El com­pli­ca­do re­gre­so de Iña­ki Ur­dan­ga­rin

Su­pe­ra­do agos­to, cuan­do el du­que de Pal­ma pre­ten­día ins­ta­lar­se en Ma­ri­vent con to­da la fa­mi­lia, ca­si na­die en­tien­de aho­ra el po­lé­mi­co tras­la­do a Bar­ce­lo­na.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

En Zar­zue­la dis­cu­ten qué ha­cer a par­tir de aho­ra con el pa­pel re­pre­sen­ta­ti­vo de la in­fan­ta Cris­ti­na

Le pre­pa­ran una bue­na. Ur­dan­ga­rin es­tá en el pun­to de mi­ra aho­ra que, sin en­co­men­dar­se a Dios y aca­so al dia­blo se reins­ta­la en Bar­ce­lo­na. Na­die en­tien­de es­ta re­so­lu­ción por más que nos la ven­dan co­mo an­sia de es­tar cer­ca del pro­ce­so cons­tan­te­men­te in­cre­men­ta­do con aña­di­dos siem­pre des­con­cer­tan­tes, en sus inaca­ba­bles an­sias en­ri­que­ce­do­ras don­de el cul­pa­ble se­ría su so­cio Die­go To­rres. Habrá que ver có­mo re­par­ten sus cul­pas y nos que­da­re­mos pas­ma­dos. Su­pe­ra­do el mes de agos­to, cuan­do Iña­ki pre­ten­día ins­ta­lar­se en Ma­ri­vent con to­da su fa­mily, es­ta re­cu­pe­ra­ción del afin­ca­mien­to bar­ce­lo­nés desafía a un sue­gro so­be­rano que no quie­re te­ner­lo cer­ca. Na­die en­tien­de que se en­ca­re a don Juan Car­los en ca­si pro­vo­ca­ción in­jus­ti­fi­ca­ble de no es­tar el aún du­que re­bo­san­do pre­po­ten­cia y va­ni­dad y qui­zá tan en­so­ber­be­ci­do que no es­cu­cha a na­die. Pa­re­ce de­li­be­ra­da pro­vo­ca­ción que a Cris­ti­na le resultará in­có­mo­da por­que a fin de cuen­tas es atre­ver­se con su real pa­dre que siem­pre los tu­te­ló has­ta que ya no pu­do más. Re­sul­ta desaca­to y re­to te­me­ra­rio, a fin de cuen­tas te­ner­los dis­tan­cia­dos en Washington, sin la pre­sión me­diá­ti­ca si­guien­do ca­da uno de sus ges­tos, pa­re­cía dis­mi­nuir lo que es enor­me tro­pe­lía re­cau­da­do­ra don­de mu­chos po­lí­ti­cos y or­ga­nis­mos co­la­bo­ra­ron, co­mo los joyeros Tous o Te­le­fó­ni­ca, cre­yen­do es­tar ayu­dan­do a un be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo.

Y mien­tras en Zar­zue­la dis­cu­ten qué ha­cer a par­tir de aho­ra con el pa­pel re­pre­sen­ta­ti­vo de la in­fan­ta Cris­ti­na, ya sin la jus­ti­fi­ca­ción fa­vo­re­ce­do­ra de los 6.000 ki­ló­me­tros que se­pa­ran Ma­drid de Washington y que dis­cul­pa­ban múl- ti­ples com­pa­re­cen­cias ofi­cia­les siem­pre de­le­ga­das en Le­ti­zia o Ele­na. Sin los más de 70.000 eu­ros anua­les que ella per­ci­bía por su pre­sen­cia en la pro­gra­ma­ción ofi­cial y si Iña­ki re­nun­cia tem­po­ral­men­te al mi­llón y me­dio apro­xi­ma­do de su con­tra­to con Te­le­fó­ni­ca, les cos­ta­rá sa­lir ade­lan­te, con cua­tro hi­jos que man­te­ner, in­clu­so de­jan­do el pro­vo­ca­ti­vo y rehe­cho ca­so­plón (me re­sis­to a lla­mar­lo pa­la­ce­te, que de eso no tie­ne na­da) de Pe­dral­bes que en su au­sen­cia ame­ri­ca­na al­qui­la­ron a un je­que sau­dí.

