JO­SÉ LUIS GAR­CI

DI­REC­TOR DE CI­NE

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

“El ci­ne va a que­dar pa­ra los mu­seos”

Jo­sé Luis Gar­ci (Ma­drid, 1944) vuel­ve a la car­ga es­te vier­nes con ‘Hol­mes & Wat­son. Ma­drid days’, una pe­lí­cu­la en la que co­lo­ca al mí­ti­co de­tec­ti­ve crea­do por Art­hur Co­nan Doy­le en las ca­lles de Ma­drid, don­de coin­ci­de con im­por­tan­tes per­so­na­jes de la so­cie­dad es­pa­ño­la de fi­na­les del XIX. Una his­to­ria de amor y amis­tad con crí­me­nes de fon­do.

¿Cree us­ted que a Art­hur Co­nan Doy­le le gus­ta­ría su pe­lí­cu­la? Creo que sí, es­tá he­cha con ca­ri­ño. Se­gún su pe­lí­cu­la, el pa­so por Ma­drid hu­ma­ni­zó a Sher­lock Hol­mes. Sí, cla­ro. Es­pa­ña ha si­do siem­pre un gran país y Hol­mes se en­con­tró con gen­te muy in­tere­san­te co­mo Al­bé­niz o Pé­rez Gal­dós. Su ar­gu­men­to es re­vo­lu­cio­na­rio: los se­ño­res del la­dri­llo es­tán de­trás de los crí­me­nes in­ves­ti­ga­dos por Hol­mes... To­do el mun­do me di­ce que la pe­lí­cu­la es muy ac­tual. Se ha es­cri­to mu­cho acer­ca de quién fue Jack el des­tri­pa­dor, pe­ro a mí me pa­re­ció que era más bo­ni­to echar­le la cul­pa a la ar­qui­tec­tu­ra. “El mal es el mo­tor de nues­tro tiem­po”, di­ce Hol­mes en su pe­lí­cu­la. ¿Lo sus­cri­be? Sí, sí. El fu­tu­ro siem­pre en­cu­bre al­go ma­lo, no to­do lo que im­pli­ca pro­gre­so es bueno. Le he leí­do que ha­cer es­ta pe­lí­cu­la ha si­do un mi­la­gro. ¿Por qué? ¿Ha vis­to la si­tua­ción del ci­ne es­pa­ñol? Pe­ro us­ted es Jo­sé Luis Gar­ci. Eso da igual. Es muy di­fí­cil ha­cer ci­ne pa­ra mí y pa­ra to­do el mun­do. Es­ta pe­lí­cu­la ha sa­li­do ade­lan­te por­que los que han tra­ba­ja­do han co­bra­do me­nos de la mi­tad. Y ha me­ti­do a sus ami­gos de fi­gu­ran­tes… Sí, he apro­ve­cha­do pa­ra co­lo­car a los ami­gos que siem­pre me pi­den sa­lir. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón, en­tre ellos. ¿Có­mo fue el fi­cha­je? Fui a pe­dir­le que me fa­ci­li­ta­ra ro­dar por la no­che en cier­tos lu­ga­res de Ma­drid y le de­jé el guión. Y lue­go fue él quien me lla­mó y se pro­pu­so pa­ra ha­cer de Isaac Al­bé­niz, con el que es­tá em­pa­ren­ta­do. No me pa­re­ció ma­la idea y lo ha­ce bien. Su hi­jo tam­bién tra­ba­ja en la pe­lí­cu­la. Sí, el hi­jo se quie­re de­di­car al ci­ne y ya ha tra­ba­ja­do en al­gu­na otra pe­lí­cu­la co­mo ayu­dan­te de di­rec­ción. Es muy bueno. Ha di­cho que es­ta se­rá su úl­ti­ma pe­lí­cu­la. ¿Por qué? Pues por­que es­tá to­do muy com­pli­ca­do. La prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción del ci­ne es la te­le­vi­sión y las ca­de­nas ya no tie­nen ni un du­ro. ¿Se le ocu­rre al­gu­na so­lu­ción? Eso se lo de­be­ría pre­gun­tar al mi­nis­tro de Cul­tu­ra. A mí me gus­ta el ci­ne, no la po­lí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. ¿Qué le pa­re­ce la subida del IVA del ci­ne? Eso da igual. Un eu­ro más o me­nos da lo mis­mo. El pro­ble­ma es que la gen­te ya no va al ci­ne, ha ha­bi­do un cam­bio de cos­tum­bres. Va a pa­sar co­mo con el circo: an­tes la gen­te iba y aho­ra ya no. ¿Pre­vé us­ted la des­apa­ri­ción del ci­ne? El ci­ne va a que­dar pa­ra los mu­seos. Por cier­to, ha­go un lla­ma­mien­to pa­ra que el Mu­seo del Pra­do ins­ta­le ya una sa­la de ci­ne, co­mo tie­ne el Moma de Nue­va York, en la que emi­ta, por ejem­plo, pe­lí­cu­las es­pa­ño­las de Flo­rián Rey y Luis Bu­ñuel. ¿Le mo­les­ta que le iden­ti­fi­quen con el PP? Me da igual por­que no creo que ser del PP sea al­go ma­lo, aun­que yo siem­pre he si­do in­de­pen­dien­te. Lo que pa­sa es que cuan­do eres in­de­pen­dien­te la gen­te in­ten­ta en­ca­si­llar­te en un si­tio. Na­die me habrá vis­to nun­ca en una ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor del PP o del PSOE. So­lo he te­ni­do un car­né en mi vi­da, el del Atle­ti de Ma­drid, y aho­ra ya no lo ten­go. Lo im­por­tan­te no son las ideo­lo­gías, sino las ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.