Vís­pe­ras de días de­ci­si­vos

El pre­si­den­te Ra­joy ha co­men­za­do a du­dar, en un in­ten­to por ga­nar tiem­po pa­ra que el res­ca­te se pro­duz­ca des­pués de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas ga­lle­gas y vas­cas.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

cuen­tan que una de las pri­me­ras pre­gun­tas que la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel hi­zo a Ma­riano Ra­joy, en su vi­si­ta de tra­ba­jo a Ma­drid el pa­sa­do 6 de sep­tiem­bre, na­da más su­bir las es­ca­le­ras del pa­la­cio de la Mon­cloa, fue so­bre el lu­gar don­de vi­vía el je­fe del Go­bierno es­pa­ñol. Ra­joy, ex­tra­ña­do, le con­tes­tó que vi­vía en el mis­mo si­tio don­de tra­ba­ja­ba: en el pa­la­cio de la Mon­cloa, se­de de la Pre­si­den­cia del Go­bierno. La pre­gun­ta de la can­ci­ller, ex­tra­ña pa­ra cual­quier ciu­da­dano es­pa­ñol, era nor­mal pa­ra la ale­ma­na que, co­mo ha re­ve­la­do re­cien­te­men­te el di­rec­tor de Tiem­po, Je­sús Ri­va­sés, vi­ve en un pi­so al­qui­la­do, en una de las zo­nas re­si­den­cia­les de Ber­lín, pro­pie­dad de una em­pre­sa es­pa­ño­la, Cha­mar­tín Meer­mann Im­mo­bi­lien, cu­yo pre­si­den­te es Car­los Cutillas, un co­no­ci­do em­pre­sa­rio del mun­do in­mo­bi­lia­rio es­pa­ñol.

Aus­te­ra, hi­ja de un pas­tor pro­tes­tan­te que tu­vo que desa­rro­llar su la­bor pas­to­ral en Ale­ma­nia del Es­te, y con aler­gia a la os­ten­ta­ción y a los gran­des palacios, se ig­no­ra si la pre­gun­ta que de for­ma es­pon­ta­nea le ha­cía a Ra­joy era de pu­ra cu­rio­si­dad, por rom­per el hie­lo de la con­ver­sa­ción o, por el con­tra­rio, te­nía una do­ble in­ten­ción en un in­ten­to de com­pro­bar el es­ta­do de las cuen­tas de quien tan­ta ayu­da re­ci­be de su país y, so­bre to­do, de quien es­tá en vís­pe­ras de días de­ci­si­vos, a pun­to de pe­dir el se­gun­do res­ca­te de su eco­no­mía des­pués de ha­ber so­li­ci­ta­do, y con­se­gui­do, un pri­mer res­ca­te pa­ra sus bancos por un to­tal de has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros, de quien, en fin, ha es­ta­do vi­vien­do du­ran­te años por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des, sin sa­ber real­men­te muy bien lo que es la aus­te­ri­dad.

Se pue­de vi­vir en un pi­so al­qui­la­do, o en un pa­la­cio re­mo­de­la­do, ve­nía a de­cir la can­ci­ller ale­ma­na, siem­pre que se cum­plan las con­di­cio­nes que se han ido asu­mien­do en mo­men­tos de di­fi­cul­ta­des y se ha­ya pe­di­do la co­rres­pon­dien­te ayu­da, que hay que de­vol­ver re­li­gio­sa­men­te. Y el pro­ble­ma del país por el que ella se in­tere­sa­ba era que esa de­vo­lu­ción se ha­bía ido ha­cien­do ca­da vez más pro­ble­má­ti­ca por la cri­sis de la deu­da pú­bli­ca, por el en­ca­re­ci­mien­to del bono es­pa­ñol fren­te al bono ale­mán, por la pro­fun­da re­ce­sión eco­nó­mi­ca en la que ha­bía caí­do el país y por el in­cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit, que se pue­den com­pli­car, a la vis­ta de los da­tos ofi­cia­les, es­te año y el que vie­ne, a pe­sar de que esos ob­je­ti­vos han si­do sua­vi­za­dos por la pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea. coin­ci­dien­do con la vi­si­ta de la can­ci­ller ale­ma­na a Ma­drid se han co­no­ci­do los da­tos de los pri­me­ros sie­te me­ses del año, unos da­tos que su­pe­ran en una dé­ci­ma el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit es­ta­ble­ci­do del 4,5% del PIB, pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, mien­tras pa­re­ce im­po­si­ble que las au­to­no­mías pue­dan lle­gar a ese 1,5%, con lo que po­de­mos en­con­trar­nos, al fi­na­li­zar es­te año, con que ese ob­je­ti­vo del 6,3% de dé­fi­cit co­rre­gi­do, im­pues­to por Bru­se­las (in­clu­yen­do el dé­fi­cit de los ayun­ta­mien­tos), so­bre­pa­se con cre­ces el 7% a pe­sar de to­dos los re­cor­tes y de to­dos los ajus­tes.

Una si­tua­ción que preo­cu­pa so­bre to­do a Ale­ma­nia, que, con di­fi­cul­ta­des y ten­sio­nes in­ter-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.