La pa­re­ja ha de­ja­do sus coches de al­ta ga­ma echan­do mano de un des­ven­ci­ja­do y na­da apa­ra­to­so mo­de­lo de ha­ce 17 años cuan­do la in­fan­ta, to­da­vía sol­te­ra, con­vi­vía con Vicky Fu­ma­dó en un apar­ta­men­to don­de se en­con­tra­ba con ese sol­te­rón re­cal­ci­tran­te que es Ál­va­ro Bul­tó. Cris­ti­na los quie­re ru­bios, del­ga­dos y de as­pec­to prin­ci­pes­co. Iña­ki apor­tó nue­vos va­lo­res co­mo la de­por­ti­vi­dad y la al­tu­ra com­bi­na­dos con una arro­gan­cia que ni tie­ne el Prín­ci­pe de As­tu­rias, bien ex­hi­bi­da en la ram­pa ma­llor­qui­na an­tes de de­cla­rar. Allí alar­deó: “Ven­go a de­fen­der mi inocen­cia”, di­jo. A ver si lo con­si­gue.

Los líos de Ama­dor Mohe­dano.

Y pa­re­ce que lo de Nóos y sus fal­sos pa­tro­ci­nios no se­rá la úni­ca pa­ta­ta ca­lien­te a re­sol­ver. Igual que aho­ra su­ce­de con los líos amo­ro­sos, pa­re­ce que con­sen­ti­dos por su aco­mo­da­ti­cia es­po­sa Ro­sa Be­ni­to, de Ama­dor Mohe­dano, úni­co her­mano va­rón y ca­si hi­jo de una Ro­cío Ju­ra­do que de­be re­vol­ver­se en el más allá an­te se­me­jan­te des­com­po­si­ción ma­tri­mo­nial. Co­no­cien­do los es­car­ceos de su pa­rien­te con las se­ño­ras, in­clu­so es­tan­do ya ca­sa­do, Ro­cío con­tra­tó a su cu­ñá co­mo peluquera y ves­ti­do­ra pa­ra que evi­ta­ra las oca­sio­nes de adul­te­rio, que no eran po­cas da­da la bue­na plan­ta del mo­si­to. Pen­san­do que te­ner­lo con­tro­la­do por una Ro­sa re­sen­ti­da que ven­de as­tu­ta­men­te su ima­gen de pán­fi­la pe­ro tie­ne mano de hie­rro, evi­ta­ba la oca­sión y el con­si­guien­te pe­li­gro. Ro­sa trans­for­mó su ima­gen de­for­mán­do­la, aba­ra­tán­do­la y trans­for­man­do su ca­be­za en la del león de la Me­tro. Su en­tra­ña­ble Lo­la Flo­res so­lía ex­cla­mar al verla tan exa­ge­ra­da en la te­le­vi­sión o el ci­ne: “Pe­ro qué le han pues­to en la ca­be­sa a Ro­sío, que no pa­re­ce ni ella”. Con Ro­sa de ase­so­ra de ima­gen, la Ju­ra­do de­jó de ves­tir­se en Ba­len­cia­ga, que le hi­zo un rompe­dor tra­je de fla­men­ca, y cam­bió sus di­se­ños por los de Li­na, He­rre­ra y Olle­ro –los maes­tros de Ós­car de la Ren­ta en sus ju­ve­ni­les años es­pa­ño­les, don­de fre­cuen­tó ex­ci­ta­do la Puer­ta del Sol– o Jus­to Sa­laó pa­ra lle­nar­se de baú­les ma­de in Tai­wán com­pran­do al por ma­yor en la co­mer­cial ca­lle Fla­ger de Mia­mi.

Más de una vez las acom­pa­ñé ab­sor­to an­te tal aco­pio de cas­pa in­du­men­ta­ria lue­go in­cre­men­ta­da en Es­pa­ña por el ga­di­tano Tony Ar­don, que di­se­ñó el tra­je nup­cial pa­ra Or­te­ga Cano con re­de­ci­lla go­yes­ca, en­ca­je, tu­les y or­quí­deas en el pe­lo com­po­nien­do un dis­pa­ra­ta­do bo­de­gón, tan dis­tin­to a los cin­co vo­lan­tes an­da­lu­ces que idea­ron los He­rre­ra

pa­ra ma­tri­mo­niar en Chi­pio­na con

Pe­dro Ca­rras­co.

