Nue­vo cur­so, ¿nue­va po­lí­ti­ca?

Go­bierno y opo­si­ción es­tán an­te un desafío que exi­ge pru­den­cia y va­len­tía, ima­gi­na­ción y se­gu­ri­dad. Es ho­ra de ha­cer un re­plan­tea­mien­to ge­ne­ral y par­ti­cu­lar del gas­to que los po­de­res pú­bli­cos ha­cen con el di­ne­ro que re­cau­dan de los ciu­da­da­nos.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - AL­FON­SO GUE­RRA

es­tos días ha co­men­za­do lo que lla­man el cur­so po­lí­ti­co, tras el pa­rén­te­sis de des­can­so du­ran­te el mes de agos­to. El di­ri­gen­te de la de­re­cha y pre­si­den­te del Go­bierno, co­mo man­da su gus­to por la tra­di­ción, ha ini­cia­do su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en Soutomaior, una po­bla­ción ga­lle­ga don­de anun­ció ha­ce jus­to un año que no su­biría el IVA en nin­gún ca­so si lle­ga­se a go­ber­nar por­que con­si­de­ra­ba un cas­ti­go pa­ra las per­so­nas más hu­mil­des su­bir un im­pues­to que afec­ta al con­su­mo. Es­tos días ha vuel­to al mis­mo lu­gar pa­ra jus­ti­fi­car la subida del IVA, por con­si­de­rar­lo im­pres­cin­di­ble. Ha­ce un año, ¿lo sa­bía y min­tió, o no sa­bía lo que es­ta­ba pro­me­tien­do?

En cual­quie­ra de las res­pues­tas el pre­si­den­te del Go­bierno pier­de en­te­ros en la per­cep­ción que los ciu­da­da­nos tie­nen de quien les go­bier­na.

La ca­de­na de res­tric­cio­nes y re­cor­tes pa­re­ce no te­ner fin. ¿Ha­cia dón­de con­du­ce a la so­cie­dad es­pa­ño­la el Go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar? Si el nú­me­ro de per­so­nas sin em­pleo si­gue au­men­tan­do, si cre­ce el de los que, ago­ta­do el sub­si­dio de des­em­pleo, de­jan de per­ci­bir una pe­que­ña ayu­da, si los desahu­cios con­ti­núan po­nien­do en la ca­lle, sin te­cho, a las fa­mi­lias que no tie­nen a nin­gún familiar em­plea­do y por tan­to no pue­den se­guir pa­gan­do la hi­po­te­ca, si to­dos es­tos des­am­pa­ra­dos con­tem­plan có­mo se in­yec­tan mi­les de mi­llo­nes de eu­ros en en­ti­da­des ban­ca­rias fra­ca­sa­das y có­mo se re­gu­la el suel­do de los res­pon­sa­bles de la quie­bra (500.000 eu­ros), no po­dría ex­tra­ñar­nos que hu­bie­se una re­be­lión con­tra es­ta si­tua­ción de in­jus­ti­cia.

La sus­ti­tu­ción del Es­ta­do del bie­nes­tar por el es­ta­do del ma­les­tar ex­ci­ta­rá los áni­mos de los que no en­cuen­tran ni el mí­ni­mo ho­ri­zon­te pa­ra sus vi­das. Es­pe­cial­men­te gra­ve es la si­tua­ción a la que se en­fren­tan los que tie­nen hi­jos que no pue­den ali­men­tar. Ex­pon­dré un ca­so, que se­rá li­mi­ta­do, pe­ro no de­ja de ser tru­cu­len­to e in­creí­ble en una Es­pa­ña que ha­ce so­lo unos años vi­vía una trans­for­ma­ción ex­cep­cio­nal: en al­gu­nos al­ma­ce­nes de ven­ta de ali­men­tos han co­lo­ca­do can­da­dos a los con­te­ne­do­res de ba­su­ra, a cau­sa de las con­se­cuen­cias en la sa­lud per­so­nal de al­gu­nos de los re­bus­ca­do­res de ali­men­tos ca­du­ca­dos. ¿No re­cuer­da un pa­no­ra­ma se­me­jan­te al des­cri­to en una vie­ja pe­lí­cu­la de an­ti­ci­pa­ción del fu­tu­ro, Mad Max, en la que los per­so­na­jes ma­ta­ban por un cuen­co de ali­men­to?

