“Es el Go­bierno quien ca­lien­ta la ca­lle con sus de­ci­sio­nes”

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GA­MO FO­TO: DA­VID GAR­CÍA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Al­fon­so Gue­rra ha pe­di­do un re­fe­rén­dum. ¿Lo com­par­te? Gue­rra di­jo re­fe­rén­dum, elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das o un acuer­do. Eran tres op­cio­nes. Lo que tra­du­ce esa idea es que Ra­joy es­tá ha­cien­do to­do lo con­tra­rio de lo que di­jo que ha­ría. El sis­te­ma de­mo­crá­ti­co se ba­sa en que uno pre­sen­ta un pro­yec­to y pi­de el apo­yo de la gen­te, que se lo dio ma­yo­ri­ta­ria­men­te. Pe­ro, ¿la gen­te que le dio el vo­to a Ra­joy ma­yo­ri­ta­ria­men­te ha­bría apro­ba­do lo que es­tá ha­cien­do? Las en­cues­tas tra­du­cen que ha per­di­do un ter­cio del elec­to­ra­do en ocho me­ses. Na­die di­jo que es­ta­ba de acuer­do en que se des­man­te­la­ra la sa­ni­dad es­pa­ño­la, ni la edu­ca­ción, ni en que se subie­ran los im­pues­tos, por­que di­jo que los ba­ja­ría. Pe­ro de esas tres op­cio­nes de Gue­rra, ¿con cuál es­tá de acuer­do? Creo que [el Go­bierno] tie­ne que cam­biar la po­lí­ti­ca que es­tá ha­cien­do, la eco­nó­mi­ca, la te­rri­to­rial y la so­cial. La pri­me­ra por­que no nos va a sa­car de la cri­sis así y por­que es­tá po­nien­do en cri­sis en Es­pa­ña un mo­de­lo de con­vi­ven­cia ma­yo­ri­ta­rio. Es­tá de­vi­nien­do en una cri­sis so­cial y de va­lo­res. Los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les no son así. Di­ce us­ted que es­te Go­bierno tie­ne que bus­car una sa­li­da a la cri­sis. ¿Es­tá en su mano o en las de Eu­ro­pa? En par­te sí, pe­ro el Go­bierno no ac­túa so­lo den­tro de Es­pa­ña, sino den­tro del es­pa­cio eu­ro­peo. Es res­pon­sa­bi­li­dad del Go­bierno de­cir las ver­da­des en Bru­se­las, que hay una ma­sa crí­ti­ca muy im­por­tan­te con­tra la po­lí­ti­ca de la de­re­cha eu­ro­pea, su pro­ble­ma es que per­te­ne­ce a esa de­re­cha. Pe­ro hay otro mo­de­lo de sa­lir de la cri­sis: el que de­fien­de [el pre­si­den­te fran­cés] Fra­nçois Ho­llan­de, el de rom­per el círcu­lo vi­cio­so del cre­ci­mien­to eu­ro­peo. Es­tán en con­tra de que Ma­riano Ra­joy pi­da un res­ca­te. ¿Hay otra sa­li­da? ¿Có­mo fi­nan­ciar­nos si no? Con no pe­dir­lo, va­le. In­ten­tar que cam­bie la po­lí­ti­ca eu­ro­pea y que el BCE ba­je la pre­sión so­bre la deu­da. Desa­rro­llar una es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca y po­lí­ti­ca pa­ra de­cir que no. Ellos des­de el pri­mer mo­men­to acep­ta­ron el res­ca­te fi­nan­cie­ro y ca­si an­ti­ci­pa­ron que a lo me­jor no es­ta­ba tan mal. Una vez que lo has acep­ta­do, no pue­des ne­go­ciar na­da. El res­ca­te es un desas­tre pa­ra el país. En los pri­me­ros me­ses te pue­de dar un cier­to ai­re de sa­li­da, pe­ro el país que­da es­tig­ma­ti­za­do pa­ra mu­cho tiem­po, sus em­pre­sas, bancos, sus ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to y, por su­pues­to, su so­be­ra­nía. ¿Có­mo va a ser bueno? No hay más que ver a los paí­ses res­ca­ta­dos. ¿Si nos res­ca­tan la cul­pa la tie­ne el Go­bierno? Sí, cla­ro, el res­ca­te se­rá el re­sul­ta­do de una ne­fas­ta ges­tión de la eco­no­mía por par­te de es­te Go­bierno. ¿Qué le pa­re­ce la pos­tu­ra de Ca­ta­lu­ña, que pi­de res­ca­te pe­ro sin con­di­cio­nes po­lí­ti­cas? Es lo ra­zo­na­ble. Eso tam­bién ha si­do un desas­tre por­que ha­bía una op­ción dis­tin­ta pa­ra arre­glar esos pro­ble­mas de li­qui­dez que eran los his­pa­no­bo­nos. Pe­ro han que­ri­do un res­ca­te de las co­mu­ni­da­des. El men­sa­je que en­via­mos no pue­de ser peor. Ca­ta­lu­ña es la Ca­li­for­nia de Es­pa­ña, y eso es un desas­tre pa­ra la con­fian­za del país. Lo ha­cen to­do mal, por­que te­nían a mano la so­lu­ción de los his­pa­no­bo­nos, que es lo mis­mo que no­so­tros pe­di­mos pa­ra Eu­ro­pa. Lo que di­ce Ca­ta­lu­ña es ra­zo­na­ble, es lo mis­mo que di­ce el Go­bierno en Eu­ro­pa.

