¿To­dos los po­lí­ti­cos son igua­les?

La con­di­ción más abo­rre­ci­da por los es­pa­ño­les es, aho­ra mis­mo, la de po­lí­ti­co: se ex­tien­de con ra­pi­dez la idea pre­fas­cis­ta de que “to­dos son igua­les”.

Tiempo - - CULTURA -

Si se to­man us­te­des la mo­les­tia de con­sul­tar los úl­ti­mos es­tu­dios del CIS, com­pro­ba­rán que los po­lí­ti­cos (no so­lo los re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos: tam­bién los mi­li­tan­tes de los par­ti­dos) son, aho­ra mis­mo, los se­res vi­vos peor con­si­de­ra­dos por los ciu­da­da­nos. Los es­pa­ño­les te­ne­mos, aho­ra mis­mo, una opinión de los po­lí­ti­cos peor aún que la que te­ne­mos de los obis­pos, de los ban­que­ros y, su­pon­go yo, de los sal­tea­do­res de ca­mi­nos, de los ver­du­gos, de los em­plea­dos de la grúa mu­ni­ci­pal (que ya es de­cir) y de las hie­nas del Se­ren­ge­ti. Aho­ra mis­mo no se pue­de ser na­da más des­hon­ro­so que po­lí­ti­co.

Co­rre por las re­des so­cia­les un es­lo­gan que es­tá ha­cien­do rá­pi­da for­tu­na: “El pró­xi­mo pa­ra­do, que sea un dipu­tado”. La her­mo­sa ini­cia­ti­va del 15-M, que no con­ven­dría ol­vi­dar por­que en cual­quier mo­men­to la va­mos a te­ner ahí otra vez, ha pa­sa­do a la his­to­ria con una di­vi­sa co­ral: “Que no nos re­pre­sen­tan”, y se re­fe­ría a to­dos los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, fue­ran del co­lor que fue­sen. Un miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, a quien no lla­mo ilustre por la sen­ci­lla ra­zón de que no me lo pa­re­ce en ab­so­lu­to, pu­bli­có ha­ce ya tiem­po un ar­tícu­lo en el que ex­pre­sa­ba el in­ven­ci­ble as­co, la náu­sea que le da­ba ver a los dipu­tados sa­lir del Con­gre­so; ha­ce po­co ha se­gre­ga­do otro en el que lla­ma, sin más, a los bár­ba­ros del poe­ma de Cons­tan­tin Ka­va­fis pa­ra que ba­rran to­da esa por­que­ría de apro­ve­cha­dos, va­gos y co­rrup­tos (ci­to y re­su­mo de me­mo­ria). Por to­das par­tes se ex­tien­de una opinión po­de­ro­sí­si­ma que na­die o ca­si na­die se atre­ve a con­tra­de­cir: to­da esa gen­te, los dipu­tados, los se­na­do­res, los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo, son una ga­vi­lla de la­dro­nes que vi­ven opí­pa­ra- men­te a cos­ta nues­tra, que no sir­ven pa­ra na­da, que so­lo se de­di­can a sa­quear nues­tro di­ne­ro y que mien­ten co­mo be­lla­cos. To­dos. ¿Por qué? Fá­cil: por­que to­dos los po­lí­ti­cos son igua­les.

Pues no. Eso no es ver­dad. No lo ha si­do nun­ca.

Pri­me­ro: si to­do eso fue­se cier­to, si to­dos los po­lí­ti­cos fue­sen una ca­ma­da de hi­jos de pu­ta (us­te­des per­do­nen la ma­ne­ra de se­ña­lar: re­pi­to lo que oi­go, no me lo in­ven­to), no­so­tros, los ciu­da­da­nos, se­ría­mos una pia­ra de cre­ti­nos in­dig­na de abrir la bo­ca, por­que es­tá cla­ro que quie­nes les ele­gi­mos so­mos no­so­tros. Que na­die ar­gu­men­te que quie­nes di­cen que to­dos los po­lí­ti­cos son igua­les son los que no vo­tan, por­que es men­ti­ra: sí vo­tan. La par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral en Es­pa­ña al­can­za, en las úl­ti­mas dé­ca­das, un pro­me­dio del 73%; al­go más en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y cla­ra­men­te me­nos en las mu­ni­ci­pa­les. Así que, si se cum­ple el vie­jo aser­to de que “te­ne­mos los po­lí­ti­cos que nos me­re­ce­mos”, es­ta­mos que­dan­do a la al­tu­ra de las lom­bri­ces. Qui­zá por esa ra­zón ha­ce tiem­po que esa fra­se no se oye.

¿A us­te­des les pa­re­ce bien lo que ha­cen mu­chos, por no de­cir la ma­yo­ría de nues­tros po­lí­ti­cos, a los que he­mos ele­gi­do? A mí no. No me gus­ta na­da. Pe­ro en la vi­da se me ocu­rri­ría de­cir que to­dos son igua­les. Por­que esa es ni más ni me­nos que la an­te­sa­la de la ti­ra­nía.

Un bien es­ca­so.

