Una cam­pa­ña a ca­ra de pe­rro

Los pro­gra­mas de los can­di­da­tos de­mó­cra­ta y re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos son dia­me­tral­men­te opues­tos: en lo po­lí­ti­co, lo eco­nó­mi­co y lo so­cial.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

So­lo con una mi­ra­da a las fo­to­gra­fías de los asis­ten­tes a las con­ven­cio­nes de los re­pu­bli­ca­nos y de los de­mó­cra­tas uno se da cuen­ta de la enor­me dis­tan­cia que se­pa­ra a los dos gran­des par­ti­dos. Las dos al­mas de Amé­ri­ca que se en­fren­tan de ma­ne­ra en­car­ni­za­da por ocu­par la Ca­sa Blanca han que­da­do per­fec­ta­men­te di­bu­ja­das al ver en los res­pec­ti­vos an­fi­tea­tros, el de Tam­pa y el de Char­lot­te, los ros­tros y las imá­ge­nes de los de­le­ga­dos.

No se tra­ta de al­go ba­nal, sino de unos de­ta­lles muy re­ve­la­do­res. En la fotografía de Tam­pa, Flo­ri­da, acla­man­do con en­tu­sias­mo a Mitt Rom­ney, do­mi­na­ban por ma­yo­ría abru­ma­do­ra los hom­bres blan­cos y las mu­je­res rubias. Allí es­ta­ba la es­pu­ma de la ver­da­de­ra Amé­ri­ca en pa­la­bras de uno de los ora­do­res. De los 4.411 de­le­ga­dos so­lo 46, he es­cri­to so­lo 46, eran afro­ame­ri­ca­nos; y so­lo uno de ca­da diez re­pre­sen­ta­ba a las mi­no­rías del país, en- tre ellas la de los la­ti­nos, que su­man ya el 40% de la po­bla­ción. Es evi­den­te que la fotografía de es­ta con­ven­ción no re­fle­ja el con­jun­to del país. En con­tra­po­si­ción a la ima­gen de los re­pu­bli­ca­nos es­tá la de los de­mó­cra­tas en Char­lot­te, Ca­ro­li­na del Nor­te, en don­de el 26% de los de­le­ga­dos eran ne­gros y cua­tro de ca­da diez per­te­ne­cían a las mi­no­rías de las di­ver­sas ga­mas, en­tre ellas la de los la­ti­nos. Se­gún un re­cien­te son­deo del Washington Post y la Kai­ser Foun­da­tion el 90% de los ne­gros ma­ni­fies­ta su in­ten­ción de vo­tar por Oba­ma, así co­mo el 74% de los la­ti­nos, aun­que aña­de que a mu­chos de esos po­si­bles vo­tan­tes les pon­drán tra­bas a la ho­ra de ob­te­ner la car­ta de vo­to, al­go que los de­mó­cra­tas tra­ta­rán de im­pe­dir.

Los re­pu­bli­ca­nos sa­ben que tie­nen un dé­fi­cit de re­pre­sen­ta­ción de las mi­no­rías y pa­ra com­pen­sar­lo ex­hi­bie­ron en el es­ce­na­rio a Con­do­leez­za Ri­ce, la mu­cha­cha ne­gra de Ala­ba­ma que lle­gó a ser se­cre­ta­ria de Es­ta­do con Geor­ge W. Bush y des­pués ha vuel­to a su an­ti­guo pues­to de pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, en don­de ocu­pa car­gos de gran res­pon-

sa­bi­li­dad aca­dé­mi­ca y de ges­tión. In­du­da­ble­men­te, una triun­fa­do­ra. En nom­bre de los la­ti­nos ha­bló Mar­co Ru­bio, jo­ven se­na­dor por Flo­ri­da y uno de los más pu­ros re­pre­sen­tan­tes del Tea Party. La go­ber­na­do­ra de Ca­ro­li­na del Sur, la más jo­ven en­tre los go­ber­na­do­res ame­ri­ca­nos, Nim­ra­ta Rand­ha­wa Ha­ley, Nik­ki Ha­ley, per­te­ne­ce a la co­lo­nia in­dio-ame­ri­ca­na. Con pa­la­bras di­fe­ren­tes los tres alu­die­ron al re­gre­so del sue­ño ame­ri­cano, a que con Rom­ney en la Ca­sa Blanca se ins­tau­ra­ría de nue­vo el sue­ño ame­ri­cano, una so­cie­dad sin ba­rre­ras pa­ra quie­nes lu­chan abier­ta e in­di­vi­dual­men­te por el éxi­to. No di­je­ron una so­la pa­la­bra de la pro­tec­ción a las mi­no­rías, ni de los apo­yos a los más des­fa­vo­re­ci­dos.

