con­ta­da ha in­ter­ve­ni­do di­rec­ta­men­te com­pran­do le­tras y bo­nos en los mer­ca­dos se­cun­da­rios, lo que le ha lle­va­do a du­ros en­fren­ta­mien­tos con Ale­ma­nia y so­bre to­do con el Bun­des­bank.

Vis­ta pues la ne­ce­si­dad de una in­ter­ven­ción, y ha­bien­do de­ja­do cla­ro la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el BCE que la con­di­ción in­dis­pen­sa­ble es que los paí­ses que la ne­ce­si­ten la so­li­ci­ten for­mal­men­te, que­da por ver cuá­les son las ra­zo­nes que ali­men­tan la con­ve­nien­cia de una pe­ti­ción con­jun­ta de Ita­lia y Es­pa­ña. Los ana­lis­tas des­ta­can dos. La pri­me­ra de ellas, que evi­ta­rá un ata­que es­pe­cu­la­ti­vo con­tra uno de am­bos. La se­gun­da, que so­lu­cio­na el pro­ble­ma de gol­pe, sin más pla­zos. “Si Es­pa­ña o Ita­lia so­li­ci­tan la ayu­da por se­pa­ra­do y en dis­tin­tas fe­chas –se­ña­la uno de es­tos ex­per­tos–, la pri­ma de ries­go del que lo ha­ga pri­me­ro ba­ja­rá, mien­tras que la del país que lo de­je pa­ra des­pués ve­rá có­mo se dis­pa­ra al al­za la su­ya”.

Es­ta ra­zón es la que ha lle­va­do a Ma­riano Ra­joy y a Ma­rio Mon­ti a pac­tar una so­li­ci­tud con­jun­ta, que ade­más tie­ne be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos pa­ra am­bos. Ir a Bru­se­las del bra­zo, con una car­ta fir­ma­da por am­bos go­bier­nos, di­lu­ye tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca de ca­da uno de los dos eje­cu­ti­vos al po­ner so­bre la me­sa un pro­ble­ma que ya no es ni de Ita­lia ni de Es­pa­ña por se­pa­ra­do, sino de un mer­ca­do que cas­ti­ga a am­bos, a pe­sar de que los dos es­tán ha­cien­do sus de­be­res. ¿Pa­ra cuán­do la pe­ti­ción?

Lo pri­me­ro que tie­nen que ha­cer el BCE y la Co­mi­sión Eu­ro­pea es de­fi­nir las cláu­su­las de lo que ellos mis­mos han de­no­mi­na­do “Pro­gra­ma Con­di­cio­na­do de Com­pra de Deu­da”. Ahí se de­fi­ni­rán cuá­les son las con­di­cio­nes que se im­pon­drán a los go­bier­nos de Es­pa­ña e Ita­lia por pe­dir la in­ter­ven­ción en los mer­ca­dos y, a par­tir de ahí, am­bos eje­cu­ti­vos es­ta­rían en dis­po­si­ción de ha­cer la so­li­ci­tud for­mal. Los de­ta­lles más fi­nos se­rán tra­ta­dos en la cum­bre de mi­nis­tros de Eco­no­mía y Fi­nan­zas de la Eu­ro­zo­na de es­te pró­xi­mo fin de se­ma­na, con lo que la pe­ti­ción po­dría pro­du­cir­se es­te mis­mo mes de sep­tiem­bre o en oc­tu­bre.

Es­ta úl­ti­ma po­si­bi­li­dad, la de re­tra­sar­lo has­ta el mes pró­xi­mo, no le des­agra­da a Ale­ma­nia, cu­ya can­ci­ller tie­ne que re­sol­ver el pro­ble­ma que tie­ne en su pro­pio país con el pre­si­den­te del Bun­des­bank, quien ha ame­na­za­do con di­mi­tir si el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo in­ter­vie­ne de for­ma di­rec­ta en los mer­ca­dos de deu­da pú­bli­ca. Tam­po­co le ven­dría mal a Ma­riano Ra­joy, que se en­fren­ta a dos pro­ce­sos elec­to­ra­les (las au­to­nó­mi­cas del País Vas­co y Ga­li­cia) el día 21 de oc­tu­bre y no le ape­te­ce mu­cho pe­dir la ayu­da eu­ro­pea en ple­na cam­pa­ña.

De acuer­do. Los pri­me­ros mi­nis­tros de Es­pa­ña e Ita­lia, Ma­riano Ra­joy y Ma­rio Mon­ti, en una com­pa­re­cen­cia en La Mon­cloa el 2 de agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.