Ra­joy, en­tre el res­ca­te y la al­ga­ra­bía

Ma­riano Ra­joy no tie­ne pri­sa y es­pe­ra­rá pa­ra pe­dir el res­ca­te/ayu­da. In­clu­so con­fía en evi­tar ese tra­go, mien­tras sube im­pues­tos a teó­ri­cos ri­cos y Ca­ta­lu­ña se ins­ta­la en el desafío in­de­pen­den­tis­ta.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ar­tur mas no qui­so es­pe­rar ni un mi­nu­to y al día si­guien­te de la Dia­da, con cien­tos de mi­les de ca­ta­la­nes a fa­vor de la in­de­pen­den­cia en las ca­lles de Bar­ce­lo­na -y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­do el mun­do-, lo de­jó to­do bas­tan­te cla­ro: “Es el mo­men­to de do­tar a Ca­ta­lu­ña de es­truc­tu­ras de Es­ta­do”. El pro­pio Mas, sin em­bar­go, al eri­gir­se en ca­ta­li­za­dor de los sen­ti­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas, ha ad­ver­ti­do que es un ca­mino lar­go y di­fí­cil, aun­que el pri­mer pa­so lo die­ron más de me­dio mi­llón de ca­ta­la­nes el 11 de sep­tiem­bre en Bar­ce­lo­na. Ma­riano Ra­joy, que ape­nas un par de días an­tes, con­cen­tra­do en la cri­sis eco­nó­mi­ca y los ago­bios de fi­nan­cia­ción de Es­pa­ña, ex­pli­có en te­le­vi­sión que “no es­ta­mos pa­ra líos y al­ga­ra­bías” cuan­do le pre­gun­ta­ron por Ca­ta­lu­ña, no ten­drá más re­me­dio que acep­tar aho­ra que no es una al­ga­ra­bía sino al­go de mu­cho más ca­la­do. Es pro­ba­ble que en el fu­tu­ro los es­tu­dio­sos con­clu­yan que la his­to­ria de Es­pa­ña y de Ca­ta­lu­ña cam­bió ese 11 de sep­tiem­bre. Aho­ra ya no im­por­ta de­ba­tir por qué ha ocu­rri­do, sino ad­mi­tir -y abor­dar el asun­to- que una bue­na par­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na re­cla­ma la in­de­pen­den­cia y que no es al­go que el tiem­po arre­gla­rá. To­do apun­ta a que Ar­tur Mas pe­lea­rá por el lla­ma­do “pac­to fis­cal”, pe­ro el lí­der de CiU ha subido la apues­ta y su ban­de­ra aho­ra es la de la in­de­pen­den­cia, aun­que sea a lar­go pla­zo.

Ma­riano Ra­joy no quie­re “líos” y pro­cu­ra evi­tar los con­flic­tos. Sin em­bar­go, na­da ha si­do co­mo él es­pe­ra­ba an­tes de lle­gar al Go­bierno, Por fin, aho­ra, tie­ne un res­pi­ro. Pri­me­ro, con el ba­lón de oxí­geno del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, que pre­si­de Ma­rio Drag­hi, y des­pués con la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Karls­ruhe que, aun­que con con­di­cio­nes, da luz ver­de a que Ale­ma­nia co­la­bo­re en el MEDE, el me­ca­nis­mo de es­ta­bi­li­dad pa­ra so­co­rrer a los paí­ses con pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción. Es­pa­ña tie­ne abier­tas las puer­tas a pe­dir ese res­ca­te/ayu­da que pa­ra mu­chos pa­re­ce inevi­ta­ble. Ma­riano Ra­joy, no obs­tan­te, se re­sis­te. No quie­re be­ber ese cá­liz. En­tien­de -no sin cier­ta ra­zón- que se­ría un bal­dón en su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca y que, ade­más, com­pro­me­te­ría no su fu­tu­ro in­me­dia­to, por­que tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta, sino las ex­pec­ta­ti­vas del PP pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes. El in­qui­lino de La Mon­cloa no quie­re, de nin­gu­na ma­ne­ra, ser un pre­si­den­te de un so­lo man­da­to y aho­ra, con la pri­ma de ries­go por pri­me­ra vez en mu­chos me­ses por de­ba­jo de los 400 pun­tos, es­tá con­ven­ci­do de que tie­ne una opor­tu­ni­dad de elu­dir el res­ca­te/ayu­da ex­prés, lo que no im­pe­di­ría que el BCE echa­ra una mano de for­ma in­di­rec­ta.

