La gue­rra pri­va­da de Ga­brie­le D´an­nun­zio

FIU­ME, 12 DE SEP­TIEM­BRE DE 1919 · El es­cri­tor más fa­mo­so de Ita­lia, al fren­te de tro­pas amo­ti­na­das, ocu­pa la ciu­dad croa­ta que quie­re ser ita­lia­na.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

Tu­vo mu­chos enemi­gos, em­pe­zan­do por el mi­llar de cor­nu­dos que, se­gún él, le per­se­guían; o la le­gión de acree­do­res, tan­tos co­mo ma­ri­dos bur­la­dos, que le obli­ga­ron a huir de Ita­lia con su pre­ten­sión de que pa­ga­ra las fac­tu­ras de su fa­bu­lo­so tren de vi­da. Y co­se­chó no po­cas ene­mis­ta­des en el Par­la­men­to, don­de en­tró ele­gi­do co­mo dipu­tado de ex­tre­ma de­re­cha y se pa­só lue­go a la ex­tre­ma iz­quier­da. Aun­que el Poe­ta o el Va­te, co­mo se le lla­ma­ba in­dis­tin­ta­men­te, tam­bién sa­bía bus­car con­trin­can­tes me­nos vul­ga­res, ad­ver­sa­rios de ta­lla co­mo el Ejér­ci­to Im­pe­rial aus­tria­co, al que desafió con sus ha­za­ñas aé­reas du­ran­te la Gran Gue­rra.

¿ Quién sino Ga­brie­le D’An­nun­zio po­dría con­ce­bir un vue­lo de 1.200 ki­ló­me­tros en un avion­ci­to An­sal­do de alas de te­la, pa­ra bom­bar­dear Vie­na no con bom­bas, sino con li­te­ra­tu­ra? Con­ce­bir­lo y rea­li­zar­lo, a ba­se de in­sis­tir du­ran­te un año has­ta que el Al­to Man­do ita­liano se rin­dió a su vehe­men­cia con aque­lla cé­le­bre or­den a la Es­cua­dri­lla 87, la Se­re­ní­si­ma, que de­cía: “Se­rá vues­tro Du­ce el Poe­ta, ani­ma­dor de to­das las for­tu­nas de la Pa­tria, sím­bo­lo de la po­ten­cia eter­na­men­te re­no­va­do­ra de nues­tra raza”.

To­do es­to sue­na al di­ti­ram­bo que años des­pués le de­di­ca­rían los fas­cis­tas a Mus­so­li­ni, pe­ro no nos ade­lan­te­mos a los acon­te­ci­mien­tos, vol­va­mos a los desafíos de D’An­nun­zio, ca­paz de ju­gar­se la vi­da pa­ra lan­zar so­bre Vie­na unas oc­ta­vi­llas con un tex­to su­yo que te­nía to­da la rim­bom­ban­te be­lle­za de su poe­sía, en el que con la má­xi­ma chu­le­ría ex­pli­ca­ba por qué no bom­bar­dea­ba la ca­pi­tal: “No he­mos ve­ni­do más que por el go­zo de la ar­di­tez­za (in­tre­pi­dez da­nun­zia­na), no he­mos ve­ni­do más que pa­ra pro­bar que po­de­mos osar y ha­cer lo que que­ra­mos, a la ho­ra que que­ra­mos”, y lue­go les per­do­na­ba la vi­da a los vie­ne­ses pro­cla­man­do que “la ale­gre au­da­cia sus­pen­de so­bre San Es­te­ban y el Gra­ben (la ca­te­dral y la ca­lle cen­tral de Vie­na) una sen­ten­cia irre­vo­ca­ble, ¡Oh vie­ne­ses!”.

Tras de­rro­tar al enemi­go, el Poe­ta bus­có nue­vos ad­ver­sa­rios en­tre los ami­gos. Ocu­pan­do Fiu­me desafió a las po- ten­cias ven­ce­do­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y al pro­pio Go­bierno de Ita­lia, al que de­cla­ró la gue­rra, no de­ján­do­le más sa­li­da que man­dar a la ma­ri­na de gue­rra a bom­bar­dear a D’An­nun­zio y sus le­gio­na­rios en su úl­ti­ma ba­ta­lla.

