Las is­las de los su­per­vi­vien­tes

La de­fen­sa de los pe­ño­nes e is­lo­tes de Es­pa­ña en el nor­te de Áfri­ca re­cae en un cen­te­nar de mi­li­ta­res que vi­ven en du­ras con­di­cio­nes de con­fi­na­mien­to.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

Sus nom­bres no apa­re­cen en la Cons­ti­tu­ción de 1978 ni en los li­bros de Geo­gra­fía. Son las “pla­zas de so­be­ra­nía me­no­res”, se­gún la ter­mi­no­lo­gía mi­li­tar, que Es­pa­ña con­quis­tó en el nor­te de Áfri­ca en tiem­pos de Mi­guel de Cer­van­tes en su lu­cha con­tra la pi­ra­te­ría ber­be­ris­ca y que aho­ra, sin nin­gún in­te­rés geo­es­tra­té­gi­co pa­ra nues­tro país, son con­ser­va­das co­mo re­li­quias por una sim­ple cues­tión de ejer­ci­cio de so­be­ra­nía fren­te a Ma­rrue­cos.

¿De qué te­rri­to­rios ha­bla­mos? De las tres is­las Cha­fa­ri­nas (Isa­bel II, Rey Fran­cis­co y Con­gre­so); del pe­ñón de Vé­lez de la Go­me­ra, in­te­gra­do en la cos­ta ma­rro­quí des­de 1930 al que­dar uni­do a tie­rra tras un te­rre­mo­to; y del ar­chi­pié­la­go de las Al­hu­ce­mas, con su pe­ñón ha­bi­ta­do en la bahía del des­em­bar­co mi­li­tar de 1925 y sus dos pro­mon­to­rios (is­la de Mar e is­la de Tie­rra) que tan­to han da­do que ha­blar es­ta úl­ti­ma se­ma­na des­pués de que un cen­te­nar de in­mi­gran­tes sub­saha­ria­nos ocu­pa­sen la úl­ti­ma de es­tas ro­cas, si­tua­da a 80 me­tros de la pla­ya ma­rro­quí, en un no­ve­do­so in­ten­to por al­can­zar el el­do­ra­do es­pa­ñol.

Es­tas pla­zas, jun­to a la is­la de Al­bo­rán y el is­lo­te de Pe­re­jil, fue­ron re­fu­gios de pi­ra­tas pa­ra lue­go con­ver­tir­se la ma­yo­ría de ellos en pre­si­dios tras la ocu­pa­ción es­pa­ño­la. La vi­da, tan­to de los re­clu­sos co­mo de las guar­ni­cio­nes de en­ton­ces, era si­nó­ni­mo de du­re­za y pri­va­cio­nes. En Vé­lez de la Go­me­ra, por ejem­plo, ha­bía un cu­rio­so có­di­go de re­pi­ques pa­ra anun­ciar la lle­ga­da de un bar­co des­de Má­la­ga cuan­do los tem­po­ra­les lo per­mi­tían: un to­que de cam­pa­na sig­ni­fi­ca­ba que lle­ga­ba car­ne; dos, hue­vos y ga­lli­nas; tres, car­bón; cua­tro, pes­ca­do; cin­co, ver­du­ras y patatas; etc...

En la ac­tua­li­dad, su fun­ción es pu­ra­men­te mi­li­tar y el abas­te­ci­mien­to ha me­jo­ra­do no­ta­ble­men­te, aun­que la sen­sa­ción de con­fi­na­mien­to vie­ne a ser la mis­ma. Las Cha­fa­ri­nas, Vé­lez de la Gó­me­ra y Al­hu­ce­mas es­tán ocu­pa­das por sec­cio­nes del Ejér­ci­to de Tie­rra (de unos 30 hom­bres ca­da una) que de­pen­den de la co­man­dan­cia mi­li­tar de Me­li­lla. Ca­da mes se pro­du­cen los re­le­vos de per­so­nal en un Chi­nook que tie­ne que sa­lir de la ba­se de he­li­cóp­te­ros de Col­me­nar Vie­jo (Ma­drid) en di­rec­ción a Me­li­lla y de ahí a ca­da una de las pla­zas, ya que es el úni­co apa­ra­to con ca­pa­ci­dad pa­ra una trein­te­na de per­so­nas que pue­de po­sar­se en los es­car­pa­dos pe­ño­nes.

Su­mi­nis­tros se­ma­na­les.

La co­mi­da, mien­tras, lle­ga en Cou­gar una vez a la se­ma­na des­de la ciu­dad au­tó­no­ma. Un puen­te aé­reo que, en el ca­so del pe­ñón de Al­hu­ce­mas, lle­gó a eno­jar al pro­pio rey Moha­med VI en ju­nio de 2010, cuan­do un he­li­cóp­te­ro es­pa­ñol con su­mi­nis­tros pa­só por en­ci­ma del ya­te en el que des­can­sa­ba el mo­nar­ca alauí.