Me pa­re­ce muy pe­li­gro­so ge­ne­ra­li­zar ha­blan­do de “los es­pa­ño­les” y de­cir que son así o asá, co­mo tan­ta gen­te di­ce de los ca­ta­la­nes, las mu­je­res, los gais o los cu­ras. En to­das par­tes hay de to­do y cual­quier ge­ne­ra­li­za­ción, por lo que tie­ne de sim­pli­fi­ca­ción y uni­for­mi­za­ción, se acer­ca a lo to­ta­li­ta­rio. Pe­ro ha­ce tiem­po que no de­jo de pen­sar que los es­pa­ño­les, his­tó­ri­ca­men­te, lo aguan­ta­mos to­do me­nos el abu­rri­mien­to. He­mos vi­vi­do en paz y en gue­rra, he­mos si­do ri­cos y po­bres, or­gu­llo­sos y mez­qui­nos; he­mos an­da­do siem­pre de­trás de los cu­ras, a ve­ces con un ci­rio y otras ve­ces con un ga­rro­te, pe­ro... nun­ca de­ma­sia­do tiem­po se­gui­do. Nos can­sa­mos de lo que hay, sea eso lo que sea. So­ña­mos siem­pre con que del cam­bio ven­drá la fe­li­ci­dad an­sia­da. Aun­que el cam­bio sea na­da más que una vuel­ta atrás.

Y la de­mo­cra­cia es abu­rri­da. Por de­fi­ni­ción. La ges­tión de lo pú­bli­co (lo mis­mo di­ne­ros que de­re­chos) por per­so­nas a las que ele­gi­mos to­dos tie­ne muy po­co de pe­li­cu­le­ro. La de­mo­cra­cia es abu­rri­da, co­mo lo es la mo­nar­quía de­mo­crá­ti­ca

(bien ve­mos que nos es­ta­mos can­san­do ya de ella) y co­mo lo es la re­pú­bli­ca, co­mo sa­ben per­fec­ta­men­te los ita­lia­nos, que pa­ra eso in­ven­ta­ron la ópe­ra, pa­ra no abu­rrir­se.

¿Nos es­ta­mos can­san­do de la de­mo­cra­cia? La in­men­sa ma­yo­ría di­rá que no, pe­ro que pre­fe­ri­ría (o sue­ña; país de soñadores) con otra de­mo­cra­cia. Y no nos da­mos cuen­ta de que ese sue­ño se ha con­ver­ti­do, his­tó­ri­ca­men­te, siem­pre en pe­sa­di­lla. La de­mo­cra­cia tal y co­mo la te­ne­mos ha si­do, des­de Pe­ri­cles pa­ra acá, un bien es­ca­sí­si­mo. Más que el pe­tró­leo, más que el oro. Es un con­cep­to es­tric­ta­men­te cul­tu­ral, ra­cio­nal, que no es­tá en el có­di­go ge­né­ti­co del ser hu­mano, co­mo sí lo es­tán la vio­len­cia, la am­bi­ción o la in­to­le­ran­cia. Co­mo di­jo con to­do acier­to el pre­si­den­te Suá­rez, la de­mo­cra­cia ha si­do, en nues­tra his­to­ria, una co­lec­ción de breves pa­rén­te­sis se­pa­ra­dos en­tre sí por lar­gas épo­cas de ti­ra­nía.

Hoy es­cri­be un mer­ce­na­rio men­daz y des­ver­gon­za­do que, si bien se mi­ra, lo que pre­ten­dían Te­je­ro, Mi­lans y Ar­ma­da en 1981 no es­ta­ba tan mal; des­de lue­go, mu­cho me­jor que lo que te­ne­mos aho­ra con es­tos po­lí­ti­cos de mier­da. Esa atro­ci­dad, que va in­no­ble­men­te eti­que­ta­da con la pe­ga­ti­na fal­sa del “li­be­ra­lis­mo”, se pa­re­ce ex­tra­or­di­na­ria­men­te a lo que de­cía otro se­ñor ha­ce se­ten­ta años: que el me­jor des­tino de las ur­nas era ser ro­tas, que pre­ten­día lle­gar al Con­gre­so “sin fe y sin res­pe­to” y que lo que ha­bía que ha­cer era re­cu­rrir a la “dialéctica de los pu­ños y de las pis­to­las”. Se lla­ma­ba Jo­sé An­to­nio

Pri­mo de Ri­ve­ra. Qui­zá al­gu­nos de us­te­des re­cuer­den qué pa­só en es­te país des­pués de aque­llas fra­ses. Y cuán­to du­ró. Y cuán­ta gen­te mu­rió.

No, no to­dos los po­lí­ti­cos son igua­les, co­mo no lo so­mos tam­po­co nin­guno de no­so­tros. No to­dos son unos la­dro­nes, unos sin­ver­güen­zas y unos men­ti­ro­sos, aun­que es­tá cla­ro que de esos no fal­tan. El ver­da­de­ro pe­li­gro es­tá en que en el mis­mo mo­men­to en que nos con­ven­za­mos de que así son to­dos; en el mo­men­to en que de­ci­da­mos en­trar en el Con­gre­so por la fuer­za (hay una con­vo­ca­to­ria así por ahí), co­mo hi­zo Pa­vía, co­mo hi­zo Te­je­ro, ha­bre­mos ter­mi­na­do con el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que nos per­mi­te, en­tre otras co­sas, ele­gir a unos y no a otros, cam­biar o me­jo­rar las le­yes por las que nos re­gi­mos, exi­gir­les a to­dos hon­ra­dez... y equi­vo­car­nos al de­cir li­bre­men­te que to­dos son igua­les. Si eso se hun­de, ¿al­guien du­da si­quie­ra de qué ven­drá des­pués?

A mí no me gus­tan mu­chos po­lí­ti­cos. Pe­ro re­cuer­do cuán­to cos­tó traer nues­tra im­per­fec­ta de­mo­cra­cia. Y pe­lea­ré pa­ra que no me la qui­ten los de­ma­go­gos ni los sal­va­pa­trias. Que esos sí son to­dos igua­les. Des­de ha­ce si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.