Pro­yec­tos opues­tos.

La úl­ti­ma eta­pa de la ca­rre­ra pa­ra ocu­par la Ca­sa Blanca ha co­men­za­do. La pis­ta es­tá lle­na de obs­tácu­los pa­ra am­bos con­ten­dien­tes. Am­bos ten­drán apo­yos y en­tre ellos se dis­pa­ra­rán fle­chas en­ve­ne­na­das cuan­do que­den so­los en el es­ce­na­rio. Es cier­to que les apun­ta­rán des­de de­trás de las cor­ti­nas, pe­ro son ellos dos, Oba­ma y Rom­ney, los que ten­drán que gol­pear­se sin pie­dad en los tres de­ba­tes ca­ra a ca­ra, se­ña­la­dos pa­ra los días 3, 11 y 23 de oc­tu­bre. Los son­deos es­tán muy equi­li­bra­dos y la suer­te de am­bos pue­de de­pen­der de los de­ba­tes, en fun­ción de la ca­pa­ci­dad ver­bal y de la con­fian­za que trans­mi­tan, se­gún la opinión de la ma­yo­ría de los ana­lis­tas. Los pro­gra­mas de los can­di­da­tos son dia­me­tral­men­te opues­tos: en lo po­lí­ti­co, lo eco­nó­mi­co y lo so­cial.

El Tea Party se ha adue­ña­do del al­ma de los re­pu­bli­ca­nos, la ex­tre­ma de­re­cha más des­car­na­da y lim­pia es­tá re­pre­sen­ta­da por el can­di­da­to a la vi­ce­pre­si­den­cia, Paul Ryan. La an­te­rior can­di­da­ta a la vi­ce­pre­si­den­cia con McCain, Sa­rah Pa­lin, en­car­na­ba a una ul­tra­de­re­cha ba­rro­ca, pin­to­res­ca e ig­no­ran­te. Ryan es el ex­po­nen­te de una de­re­cha pro­fun­da, cul­ta, de­por­ti­va y des­hu­ma­ni­za­da. Su­ma­men­te edu­ca­do, es la es­tre­lla in­te­lec­tual de la nue­va ideo­lo­gía. Buen ora­dor, pes­ca­dor y ca­za­dor. Lo tie­ne to­do. Cuan­do Mitt Rom­ney lo eli­gió co­mo can­di­da­to a la vi­ce­pre­si­den­cia di­jo de él: “Se tra­ta de un hom­bre que lla­ma a los me­jo­res ángeles de nues­tra na­tu­ra­le­za”. En­tre los fun­da­men­ta­lis­tas del Tea Party, Mitt Rom­ney ge­ne­ra­ba cier­tas des­con­fian­zas, le con­si­de­ra­ban de­ma­sia­do to­le­ran­te con cier­tas ideas pro­gre­sis­tas, pa­ra blin­dar­se fren­te a ta­les sos­pe­chas eli­gió a Paul Ryan, pu­ro pe­der­nal ul­tra­con­ser­va­dor.

A me­dia­dos de agos­to, el can­di­da­to al pues­to de se­na­dor por Mis­sou­ri, Todd Akin, di­jo que el em­ba­ra­zo por una vio­la­ción era al­go ra­ro, de­bi­do a que el cuer­po de la mu­jer lo ter­mi­na blo­quean­do en ca­si to­dos los ca­sos. Se pro­du­jo un no­ta­ble es­cán­da­lo an­te ta­les de­cla­ra­cio­nes, aun­que pa­ra Paul Ryan no era una no­ve­dad, ya que el año pa­sa­do am­bos pre­sen­ta­ron en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes un pro­yec­to de ley an­ti­abor­to con alu­sión ex­pre­sa a las vio­la­cio­nes for­za­das. Su tex­to era con­tra­rio al abor­to in­clu­so en los ca­sos de vio­la­ción, so­lo ad­mi­tían el abor­to en el su­pues­to que co­rrie­ra pe­li­gro la vi­da de la ma­dre. En el pro­gra­ma de los re­pu­bli­ca­nos ha que­da­do muy cla­ra su opo­si­ción al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, otro de los fren­tes de ba­ta­lla. En el plan­tea­mien­to re­pu­bli­cano se exal­tan los va­lo­res in­di­vi­dua­les fren­te a los in­tere­ses co­lec­ti­vos, tan­to que Ryan lle­gó a de­cir: “No os en­ga­ñéis, el com­ba­te que no­so­tros lle­va­mos a ca­bo es la lu­cha del in­di­vi­dua­lis­mo con­tra el co­lec­ti­vis­mo”.

