Re­cor­tes dis­tin­tos se­gún la re­gión

La re­duc­ción del gas­to sa­ni­ta­rio en la asis­ten­cia a in­mi­gran­tes se apli­ca­rá de for­ma di­fe­ren­te se­gún la au­to­no­mía.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Los re­cor­tes han ter­mi­na­do sien­do unos tras­qui­lo­nes. No en to­das las au­to­no­mías se apli­can igual las me­di­das to­ma­das por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. Unas co­bra­rán por la aten­ción sa­ni­ta­ria a in­mi­gran­tes sin pa­pe­les en re­gla y otras no, por ejem­plo. Pe­ro tam­bién exis­ten otras di­fe­ren­cias. Al­gu­nas vie­nen de an­tes. El re­sul­ta­do es que, se­gún el lu­gar de re­si­den­cia, se tie­ne de­re­cho a más o me­nos ser­vi­cios. Y lle­ga a ocu­rrir que, an­te la po­si­bi­li­dad de que ciu­da­da­nos de unas au­to­no­mías emi­gren a otras pa­ra te­ner ac­ce­so a esos de­re­chos, un go­bierno re­gio­nal en­du­rez­ca los re­qui­si­tos so­bre el em­pa­dro­na­mien­to.

Di­me dón­de vi­ves y te di­ré qué de­re­chos tie­nes. Las di­fe­ren­cias en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas son evi­den­tes ya en los pre­su­pues­tos en sa­ni­dad de ca­da una de ellas. Se­gún un es­tu­dio de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes pa­ra la De­fen­sa de la Sa­ni­dad Pú­bli­ca (Fadsp), las di­fe­ren­cias en gas­to sa­ni­ta­rio per cá­pi­ta van des­de los 1.557 eu­ros del País Vas­co a los 1.060 de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

La eli­mi­na­ción de la co­ber­tu­ra de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria de la que dis­fru­ta­ban en la prác­ti­ca in­mi­gran­tes irre­gu­la­res no va a ser apli­ca­da en An­da­lu­cía, el País Vas­co ni As­tu­rias, se­gún han anun­cia­do los res­pon­sa­bles de es­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Ca­na­rias lo ha­rá con ma­ti­ces.

Las úl­ti­mas me­di­das to­ma­das pa­ra el re­cor­te del gas­to sa­ni­ta­rio por el Go­bierno cen­tral pre­ten­den ha­cer efec­ti­vo que los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res pa­guen por los es­pe­cia­lis­tas que los tra­ten, sal­vo los ca­sos de me­no­res, em­ba­ra­zos, par­tos y pos­par­tos. La ley de sa­ni­dad in­di­ca que so­lo tie­nen de­re­cho a re­ci­bir aten­ción pri­ma­ria o de ur­gen­cias, pe­ro en

ge­ne­ral eran aten­di­dos has­ta aho­ra por los es­pe­cia­lis­tas sin ma­yo­res pro­ble­mas. Ade­más, a ve­ces los in­mi­gran­tes sin pa­pe­les te­nían tar­je­ta sa­ni­ta­ria ex­pe­di­da por al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. En el ca­so de Ma­drid se pue­de ob­te­ner la tar­je­ta sa­ni­ta­ria con el pa­sa­por­te y el em­pa­dro­na­mien­to. El Go­bierno cen­tral pre­ten­de que se re­ti­re a los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res y que, si son tra­ta­dos en el sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud, las co­mu­ni­da­des co­bren es­tos ser­vi­cios. An­te es­tas me­di­das, al­gu­nos co­lec­ti­vos mé­di­cos han anun­cia­do su in­ten­ción de aten­der a to­dos los pa­cien­tes si­guien­do su có­di­go éti­co.

Pa­go pre­vio.

Has­ta aho­ra la prác­ti­ca ge­ne­ral era que pri­me­ro se les aten­día y lue­go se pa­sa­ba al co­bro el pre­cio de es­ta pres­ta­ción, que ca­si nun­ca se ha­cía efec­ti­vo. Otras ve­ces sen­ci­lla­men­te se les tra­ta­ba y pun­to. Con la cri­sis, en co­mu­ni­da­des co­mo la ma­dri­le­ña se em­pe­zó a exi­gir el pa­go pre­vio a la con­sul­ta del es­pe­cia­lis­ta. Aho­ra, la re­for­ma del Go­bierno cen­tral se di­ri­ge en esa lí­nea, apli­car es­tric­ta­men­te la ley ge­ne­ral de sa­ni­dad de 1986 y pre­sio­nar pa­ra que los ser­vi­cios de sa­lud de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas sean más ri­gu­ro­sos en el co­bro de los ser­vi­cios a aque­llos que se­gún la normativa, no tie­nen de­re­cho a asis­ten­cia gra­tui­ta. Cas­ti­lla y León, go­ber­na­da por los

po­pu­la­res, ha anun­cia­do que no exi­gi­rá el pa­go pre­vio, sino que pres­ta­rá aten­ción sa­ni­ta­ria y lue­go in­ten­ta­rá co­brar­la. En Ma­drid aho­ra acla­ran que en los su­pues­tos de de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas de de­cla­ra­ción obli­ga­to­ria y pa­to­lo­gías men­ta­les, se­rán aten­di­dos por los es­pe­cia­lis­tas sin que se les co­bre si se con­si­de­ra que su pro­ce­so es in­fe­rior a un año. Tam­bién hay un tra­to más es­tric­to en cuan­to a la dis­pen­sa­ción de me­di­ci­nas so­lo pa­ra es­tos ca­sos, que se rea­li­za­rá en cen­tros muy con­cre­tos, se­gún una re­cien­te cir­cu­lar de la sa­ni­dad pú­bli­ca ma­dri­le­ña.