Tal tra­je au­gu­ró el des­ma­dre ve­ni­de­ro del que, con Ro­cío ca­si de cuer­po pre­sen­te, ad­ver­tí. Hi­ce una cró­ni­ca pre­mo­ni­to­ria co­no­cien­do el per­cal y a ca­da uno de ellos, va­ti­ci­né con un tí­tu­lo hoy he­cho reali­dad: “La muer­te de Ro­cío pue­de rom­per, por in­te­rés, el nú­cleo familiar”. Tu­ve ojo, co­no­cía el per­cal y las frus­tra­cio­nes de unos y otros, el re­con­co­me de Ro­sa y el an­sia de Or­te­ga Cano, ávi­do de pu­bli­ci­dad y pro­ta­go­nis­mo en el co­ra­zón. To­do se ha cum­pli­do aun­que no pu­de in­tuir los des­en­cuen­tros con el hi­jo adop­ta­do de quien, tras sus re­vol­co­nes tau­ri­nos es­ta se­ma­na en el en­cie­rro fes­te­ro de San Se­bas­tián de los Reyes, han bau­ti­za­do hu­mo­rís­ti­ca­men­te con “Or­te­gui­ta de Co­lom­bia” y “Jo­se­fe”. Cun­de el ca­chon­deo y al­gu­nos ase­gu­ran que tu­vo tres en­con­tro­na­zos “por­que iba ma­mao”.

Re­to­mo Ur­dan­ga­rin co­mo ellos la apa­ra­to­sa ca­sa, no pa­la­ce­te, de Pe­dral­bes. O sus hi­jos el cur­so en el Li­ceo Fran­cés, que tan bien co­no­cen, cu­ya ma­tri­cu­la­ción fue rea­li­za­da el pa­sa­do ma­yo con­fir­man­do que no eran nue­vas las an­sias re­ins­ta­la­do­ras de los du­ques de Pal­ma. Lo de­ja­ron to­do bien ata­do, prue­ba evi­den­te de que no hu­bo im­pro­vi­sa­ción. Pe­ro el in­ter­mi­na­ble pro­ce­so ju­di­cial que es­tá en puer­tas po­dría te­ner un aña­di­do mo­les­to no pre­vis­to, y de­ven­drá fa­ta­les con­se­cuen­cias en la pa­re­ja apa­ren­te­men­te in­di­so­lu­ble, al­go que siem­pre sos­tu­ve co­no­cien­do la en­tre­ga y pasión de Cris­ti­na por su ma­ri­do: me con­fir­man que pre­pa­ran un dos­sier a di­fun­dir que re­co­ge la vi­da sen­ti­men­tal de Iña­ki, que no pue­de re­su­mir­se so­lo en esa Car

men Ca­mí a la que de­jó ca­si an­te el al­tar, ce­ga­do sin du­da por lo que sin­tió por Cris­ti­na.

La aban­do­na­da tu­vo que ca­llar pre­sio­na­da por to­dos la­dos, Ur­dan­ga­rin pa­re­cía un va­lor se­gu­ro den­tro de la Fa­mi­lia Real y la no­via ca­ta­la­na en­ca­jó un des­pi­do que le vino de per­las por­que hoy es­tá fe­liz­men­te ca­sa­da y su­peró tal en­ga­ño o ca­si es­ta­fa co­mo las su­pues­tas de Nóos. Pa­re­ce que no es co­mo otras asi­duas o ha­bi­tua­les del mo­za­rrón en­can­di­la­dor in­clu­so sin mi­rar­las. Pue­de con­ver­tir­se en in­cor­dio im­pre­vis­to e in­có­mo­do y en mo­les­to com­ple­men­to a los des­ma­nes y apro­ve­cha­mien­tos sub­ven­cio­na­do­res de hu­mo tan pro­di­ga­dos en Ba­lea­res y Valencia en con­ni­ven­cia con au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles del di­ne­ro pú­bli­co, ahí me due­le co­mo a la lis­ta de

Nun­ca se le co­no­ció un enemi­go a Car­los La­rra­ña­ga, aca­so por­que no ha­bla­ba mal de na­die

has­ta sie­te afec­ta­das -o tal me di­cen- la de­silu­sión sen­ti­men­tal.

Al­go que tam­bién de­bió de sen­tir la in­ter­mi­na­ble re­la­ción afec­ti­va que sub­ra­yó la vi­da amo­ro­sa de mi her­mano Car­los La­rra­ña­ga que me hi­zo en­trar en es­ta pro­fe­sión.

La­rra­ña­ga, el úl­ti­mo don­juán.