Es­te pro­ce­so de de­gra­da­ción de la vi­da de mu­chos es­pa­ño­les se jus­ti­fi­ca des­de el Go­bierno por la inevi­ta­ble ne­ce­si­dad de re­duc­ción del dé­fi­cit, pe­ro la ci­fra del dé­fi­cit in­di­ca que ya ha al­can­za­do el pre­vis­to pa­ra to­do el año. En­ton­ces, ¿a qué tan­to su­fri­mien­to si no ser­vi­rá pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo que lo jus­ti­fi­ca? Cues­ta un gran es­fuer­zo creer que el Go­bierno no sa­be que el dé­fi­cit es el re­sul­ta­do de una res­ta en­tre lo que se gas­ta y lo que se in­gre­sa, y que por tan­to no se ga­ran­ti­za su re­duc­ción con el aho­rro en el gas­to, sino que de­pen­de tam­bién de la re­duc­ción o cre­ci­mien­to de los in­gre­sos. Y es­tos no ha­cen más que re­du­cir­se, por­que los re­cor­tes ami­no­ran el con­su­mo y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Al fin ten­dre­mos el mis­mo dé­fi­cit, pe­ro con mu­chos es­pa­ño­les pa­de­cien­do ne­ce­si­dad. El pre­si­den­te del Go­bierno cree que con el tan­cre­dis­mo que prac­ti­ca ga­na­rá tiem­po. Ha di­cho en Soutomaior que en ju­nio es­ta­re­mos mu­cho me­jor. Otro que si­gue la sen­da de la se­ño­ra de los bro­tes ver­des. Pe­ro, ¿de qué ha­blan? Un ami­go de un miem­bro del Go­bierno sen­tía una gran cu­rio­si­dad por la per­so­na­li­dad del pre­si­den­te, y pre­gun­ta­ba con in­sis­ten­cia al mi­nis­tro: “Tú que lo tie­nes cer­ca, di­me, ¿có­mo es Ma­riano Ra­joy?”. Des­pués de me­di­tar un buen ra­to, y con ca­ra co­lor de pa­pi­ro, le con­tes­tó: “Ma­riano es... lo que pa­re­ce”. An­to­ló­gi­ca res­pues­ta que ex­pli­ca las con­di­cio­nes del pre­si­den­te y del cón­cla­ve mi­nis­te­rial. lo que pa­re­ce bas­tan­te cla­ro es que el se­ñor Ra­joy ha re­nun­cia­do a te­ner una po­lí­ti­ca pro­pia, de él y de su par­ti­do, y se ha en­tre­ga­do co­mo alumno dis­ci­pli­na­do a la es­tra­te­gia de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, que pa­re­ce es­tar dis­pues­ta a

des­es­ta­bi­li­zar, por ter­ce­ra vez des­de Ale­ma­nia, a Eu­ro­pa, en es­ta oca­sión sin el uso de la vio­len­cia de la gue­rra, pe­ro sí la de la coac­ción eco­nó­mi­ca.

