UN AÑO SIN AC­TOS OFI­CIA­LES

Tiempo - - ESPAÑA -

Los ac­tos ofi­cia­les del 12 de Oc­tu­bre del año pa­sa­do fue­ron los úl­ti­mos en los que par­ti­ci­pa­ron la in­fan­ta Cris­ti­na y su es­po­so, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, en pú­bli­co an­tes de que es­ta­lla­se el es­cán­da­lo ju­di­cial en torno al ins­ti­tu­to Nóos. Na­da ha­cía pre­sa­giar en la re­cep­ción pos­te­rior en el Pa­la­cio Real que los du­ques de Pal­ma iban a caer en des­gra­cia en cues­tión de se­ma­nas. La Zar­zue­la apar­tó rá­pi­da­men­te a am­bos de la agen­da de ac­ti­vi­da­des de la Fa­mi­lia Real cuan­do sa­lie­ron a la luz las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes de Ba­lea­res y el cas­ti­go pro­si­gue si­ne die, a pe­sar de que los du­ques han con­clui­do su es­tan­cia en Washington pa­ra ins­ta­lar­se en Bar­ce­lo­na en com­pa­ñía de sus hi­jos. “Na­da ha cam­bia­do res­pec­to a la si­tua­ción an­te­rior”, afir­mó con con­tun­den­cia el pa­sa­do lu­nes par­ti­ci­pa­ron 620 mi­li­ta­res y guar­dias ci­vi­les en pre­sen­cia de los Reyes y los Prín­ci­pes de As­tu­rias.

Aho­ra, de ca­ra al pró­xi­mo 12 de oc­tu­bre, el aho­rro se­rá si­mi­lar a ese 85%, pa­sán­do­se de en­tre 12 y 15 mi­llo­nes de eu­ros en 2011 a una hor­qui­lla de en­tre 2 y 3 mi­llo­nes pa­ra es­te año, el pri­me­ro con el PP en el po­der, se­gún es­ti­ma­cio­nes de es­ta re­vis­ta, ya que nin­gún go­bierno ha fa­ci­li­ta­do el cos­te fi­nal de la pa­ra­da mi­li­tar en Ma­drid con la ex­cu­sa de que era muy di­fí­cil ci­frar­lo con exac­ti­tud por su com­ple­ji­dad y al es­tar im­pli­ca­dos to­dos los cuar­te­les ge­ne­ra­les.

Lo más le­jos que se lle­gó fue el pa­sa­do año, cuan­do la en­ton­ces mi­nis­tra de De­fen­sa, Car­me Cha­cón, di­jo que el presupuesto glo­bal se ha­bía re­du­ci­do “un 20%” con res­pec­to al ini­cio de la le­gis­la­tu­ra, en 2008. Si bien la di­ri­gen­te so­cia­lis­ta se mos­tró dis­pues­ta a fa­ci­li­tar la ci­fra con­cre­ta de gas­to con pos­te­rio­ri­dad al des­fi­le, el com­pro­mi­so ca­yó en sa­co ro­to cuan­do em­pe­zó la cam­pa­ña elec­to­ral del 20-N. Ra­fael Spot­torno, je­fe de la Ca­sa del Rey, tras pre­sen­tar la nue­va pá­gi­na web. En ella se ha di­lui­do la pre­sen­cia de Ur­dan­ga­rin, a pe­sar de que el con­te­ni­do bio­grá­fi­co es el mis­mo que ha­bía an­tes: en pri­mer lu­gar, no apa­re­ce una fo­to de la Fa­mi­lia Real al com­ple­to en la en­tra­da prin­ci­pal de la pá­gi­na -al­go que sí pa­sa­ba an­tes, in­clu­so tras el di­vor­cio de la in­fan­ta Ele­na y Jai­me de Marichalar-. Ade­más, la ima­gen de Ur­dan­ga­rin es la úni­ca que no se ha actualizado con el cam­bio de la web. Tam­po­co se aña­den fotos iné­di­tas de él, al­go que sí ocu­rre con el res­to de miem­bros de la Fa­mi­lia Real. Un vía cru­cis sin un fi­nal a la vis­ta.

“Los di­ne­ros se van en­se­gui­da”, re­cuer­da un ge­ne­ral re­ti­ra­do que par­ti­ci­pó va­rios años en ta­reas or­ga­ni­za­ti­vas. El tras­la­do al cen­tro de Ma­drid y la pues­ta a pun­to de los blin­da­dos y el res­to del ma­te­rial pe­sa­do se ha­ce des­de di­fe­ren­tes pun­tos de Es­pa­ña y es bas­tan­te cos­to­so, aun­que la ma­yor par­te del presupuesto se gas­ta en el des­fi­le aé­reo, ya que el uso de los ca­zas y he­li­cóp­te­ros con­su­me gran can­ti­dad de car­bu­ran­te y exi­ge una pre­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­ca pre­via.

Des­de pun­tos muy dis­tan­tes.