Tam­bién tu­vo par­ti­da­rios in­con­di­cio­na­les, y de más re­le­van­cia que los anó­ni­mos acree­do­res y ma­ri­dos cor­nu­dos. Proust se en­tu­sias­mó con su no­ve­la El inocen­te, que Lu­chino Vis­con­ti eli­gió pa­ra des­pe­dir­se del ci­ne con su úl­ti­ma pe­lí­cu­la. La pre­mio No­bel chi­le­na Ga­brie­la Mis­tral adop­tó es­te nom­bre li­te­ra­rio en ho­nor a Ga­brie­le D’Anun­zio. El rey de Ita­lia hon­ró al Va­te con el tí­tu­lo de prín­ci­pe de Mon­te­ne­vo­so, y Fran­cia con la Le­gión de Ho­nor y la Cruz de Gue­rra.

Ero­tó­mano.

Y pe­se a que era feo, cal­vo y en­clen­que, al­gu­nas de las mu­je­res más no­ta­bles de su épo­ca le pro­fe­sa­ron un amor apa­sio­na­do, des­ta­can­do su lar­ga re­la­ción con Eleonora Du­se, la ac­triz más fa­mo­sa de Ita­lia, que lue­go él re­la­ta­ría en su no­ve­la eró­ti­ca El fue­go. Tan fe­ti­chis­ta co­mo ero­tó­mano ex­pre­sa­men­te de­pra­va­do, el Va­te dor­mía so­bre una al­moha­da he­cha de pe­lo de to­das sus aman­tes, be­bía vino en el crá­neo de una mu­cha­cha que se ha­bía sui­ci­da­do por él, y con­su­mía mi­cro­do­sis de es­tric­ni­na co­mo afro­di­sía­co, pa­ra que su en­de­ble or­ga­nis­mo aguan­ta­ra el rit­mo se­xual que exi­gían sus con­quis­tas.

De­cir que Ga­brie­le D’An­nun­zio era un ex­cén­tri­co es usar un ad­je­ti­vo po­bre pa­ra él. Fue un en­fant te­rri­ble de la cul­tu­ra eu­ro­pea del cam­bio de si­glo, pe­ro tam­bién uno de los es­cri­to­res más no­ta­bles de una épo­ca lle­na de ge­nios, y era tan fa­mo­so, pro­vo­ca­ba en el pú­bli­co tan mor­bo­sa ex­pec­ta­ción, co­mo si jun­tá­ra­mos a Bill Clin­ton, Beck­ham, el pa­pa Wojty­la y Paris Hil­ton.

Ade­más de esa no­to­rie­dad me­diá­ti­ca D’An­nun­zio ejer­ció una in­fluen­cia real en la po­lí­ti­ca mun­dial, pues con su ul-

tra­na­cio­na­lis­mo, su cul­to a la vi­ri­li­dad y la vio­len­cia, y su idea de un Es­ta­do au­to­ri­ta­rio y so­cial, fue un pro­to­fas­cis­ta, el au­tén­ti­co in­ven­tor –sin dar­se cuen­ta– de la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca que es­tre­me­ce­ría a la his­to­ria del si­glo XX. Un ti­po za­fio que era la an­tí­te­sis del ex­qui­si­to Poe­ta, un opor­tu­nis­ta lla­ma­do Be­ni­to Mus­so­li­ni, to­mó el idea­lis­mo da­nun­ziano y lo con­vir­tió en una he­rra­mien­ta per­fec­ta pa­ra con­quis­tar el po­der en la con­vul­sa Eu­ro­pa (ver re­cua­dro).

El 12 de sep­tiem­bre de 1919, cuan­do aún no ha­bía pa­sa­do un año del fi­nal la Gran Gue­rra, D’An­nun­zio em­pe­zó su gue­rra par­ti­cu­lar al fren­te de un pe­que­ño ejér­ci­to de 2.600 le­gio­na­rios. La cau­sa era Fiu­me, una ciu­dad de la cos­ta adriá­ti­ca en lo que hoy es Croa­cia, de po­bla­ción ita­lia­na. Tras la gue­rra, Ita­lia te­nía la pre­ten­sión de ane­xio­nar­se la cos­ta adriá­ti­ca del an­ti­guo Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro, ba­sán­do­se en la exis­ten­cia de nú­cleos ita­lo­par­lan­tes, pe­ro las po­ten­cias reuni­das en Ver­sa­lles so­lo le con­ce­die­ron Tries­te, ad­ju­di­cán­do­le la par­te del león al nue­vo reino de Yu­gos­la­via.

