El nue­vo in­ten­to po­lí­ti­co de Ma­rio Con­de SCD nie­ga tras­va­se de di­ri­gen­tes del PP, pe­ro di­ce que cen­te­na­res de mi­li­tan­tes han ma­ni­fes­ta­do su in­te­rés

El ex­ban­que­ro es el lí­der de So­cie­dad Ci­vil y De­mo­cra­cia, un par­ti­do reac­ti­va­do con la in­ten­ción de pre­sen­tar­le co­mo can­di­da­to a la Xun­ta ga­lle­ga y a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

El 15 de sep­tiem­bre, Ma­rio Con­de es­ta­rá es­pe­cial­men­te ocu­pa­do. Pro­ta­go­ni­za­rá en Santiago de Com­pos­te­la la pre­sen­ta­ción del par­ti­do So­cie­dad Ci­vil y De­mo­cra­cia (SCD), del que, ca­si con to­da se­gu­ri­dad, se­rá el can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Xun­ta de Ga­li­cia en las elec­cio­nes del pró­xi­mo 21 de oc­tu­bre. Co­mo otros pro­yec­tos po­lí­ti­cos en los úl­ti­mos años, SCD tie­ne la in­ten­ción de aca­bar con el bi­par­ti­dis­mo y con un sis­te­ma po­lí­ti­co en cri­sis. En par­ti­cu­lar, es­te su­po­ne un nue­vo in­ten­to en la are­na po­lí­ti­ca de quien ha­ce dé­ca­das fue, a par­tes igua­les, el más ad­mi­ra­do y odia­do, la ima­gen del éxi­to y de la caí­da en des­gra­cia.

To­do es­tá lis­to pa­ra que Con­de ha­ga un nue­vo in­ten­to en po­lí­ti­ca, aun­que en SCD de mo­men­to pre­fie­ren no dar­lo por se­gu­ro ni re­ve­lar las lí­neas maes­tras del idea­rio –más que pro­gra­ma elec­to­ral, que no habrá, apun­tan– con que Con­de se pre­sen­ta­rá a las elec­cio­nes ga­lle­gas y que ver­te­bra­rá to­do el pos­te­rior re­co­rri­do.

De­jan­do a un la­do la in­fluen­cia y, a la pos­tre, el po­der po­lí­ti­co que tu­vo en los años 80 y 90, el pri­mer ama­go de Con­de en la po­lí­ti­ca se frus­tró en 1994, cuan­do el mo­vi­mien­to ciu­da­dano que li­de­ra­ba, Al­ter­na­ti­va So­cial, que­dó apar­ca­do con su in­gre­so en pri­sión por apro­pia­ción in­de­bi­da, es­ta­fa y fal­se­dad den­tro del ca­so Ba­nes­to. Años más tar­de, en el 2000, se pre­sen­tó a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les co­mo ca­be­za de car­tel de Unión Cen­tris­ta y Cen­tro De­mo­crá­ti­co y So­cial, con el que ob­tu­vo unos es­ca­sos 23.576 vo­tos en to­da Es­pa­ña, ape­nas el 0,1% del to­tal. Aho­ra, en SCD le acom­pa­ñan ex co­la­bo­ra­do­res de su épo­ca de Ba­nes­to, co­mo Cé­sar Mo­ra y el abo­ga­do oren­sano Da­niel Mo­vi­lla, ac­tual pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va de SCD y que, cuan­do la for­ma­ción que­de cons­ti­tui­da de­fi­ni­ti­va­men­te co­mo par­ti­do el 6 de oc­tu­bre en Ma­drid, ce­de­rá el re­le­vo a Ma­rio Con­de. Mo­vi­lla cuen­ta a Tiem­po que le co­no­ce “des­de ha­ce mu­cho”, de cuan­do él co­la­bo­ra­ba co­mo abo­ga­do –hoy afin­ca­do en Va­lla­do­lid, don­de tie­ne su se­de so­cial SCD– con Ba­nes­to. “Aun­que no te­nía mu­cha re­la­ción per­so­nal con él, sí co­noz­co de cer­ca la in­ter­ven­ción [del ban­co], to­dos los ava­ta­res y me iden­ti­fi­co mu­chí­si­mo con él en to­do lo que ha pa­sa­do y en to­do su plan­tea­mien­to de por qué y pa­ra qué se hi­zo lo que se hi­zo” –”pa­ra qui­tar­me de en me­dio”, se­gún la ver­sión que ha da­do el pro­pio Con­de en di­ver­sas en­tre­vis­tas-. La re­la­ción en­tre Mo­vi­lla y Con­de se man­tu­vo en el frus­tra­do mo­vi­mien­to Al­ter­na­ti­va So­cial y ha fruc­ti­fi­ca­do de­fi­ni­ti­va­men­te en la Fun­da­ción Ci­vil, en­ti­dad her­ma­na del par­ti­do. Su pre­sen­cia en el con­gre­so de la Fun­da­ción, en abril de es­te año, ya dio lu­gar a es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el sal­to de Con­de a la po­lí­ti­ca, en lo que fue una de las ca­da vez más fre­cuen­tes apa­ri­cio­nes pú­bli­cas del ex ban­que­ro, mul­ti­pli­ca­das, es­pe­cial­men­te en las re­des so­cia­les, aho­ra que to­do apun­ta a que se­rá can­di­da­to a la Xun­ta. Tras años ale­ja­do de los fo­cos, Con­de se ha con­ver­ti­do en asi­duo de la te­le­vi­sión del Gru­po In­te­re­co­no­mía, que de mo­men­to es el prin­ci­pal al­ta­voz de su re­gre­so a la are­na po­lí­ti­ca.

