Una re­vo­lu­ción muy dulce

Tar­tas fon­dant, cup­ca­kes, biz­co­le­tas... un nue­vo es­ti­lo de pas­te­le­ría, di­rec­ta­men­te im­por­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, se es­tá ins­ta­lan­do con éxi­to en Es­pa­ña.

Tiempo - - GASTRONOMÍA - POR ANA MAR­COS

La jet se pre­cia de po­ner una tar­ta de Te­re­si­ta Chue­cos, con di­se­ño per­so­na­li­za­do, en su me­sa

La fies­ta de bo­da- bau­ti­zo del can­tan­te Ale­jan­dro Sanz, su mu­jer Ra­quel Pe­re­ra y su hi­jo Dy­lan, tu­vo una cu­rio­sa pro­ta­go­nis­ta fi­nal: la tar­ta en­car­ga­da a Te­re­si­ta Chue­cos. Con for­ma de tres co­ji­nes azu­les su­per­pues­tos re­ma­ta­dos con una co­ro­na, fue en­car­ga­da des­de Nue­va York en se­cre­to y se in­di­ca­ba su en­tre­ga en un ho­tel a 200 ki­ló­me­tros de Ma­drid. Lo más pa­re­ci­do a una pe­lí­cu­la de es­pio­na­je, aun­que se tra­ta­ra en reali­dad de en­dul­zar la fies­ta del fa­mo­so can­tan­te con las crea­cio­nes de es­ta ar­qui­tec­ta ve­ne­zo­la­na a quien la re­pos­te­ría cau­ti­vó ha­ce más de 20 años.

Ins­ta­la­da en Ma­drid des­de fi­na­les de 2011, en ple­na ca­lle de Se­rrano (www. te­re­si­ta­chue­cos.es), sus crea­cio­nes son úni­cas, con tar­tas de di­se­ño per­so­na­li­za­do, tar­tas ex­prés, mi­ni­tar­tas... Co­mo si fue­ra un mo­dis­to, pre­sen­ta sus co­lec­cio­nes anual­men­te. La jet se pre­cia de po­ner una Te­re­si­ta Chue­cos en su me­sa. La ra­zón es que la re­pos­te­ría de es­cue­la ame­ri­ca­na lla­ma a las puer­tas de Eu­ro­pa y en Es­pa­ña no ha si­do me­nos. Si nues­tro país has­ta aho­ra ha­bía se­gui­do pa­tro­nes fran­ce­ses, que abo­gan por pri­mo­ro­sas tex­tu­ras y pe­que­ño ta­ma­ño, los pa­rá­me­tros es­tán cam­bian­do.

Su­po­ne­mos que Ca­rê­me o Va­tel (in­ven­tor, se­gún la le­yen­da, del chan­ti­llí) se lle­va­rían las ma­nos a la ca­be­za, y qui­zá lo ha­ría Pie­rre Her­mé, ya que to­dos ellos de­fi­nie­ron con sus so­fis­ti­ca­dí­si­mas obras el ca­mino de la al­ta re­pos­te­ría. Pe­ro la in­fluen­cia del es­ti­lo ame­ri­cano co­mo ten­den­cia se re­ve­la im­pa­ra­ble. La mis­ma hi­ja de Juan Vi­lla­lon­ga (ex di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Te­le­fó­ni­ca), An­drea (www.an­drea­coo­king.com ), a pe­sar de gra­duar­se en Co­mu­ni­ca­ción de­ci­dió col­gar su di­plo­ma pa­ra ins­cri­bir­se en Le Cor­don Bleu de Pa­rís. Fue su abue­la quien le inocu­ló es­te vi­rus azu­ca­ra­do y en sus prác­ti­cas con el cé­le­bre pas­te­le­ro Ch­ris­top­he Mi­cha­lak de­ci­dió su fu­tu­ro. Son mu­chos los en­car­gos de sus tar­tas, ela­bo­ra­das dia­ria y ar­te­sa­nal­men­te. Pre­cio­sas ter­mi­na­cio­nes con di­fe­ren­tes mo­ti­vos, des­de in­fan­ti­les a flo­res o una me­sa de pó­quer...

El se­cre­to de es­tas tar­tas, ma­yo­res que las ha­bi­tua­les, es­tá en el fon­dant, una pas­ta dúc­til de azú­car ex­ten­di­da con ro­di­llo que re­cu­bre el biz­co­cho. Los co­lo­ran­tes ali­men­ta­rios (los hay na­tu­ra­les)

ha­cen el res­to. Es­tán pen­sa­das pa­ra es­tar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te du­ran­te ho­ras, por eso no pue­den es­tar re­lle­nas de cre­mas pas­te­le­ras he­chas con hue­vo o na­ta mon­ta­da, pe­ro sí de cho­co­la­te con le­che, mas­car­po­ne o cre­ma de mo­ka.

Cup­ca­kes pa­ra gour­mets.

Los cup­ca­kes cons­ti­tu­ye­ron el bu­que in­sig­nia de es­tas tar­tas fon­dant o las de­no­mi­na­das biz­co­le­tas, biz­co­chos en for­ma de chu­pa-chups re­cu­bier­tos de ca­ra­me­lo y de to­dos los co­lo­res. Lo sa­ben bien en Cup­ca­ke Ma­drid (www.cup­ca­ke­ma­drid.com), lo­cal pio­ne­ro en la ca­pi­tal de es­te ti­po de pas­te­le­ría. Abier­to ha­ce dos años y me­dio por Ana de la Ve­ga y su hi­ja, Mar­ta Hi­dal­go, que es­tu­dia­ron es­te mun­do bo­yan­te en Es­ta­dos Uni­dos y aquí des­co­no­ci­do. “Nos gus­ta mu­cho la co­ci­na”, afir­ma Hi­dal­go, que re­cal­ca las di­fe­ren­cias fun­da­men­ta­les del cup­ca­ke: “Lle­va un biz­co­cho más sua­ve y es­pon­jo­so, es­ti­lo tar­ta, ade­más de una co­ber­tu­ra cre­mo­sa por en­ci­ma. Los cup­ca­kes se trans­por­tan, no ne­ce­si­tan te­ne­dor pa­ra co­mer­los y pue­des va­riar de sa­bor”. En Cup­ca­ke Ma­drid uti­li­zan in­gre­dien­tes gour­met co­mo la vai­ni­lla bour­bon de Ma­da­gas­car, el cho­co­la­te bel­ga o au­tén­ti­ca man­te­qui­lla, y ca­da día ela­bo­ran seis sa­bo­res dis­tin­tos que cuel­gan en su web, des­de el biz­co­cho de plá­tano al de za­naho­ria, am­bos con co­ber­tu­ra de que­so. Tam­bién ha­cen tar­tas fon­dant por en­car­go con to­do ti­po de mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos.

Cup­ca­ke Ma­drid

Te­re­si­ta Chue­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.