Una pe­li­gro­sa fra­gi­li­dad

Es­pa­ña no se pue­de per­mi­tir el im­pa­ra­ble pro­ce­so de de­bi­li­ta­mien­to de los dos gran­des par­ti­dos.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Fernando Abril Mar­to­rell (Valencia, 1936-Ma­drid, 1998) fue uno de los po­lí­ti­cos más re­le­van­tes de la Tran­si­ción. Ocu­pó la vi­ce­pre­si­den­cia eco­nó­mi­ca con Adol­fo Suá­rez, pe­ro fue mu­cho más que eso. La Cons­ti­tu­ción, por ejem­plo, le de­be no po­cas do­sis del sen­ti­do co­mún que los lla­ma­dos pa­dres de la pa­tria es­ta­ban dis­pues­tos a sa­cri­fi­car en aras de un en­ten­di­mien­to su­pe­rior. El pe­rio­dis­ta Eduardo Cha­mo­rro, el mis­mo que ase­gu­ró años des­pués que Ra­joy echa­ría a ZP “con una pa­ta­da en nues­tro cu­lo”, atri­bu­ye a Fernando Abril, en un li­bro que se con­vir­tió en un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra po­lí­ti­ca, la si­guien­te fra­se: “Des­de la de­bi­li­dad se en­cuen­tran mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra el en­ten­di­mien­to. Des­de la fir­me­za, muy po­cas” ( Via­je al cen­tro de UCD. Editorial Pla­ne­ta, 1981). Gran ver­dad; ma­yor aún si la sen­ten­cia se apli­ca a la po­lí­ti­ca, te­rreno en el que el au­to­ma­tis­mo de la teo­ría de los va­sos co­mu­ni­can­tes con­vier­te la de­bi­li­dad de unos en for­ta­le­za de otros.

Es­pa­ña tie­ne mu­chos y va­ria­dos pro­ble­mas. Al­gu­nos de ellos los com­par­ti­mos con nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos. Son co­mu­nes, lue­go no de­ben acha­car­se ex­clu­si­va­men­te a nues­tros erro­res. Otros, sin em­bar­go, lle­van gra­ba­do en su car­ca­sa el ge­nuino copy­right ibé­ri­co. El prin­ci­pal de es­tos úl­ti­mos –a es­tas al­tu­ras es ya diá­fano–, no es la deu­da, ni el dé­fi­cit, ni el te­rro­ris­mo, ni el pa­ro: es el des­cré­di­to del sis­te­ma, en­gen­dra­do a par­tir de la con­tu­maz ero­sión de la ima­gen de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. PP y PSOE en par­ti­cu­lar, y sus ra­ma­les ins­ti­tu­cio­na­les, pa­de­cen los efec­tos de­vas­ta­do­res de un des­arrai­go so­cial edi­fi­ca­do so­bre un alar­man­te des­co­no­ci­mien­to de la reali­dad y mon­ta­ñas de pro­me­sas in­cum­pli­das. La con­se­cuen­cia in­me­dia­ta es una de­bi­li­dad que ame­na­za ba­ses esen­cia­les de la con­vi­ven­cia y con­ce­de pe­li­gro­sas opor­tu­ni­da­des al opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co.

Es vi­tal que los dos gran­des par­ti­dos es­pa­ño­les re­cu­pe­ren an­te­rio­res ni­ve­les de cre­di­bi­li­dad y for­ta­le­za pa­ra de­fen- der con ma­yor efi­ca­cia el in­te­rés ge­ne­ral del país; den­tro y fue­ra de Es­pa­ña. Pe­ro no hay es­pe­ran­za al­gu­na de que eso ocu­rra mien­tras uno y otro no abor­den una pro­fun­da rec­ti­fi­ca­ción in­ter­na. El opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co es una la­cra; y una ten­ta­ción. Tam­bién de los que as­pi­ran a des­pla­zar del po­der a sus pro­pios co­rre­li­gio­na­rios. Son opor­tu­nis­tas los que des­de un so­cia­lis­mo me­nor arre­me­ten con­tra la opo­si­ción pru­den­te de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba y, en lu­gar de con­cen­trar­se en re­no­var a fon­do los há­bi­tos y nor­mas in­ter­nas del PSOE pa­ra abrir­lo a la so­cie­dad, exi­gen que el par­ti­do se suba a la ola de la con­tes­ta­ción so­cial, al gor­di­llis­mo. Son opor­tu­nis­tas los que des­de una teó­ri­ca po­si­ción de de­fen­sa de las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo (mi­sión pa­ra la que pa­re­cen te­ner la ex­clu­si­va), arre­me­ten des­de los ale­da­ños con­tra la po­lí­ti­ca del Go­bierno, de­te­rio­ran­do aún más la ima­gen de es­te en cir­cuns­tan­cias que co­mo mí­ni­mo pue­den ca­li­fi­car­se de de­li­ca­das.

Sol­tar las­tre.

Al­gu­nos de­fen­de­rán que el epi­so­dio pro­ta­go­ni­za­do por Jai­me Ma­yor Ore­ja en el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal de su par­ti­do es un ejem­plo de cohe­ren­cia. Pue­de que no les fal­te ra­zón. El pro­ble­ma es que el ex mi­nis­tro eli­gió pa­ra de­fen­der sus con­vic­cio­nes el mo­men­to y el mé­to­do que más da­ño po­dían ha­cer a su par­ti­do. Ex­pli­ci­tar pú­bli­ca­men­te las di­fe­ren­cias en un te­ma de la má­xi­ma sen­si­bi­li­dad, a me­nos de dos me­ses de las elec­cio­nes en Eus­ka­di, sue­na más a co­bro de cuen­tas pen­dien­tes que a ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad (no ol­vi­de­mos que al­gu­nos de los par­ti­da­rios de Ma­yor Ore­ja pro­mo­vie­ron la abs­ten­ción en los an­te­rio­res co­mi­cios vas­cos; Ba­sa­goi­ti no des­men­ti­rá lo que di­go).

El fu­tu­ro de PP y PSOE pa­sa por re­for­zar sus di­rec­cio­nes y re­cu­pe­rar pres­ti­gio. Sol­tan­do las­tre, si fue­ra ne­ce­sa­rio. Su de­bi­li­dad es, hoy por hoy, la de­bi­li­dad de to­dos. Y la for­ta­le­za de los que no creen en un pro­yec­to co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.