Ade­más, De­fen­sa co­rre con los gas­tos de la co­lo­ca­ción de las tri­bu­nas y las gra­das a lo lar­go de la Cas­te­lla­na, así co­mo del tras­la­do a la ca­pi­tal (con sus co­rres­pon­dien­tes die­tas) de las uni­da­des y agru­pa­cio­nes que par­ti­ci­pan en el des­fi­le te­rres­tre, al­gu­nas de las cua­les (co­mo la Le­gión) pro­vie­nen de pun­tos muy dis­tan­tes co­mo Ceu­ta y Me­li­lla.

En la pa­ra­da mi­li­tar del año pa­sa­do, que se am­plió un ter­cio pa­sán­do­se de 1,2 a 1,8 ki­ló­me­tros, des­de la pla­za de Ato­cha a la de Co­lón, par­ti­ci­pa­ron más de 3.000 efec­ti­vos jun­to con 147 vehícu­los y 55 ae­ro­na­ves, en­tre los que es­ta­ban al­gu­nos de los me­dios más mo­der­nos con los que cuen­tan las Fuer­zas Ar­ma­das, co­mo es el ca­so del ca­za Eu­ro­figh­ter, los he­li­cóp­te­ros Chi­nook o Cou­gar, el ca­rro de com­ba­te Leo­pard o los vehí- cu­los blin­da­dos Lin­ce y RG-31, que han si­do in­cor­po­ra­dos en los úl­ti­mos años a las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res desa­rro­lla­das en Af­ga­nis­tán y el Lí­bano.

En De­fen­sa to­da­vía no se ha de­ci­di­do si los miem­bros de la pa­tru­lla acro­bá­ti­ca pa­ra­cai­dís­ti­ca del Ejér­ci­to del Ai­re se lan­za­rán, co­mo ha ve­ni­do sien­do ha­bi­tual es­tos úl­ti­mos años, so­bre la pla­za de Nep­tuno con la en­se­ña na­cio­nal que se co­lo­ca en­fren­te de la tri­bu­na real y si la Pa­tru­lla Águi­la di­bu­ja­rá los co­lo­res de la ban­de­ra en el cie­lo pa­ra dar ini­cio al des­fi­le.

La prin­ci­pal no­ve­dad de 2011 fue­ron las nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des de ca­rác­ter cí­vi­co y cul­tu­ral que com­ple­men­ta­ron al tra­di­cio­nal des­fi­le mi­li­tar. En ellas par­ti­ci­pa­ron seis mi­nis­te­rios (De­fen­sa, Cul­tu­ra, Asun­tos Ex­te­rio­res, Me­dio Am­bien­te, Sa­ni­dad y Pre­si­den­cia), ade­más del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid y Ca­sa Amé­ri­ca. Así, al­re­de­dor de 40 es­pa­cios de Patrimonio Na­cio­nal (mu­seos, palacios y jar­di­nes) abrie­ron sus puer­tas de for­ma gra­tui­ta, aun­que dos de los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos (el Con­gre­so de los Dipu­tados y el Se­na­do) que­da­ron al mar­gen de la ini­cia­ti­va al es­tar muy re­cien­tes las acam­pa­das del 15-M.

Ade­más, se co­lo­ca­ron por pri­me­ra vez una de­ce­na de gran­des pan­ta­llas a lo lar­go del re­co­rri­do de la Cas­te­lla­na pa­ra pe­dir al pú­bli­co asis­ten­te res­pe­to pa­ra los mo­men­tos más so­lem­nes del ac­to y con el fin -nun­ca ad­mi­ti­do por Cha­cón­de que no se pro­du­je­ran los abu­cheos y gri­tos de di­mi­sión con­tra Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y los miem­bros de su Go­bierno que se oían ca­da año.

Aho­ra se­rá Ma­riano Ra­joy quien ten­ga que pa­sar la prue­ba de fue­go de re­ci­bir a los Reyes a una cor­ta dis­tan­cia del pú­bli­co asis­ten­te. En el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa son “cons­cien­tes”, se­gún las ci­ta­das fuen­tes, de que la po­lí­ti­ca de re­cor­tes y la can­ce­la­ción del des­fi­le aé­reo y bue­na par­te del te­rres­tre cuen­tan en su con­tra y que po­dría su­frir “la mis­ma me­di­ci­na” que su pre­de­ce­sor Za­pa­te­ro.

Cu­rio­sa­men­te, es­ta de­ci­sión del Go­bierno del PP de re­du­cir el cos­te del des­fi­le mi­li­tar coin­ci­de con la pe­ti­ción que hi­zo en es­te sen­ti­do el en­ton­ces por­ta­voz de IU en el Con­gre­so, Gas­par Lla­ma­za­res: “Los ciu­da­da­nos en­ten­de­rían que el des­fi­le del 12 de Oc­tu­bre se re­du­je­se al mí­ni­mo, un mí­ni­mo digno pe­ro sim­bó­li­co. Se­ría un ejem­plo de aus­te­ri­dad en el gas­to pú­bli­co, pe­ro aus­te­ri­dad bien en­ten­di­da: no re­cor­tar en lo ne­ce­sa­rio sino en lo que nos po­de­mos aho­rrar”, di­jo ha­ce un año.

La in­fan­ta Cris­ti­na

y Ur­dan­ga­rin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.