EL LA­DRI­LLO ABAN­DO­NA­DO

Mi­les de pi­sos a pre­cio de gan­ga, blo­ques a me­dio ha­cer y mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos sin sa­li­da en un mer­ca­do hun­di­do es­tán ma­nos de bancos y ca­jas. Aho­ra los ges­tio­na­rá el re­cién crea­do ban­co ma­lo.

Tiempo - - ECONOMÍA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El bluf del la­dri­llo ha de­ja­do Es­pa­ña pla­ga­da de pro­mo­cio­nes a me­dio cons­truir, blo­ques y blo­ques de pi­sos en ma­nos de los bancos por­que los cons­truc­to­res no pu­die­ron pa­gar los prés­ta­mos, y que aho­ra ven­den a pre­cios de sal­do. Mien­tras en Ir­lan­da, que ha ido por de­lan­te en su ba­ta­ca­zo, la en­ti­dad que aglu­ti­na es­tos ac­ti­vos tó­xi­cos, el ban­co ma­lo, ha de­ci­di­do em­pe­zar a de­rri­bar par­te de es­tos res­tos del nau­fra­gio, en Es­pa­ña el Go­bierno aca­ba de apro­bar es­ta fi­gu­ra.

El res­ca­te de Ban­kia y la ad­mi­sión a trá­mi­te de la que­re­lla con­tra su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción des­cri­be el pa­pel fun­da­men­tal que ha ju­ga­do el aflo­ra­mien­to del ries­go del la­dri­llo pa­ra ex­pli­car su si­tua­ción (ver re­cua­dro). Qui­zá sea la To­rre Fos­ter en Ma­drid la que se ha con­ver­ti­do en el em­ble­ma del pro­ble­ma in­mo­bi­lia­rio de Ban­kia. Se tra­ta de uno de los cua­tro gran­des ras­ca­cie­los cons­trui­dos en Ma­drid que se han con­ver­ti­do en un hi­to ar­qui­tec­tó­ni­co de es­ta ciu­dad. Con sus 250 me­tros de al­tu­ra y 45 plan­tas, la to­rre, que to­ma su nom­bre de su fa­mo­so ar­qui­tec­to, Nor­man Fos­ter, es el edi­fi­cio más al­to de Es­pa­ña. Ban­kia la com­pró por 815 mi­llo­nes de eu­ros. Hoy es­tá va­cía. So­lo es­tán sien­do usa­das tres plan­tas, y por la pro­pia en­ti­dad.

Ban­kia se que­dó tam­bién, por ejem­plo, con el vie­jo cam­po del Valencia CF, el Mes­ta­lla, en el que po­drán cons­truir­se vi­vien­das, en­tre otros ac­ti­vos del club, pa­ra sal­var la deu­da de 250 mi­llo­nes de eu­ros que el equi­po te­nía con la en­ti­dad fi­nan­cie­ra. En el ne­go­cio al­re­de­dor del fu­tu­ro es­ta­dio, que se pre­sen­tó co­mo uno de los más in­no­va­do­res del mun­do, tam­bién se vie­ron im­pli­ca­dos por las per­mu­tas de te­rre­nos otras cons­truc­to­ras y los bancos que las fi­nan­cia­ron. Es­ta re­vis­ta des­ve­ló, por ejem­plo, que al­gu­nos te­rre­nos que se iban a cam­biar pa­ra fa­ci­li­tar las re­ca­li­fi­ca­cio­nes fue­ron ven­di­dos y com­pra­dos en po­co tiem­po y mul­ti­pli­ca­ron por nue­ve su va­lor en dos años sin po­ner un la­dri­llo. La úl­ti­ma que com­pró fue la cons­truc­to­ra No­zar, que pa­gó 72 mi­llo­nes de eu­ros por unos te­rre­nos que dos años an­tes ha­bían si­do com­pra­dos por 8. No­zar pa­gó los 72 mi­llo­nes cuan­do aún los sue­los no ha­bían si­do re­ca­li­fi­ca­dos a ur­ba­nos. ¿Qué en­ti­da­des se arries­ga­ron a fi­nan­ciar se­me­jan­te ope­ra­ción? La Ca­ja de Aho­rros del Me­di­te­rrá­neo (CAM) y Bar­clays. La inmobiliaria pro­ta­go­ni­zó pos­te­rior­men­te la se­gun­da ma­yor sus­pen­sión de pa­gos de Es­pa­ña.

Ca­ja Ma­drid, hoy in­te­gra­da en Ban­kia, creó Rea­lia con Fo­men­to de Cons­truc­cio­nes y Con­tra­tas (FCC), don­de in­clu­yó

46 Res­tos del nau­fra­gio. Un edi­fi­cio a me­dio cons­truir, a la ven­ta en Val­de­luz (Guadalajara).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.