¿Y rea­lis­ta? Muy po­co, no hay res­ca­te sin con­di­cio­nes. Ca­yo La­ra (IU) ase­gu­ra que Es­pa­ña ne­ce­si­ta la ima­gen de un ban­que­ro en la cár­cel. ¿Lo com­par­te? Si el ban­que­ro ha in­frin­gi­do la ley y lo juz­gan y lo con­de­nan. De he­cho, te­ne­mos un ban­que­ro que ha es­ta­do en la cár­cel y va a ha­cer un par­ti­do po­lí­ti­co. Se re­fie­re a Ma­rio Con­de y a las elec­cio­nes ga­lle­gas. Dí­ga­me un re­sul­ta­do pa­ra los co­mi­cios vas­cos y ga­lle­gos. Eso no se pue­de ha­cer an­tes de que la gen­te vo­te. Lo que sí pue­do de­cir es que el PSOE ten­drá un buen re­sul­ta­do y lue­go habrá que ver có­mo se com­po­ne el Go­bierno.

¿Qué es un buen re­sul­ta­do? Que Pat­xi Ló­pez si­ga sien­do len­da­ka­ri. Y en Ga­li­cia es­tá al al­can­ce de la mano que Feijóo pier­da la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. ¿Re­di­ta­rán el pac­to con el Blo­que Na­cio­na­lis­ta Ga­le­go (BNG)? Eso ya lo ve­re­mos, lo im­por­tan­te es pa­rar a la de­re­cha. ¿Les preo­cu­pa que ha­ya un len­da­ka­ri de Bil­du? Eso no va a pa­sar, es evi­den­te que pue­de te­ner un apo­yo más im­por­tan­te del que ha te­ni­do has­ta aho­ra, pe­ro no­so­tros va­mos con lo nues­tro: la sa­li­da de la cri­sis y la con­vi­ven­cia. ¿Es­tán dis­pues­tos a re­di­tar el pac­to con el Par­ti­do Po­pu­lar? El len­da­ka­ri ha di­cho que hay que ha­blar con to­do el mun­do, pe­ro mien­tras el PP si­ga ha­cien­do en Es­pa­ña la po­lí­ti­ca que ha­ce es muy di­fí­cil to­do. Es muy in­efi­caz to­do lo que ha­cen, por lo que es muy di­fí­cil es­tar con ellos en es­te mo­men­to. Nos sen­ti­mos res­pon­sa­bles del país aun­que es­te­mos en la opo­si­ción por­que so­mos un par­ti­do de Go­bierno. Y tam­bién por­que go­ber­na­ron los úl­ti­mos ocho años. Sí, tam­bién por­que go­ber­na­mos la cri­sis y nos sen­ti­mos res­pon­sa­bles aun­que no go­ber­ne­mos. Si el PP es­tu­vie­ra dis­pues­to a rec­ti­fi­car y ha­blar, por­que nun­ca han ex­pli­ca­do dón­de va­mos y qué ti­po de país va­mos a ser, có­mo man­ten­dre­mos la igual­dad y la cohe­sión, si es­tu­vie­ran dis­pues­tos a rec­ti­fi­car, no se­rá el PSOE el que di­ga que no. ¿Al PSOE le be­ne­fi­cia o le per­ju­di­ca que ha­ya mo­vi­li­za­cio­nes en la ca­lle? No se pue­de pen­sar en tér­mi­nos de be­ne­fi­cios par­ti­dis­tas. Si la ca­lle se mo­vi­li­za es por­que la gen­te es­tá muy a dis­gus­to, y eso nos preo­cu­pa. ¿Y jus­ti­fi­ca el pa­so de la pro­tes­ta a los asal­tos del Sin­di­ca­to An­da­luz de Tra­ba­ja­do­res (SAT)? No­so­tros no va­mos a acom­pa­ñar nun­ca de­ri­vas vio­len­tas o ile­ga­les. Pe­ro el Go­bierno de­be to­mar bue­na no­ta. La gen­te es­tá dis­pues­ta a ha­cer sa­cri­fi­cios si sir­ve y si son re­par­ti­dos. Si si­guen gol­pean­do a los mis­mos, los que ca­lien­tan la ca­lle son ellos. El Go­bierno es quien ca­lien­ta la ca­lle con sus de­ci­sio­nes. Ha ha­bi­do una red familiar que ha fun­cio­na­do muy bien, pe­ro ya no aguan­ta más. Y es la res­pon­sa­bi­li­dad del Go­bierno, no de la gen­te que sa­le a la ca­lle. Pre­pa­ran una con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca. ¿En qué be­ne­fi­cia a los ciu­da­da­nos? La con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca tie­ne que mar­car un cam­bio de ci­clo. Va­mos a abor­dar la sa­li­da de la cri­sis. Va­mos a te­ner un blo­que am­plio so­bre po­lí­ti­ca eu­ro­pea. El otro es la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca. La au­sen­cia de po­lí­ti­ca es la que ha per­mi­ti­do los des­ma­nes del mer­ca­do.