Pa­ra im­pe­dir es­to, el Va­te en­ca­be­zó una mar­cha de tro­pas ita­lia­nas amo­ti­na­das con­tra la de­ci­sión po­lí­ti­ca. Fue­ron re­ci­bi­dos en Fiu­me con de­li­ran­te ale­gría, pues la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes an­he­la­ba la ane­xión a Ita­lia, y lo­gra­ron ex­pul­sar a las tro­pas in­gle­sas y fran­ce­sas que ocu­pa­ban el en­cla­ve mien­tras se de­ci­día su des­tino. In­gla­te­rra y Fran­cia no que­rían re­vi­vir las hos­ti­li­da­des y le ad­ju­di­ca­ron la pa­pe­le­ta de res­ta­ble­cer el or­den internacional a Ita­lia.

El pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Fran­ces­co Sa­ve­rio Nit­ti, lo in­ten­tó pri­me­ro por me­dios po­lí­ti­cos, ofre­cién­do­le a D’An­nun­zio el com­pro­mi­so de in­ten­tar la ane­xión de Fiu­me, y ase­gu­rán­do­le en to­do ca­so el es­ta­tu­to de ciu­dad li­bre, si iba a pa­rar a Yu­gos­la­via. Pe­ro D’An­nun­zio no ad­mi­tía com­po­nen­das, so­lo la de­cla­ra­ción in­me­dia­ta de in­cor­po­ra­ción a Ita­lia.

Nit­ti pro­bó en­ton­ces con un blo­queo pa­ra im­pe­dir que lle­ga­ran su­mi­nis­tros a Fiu­me, a lo que el Poe­ta res­pon­dió con su afi­la­do ver­bo. En una lla­ma­da de ayu­da al pue­blo ita­liano, ti­tu­la­ba al pri­mer mi­nis­tro “Su In­de­cen­cia la De­ge­ne­ra­ción adi­po­sa” y le acu­sa­ba de pro­vo­car el ham­bre “de ni­ños y mu­je­res cu­ya bo­ca san­ti­fi­ca­da gri­ta ¡Vi­va Ita­lia!”. Tam­bién es­cri­bió una car­ta a Mus­so­li­ni, en­ton­ces en la opo­si­ción pe­ro ya in­flu­yen­te, ta­chán­do­le de co­bar­de por no res­pal­dar­le a las cla­ras. Mus­so­li­ni reac­cio­nó con­vo­can­do una co­lec­ta na­cio­nal que lo­gró tres mi­llo­nes de li­ras pa­ra la cau­sa da­nun­zia­na.

No que­da­ba más que re­cu­rrir a la fuer­za, pe­ro no era sencillo, da­do el en­tu- sias­mo que D’An­nun­zio –un hé­roe de gue­rra, mu­ti­la­do en com­ba­te- pro­vo­ca­ba en­tre las fuer­zas ar­ma­das. Tres ba­ta­llo­nes de ber­sa­glie­ri (tro­pas es­co­gi­das) y el cru­ce­ro Cor­te­lla­zo, en­via­dos pa­ra re­pri­mir la re­be­lión, se pa­sa­ron a D’An­nun­zio.

Cuan­do lle­va­ba ca­si un año en Fiu­me, en el ve­rano de 1920, D’An­nun­zio pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia de un mi­ni­es­ta­do al que lla­mó Re­gen­cia Ita­lia­na del Car­na­ro, don­de asu­mió el car­go de Du­ce y pro­mul­gó una cons­ti­tu­ción, la Car­ta de Car­na­ro, que se­ría el mo­de­lo del Es­ta­do fas­cis­ta que es­ta­ba a pun­to de lle­gar. Pe­ro era cla­ra­men­te una si­tua­ción sin sa­li­da, y en Na­vi­dad la ma­ri­na de gue­rra ita­lia­na, tras un ul­ti­má­tum, co­men­zó a bom­bar­dear Fiu­me.

El Poe­ta ca­pi­tu­ló el úl­ti­mo día del año. Te­nía cer­ca de 60 años, ha­bía per­di­do un ojo en la gue­rra, es­ta­ba cla­ro que aque­lla ha­bía si­do su úl­ti­ma ba­ta­lla. Eli­gió un mag­ní­fi­co re­ti­ro en una vi­lla del la­go de Gar­da, des­de don­de sos­tu­vo sin fal­sos pu­do­res el fas­cis­mo, que le nom­bró pre­si­den­te de la Aca­de­mia, y vi­vió el res­to de sus días ve­ne­ra­do por to­da Ita­lia.

Con­quis­ta­dor. D’An­nun­zio con sus le­gio­na­rios, tras ocu­par Fiu­me por las ar­mas.

68

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.