Nos co­no­ci­mos yo con 15 años y el re­cién lle­ga­do de la Cu­ba de Batista, don­de ve­ne­ra­ban a su ma­dre y su her­ma­na,

Ma­ría Fer­nan­da La­drón de Gue­va­ra y Am­pa­ro Ri­ve­lles, en­ton­ces rei­na in­dis­cu­ti­ble de nues­tro ci­ne. Com­par­tí con

Is­mael Mer­lo, su sue­gro, su pri­me­ra des­pe­di­da de sol­te­ro al unir­se a Ma­ría Lui­sa Mer­lo, ma­tri­mo­nio del que na­cie­ron

Am­pa­ri­to, Pe­dro y un Luis Mer­lo que tea­tral­men­te tie­ne lo me­jor de su pro­ge­ni­tor. Fui cóm­pli­ce, ami­go y ce­les­tino de quien se enamo­ra­ba ca­da se­ma­na, to­do de­pen­día de qué ciu­dad vi­si­ta­ba. Ma­ría Lui­sa nun­ca le per­do­nó su af­fai­re con Li­na Ca­na­le­jas, que ha­bía cau­sa­do la rup­tu­ra ma­tri­mo­nial de su pa­dre. Amó a una en­ton­ces sol­te­ra y bra­vía Em­ma

Pe­ne­lla y con Ma­ría As­que­rino es­tu­vo en tres épo­cas dis­tin­tas, una la vi­ví, dis­fru­té y pa­de­cí en Bar­ce­lo­na. Vi có­mo el con­de

de Quin­ta­ni­lla de­co­ró con amor su pi­so de ca­sa­do pri­me­ri­zo, có­mo Ava Gard­ner lo re­co­gía ca­da ma­dru­ga­da en el tea­tro Es­la­va y có­mo Cary Grant lo es­co­gió de guía cuan­do aquí ro­dó Or­gu­llo y pasión

con Frank Si­na­tra y la Lo­ren. Car­los se le hi­zo im­pres­cin­di­ble por­que no se en­ten­día bien con la Voz. El DVD re­lan­za­do en Amé­ri­ca fue uno de mis úl­ti­mos re­ga­los, ya ca­sa­do con Ana Es­cri­bano, que hoy es­tá tan des­tro­za­da co­mo Mer­lo. Con la au­to­ra in­ti­mó cuan­do mon­ta­ron La

ga­ta so­bre el te­ja­do de zinc con Ma­ría Jo­sé Go­ya­nes. Du­ra­ron 20 años y 17 du­ró con la Mer­lo, que era su me­jor ami­ga, pro­yec­ta­ban tra­ba­jar jun­tos en Qui­zá,

qui­zá, qui­zá, es­treno apla­za­do en los me­ses de fe­bre­ro y agos­to por­que Car­los nun­ca se re­cu­pe­ró. Aman­te de es­tar en pa­re­ja, los úl­ti­mos mo­men­tos de fe­li­ci­dad com­par­ti­da fue­ron con Ana Es­cri­bano, que con su hi­ja Pau­li­ta no pu­do ver­lo des­de el día 9 de enero. La evi­ta­ban sus otros hi­jos con un in­creí­ble “pa­pá no quie­re en­se­ñar­se has­ta ser el de an­tes”. Lo in­ci­ne­ra­ron a pe­ti­ción pro­pia, me di­ce la Es­cri­bano, y de­ja­ron sus ce­ni­zas en una Cos­ta del Sol que no te­nía nin­gún arrai­go pa­ra él.

Mi her­mano Car­los, par­te de mi vi­da e im­pul­sor pro­fe­sio­nal, el que me en­se­ñó a usar cal­ce­ti­nes a me­dia pier­na y ser mo­derno sin he­rir a na­die –no le co­no­cí un enemi­go, aca­so por­que no ha­bla­ba mal de na­die– mu­rió pe­san­do 50 ki­los y de­jan­do el re­cuer­do del úl­ti­mo don­juán y cum­bres de la in­ter­pre­ta­ción co­mo La ter­ce­ra pa­la­bra, que hi­zo seis tem­po

ra­das, La cor­na­da, o Un do­min­go en Nue­va York.

Ra­quel Sán­chez Sil­va pre­sen­tó a su bar­bu­do ma­ri­do, mien­tras Ai­tor Ocio ton­teó con Cris­ti­na To­sio

Mu­chos lo año­ra­ron po­nien­do nos­tal­gia en una Pa­sa­re­la Ci­be­les Mer­ce­des Benz con famosos a la des­ban­da­da aún re­te­ni­dos por las va­ca­cio­nes. Era pre­vi­si­ble y los vips bri­lla­ron por su au­sen­cia in­clu­so an­te Jo­sep Font re­apa­re­cien­do ba­jo la fir­ma Del Po­zo pe­ro sin atis­bo de lo que di­se­ñó el evo­ca­do.