¿Au­sen­cia po­lí­ti­ca o ma­las po­lí­ti­cas? Las dos, pe­ro los mer­ca­dos se han des­bo­ca­do y la po­lí­ti­ca ha per­di­do su es­pa­cio. Has­ta el pun­to que te­ne­mos a fun­cio­na­rios to­man­do de­ci­sio­nes cla­ve. Va­mos a ha­cer una de­fen­sa de la po­lí­ti­ca pa­ra que sea la que or­de­ne. Y pa­ra eso es­tá la ter­ce­ra pa­ta de la con­fe­ren­cia. Ver qué de­be ha­cer el PSOE pa­ra ser un par­ti­do a la or­den del día, dis­pues­to a ser in­ter­lo­cu­tor de la ciu­da­da­nía. El PSOE es un ins­tru­men­to, no un fin. ¿Y el PSOE es­tá fuer­te pa­ra afron­tar­lo? Si­guen las vo­ces crí­ti­cas. Es­ta se­ma­na apa­re­cía un do­cu­men­to, Por un PSOE

útil, de mi­li­tan­tes de ba­se. To­do lo que los mi­li­tan­tes de ba­se ten­gan que de­cir es res­pon­sa­ble. ¿Y de­trás no es­tán los que fue­ron re­le­ga­dos del XXXVIII Con­gre­so del PSOE? Aquí na­die que­dó re­le­ga­do, se in­te­gró a to­do el mun­do. Tra­ba­ja­mos muy bien con Ca­ta­lu­ña y con An­da­lu­cía. Es evi­den­te que los mi­li­tan­tes del PSOE es­tán des­con­ten­tos y des­ani­ma­dos.

¿El PSOE su­fre una de­pre­sión po­lí­ti­ca? En una de­pre­sión po­lí­ti­ca es­tá to­do el mun­do, el PSOE no es una bur­bu­ja. La gen­te es­tá de­pri­mi­da por­que la si­tua­ción es ho­rri­ble. Pe­ro an­te una si­tua­ción de­pri­men­te lo que hay que ha­cer es com­ba­tir, que es en lo que es­ta­mos. Te­ne­mos que tra­ba­jar con ri­gor y, po­co a po­co, con­ver­tir­la en al­go ar­ti­fi­cial. Va­mos a con­se­guir ob­je­ti­vos con­cre­tos. En el Par­la­men­to so­mos 110 dipu­tados y el PP tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta, ab­so­lu­tis­ta, lo ha­cen to­do por de­cre­to. Es muy di­fí­cil que ga­ne­mos, pe­ro po­de­mos in­fluir, mo­vi­li­zar, co­mo lo que he­mos he­cho con los 400 eu­ros. Nin­gún par­ti­do que sa­le del Go­bierno co­mo he­mos sa­li­do no­so­tros se re­cu­pe­ra en seis me­ses, ha­ce fal­ta un tiem­po de ri­gor y tra­ba­jo. En eso es­ta­mos. So­bre us­ted se ha di­cho: “De te­le­fo­nis­ta en Fe­rraz a nú­me­ro dos del par­ti­do”. Me pa­re­ce un co­men­ta­rio cla­sis­ta, ade­más, en mi ca­so, aten­día el te­lé­fono, pe­ro en la ca­lle San­ta En­gra­cia, cuan­do éra­mos cua­tro y to­dos ha­cía­mos de to­do. Po­día in­ven­tar­me un cuen­to, que ven­go de una fa­mi­lia hu­mil­de, pe­ro no es ver­dad. Fui te­le­fo­nis­ta igual que pe­gué se­llos. Te­nía 17 años. Es cla­sis­mo pu­ro, co­mo si los te­le­fo­nis­tas no pu­die­ran ser nú­me­ro dos del PSOE. Pe­ro en mi ca­so, per­te­nez­co a una fa­mi­lia de la bur­gue­sía, fui te­le­fo­nis­ta por­que es­ta­ba ahí, no por­que lo ne­ce­si­ta­ra pa­ra co­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.