Visite nues­tro ci­ne (a pe­sar del IVA)

La nue­va subida del IVA po­dría lle­var a la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es­pa­ño­la a su de­fi­ni­ti­va ex­tin­ción.

Tiempo - - TTALL CC OMO SS OMOSS - NATIIVEL PRECIIADO

si el ob­je­ti­vo de Fernando True­ba era que su pe­lí­cu­la, El ar­tis­ta y la mo­de­lo, fue­ra sen­ci­lla, pro­fun­da y be­lla, lo ha lo­gra­do ple­na­men­te. True­ba ha si­do ca­paz de abor­dar con ab­so­lu­ta so­brie­dad y de­li­ca­de­za, sin afec­ta­ción o pe­dan­te­ría, asun­tos tan tras­cen­den­tes co­mo la vi­da y la muer­te, la bús­que­da de la be­lle­za, la ne­ce­si­dad del arte, la lo­cu­ra de la gue­rra, el es­plen­dor de la ju­ven­tud y la de­cre­pi­tud de la ve­jez. Tie­ne mé­ri­to sa­car ade­lan­te pe­lí­cu­las tan im­pe­ca­bles, aun­que se rue­den con de­ma­sia­das pri­sas pa­ra ajus­tar lo más po­si­ble el ya ra­quí­ti­co presupuesto asig­na­do. En su dia­rio de ro­da­je cuen­ta el rea­li­za­dor que es­ta es la pe­lí­cu­la que so­ña­ba ha­cer des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro, pa­ra que el sue­ño hu­bie­ra si­do com­ple­to, ten­dría que ha­ber­la ro­da­do por or­den y so­se­ga­da­men­te. La reali­dad es que la ter­mi­nó en seis se­ma­nas, pa­ra lo cual so­me­tió al equi­po a lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo, fa­ti­go­sas, so­bre to­do, pa­ra tres de los pro­ta­go­nis­tas. Chus Lam­prea­ve (la cria­da) ha cum­pli­do ya los 80 años y Jean Ro­che­fort (el es­cul­tor), el inol­vi­da­ble An­toi­ne de El ma­ri­do de la peluquera, tie­ne 81. La be­llí­si­ma Clau­dia Car­di­na­le, que lu­ce to­do el es­plen­dor de sus 73 años, con sus co­rres­pon­dien­tes arru­gas y sin un so­lo re­to­que, in­ter­pre­ta a Lèa, la mu­jer del ar­tis­ta. Da gus­to ver ac­tuar a es­te elen­co de ve­te­ra­nos, cu­ya edad se com­pen­sa con la de una jo­ven­cí­si­ma ac­triz, Ai­da Folch, asom­bro­sa no so­lo por su be­lle­za, sino por la se­re­ni­dad que trans­mi­te du­ran­te los 104 mi­nu­tos que in­ter­pre­ta des­nu­da el personaje de la mo­de­lo del ar­tis­ta.

Ro­da­da en blan­co y ne­gro y con los diá­lo­gos en fran­cés, el re­la­to se cen­tra en la ela­bo­ra­ción de la úl­ti­ma obra de arte de un vie­jo es­cul­tor de­sen­ga­ña­do de la vi­da, que re­na­ce gra­cias al ha­llaz­go de la que se­rá su mo­de­lo, una jo­ven es­pa­ño­la fu­ga­da de un cam­po de re­fu­gia­dos. El personaje del es­cul­tor es­tá ins­pi­ra­do en ar­tis­tas que bien pu­die­ran ser Pi­cas­so, Cé­zan­ne o Mai­llol, una de cu­yas obras apa­re­ce en la pe­lí­cu­la, y la ac­ción trans­cu­rre en el ve­rano de 1943, en la Fran­cia ocu­pa­da por los na­zis, en un lu­gar cer­cano a la fron­te­ra es­pa­ño­la.

La he vis­to en la Aca­de­mia de Ci­ne, en un pa­se pre­vio al es­treno co­mer­cial pre­vis­to pa­ra fi­na­les de sep­tiem­bre, y el úni­co con­tra­tiem­po es que coin­ci­dió con el día de la subida del IVA, de mo­do que los co­men­ta­rios de los es­pec­ta­do­res, la ma­yo­ría ci­neas­tas, se re­par­tían por igual en­tre su in­te­rés por la nue­va pe­lí­cu­la de True­ba y su in­dig­na­ción por la me­di­da gu­ber­na­men­tal que pue­de dar la pun­ti­lla al ci­ne es­pa­ñol. No es­tá de más in­sis­tir en que Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en el país con el IVA cul­tu­ral más al­to de la zo­na eu­ro. So­lo fal­ta que el en­ca­re­ci­mien­to de las en­tra­das (del 8% al 21% de IVA) lle­ve al pú­bli­co a pres­cin­dir de los estrenos, pa­ra que la in­dus­tria es­pa­ño­la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca se ex­tin­ga de­fi­ni­ti­va­men­te. No so­lo el ci­ne, tam­bién el res­to de las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les se ve­rán afec­ta­das por una me­di­da que ya se ha apli­ca­do en otros paí­ses con pé­si­mos re­sul­ta­dos y efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra la re­cau­da­ción.

En El ar­tis­ta y la mo­de­lo True­ba abor­da con so­brie­dad te­mas co­mo la vi­da y la muer­te, el arte o la be­lle­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.