Sha­kes­pea­re olím­pi­co

Gran Bre­ta­ña ce­le­bró con gran pom­pa su atra­cón de­por­ti­vo, pe­ro le qui­so dar el es­pí­ri­tu de una olim­pia­da cul­tu­ral.

Tiempo - - VISIONES - VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

Fue­ra quien fue­ra Sha­kes­pea­re, los res­tos de su ta­len­to sir­ven de ar­ma­zón pa­ra Sta­ging the World

apa­ga­do el fra­gor de la com­pe­ti­ción y el bri­llo del me­tal, en Lon­dres que­da, in­com­bus­ti­ble, Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Qué país tan dis­tin­to al nues­tro, que fa­vo­re­ce el pre­cio de las en­tra­das de fút­bol mien­tras pe­na­li­za a los happy few que quie­ren ir al tea­tro (y al ci­ne) sin arrui­nar­se del to­do; Gran Bre­ta­ña, por el con­tra­rio, ce­le­bró con gran pom­pa su atra­cón olím­pi­co, pe­ro le qui­so dar el es­pí­ri­tu de una olim­pia­da cul­tu­ral. El World Sha­kes­pea­re Fes­ti­val sem­bró la ciu­dad del Big Ben de mon­ta­jes tea­tra­les pa­ra to­dos los gus­tos (y en to­das las len­guas), aun­que yo, que rehuí los fas­tos de la quin­ce­na gran­de, me que­do con –y les re­co­mien­do– la ex­tra­or­di­na­ria ex­po­si­ción Sta­ging the World (Re­pre­sen­tan­do el mun­do) que se­gui­rá en el Mu­seo Bri­tá­ni­co has­ta el 25 de no­viem­bre.

No se tra­ta de una mues­tra so­bre la vi­da del ge­nio, de la que los eru­di­tos, una raza ge­né­ti­ca­men­te crea­da pa­ra la du­da sis­te­má­ti­ca, si­guen de­ba­tien­do, qui­tán­do­le au­to­rías, acha­cán­do­le in­co­rrec­cio­nes po­lí­ti­cas de to­da la­ya y re­cha­zan­do al­gu­nos has­ta su exis­ten­cia real. Fue­ra quien fue­ra Sha­kes­pea­re, los abru­ma­do­res res­tos de su ta­len­to sir­ven de ca­ña­ma­zo a los co­mi­sa­rios de la ex­po­si­ción, Jo­nat­han Ba­te y Do­ra Thorn­ton, pa­ra pre­sen­tar de mo­do am­plio y ori­gi­nal al­go así co­mo la tem­pe­ra­tu­ra so­cial de la que sur­gió y la hue­lla que de­jó en el tea­tro del mun­do, don­de se­gui­mos de­seo­sos de es­cu­char­le al ca­bo de más de cua­tro si­glos.

En la le­gen­da­ria Sa­la Re­don­da de Lec­tu­ra del Bri­tish Mu­seum, hoy sin li­bros ni pu­pi­tres, es­tán los cua­dros, pe­ro no los re­tra­tos del au­tor de El rey Lear, tam­bién sos­pe­cho­sos de inau­ten­ti­ci­dad, sino de con­tem­po­rá­neos su­yos, en­tre los que des­ta­can los rea­li­za­dos por el gran mi­nia­tu­ris­ta Isaac Oli­ver y los de Mar­cus Ghee­raerts el Jo­ven, ex­ce­len­te ar­tis­ta de ori­gen fla­men­co que pin­tó en la cor­te isa­be­li­na. Sta­ging the World no es, sin em­bar­go, una ex­po­si­ción pic­tó­ri­ca, tam­po­co literaria. Sus ar­gu­men­tos tie­nen más al­can­ce, y su ra­dio de aten­ción ico­no­grá­fi­ca de­pa­ra mu­chas sor­pre­sas e ilu­mi­na­cio­nes en el re­co­rri­do. Es es­tu­pen­da, por ejem­plo, la sec­ción se­gun­da, de­di­ca­da a la me­lan­co­lía re­na­cen­tis­ta, que los or­ga­ni­za­do­res se en­car­gan de ha­cer tras­cen­der más allá de los ver­sos de Co­mo gus­téis. Y to­man­do de pun­to de par­ti­da a uno de los ma­yo­res per­so­na­jes fe­me­ni­nos de la li­te­ra­tu­ra, la Cleo­pa­tra de An­to­nio y Cleo­pa­tra, la fi­gu­ra his­tó­ri­ca re­ver­be­ra en sus re­crea­cio­nes, así co­mo los ar­ti­lu­gios de he­chi­ce­ría mos­tra­dos se re­la­cio­nan me­ta­fó­ri­ca­men­te con la obra bru­ja de Sha­kes­pea­re, Mac­beth, de la que nin­gún inglés cul­ti­va­do osa de­cir el nom­bre, por el mal fa­rio que se le atri­bu­ye; en la pro­pia ex­po­si­ción es lla­ma­da, se­gún cos­tum­bre, “la obra es­co­ce­sa”.

Sen­ti­men­tal­men­te, me que­dé pren­da­do de unos cha­pi­nes ve­ne­cia­nos en el apar­ta­do del in­flu­jo ita­liano, tan im­por­tan­te en el dra­ma­tur­go, y de la go­rra de la­na ex­pues­ta, ejem­plo mo­des­to de la pren­da que a par­tir de 1571 se hi­zo de obli­ga­do uso en do­min­gos y fes­ti­vos pa­ra los va­ro­nes del reino ma­yo­res de seis años. Y hay un cie­rre po­lí­ti­co me­mo­ra­ble: el ejem­plar en pa­pel ba­ra­to de las obras com­ple­tas de Sha­kes­pea­re que Nel­son Man­de­la pu­do leer en las lar­gas ho­ras de pri­sión en Rob­ben Is­land. Su ano­ta­ción fir­ma­da apa­re­ce jun­to a unos famosos ver­sos di­chos por el pro­ta­go­nis­ta de Ju­lio Cé­sar: “Los co­bar­des mue­ren mu­chas ve­ces an­tes de mo­rir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.