Al ter­mi­nar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial la lu­cha de los tra­ba­ja­do­res (par­ti­dos de iz­quier­da y sin­di­ca­tos) con­tra el ca­pi­ta­lis­mo evo­lu­cio­nó ha­cia un pac­to del ca­pi­tal y el tra­ba­jo. Es­te ad­mi­tía el ob­je­ti­vo de ob­te­ner be­ne­fi­cios del em­pre­sa­rio y, a su vez, el em­pre­sa­rio ga­ran­ti­za­ba la dig­ni­dad de la vi­da de los tra­ba­ja­do­res: sa­la­rio su­fi­cien­te, pen­sión a la ho­ra de la ju­bi­la­ción, ga­ran­tía de cui­dar al tra­ba­ja­dor y a su fa­mi­lia en ca­so de en­fer­me­dad, edu­ca­ción pa­ra los hi­jos, et­cé­te­ra. ese pac­to re­ci­bió el nom­bre de Es­ta­do del bie­nes­tar. La des­apa­ri­ción de la Unión So­vié­ti­ca y el co­mu­nis­mo, la re­nun­cia a mu­chos de sus pos­tu­la­dos de la so­cial­de­mo­cra­cia, la es­tra­te­gia uni­po­lar con cen­tro de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, la evo­lu­ción del ca­pi­ta­lis­mo pro­duc­ti­vo ha­cia el ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro, la am­plia­ción de los es­pa­cios eco­nó­mi­cos (mun­dia­li­za­ción) y la res­tric­ción de las po­lí­ti­cas (de­bi­li­ta­mien­to de los Es­ta­dos y for­ta­le­ci­mien­to del con­cep­to na­ción) han crea­do en los rec­to­res del ca­pi­ta­lis­mo la idea de que ha lle­ga­do el mo­men­to de rom­per aquel pac­to lla­ma­do Es­ta­do del bie­nes­tar, y es­tán pro­ce­dien­do a su des­man­te­la­mien­to, de­jan­do en las cu­ne­tas a mi­llo­nes de per­so­nas in­ca­pa­ces de va­ler­se por sí mis­mas por en­fer­me­dad, ve­jez o au­sen­cia to­tal de re­cur­sos. Es­ta es la es­tra­te­gia de los gran­des gru­pos fi­nan­cie­ros; mu­chos go­bier­nos y en­tes su­pra­es­ta­ta­les, co­mo la Unión Eu­ro­pea, pa­re­cen dis­pues­tos a se­cun­dar­les.

La so­cie­dad tie­ne ne­ce­si­dad de lu­char con­tra es­tas po­lí­ti­cas que se ce­ban en los des­am­pa­ra­dos y en­ri­que­ce a los mag­na­tes.

Go­bierno y opo­si­ción es­tán an­te un desafío que exi­ge pru­den­cia y va­len­tía, ima­gi­na­ción y se­gu­ri­dad. Es ho­ra de ha­cer un re­plan­tea­mien­to ge­ne­ral y par­ti­cu­lar en el gas­to que los po­de­res pú­bli­cos ha­cen con el di­ne­ro que re­cau­dan de los ciu­da­da­nos. Y sin dis­trac­ción, por­que el tiem­po aprie­ta. En lu­gar de dé­bi­les de­ba­tes so­bre si los co­le­gios que se­pa­ran ni­ñas y ni­ños pue­den ser o no sub­ven­cio­na­dos, ha lle­ga­do el mo­men­to pa­ra el Go­bierno y la opo­si­ción de re­pen­sar si la ac­tual si­tua­ción na­cio­nal de los re­cur­sos exi­ge re­vi­sar el sis­te­ma de co­le­gios con­cer­ta­dos.

En lu­gar de en­re­dar a la po­bla­ción en la vie­ja pre­di­ca­ción epis­co­pal acer­ca del abor­to, es la ho­ra de pen­sar si no de­be lle­var­se la en­se­ñan­za de la re­li­gión a su lu­gar na­tu­ral, las igle­sias.

Si los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les pa­ra 2013 se ela­bo­ra­sen to­man­do en cuen­ta los cam­bios reales que pue­den y en al­gu­nos ca­sos de­ben ha­cer­se, y se atien­de más a re­du­cir pri­vi­le­gios que a cas­ti­gar a los que su­fren ne­ce­si­da­des, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña cam­bia­ría de signo y se abri­ría una ven­ta­na de luz y es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.