Es­pan­ta­da de vips.

Cu­ca So­la­na, que arras­tra y so­por­ta el mal, mi­ró con lu­pa con Fer­mín Lu­cas, pas­ma­do de la es­pan­tá, y Eduardo Cor

tés. Alu­ci­na­ron an­te una au­sen­cia to­tal de po­lí­ti­cos –¿dón­de es­ta­ban el mi­nis­tro, la Agui­rre, Ana Bo­te­lla?–, sal­vo

Cris­ti­na Ci­fuen­tes, y las ex Pi­lar del Cas­ti­llo, con ai­re hippy en su es­co­ta­da ca­mi­se­ta, y la re­po­sa­da y rejuvenecida

Ángeles Gon­zá­lez Sin­de o Ma­le­ni Gon­zá­lez, de es­tam­pa­do for­mal y pe­lo cor­to.

Oli­via de Bor­bón des­ta­có en­cue­ra­da so­bre el fon­do ro­mán­ti­co y preoto­ñal de El Ca­pri­cho, re­cu­pe­ra­do co­mo es­ce­na­rio don­de Ro­sa Tous des­ta­có ba­jo lu­na­res de Ya­yoi Kusama, nue­va di­se­ña­do­ra de Vuit­ton que co­gió tan em­ble­má­ti­co

es­tam­pa­do es­pa­ñol vol­cán­do­lo en su nue­va co­lec­ción de bol­sos, za­pa­tos y ga­bar­di­nas.

Ra­quel Sán­chez Sil­va pre­sen­tó so­cial­men­te a su bar­bu­do ma­ri­do; Ai­tor Ocio ton­teó con Cris­ti­na To­sio; Lo­la y Ga­bi­lon­do con­ta­ban va­ca­cio­nes exó­ti­cas; Can­de­la Sastre mos­tró enor­me son­ri­sa, y Le­ti­cia Do­le­ra lucía flo­re­ci­tas mien­tras

Lucía Do­min­guín, en qui­mono, te­ñi­da de ne­gro y muy del­ga­da, apro­ve­chó con su hi­ja y su her­ma­na Pao­la el fes­ti­val flo­ral de Mon­te­si­nos, don­de re­cu­pe­ra­ron a He­le­na Bar­qui­lla co­mo es­tre­llón.

Ce­ci­lia Gó­mez, que ríe an­te el amo­río de su ex Fran Ri­ve­ra re­tra­ta­do por Ibi­za en un bar­co sin que su no­via se en­te­ra­se de la ex­clu­si­va. Fue la úni­ca co­no­ci­da que real­zó el orien­ta­lis­mo col­gan­te de Vic­to­rio-Luc­chino, a pun­to de es­tre­nar ba­llet so­bre Cha­ve­la Var­gas. Cho­có la au­sen­cia in­con­di­cio­nal de

Ca­ye­ta­na y Car­men Te­llo, sus me­jo­res clien­tes. Cris­ti­na Hi­gue­ras des­ta­có por úni­ca en la es­pa­ño­li­dad de Ve­rino,

Pa­qui­ta To­rres des­pis­tó con re­for­ma fa­cial y Ana Fer­nán­dez se pu­so al la­do de Luis Sar­to­rius y Bár­ba­ra Pé­rez. Idén­ti­ca tristeza que las co­lec­cio­nes cau­só la siem­pre bur­bu­jean­te pri­me­ra fi­la don­de ni es­tu­vo Car­men Lo­ma­na, que ya es de­cir, pa­re­ce que ya re­em­pla­za­da por To­ya Ca­si­ne­llo con más ac­tua­li­dad te­le­vi­si­va. En eso tam­bién hay mo­das y al­gu­nas se pa­san co­mo los tra­jes.

Eduardo Cor­tés, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, Fer­mín Lu­cas y Cu­ca So­la­na

Ai­tor Ocio

Cris­ti­na To­sio

Iña­ki Ga­bi­lon­do, con su

mu­jer, Lo­la Carretero

Ra­quel Sán­chez Sil­va con su ma­ri­do, Ma­rio Bion­do

Ángeles Gon­zá­lez Sin­de

Le­ti­cia Do­le­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.