Al­gu­nas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas go­ber­na­das por el PP han anun­cia­do que in­ten­ta­rán co­brar la asis­ten­cia es­pe­cia­li­za­da a los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res a sus paí­ses de ori­gen, aun­que en Cas­ti­lla y León ya han ad­mi­ti­do que lo más pro­ba­ble es que la fac­tu­ra ter­mi­ne en el ca­jón de los im­pa­ga­dos. En el Dia­rio Ofi­cial de la Co­mu­ni­dad de Valencia se pu­bli­có ha­ce pocos días un avi­so pa­ra que pa­sa­ran a pa­gar 321.000 eu­ros los pa­cien­tes que de­ben el cos­te de su asis­ten­cia sa­ni­ta­ria en dos de sus hos­pi­ta­les. En Ga­li­cia se ha es­ta­ble­ci­do que se se­gui­rá asis­tien­do a los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res, pe­ro ten­drán que acre­di- tar que ca­re­cen de re­cur­sos. Eso sig­ni­fi­ca que so­lo tie­nen de­re­cho a la asis­ten­cia pri­ma­ria y de ur­gen­cias, co­mo ocu­rría ya an­tes en mu­chas re­gio­nes. Sin em­bar­go, Ga­li­cia ha de­ci­di­do aho­ra que úni­ca­men­te se ve­rán be­ne­fi­cia­dos quie­nes es­tén em­pa­dro­na­dos an­tes del 1 de sep­tiem­bre. Es uno de los ins­tru­men­tos que usan las au­to­no­mías pa­ra evi­tar que, co­mo con­se­cuen­cias de es­ta dis­pa­ri­dad en­tre ellas, re­ci­ban a per­so­nas a las que no se les da asis­ten­cia sa­ni­ta­ria en otras re­gio­nes. En de­fi­ni­ti­va, se­gún se en­cuen­tre en una au­to­no­mía o en otra, el in­mi­gran­te irre­gu­lar o la per­so­na sin re­cur­sos ten­drá ac­ce­so a la asis­ten­cia pri­ma­ria y de ur­gen­cias, o a la de es­pe­cia­lis­tas.

El Go­bierno cen­tral pre­ten­de do­mar la dis­tin­ta apli­ca­ción del gas­to sa­ni­ta­rio se­gún las au­to­no­mías. Pe­ro no es el úni­co ca­so de di­fe­ren­cias en los ser­vi­cios o de­re­chos a los que tie­nen ac­ce­so los ciu­da­da­nos se­gún el lu­gar don­de vi­van. Los suel­dos de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos que de­pen­den de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pue­den va­riar has­ta un 50% en­tre unas y otras. Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas tam­bién han aña­di­do pres­ta­cio­nes sa­ni­ta­rias por en­ci­ma de las bá­si­cas, ayu­das pa­ra li­bros o pro­gra­mas pa­ra la in­tro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías en la es­cue­la. Con los re­cor­tes de la cri­sis, al­gu­nas co­mu­ni­da­des han eli­mi­na­do o re­cor­ta­do drás­ti­ca­men­te las ayu­das pa­ra la com­pra de li­bros es­co­la­res. Sin em­bar­go, An­da­lu­cía, Ca­na­rias, Na­va­rra y País Vas­co man­tie­nen sus pro­gra­mas.

Es­tu­dios so­bre sa­ni­dad.

Un re­cien­te es­tu­dio de la Fun­da­ción pa­ra el Análisis y los Es­tu­dios So­cia­les ( FAES), del Par­ti­do Po­pu­lar, se­ña­la­ba im­por­tan­tes di­fe­ren­cias en­tre co­mu­ni­da­des en la apli­ca­ción de la Ley de De­pen­den­cia. Por ejem­plo, la ta­sa de co­ber­tu­ra de la ayu­da a do­mi­ci­lio os­ci­la en­tre el 2% y el 10% en­tre co­mu­ni­da­des. Ade­más, hay al­gu­nas que fi­nan­cian 2,5 ve­ces más ho­ras de las per­so­nas de­di­ca­das a la asis­ten­cia de los de­pen­dien­tes y hay di­fe­ren­cias del 300% en el pre­cio que se pa­ga por ho­ra y usua­rio, lo que evi­den­cia, se­gún es­ta fun­da­ción, las di­fe­ren­cias en la cla­se y ca­li­dad del ser­vi­cios en ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. En lo que se re­fie­re a sa­ni­dad, Ca­ta­lu­ña tie­ne un hos­pi­tal por ca­da 222 ha­bi­tan­tes y en An­da­lu­cía la re­la­ción es de uno por ca­da 367 cen­sa­dos. El es­tu­dio era pre­mo­ni­to­rio de las me­di­das que ha to­ma­do el PP una vez que ha lle­ga­do al po­der en el Go­bierno cen­tral, ya que sub­ra­ya­ba la pér­di­da de po­der del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal pa­ra dis­ci­pli­nar el com­por­ta­mien­to fi­nan­cie­ro de las au­to­no­mías y coor­di­nar la orien­ta­ción de su gas­to.