Mo­vi­lla evi­ta de­cla­rar a su “mo­vi­mien­to so­cial” de “de­re­cha, iz­quier­da o me­dio cen­tro”, ni ex­pli­car su vi­sión con­cre­ta so­bre al­gu­nos asun­tos que son de su in­te­rés, co­mo la re­for­ma del Es­ta­do y del Có­di­go Pe­nal y la inmigración o tan can­den­tes co­mo la sa­ni­dad y la edu­ca­ción. “No­so­tros va­mos a plan­tear a la so­cie­dad es­pa­ño­la que hay que cam­biar la Cons­ti­tu­ción, su­pri­mir el Se­na­do, aca­bar con los pri­vi­le­gios de la cla­se po­lí­ti­ca y con las sub­ven­cio­nes a par­ti­dos, sin­di­ca­tos y pa­tro­nal”.

El pri­mer exa­men a es­te idea­rio aún sin co­no­cer ten­drá lu­gar en Santiago de Com­pos­te­la. De la reac­ción del au­di­to­rio –que se ma­ni­fes­ta­rá en una vo­ta­ción “a mano al­za­da”– de­pen­de­rá la de­ci­sión de con­cu­rrir a las elec­cio­nes ga­lle­gas, con Con­de en el car­tel elec­to­ral si el ex ban­que­ro no de­ci­de lo con­tra­rio en el úl­ti­mo mo­men­to. Sin em­bar­go, las fe­chas ofi­cia­les apun­tan a que es­ta de­ci­sión ya de­be es­tar to­ma­da, pues­to que ese mis­mo 15 de sep­tiem­bre ter­mi­na el pla­zo de pre­sen­ta­ción de can­di­da­tu­ras. Así, Con­de de­be­rá apre­su­rar­se a la Jun­ta Elec­to­ral tras ob­te­ner el vis­to bueno de los ga­lle­gos que acu­dan al ac­to en Santiago.

Ac­to cen­tral en Ma­drid.

Es­ta cita es una fe­cha in­ter­me­dia obli­ga­da por el ade­lan­to elec­to­ral en Ga­li­cia, pe­ro el ac­to cen­tral se­rá el con­gre­so cons­ti­tu­yen­te del par­ti­do, el 6 de oc­tu­bre en Ma­drid, en un lu­gar aún por con­fir­mar, de­bi­do a que la or­ga­ni­za­ción ha te­ni­do que des­car­tar el Pa­la­cio de Con­gre­sos, con ca­pa­ci­dad pa­ra 1.500 per­so­nas, que se que­da­ría cor­to pa­ra las “al me­nos 3.500” que es­pe­ran re­unir. De mo­men­to, 3.000 per­so­nas ya han pa­ga­do 5 eu­ros pa­ra asis­tir. El mo­de­lo co­pia el de la Agru­pa­ción de Ami­gos de la Fun­da­ción Ci­vil, pa­ra cu­ya per­te­nen­cia es ne­ce­sa­rio pa­gar 30 eu­ros anua­les.

Es lo más pa­re­ci­do a una mi­li­tan­cia pro­vi­sio­nal de un par­ti­do que arran­ca­rá cuan­do Mo­vi­lla ce­da el tes­ti­go a Con­de, que se con­ver­ti­rá en pre­si­den­te. En­ton­ces se­rá tam­bién can­di­da­to a la Xun­ta y en un fu­tu­ro, a la pre­si­den­cia del Go­bierno, por­que “por su­pues­to”, el ob­je­ti­vo es La Mon­cloa. “En­tre­mos o no en el Par­la­men­to ga­lle­go, es­to es un pro­yec­to a lar­ga dis­tan­cia”, di­ce el di­ri­gen­te de SCD.