El ga­soil, el agua em­bo­te­lla­da, las mer­can­cías pe­li­gro­sas ( di­sol­ven­tes, pin­tu­ras, bom­bo­nas de bu­tano) o el ma­te­rial de obra arri­ban por mar ca­da dos me­ses en uno de los re­mol­ca­do­res de al­tu­ra de la Ar­ma­da, nor­mal­men­te el Mar Ca­ri­be, al que se tie­nen que acer­car las em­bar­ca­cio­nes ti­po zo­diac que tie­ne ca­da pla­za pa­ra des­em­bar­car las mer­can­cías. Los bu­ques-al­ji­be del pa­sa­do que­da­ron en desuso con la ins­ta­la­ción en 2009 de unas plan­tas desala­do­ras que de­pu­ran más de 7.000 li­tros de agua del mar ca­da diez ho­ras y que sir­ven pa­ra du­char­se, la­var la ro­pa o lim­piar las ins­ta­la­cio­nes. Ade­más, el des­ta­ca­men­to mi­li­tar de Cha­fa­ri­nas cuen­ta con una plan­ta fo­to­vol­tai­ca.

Has­ta ha­ce unos años, los mi­li­ta­res que eran en­via­dos a es­tos des­ti­nos po­dían tras­la­dar­se allí con sus fa­mi­lia­res, pe­ro la in­co­mo­di­dad y el ais­la­mien­to eran sen­ti­mien­tos ge­ne­ra­li­za­dos. El bo­ca a bo­ca hi­zo que en­tre los sol­da­dos de re­em­pla­zo del si­glo pa­sa­do se ha­bla­se de es­tas is­las y pe­ño­nes con cier­to pa­vor. El li­bro –así co­mo la pos­te­rior pe­lí­cu­la– Mo­ri­rás en Cha­fa­ri­nas re­fle­jó aque­lla es­pe­cie de con­de­na im­pues­ta du­ran­te

la mi­li, aun­que aho­ra las ex­pe­rien­cias de los sol­da­dos allí des­ti­na­dos son di­fe­ren­tes. “La más abu­rri­da es Al­hu­ce­mas, por­que es la más pe­que­ña; a Vé­lez le ten­go un es­pe­cial ca­ri­ño por­que fue la pri­me­ra que co­no­cí es­tan­do de ca­bo; y las is­las Cha­fa­ri­nas son las más có­mo­das por­que tie­nen puer­to”, re­su­mía el sub­te­nien­te Gon­zá­lez en el nú­me­ro de ma­yo de Tie­rra –el bo­le­tín de pren­sa del Ejér­ci­to– cuan­do es­ta­ba a pun­to de cum­plir su is­la nú­me­ro 100. Es de­cir, ha pa­sa­do más de ocho años de un en­cla­ve a otro.

Reivin­di­ca­cio­nes ma­rro­quíes.

La ubi­ca­ción de es­tos pe­que­ños te­rri­to­rios ha­ce de Ma­rrue­cos la prin­ci­pal ame­na­za, ya que el país ve­cino los re­cla­ma a pe­sar de los tí­tu­los de so­be­ra­nía fir­ma­dos en el si­glo XIX a fa­vor de Es­pa­ña. Pa­ra Ale­jan­dro del Va­lle, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Internacional Pú­bli­co por la Uni­ver­si­dad de Cá­diz, ur­ge que Es­pa­ña do­te a es­tos pe­ño­nes y pe­que­ñas is­las de un es­ta­tu­to ju­rí­di­co, al no es­tar men­cio­na­dos en la Car­ta Mag­na ni for­mar par­te de Ceu­ta o Me­li­lla. “Son te­rri­to­rios que no fi­gu­ran ex­plí­ci­ta­men­te co­mo es­pa

ño­les o de Es­pa­ña en nin­gún tex­to re­le­van­te –aler­tó Del Va­lle en un in­for­me del Real Ins­ti­tu­to El­cano pu­bli­ca­do en no­viem­bre de 2011–, sien­do áreas del te­rri­to­rio que in­te­gran el Reino, ad­mi­nis­tra­das di­rec­ta­men­te por el Go­bierno cen­tral”, en re­fe­ren­cia al Mi­nis­te­rio de De­fen­sa. Es­te he­cho fue apro­ve­cha­do en 2002 por Ma­rrue­cos pa­ra desatar el con­flic­to de Pe­re­jil.

En su opinión, la po­si­ción de Es­pa­ña so­bre las reivin­di­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les ma­rro­quíes ha si­do siem­pre “reac­ti­va”, de­jan­do la ini­cia­ti­va a Ra­bat. Pa­ra equi­li­brar es­ta de­bi­li­dad, Es­pa­ña de­be­ría “in­vo­lu­crar” a la UE en la ges­tión me­dioam­bien­tal de las is­las y pe­ño­nes pa­ra que Bru­se­las ac­túe co­mo “fac­tor ex­terno dul­ci­fi­ca­dor” en­tre am­bos paí­ses.

Y es que las Cha­fa­ri­nas son un pa­raí­so na­tu­ral pa­ra mu­chas aves migratorias que cru­zan ca­da año el Es­tre­cho. En ella anidan más de 2.000 pa­re­jas re­pro­duc­to­ras de la ga­vio­ta de pi­co ro­jo -la se­gun­da co­lo­nia mun­dial de es­ta es­pe­ciey en sus aguas vi­ven nue­ve de los on­ce in­ver­te­bra­dos ma­ri­nos que es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción en Es­pa­ña. In­clu­so la des­ha­bi­ta­da is­la del Con­gre­so cuen­ta con un an­ti­guo asen­ta­mien­to neo­lí­ti­co.

Ejer­ci­cio en Cha­fa­ri­nas. Va­rios le­gio­na­rios del ter­cio Gran Ca­pi­tán se en­tre­nan es­te año en la is­la Isa­bel II. A sus es­pal­das, la del Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.