Un in­for­me del Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial tam­bién ha lla­ma­do la aten­ción so­bre las dis­pa­ri­da­des en el sis­te­ma na­cio­nal de sa­lud se­gún las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Por po­ner un ejem­plo, exis­ten en la dis­pen­sa­ción de la va­cu­na del vi­rus del pa­pi­lo­ma.

Por otra par­te, des­de ha­ce años las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas com­ple­men­tan las pen­sio­nes no con­tri­bu­ti­vas de for­ma di­fe­ren­te. Cuan­do la cri­sis pro­vo­ca que los pa­ra­dos ago­ten to­das las pres­ta­cio­nes y sub­si­dios, in­clui­dos los 400 eu­ros de ayu­da del Plan Pre­pa­ra, la ren­ta mí­ni­ma o el sa­la­rio so­cial es el úl­ti­mo re­cur­so. Pe­ro no en to­das las re­gio­nes es igual. La cuan­tía bá­si­ca tam­bién va­ría se­gún las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y va des­de los 650 eu­ros men­sua­les en el País Vas­co a los 300 eu­ros en Mur­cia y Ceu­ta. En Ma­drid su­po­ne en­tre 375 y 532 eu­ros

al mes se­gún el nú­me­ro de miem­bros de la uni­dad familiar. En Ca­ta­lu­ña es de 460 eu­ros y en es­te año ha ha­bi­do pro­ble­mas pa­ra la apro­ba­ción de es­ta ayu­da a los nue­vos so­li­ci­tan­tes, ya que se han en­du­re­ci­do los re­qui­si­tos, por­que, ade­más de la fal­ta de re­cur­sos, de­bían acre­di­tar una di­fi­cul­tad so­cial aña­di­da. En Ex­tre­ma­du­ra se debate aún so­bre su crea­ción y en Ba­lea­res so­bre su re­cor­te.

En la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Co­mi­sio­nes Obre­ras ha de­nun­cia­do que se pro­du­cen de­mo­ras de has­ta dos años pa­ra la con­ce­sión de la Ren­ta Ga­ran­ti­za­da de Ciu­da­da­nía y que hay más de 10.000 per­so­nas que la es­pe­ran tras ha­ber­la so­li­ci­ta­do. En Cas­ti­lla y León la Ren­ta Ga­ran­ti­za­da de Ciu­da­da­nía no en­tró en vi­gor has­ta el año pa­sa­do. El nú­me­ro de per­cep­to­res en to­da Es­pa­ña se ha du­pli­ca­do des­de el co­mien­zo de la cri­sis y al­can­za ya las 200.000 per­so­nas, apro­xi­ma­da­men­te, y se­rían unos 310.000 los fa­mi­lia­res que de­pen­den de ella, se­gún los da­tos ofi­cia­les.

El sis­te­ma tam­bién es va­ria­ble. En An­da­lu­cía, por ejem­plo, so­lo se otor­ga por un má­xi­mo de seis me­ses, a di­fe­ren­cia de Ma­drid, que se pue­de co­brar sin lí­mi­te de tiem­po mien­tras si­gan exis­tien­do las cau­sas que jus­ti­fi­can la ayu­da. Se­gún la úl­ti­ma me­mo­ria del Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial ( CES) exis­ten gran­des di­fe­ren­cias en el nú­me­ro de be­ne­fi­cia­rios en­tre co­mu­ni­da­des, que no so­lo res­pon­de al efec­to di­fe­ren­te de la cri­sis en ca­da una de ellas, sino tam­bién “a las dis­tin­tas res­pues­tas em­pren­di­das por los go­bier­nos regionales a te­nor de los re­cur­sos dis­po­ni­bles y de la pro­pia normativa so­bre es­tas pres­ta­cio­nes”.

Se­gu­ra­men­te quie­nes lo pa­san peor con la cri­sis po­drían pen­sar en cam­biar su re­si­den­cia pa­ra con­se­guir es­tas ayu­das, pe­ro más va­le que no lo ha­gan. El País Vas­co, que ofre­ce la pres­ta­ción más al­ta, aca­ba de en­du­re­cer los re­qui­si­tos y pa­ra ac­ce­der a su Ren­ta de Ga­ran­tía de In­gre­sos es ne­ce­sa­rio te­ner tres años de em­pa­dro­na­mien­to allí, en lu­gar de uno co­mo has­ta aho­ra. Los que vi­van des­de ha­ce me­nos de tres años ten­drán tam­bién de­re­cho si han tra­ba­ja­do al me­nos cin­co en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.