Rom­ney pro­me­te sin pes­ta­ñear el pleno em­pleo y sus par­ti­da­rios sos­tie­nen que cum­pli­rá la pro­me­sa

Pa­ra ven­cer a Oba­ma, Mitt Rom­ney ha co­men­za­do a gol­pear sin pie­dad en los flan­cos más dé­bi­les del pre­si­den­te, los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos. “Es la eco­no­mía, es­tú­pi­do” fue la fra­se más re­pe­ti­da en la cam­pa­ña elec­to­ral de 1992 que en­fren­tó a Clin­ton con­tra Bush pa­dre. Aho­ra, aun­que se ci­te me­nos esa fra­se, se pien­sa igual. Con­fía en que la cri­sis eco­nó­mi­ca sea una alia­da fiel de los re­pu­bli­ca­nos y que con­tri­bui­rá a lle­var­se por de­lan­te al pri­mer pre­si­den­te ne­gro de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. Mar­ti­llea­rá la ca­be­za de Oba­ma con los ca­si tre­ce mi­llo­nes de pa­ra­dos, mien­tras afir­ma que él crea­rá do­ce mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. Pro­me­te sin pes­ta­ñear el pleno em­pleo. Sus par­ti­da­rios sos­tie­nen que cum­pli­rá la pro­me­sa, se­ña­lan­do los éxi­tos del can­di­da­to en la ges­tión de sus em­pre­sas. Pa­ra re­du­cir lo que ca­li­fi­ca co­mo “tsu­na­mi de la deu­da na­cio­nal” se pro­po­ne dis­mi­nuir los gas­tos fe­de­ra­les, adel­ga­zar la pre­sen­cia del Es­ta­do. El úni­co ca­pí­tu­lo en don­de no re­du­ci­rá gas­tos es el de las Fuer­zas Ar­ma­das y la po­li­cía. La eco­no­mía se­rá el prin­ci­pal cam­po de ba­ta­lla.

Cla­ros­cu­ros de Oba­ma.

Ba­rack Oba­ma no tie­ne fá­cil con­tra­rres­tar la car­ga de esa ar­ti­lle­ría pe­sa­da que le vie­ne en­ci­ma. El dis­cur­so de ha­ce cua­tro años en Den­ver fue muy dis­tin­to al de aho­ra en Char­lot­te. En­ton­ces pu­do des­cri­bir un fu­tu­ro ra­dian­te de ma­ña­nas que can­tan, pe­ro aho­ra se tra­ta de un me­dio­día plo­mi­zo don­de no se ve una sa­li­da cla­ra de la cri­sis. Sin em­bar­go, con­si­de­ra que las co­sas es­tán me­jor que ha­ce cua­tro años, cuan­do an­tes de to­mar po­se­sión se pro­du­cía la ban­ca­rro­ta de Leh­man Brot­hers e in­me­dia­ta­men­te des­pués tu­vo que res­ca­tar del nau­fra­gio a City Bank y AIG, apar­te de in­yec­tar di­ne­ro pa­ra sal­var a Ge­ne­ral Mo­tors y Chrys­ler.

Ha sa­li­do más mal que bien de la gue­rra de Irak y tie­ne fe­cha pa­ra ce­rrar a me­dias la gue­rra de Af­ga­nis­tán. No era fá­cil bai­lar la mú­si­ca que las cir­cuns­tan­cias le iban to­can­do. Ha evi­ta­do la re­ce­sión cre­cien­do al 2% anual. Ha con­se­gui­do des­pués de una lu­cha des­co­mu­nal con los de­mó­cra­tas im­po­ner una ley sa­ni­ta­ria uni­ver­sal, co­sa que los re­pu­bli­ca­nos se pro­po­nen eli­mi­nar na­da más lle­gar al po­der. Hay mu­chas frus­tra­cio­nes en­tre sus vo­tan­tes de ha­ce cua­tro años, de­ma­sia­dos in­cum­pli­mien­tos en to­dos los cam­pos. Guan­tá­na­mo si­gue abier­to. Pi­de otros cua­tros años pa­ra com­ple­tar el cam­bio. Dos par­ti­dos en­tre­ga­dos sin con­ce­sio­nes a una lu­cha des­car­na­da por el po­der. Dos vi­sio­nes opues­tas pa­ra cons­truir el ma­ña­na de los es­ta­dou­ni­den­ses. La mo­ne­da es­tá en el ai­re. La cam­pa­ña pro­me­te ser apa­sio­nan­te. No nos abu­rri­re­mos.

De­ci­si­vos. Los son­deos es­tán muy equi­li­bra­dos y la suer­te de Rom­ney (iz­da.) y Oba­ma pue­de de­pen­der de los de­ba­tes, se­gún los ana­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.