De la mis­ma for­ma que es rea­cio a con­fir­mar que Con­de se­rá can­di­da­to en Ga­li­cia –al­go que ya ha con­fir­ma­do el pro­pio ex ban­que­ro–, Mo­vi­lla rehú­sa co­men­tar el apo­yo que el mo­vi­mien­to que él di­ri­ge tie­ne en es­tos mo­men­tos por par­te del Gru­po In­te­re­co­no­mía, en­tre cu­ya au­dien­cia se iden­ti­fi­ca al sec­tor du­ro del PP. Pre­ci­sa­men­te de aquí han sur­gi­do en los úl­ti­mos me­ses los ru­mo­res de que el par­ti­do de Ma­rio Con­de, co­mo ya se le

co­no­ce, po­dría ro­bar no so­lo mi­li­tan­tes del PP des­con­ten­tos con Ma­riano Ra­joy, sino tam­bién nom­bres co­no­ci­dos, co­mo la ex po­pu­lar Ma­ría San Gil o los siem­pre dís­co­los Jai­me Ma­yor Ore­ja o Ale­jo Vidal Qua­dras, que lo nie­ga ro­tun­da­men­te: “A mí no me in­tere­sa na­da esa gen­te. Es más de lo mis­mo, si es un mo­vi­mien­to de nue­va re­pre­sen­ta­ción de la ciu­da­da­nía y más de­mo­cra­cia di­rec­ta y em­pie­za a en­trar gen­te que lle­va vi­vien­do del sis­te­ma 20 años, no tie­ne sen­ti­do”, di­ce. Sí es cier­to que la Fun­da­ción Li­ber­tad y De­mo­cra­cia, ads­cri­ta al PP, se dio de ba­ja pa­ra in­te­grar SCD. Mo­vi­lla di­ce tam­bién que re­ci­be “cien­tos” de co­rreos elec­tró­ni­cos a la se­ma­na de mi­li­tan­tes de ba­se del PP que quie­ren ir­se con ellos “por­que se sien­ten de­frau­da­dos”. De mo­men­to, el úni­co mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra el PP es que Con­de com­pli­que aún más las op­cio­nes de Al­ber­to Nú­ñez Feijóo pa­ra man­te­ner la ma­yo­ría ab­so­lu­ta ne­ce­sa­ria pa­ra go­ber­nar.

Fran­cis­co Mar­tí­nez, pro­fe­sor de Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Santiago, per­ci­be “ex­pec­ta­ción” en Ga­li­cia por lo que pa­se con el ex ban­que­ro, al que po­drían be­ne­fi­ciar va­rios ele­men­tos. Se es­pe­ra una ele­va­da abs­ten­ción que re­du­ci­ría el nú­me­ro de vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ob­te­ner el 5% ne­ce­sa­rio pa­ra ob­te­ner un es­ca­ño. Tam­bién le pue­de be­ne­fi­ciar el en­fren­ta­mien­to lar­va­do en­tre el PP ofi­cial -el de Feijóo– y quie­nes du­ran­te dé­ca­das han pre­si­di­do la Dipu­tación de Oren­se, Jo­sé Luis Bal­tar y su hi­jo Jo­sé Manuel. Mar­tí­nez di­ce que Bal­tar hi­jo po­dría apo­yar “su­brep­ti­cia­men­te” a Con­de, con quien le une una bue­na re­la­ción, si Feijóo no ac­ce­de a co­lo­car en la lis­ta de Oren­se a su gen­te, y cree que el ac­tual des­pres­ti­gio de los po­lí­ti­cos ha­ce atrac­ti­vo “to­do lo que no sea PP y PSOE”.

El PP ga­lle­go du­da de mo­men­to que Con­de lle­gue a pre­sen­tar­se y Feijóo le acu­sa de “bus­car ven­gan­za”. Tam­po­co es­pe­ra que pue­da frac­tu­rar el par­ti­do. “Si se pre­sen­ta, va a con­se­guir unos re­sul­ta­dos prác­ti­ca­men­te in­sig­ni­fi­can­tes”, di­ce Manuel Pra­do, al­cal­de de Bea­riz (Oren­se), ali­nea­do con Feijóo. “Siem­pre hay al­guien ca­brea­do, [pe­ro] el PP en Ga­li­cia es­tá con­so­li­da­do e, in­de­pen­dien­te­men­te de que pue­da ha­ber ten­sio­nes o res­que­mo­res, en es­te mo­men­to te­ne­mos muy cla­ro que pa­ra ga­nar te­ne­mos que es­tar uni­dos, si no, se­ría sui­ci­da”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.