Ma­riano Ra­joy, por lo tan­to, es­pe­ra­rá. La cer­ca­nía de las elec­cio­nes ga­lle­gas y vas­cas in­flu­ye, pe­ro no tan­to co­mo ocu­rrió en la pri­ma­ve­ra con las an­da­lu­zas. Aho­ra to­do de­pen­de de si per­sis­te la es­ta­bi­li­dad en los mer­ca­dos y Es­pa­ña pue­de fi­nan­ciar­se a pre­cios ra­zo­na­bles, y lo mis­mo ocu­rre con bancos y em­pre­sas que, por cier­to, han apro­ve­cha­do la tregua y Santander (Bo­tín), Te­le­fó­ni­ca (Alier­ta), BBVA (Gon­zá­lez) o Iber­dro­la (Ga­lán) han con­se­gui­do, tam­bién por pri­me­ra vez en mu­chos me­ses, fi­nan­cia­ción en los mer­ca­dos. Mu­chos ex­per­tos, bas­tan­tes em­pre­sa­rios y al­gún ban­que­ro re­cla- man a Ra­joy que pi­da cuan­to an­tes la ayu­da, to­me las me­di­das ne­ce­sa­rias y así des­pe­je in­cer­ti­dum­bres pa­ra una lar­ga tem­po­ra­da. El pre­si­den­te, que des­con­fía de los se­ño­res del di­ne­ro y so­bre to­do de los del Ibex -las prin­ci­pa­les em­pre­sas que co­ti­zan en bol­sa-, por­que con­si­de­ra que so­lo van a lo su­yo y que él ha lle­ga­do al po­der sin su ayu­da, es­tá con­ven­ci­do de que pue­de elu­dir la ayu­da/res­ca­te ex­prés y es­tá de­ci­di­do a re­sis­tir o es­pe­rar to­do lo que le per­mi­ta la pri­ma de ries­go. Ra­joy y al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res creen que las pro­me­sas del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo de que in­ter­ven­drá pa­ra sal­var al eu­ro y aho­ra el vis­to bueno -más o me­nos con­di­cio­na­do- del Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán al MEDE pue­den ser su­fi­cien­tes pa­ra lle­var la cal­ma, de for­ma es­ta­ble, a los mer­ca­dos. El pre­si­den­te de­fien­de, co­mo tam­bién ha­cía su pre­de­ce­sor Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que Es­pa­ña pue­de te­ner di­fi­cul­ta­des, pe­ro que na­da jus­ti­fi­ca el que ha­ya -o ha­ya ha­bi­do- 500 o 600 pun­tos de pri­ma de ries­go. Por eso, una vez es­ta­bi­li­za­da la si­tua­ción, la ayu­da/res­ca­te no se­ría im­pres­cin­di­ble.

El pre­si­den­te es­tá cen­tra­do/ob­se­sio­na­do en la re­duc­ción del dé­fi­cit, co­mo de­jó cla­ro en la en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va del lu­nes 10 de sep­tiem­bre, la vís­pe­ra de la Dia­da in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­la­na. Sa­be que es una de las cla­ves, aun­que

no la úni­ca, y pre­ten­de pre­sen­tar, a fi­na­les de sep­tiem­bre, unos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do or­to­do­xos y aus­te­ros, que se­rían su úl­ti­mo sal­vo­con­duc­to pa­ra evi­tar la ayu­da/res­ca­te por par­te la Troi­ka, Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI), Unión Eu­ro­pea y BCE. Es, sin du­da, su úl­ti­ma ba­za, ador­na­da de cier­tas do­sis de po­pu­lis­mo, ma­te­ria­li­za­das en el au­men­to de los im­pues­tos -en al­gu­nos ca­sos se do­blan- pa­ra las plus­va­lías ob­te­ni­das en pe­rio­dos in­fe­rio­res al año. Los in­gre­sos del Es­ta­do no au­men­ta­rán de for­ma sus­tan­cial, pe­ro la me­di­da per­mi­ti­rá al pre­si­den­te y a par­te del Go­bierno sa­car pe­cho y pre­su­mir de que ha­cen pa­gar más a los es­pe­cu­la­do­res, aun­que pa­ra ello es­ta­blez­ca una fan­tas­mal lí­nea di­vi­so­ria en­tre la es­pe­cu­la­ción y la no es­pe­cu­la­ción, fi­ja­da en 365 días. Es una me­di­da po­lé­mi­ca, otra vuel­ta de tuer­ca a la pre­sión fis­cal, que ale­ja a la po­lí­ti­ca del Go­bierno de to­do lo que sue­ne a li­be­ra­lis­mo. To­do lo con­tra­rio, Ma­ria

no Ra­joy, más o me­nos con­ven­ci­do, abra­za el in­ter­ven­cio­nis­mo, mien­tras de­ci­de có­mo abor­dar el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, que ya es­tá en­ci­ma de la me­sa y que no es un asun­to pa­sa­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.