Pe­rio­dis­tas que es­cri­ben

Enor­me tra­ba­jo de re­co­pi­la­ción del me­jor pe­rio­dis­mo en His­pa­noa­mé­ri­ca.

Tiempo - - SELECTOR - L LUIS AL­GO­RRI

An­to­lo­gía de cró­ni­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na ac­tual

Edi­ción de Da­río Ja­ra­mi­llo Agu­de­lo (Al­fa­gua­ra).

cuan­do leí­mos aquel Re­la­to de un náu­fra­go que Gar­cía Már­quez ha­bía pu­bli­ca­do en 1970, mu­chos jo­ven­zue­los de en­ton­ces caí­mos en la cuen­ta de que las fas­ci­nan­tes cró­ni­cas de Pa­co Bas­te­rra o Pi­lar Bo­net, que nos es­ta­ban ino­cu­lan­do per­ver­sa­men­te el vi­rus del pe­rio­dis­mo, se po­dían ha­cer to­da­vía más irre­sis­ti­bles si se da­ba un pa­so au­daz: cru­zar la ra­ya en el agua que na­die veía pe­ro que –ju­ra­ban– es­ta­ba ahí, y que se­pa­ra­ba el pe­rio­dis­mo de la li­te­ra­tu­ra. Lue­go su­pi­mos que en la cró­ni­ca de Ga­bo so­bre aquel náu­fra­go sal­va­do de las aguas en un ces­ti­llo era ca­si to­do fic­ción, no por­que el es­cri­tor in­ven­ta­se na­da sino por­que el tal náu­fra­go men­tía más que un mi­nis­tro. Pe­ro eso nos dio la ra­zón: se po­día. Mu­chos lo en­ten­die­ron en His­pa­noa­mé­ri­ca, y lo si­guen en­ten­dien­do así. El co­lom­biano Da­río Ja­ra­mi­llo se ha to­ma­do el tra­ba­jo in­do­chino de leer­se mi­les de ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos de au­to­res de aquel la­do del mar, y su se­lec­ción es sen­ci­lla­men­te so­ber­bia: có­mo es­cri­ben hoy Juan Vi­llo­ro, Ma­rio Jur­sich, Fa­bri­zio Me­jía, Ser­gio Dah­bar, Ál­va­ro Sie­rra ( Re­la­to de un se­cues­tra­do: ca­ram­ba, ¡qu ¡qué coin­ci­den­cia!) y has­ta el m maes­tro Cas­cia­ri (en la fo­to), v va­go in­su­pe­ra­ble y rossiniano n que ha per­mi­ti­do que le ex­trai­gan un tro­zo de una n no­ve­la su­ya con tal de no e es­cri­bir tres fo­lios nue­vos. Si e en al­gu­na par­te se es­tá esc cri­bien­do bien aho­ra, es ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.